LIBERTAD Y CENSURA EN LA WEB. Trump embiste a Twitter acusando al pajarito azul de editorializar

Aunque no soy ni ahí experto en el tema, luego de consultar a gente más versada veo en principio que se pueden hacer dos lecturas de la noticia, una técnica y otra política. En lo que hace a la técnica Trump buscar regular aspectos que hasta ahora las plataformas autorregulaban o se suponía que debían autorregular. Por supuesto Trump aprovecha la doctrina de la libertad de expresión consagrada en el Pacto de San José de Costa Rica -pacto que en Argentina tiene rango constitucional- al sostener que las las plataformas no tienen por qué meterse en la censura, comentarios o edición de los contenidos generados por terceros, que deben circular libremente por ellas. El autor, Nicolás Becerra, nos dice que si bien esto es cierto, también lo es que en la realidad las plataformas si tienen una responsabilidad editorial como lo demuestra que Twitter haya actuado sobre dos mensajes de Trump (y que Google tantas veces nos advierta o FB nos sancione sin que sepamos por qué). Twitter ejerció poderes editoriales al marcar los contenidos de dos mensajes de Trump como potencialmente falsos, lo que desencadenó primero la ira e inmediatamente después la reacción del presidente.
En cuanto a una lectura política todo indica que Trump está asegurándose que en su campaña para la reelección ninguna plataforma pueda dictaminar si lo que dice es verdad o es mentira, como sucede tantas veces. Con FB no tenía problemas porque el año pasado FB decidió que sus “normas comunitarias” no se aplican a los políticos en campaña, a los candidatos, aunque se apliquen al resto de los mortales.
Ahora, ¿la iniciativa de Trump no es acaso, al menos en términos generales (en vista de la arrogancia con la que las plataformas sancionan contenidos sin que muchas veces quede claro por qué) beneficiosa? La verdad es que no lo sé, por lo que recomiendo leer esta serie de tuits de Becerra y, si tienen tiempo y ganas vayan al original, también a los comentarios que se le hicieron y a las respuestas, todo ello está aquí: https://twitter.com/aracalacana/status/1266120082167652352

 

@aracalacana
Contexto: hoy Trump ordenó anular la “inmunidad” de las plataformas digitales consagrada por la Sección 230 de la Communications Decency Act.

En el acompañamiento pedagógico de “Procesamiento de Datos”, @bernacali explica la Neutralidad de la Red #timing

Video: neutralidad de la red

Acá la noticia de la orden de Trump publicada en El País:

https://elpais.com/internacional/2020-05-28/trump-firma-una-orden-para-limitar-la-inmunidad-de-las-redes-sociales-por-los-comentarios-de-sus-usuarios.html

Es (un tema) más complejo: la sección 230 de la Communications Decency Act no dispone la inmunidad plena de las plataformas, pero las exime de responsabilidad por los contenidos. Entonces (1996) eran intermediarias; hoy son grandes editoras y organizadoras algorítmicas de la información.

Este es el texto de la Orden Ejecutiva firmada hoy por el presidente de EEUU, D. Trump. Así no alcance los efectos que busca (y eso no puede saberse hoy), esta fuerte jugada que cuestiona la labor editorial de las plataformas digitales tendrá efectos:
https://www.whitehouse.gov/presidential-actions/executive-order-preventing-online-censorship/

La Orden Ejecutiva de Trump establece que todas las agencias y organismos estatales aclaren los alcances de la inmunidad de las plataformas digitales a la luz de su comportamiento editorial contemporáneo. En particular, si la conducta de la plataforma es inconsistente con sus términos y condiciones de servicio, o si se toma sin dar aviso o derecho (de réplica) a la persona cuyo contenido es removido, editado o silenciado.

Además, Trump ordena “proteger el dinero” de lxs contribuyentes de “financiar plataformas en línea que restrinjan la libertad de expresión”, por lo que manda a revisar los gastos estatales en las plataformas digitales en concepto de publicidad y marketing.

El Departamento de Justicia “evaluará si alguna plataforma es un vehículo problemático para el discurso del gobierno debido a la discriminación del punto de vista, engaño a los consumidores u otras malas prácticas”, según la Orden Ejecutiva. También instruye a la Comisión Federal de Comercio a “prohibir actos o prácticas injustas o engañosas en el comercio o que afecten al mismo”.

Por último, Trump crea a un grupo de trabajo que coordinará el Fiscal General y revisará las prácticas de filtrado algorítmico, edición de las plataformas y las políticas diferenciales asociadas al “Partido Comunista Chino u otras asociaciones o gobiernos antidemocráticos” (lo que viene a continuación es irrelevante porque es mi opinión, pero ya veo las reacciones dicotómicas al uso: creo que la edición que hizo Twitter de los tuits de Trump fue correcta, lo que constata –precisamente-. que las plataformas ejercen una función editorial).

Algunxs cuestionan la legalidad del decreto de Trump. Lxs abogadoss de las big tech se harán un picnic. Pero más allá de su dudoso impacto normativo, catapulta la responsabilidad de las plataformas a un nivel de la agenda que no había alcanzado cuando la demócrata Warren lo planteó.

“Censurar las redes sociales como en China” es una forma victimizante y efectista, pero FALSA de presentar la cuestión. Quien apela al alarmismo recrea los modos del propio Trump quien, con su rabieta, pateó un hormiguero que había sido cuestionado antes por líderes demócratas.

Breaking:

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: