UNA FUGA INVEROSÍMIL que nos mantiene en vilo

Estos tres tipos que huyen a tiros sin que nadie los detenga (al menos, hasta esta hora) definieron las elecciones con una entrevista por la que su cabecilla, Martín Lanatta, dicen, cobró 300 mil dólares… que le permitieron “comprar” su fuga. Antes del último tiroteo, y del muerto, leí este post de Abel. Que me parece muy pertinente.

 

La fuga increíble

by Abel B.

O_Brother

Quiero aclarar que con “increíble” no me refiero a la vieja película de Charles Bronson, ni tampoco a las crónicas que día a día nos brindan los medios sobre los Lanatta Brothers y Schillaci. Como ésta de hoy, por ejemplo:

Por la mañana, las fuerzas de seguridad estuvieron muy cerca de los prófugos del triple crimen, Martín y Cristian Lanatta y Víctor Schillaci, que por estas horas estarían movilizándose a pie, sin vehículo. Durante el desarrollo de la jornada, 600 efectivos siguieron su rastro en un área delimitada en los campos de plantación al oeste de la capital Santa Fe. Pero cayó la noche y aún no pudieron dar con ellos.

Según pudo reconstruir la policía, los prófugos pasaron la noche en el galpón de una casa humilde, sin luz ni agua, en la localidad santafecina de San Carlos Centro. En el allanamiento del lugar se encontró una camioneta Renault Kangoo, que en su interior tenía dos teléfonos celulares. El vehículo había sido robado el viernes pasado“.

No! Líbreme Dios de poner en duda estas historias. Lo que encontré increíble es que un politólogo respetable, sin mancha de populismo, Luis Tonelli, al que he citado otras veces en mi blog, publicase en el de Luis Pico Estrada (más veterano y con gustos más aristocráticos, es decir, menos K todavía), este texto. En que parece tomar para el churrete al Presidente Mau, a la Pato Bullrich, y a Heidi! Donde iremos a parar…

… Lo que sucede en la Provincia de Buenos Aires, a días de constituirse las nuevas autoridades da para una comedia de enredos digna del vodevil estival. Tres condenados a cadena perpetua que sencillamente se evaporan de sus celdas de máxima seguridad de una cárcel de máxima seguridad no se sabe cómo. Y todo en épocas de tobilleras transmisoras, cámaras ultrasensibles, alarmas automáticas, drones de observación y la mar en coche. Sin ir más lejos, el Supermercado chino del barrio tiene más sistemas de seguridad funcionando que el penal de Las Heras, que requiere un presupuesto millonario para su mantenimiento. Lectura obligada de ese misterio: alguien dio la orden de dejarlos atravesar los innumerables controles de seguridad para que pudieran salir tranquilamente del penal.

Cosa más sorprendente: no se han señalado a los responsables de la fuga en el penal, como si los prófugos hubieran contratado los servicios de David Copperfield para desmaterializarse en el aire sin que nadie pueda ser culpado. Lectura obligada de ese segundo misterio: hay un arreglo político entre las nuevas autoridades y los responsables del Penal, o quizás alguien más arriba todavía, para que no se hable de eso.

Y siguen los misterios. Después de una dilación eterna, digna de la marcha tanquística del General Alais, se pone en marcha un operativo cerrojo que da como resultado que en un retén los fugados hieran supuestamente a dos bisoños agentes, casi adolescentes, a uno de extrema gravedad con armas largas (un FAL y una ITAKA, ni más ni menos). Mirando el video, hay algo que no cierra: la camioneta sigue de largo a la señal de alto, para detenerse sorpresivamente a los pocos metros.

Los agentes se acercan, y ahí entonces los delincuentes se bajan y raudamente acribillan sin necesidad a los uniformados.

Una explicación es que se volvieron locos, que “están paranoicos”, ya que podrían haber seguido su marcha sin más. La otra es que en realidad quisieron dejar un testimonio fatal de su paso por el control. Pero ¿para quién? ¿para qué?. Y, a la hora de especular, todo es plausible. ¿Fueron ellos en realidad? ¿O alguien sembrando pistas falsas, sin importarle causar pérdidas humanas innecesarias?.  De nuevo más dilaciones, acusaciones cruzadas, de una fuerza policial que pareciera no responder ni aún ante el camarada jovencito baleado. Ya todo empieza a dar asco.

Después la pista de un celular es detectada en una quinta y el operativo policial parece dar sus frutos, a tal punto que se habla desde el máximo nivel del gobierno provincial de su inminente entrega, revelándose “negociaciones con el abogado de ellos (¿?)”, los prófugos están cercados y sería inminente su detección, pero después aparece la suegra de uno de ellos “denunciando” así, de buena tipa que es, que el maleante en cuestión se apersonó pancho por su casa de Quilmes, y le pidió las llaves de su camioneta. Lectura obligada: alguien  o todos mienten.

Por último, los medios que ahora se han liberado de la opresión K y son independientes, concentran su atención en la supuesta pelea entre Aníbal Fernández y Julián Domínguez que “podría estar detrás del caso” (nadie dice por qué), como sucedía en la mitología griega, en que los conflictos entre los Dioses tenían su eco en el comportamiento de los pobres mortales.

Y entonces ya no se sabe que es más terrorífico: si tres asesinos profesionales errando a los tiros como Bonny&Clyde sin que nadie pueda detenerlos, o si todo en realidad es una maquinación por un cerebro superior que da órdenes que son obedecidas sin chistar y en absoluto hermetismo por las fuerzas de (in) seguridad en un diabólico plan de bienvenida a las autoridades, marcándoles de entrada la cancha.

En fin, como dijo Woody Allen, “que yo sea paranoico no significa que ellos no estén allá afuera esperándome”.

Y eso que Luis Tonelli subió esto antes del periplo por Santa Fe, tierra socialista, de los prófugos y la Pato.

Yo tengo una explicación plausible: En respuesta a las adaptaciones pedorras que hizo Hollywood de peliculas argentinas, como “Nueve reinas” y “El secreto de sus ojos”, aquí decidieron hacer un remake de O Brother, Where Art Thou?, una película que dirigieron los hermanos Coen y protagonizaron George Clooney, John Turturro y Tim Blake Nelson. Hacen de tres reclusos que escapan de prisión para recobrar 1,2 millones de dólares que uno de ellos enterró antes que lo encarcelaran.

Eso sí, los Coen engancharon a Homero como guionista. Me pregunto a quién tienen acá. Y que final tiene pensado.

Comentarios (2)

  1. Pablo Gerardo Olano

    la verdad que hasta que no los encuentren¡CON VIDA Y PUEDAN HABLAR !! sigo pensando que los fugados no son tales y estan freezados en algun lugar hasta que sea necesario aparezcan calcinados po ahi!! yo no les creo a los mismos de “murieron terroristas en cruentos efrentamientos con las fuerzas publicas” y eran una familia con niños!!!

    Responder
  2. lavalava

    Money, money, money …

    Un argentino compra efedrina a 5 en China o India y la vende en México a 50.

    Pregunta:

    Por qué un mexicano compraría a 50 en Argentina lo que puede comprar a 5 en China o India ???
    Los 45 que quedan acá, que son ???

    Responder

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: