VENCEDORES VENCIDOS o cómo aguantar los trapos y defender lo conquistado

Compartí

No pude ir a la presentación del libro de Marcelo Köening en la Biblioteca Nacional porque en general no puedo ir nunca a ninguna parte, ya que trabajo hasta muy tarde. Pero esta vez más que otras me quedé con las ganas. Por varios motivos. Desde el vamos, simpatizo con la Corriente Peronista Descamisados por motivos obvios y homonimias resonantes. Y porque así como me amargué cuando despidieron por pura burricie a Teo Boot de Télam al mismo tiempo que Boot editaba libros de Fanon, Cooke y Evita con el sello de La Cámpora, me alegro mucho de comprobar que hay jóvenes militantes que vivan a Norberto Galasso, que tanto se lo merece (me enorgullezco de haberle aconsejado a Nilda Garré, tan pronto asumió la cartera de Defensa, que llevara al Colegio Militar, como presente simbólico, un libro de Galasso, lo que hizo… aunque llevando tambien uno de Halperin Donghi, para compensar). No todo está perdido. Necesitamos más tiempo. Como decían los Descas originales, “venceremos en un año o venceremos en diez, pero venceremos”. Pues eso: no nos podemos dormir en loos laureles, la patria necesita que ganemos otra década, que redoblemos la apuesta. Como bien dijo Galasso: “El pueblo siempre vuelve”. Ahora bien, lo cierto es que estamos. Que como decía Troilo no nos fuimos y siempre estamos volviendo. Y que lo más sensato es luchar por tener continuidad. Sobre todo que no regrese el neoliberalismo, que bien podría revertir “la década ganada” en un periquete, como demuestra claramente la quiebra fraudulenta de los socialdemócratas europeos, meros forros del Imperio.       

PRESENTACION DEL LIBRO VENCEDORES VENCIDOS, DE MARCELO KöENIG

“Que este movimiento avance”

Ante un colmado auditorio de la Biblioteca Nacional, Tomada, Galasso y González presentaron con argumentos de actualidad el libro del director de la Escuela de Gobierno, que repasa la historia del peronismo.
Por Julián Bruschtein / Página 12
“Aquellas luchas de las que habla el libro son las que sostienen este momento que estamos viviendo. Tenemos la responsabilidad de hacer que este movimiento nacional y popular avance para dar continuidad a este proyecto”, aseguró el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, al presentar el libro Vencedores Vencidos, Peronismo-Antiperonismo, del dirigente de la Corriente Peronista Descamisados y director de la Escuela de Gobierno, Marcelo Köenig. El auditorio de la Biblioteca Nacional se empapó de peronismo con los militantes de la agrupación, aunque esta vez sin bombos, sólo cantando a capella y con muchas banderas.

“Atención, atención, atención, atención, Galasso, te saludan los soldados de Perón”, fue el recibimiento que le dieron los jóvenes al historiador revisionista. Norberto Galasso, después de una floreada presentación de Köenig, comenzó su intervención con una pequeña chanza: “No les quiero decir que no los voy a defraudar porque es una frase maldita a esta altura”, aludiendo a la campaña presidencial de Carlos Menem de 1989, provocando las risas de los jóvenes, que portaban las características camisetas negras con el rostro de Evita en blanco de la CPD. “Este es un libro que logra unir la rigurosidad histórica con la pasión política, en el que se expone un período apasionante que muestra que el pueblo siempre vuelve”, dijo Galasso entusiasmando a la muchachada que lo escuchaba atentamente. “Cuando una clase dominante percibe que pierde privilegios se torna fascista: en nombre de la democracia expulsa, en nombre de la democracia tortura, en nombre de la democracia mata”, sostuvo el historiador latinoamericanista para graficar la persecución al peronismo en la década del ‘50 y citó una frase para ejemplificar el eje que había encontrado en el libro de Köenig: “Creen ellos que pueden parar el viento levantando un alambrado”, resaltando la idea de que “el pueblo siempre vuelve”.

El libro de Köenig, Vencedores Vencidos. Peronismo-Antiperonismo, analiza el devenir del movimiento fundado por Juan Domingo Perón en los años en los que estuvo proscripto, a partir del golpe de 1955 que lo saca de la presidencia y tras el que inicia un exilio político de diceciocho años. Resistencia peronista, persecución política, fundamentación del antiperonismo en aquellos años y la conformación cada vez más fuerte del peronismo como identidad popular hasta llegar a 1973 son los ingredientes centrales sobre los que trabaja el autor, también abogado y docente de la Universidad de Buenos Aires. Entre los invitados se encontraban viejas glorias del peronismo setentista como Ernesto Jauretche, filósofos como Ricardo Forster, el cineasta David Blaustein y dirigentes políticos como el legislador y referente de la Corriente Martín Fierro Jorge “Quito” Aragón o Héctor “Gallego” Fernández, líder de la agrupación Peronismo Militante.

Uno de los principales oradores era el gobernador de Entre Ríos, Sergio Urribarri, que no pudo salir de Paraná por las condiciones climáticas, que no permitieron la partida del avión del aeropuerto. En su lugar envió al subsecretario de Derechos Humanos, integrante de la agrupación HIJOS y militante de la JP Descamisados, Julián Froidevaux, que leyó una carta para suplir su presencia.

A su turno, quien oficiaba de anfitrión, el director de la Biblioteca Nacional, Horacio González, resaltó el contenido del libro porque “muestra esa fuerza dramática que es el peronismo” que atraviesa la historia y persiste hoy “cuando todavía uno se pregunta qué es el peronismo”. El sociólogo y ensayista insistió con la idea punzante del peronismo como “el gran drama argentino”, que “empezó por dividir en dos la historia militar argentina” y a partir de allí la del pueblo. “El peronismo es una historia de persecución, de sangre derramada, de exilio, de pasión, de lucha, de fusilamientos, de bombardeos, de vida, de muerte”, y fundamentalmente “como en el libro de Rodolfo Walsh, Operación Masacre, el peronismo expone la figura de inesperados pequeños héroes de una historia colectiva”.

Para el cierre de la presentación quedó Tomada. Luego de un pequeño intervalo en el que Köenig agradeció a los militantes y a su familia, el ministro de Trabajo apuntó que “es un libro que nos toca las tripas a todos, que son las mismas con las que escribió Marcelo”. Tomada destacó que el autor “polemiza con los argumentos que exponen los intelectuales antiperonistas, como Gino Germani o Tulio Halperin Donghi”, pero “también reconoce y da cuenta de las debilidades y falencias que ha tenido el peronismo”. Vinculó la importancia de la publicación “en momentos en que sectores del peronismo intentan trastrocar los principios básicos” del ideario justicialista “cuando estas luchas son el antecedente más cercano a lo que se ha hecho estos diez años. Tenemos la responsabilidad de dar continuidad a este proyecto para que no vengan después cincuenta años de retroceso”, levantando a los militantes, que comenzaron a cantar la marcha peronista a capella y con todo el auditorio parado con los dedos en V.


Compartí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *