VATICANO: El cardenal destituido usó el dinero destinado a proyectos sociales del Papa para inversiones opacas

Propiedades, fondos y pozos offshore: las inversiones del cardenal Becciu con dinero de donativos al Papa 

The Remnant Newspaper - February 20, 2017

El destituido cardenal Giovanni Angelo Becciu, gestionaba el llamado “Banco privado de los Papas”, es decir, el efectivo de la sección de Asuntos Generales de la Secretaría de Estado del Vaticano, estimado en unos 700 millones de dólares. Esta tarea incluía también la gestión del dinero del Óbolo de San Pedro que son las donaciones de las diócesis y católicos de todo el mundo al Papa, una colecta que actualmente recauda entre 50 y 65 millones de dólares al año. Estos donativos -si no se interpone un cardenal Becciu que los desvíe a especulaciones financieras del capitalismo global- deben ir, por decisión de los sucesivos Papas, en auxilio de las zonas y personas más vulnerables del planeta. En  África y Latinomérica, con estos donativos se  sostienen hasta más de cien proyectos humanitarios (de salud, suministro de agua, desarrollo agrícola sostenible, apoyo al campesinado, a los pueblos originarios, etc.), que como es lógico suponer, deben haberse visto muy perjudicados por la devoción al becerro de oro del cardenal Becciu. En 2018, siguiendo la pista del dinero, los fiscales vaticanos Gian Piero Milano y Alessandro Diddi extendieron la investigación al uso de todo el capital de la sección de Asuntos Generales a cargo de Becciu. A finales de 2019, ya se supo que el dinero del Óbolo había servido para comprar las dos terceras partes de un fondo de inversión llamado ‘Centurion Global Fund’ con sede en Malta; para asociarse por 6 millones de dólares con Lapo Elkann -un personaje de dudosa reputación envuelto en problemas legales, perteneciente a la familia de industriales fundadores de Fiat-  en su empresa de venta de anteojos de sol de lujo; para poner 10 millones de dólares en la empresa de juguetes de Enrico Preziosi; 4 millones fueron para financiar la película Men in Black y el film biográfico de Elton John; 16 millones fueron para comprar la sede italiana de ABB Robótica (una multinacional con sede en Suiza). Por si fuera poco, 2 millones se esfumaron en inversiones ruinosas. MM

MÁS INFORMACIÓN EN REVUELTA GLOBAL

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: