Patti y su alucinante caída… a pesar de la complicidad pasiva de tantos

Recuerdo el miedo de mi hermano Luis, montonero con libertad restringida, cuando asesinaron al viejo Cambiasso y a Carlón. Recuerdo cuando detuvieron al torvo verdugo por secuestrar a Daniel Barzola y torturalo hasta el punto de que su madre dijo que para dejarlo así, mejor lo hubieran matado: tenía los testículos como una pelota de fùtbol violeta. Recuerdo que las “fuerzas vivas” de Pilar, Escobar e Ingeniero Maschwitz lo defendían a brazo partido, que Patti salía de la comisaría dónde estaba teóricamente detenido y hablaba a multitudes. Recuerdo que al juez le balearon la casa. Recuerdo que los diarios, excepto Página/12 y nuestro querido Nuevo Sur, fingían demencia. Recuerdo las amenazas de muerte que nos hacían los patas negras amigos suyos. Recuerdo su intento de blanqueo a través de un romance con Liliana Caldini, famosa por un corto de cigarrillos Chesterfield. Recuerdo la tapa de Gente con los famosos del año y a Patti pegadito a un Gasalla sonriente (también recuerdo que Osvaldo Soriano y algún otro no quisieron posar). Había muchos cómplices conjurados en la tarea de hacer que Patti, que se había hecho famoso por saber lastimar de cien maneras, pasara a ser miembro estable de la farándula. Y veo todavía hoy, que a la hora de su condena, de su ridícula mudez histérica, nadie mencionó lo mucho que bancó su ahora truncada carrera política el Goyo Pérez Companc. Ni que Goyo es es un punto, un sponsor de la Iglesia católica.

Que este verdugo con cara de ave rapaz y ojos acerados haya podido ascender y caer desde lo alto ilustra lo mucho que hemos avanzado. Nos merecemos una felicitación. Pero no es extensiva a los logreros que ahora lo lapidan, pero que antes se hacían los distraídos. Como, por ejemplo, tantos clarinetos. Tantos tipos que le tiraron más piedras a Omar Chabán que a este asesino serial.

Y ya que mencionamos a Chabán y a Cromañón. ¿No les parece una vergüenza que a lo largo de varios años los investigadores no hayan identificado a los muchachos que dispararon los “tres tiros”?

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: