CASO NISMAN. No sólo el pase al fuero federal fue amañado; también lo fue el sorteo

Le tocó dos veces a Casanello, pero en tercera instancia se la quedó Ercolini

 

lijo-bonadio-ercolini-336x205

Buenos amigos. Lijo, Bonadío y Ercolini.

Lo informó Irina Hauser hoy en dos notas publicadas en Página/12. En la primera, trata el descargo que hizo la fiscal Viviana Fein ante la Procuradora General, dónde describe las maniobras de Sandra Arroyo Salgado, sus abogados y el de la madre del occiso, hasta que, una vez instaurado el gobierno de Cambiemos, se decidió el pase al fuero federal en base dos elementos, el primero “algo que se podía decir desde el primer día: que los mails y mensajes que estaban pendientes de análisis del celular y la computadora de Nisman son equiparables a la correspondencia, que tiene protección constitucional y no es competencia de la justicia de instrucción. El otro es que apareció Stiuso y dijo que a Nisman lo mataron”, lo que no había dicho en su primera declaración, en febrero de 2015″. Por el contrario, había dicho que la actitud de Stiuso lo habia sorprendido, dando a entender tácitamente que se había suicidado (por lo que podría haber sido procesado por falso testimonio).
Pero es en la otra nota, la que abre la doble página, donde Hauser, sin enfatizar, denuncia el tongo. Escribe primero que el juez federal que se quedó con la casusa “es Julián Ercolini, designado en un sorteo que fue denunciado como irregular” y luego explicó que “el sorteo se hace por computadora en la Cámara Federal y fue el lunes de la semana pasada. La primera información oficial fue que en medio del sorteo se había ‘colgado’ el sistema, y que al final le tocó a Ercolini. Pero el presidente de la Cámara, Martín Irurzun, tuvo que (intervenir porque) todo indicaría que la máquina se trabó cuando indicaba otro nombre, el de Sebastián Casanello (…) En el momento estaba presente un secretario de la jueza de instrucción Fabiana Palmaghini, encargada del caso hasta ahora con la fiscalía de Viviana Fein, y la situación fue planteada por la secretaria Susana Echeverría. Cuando se sorteó quién debía investigar la anomalía, justo salió sorteado Casanello, quien se excusó. El bolillero informático volvió a elegir a Ercolini.”

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: