UCRANIA-OTAN. Preocupa a conservadores alemanes la perspectiva de una guerra nuclear si Ucrania ingresa a la alianza

Compartí


Die Welt, fundado en Hamburgo en 1946 por las fuerzas de ocupación británicas, es un diario alemán de tendencia conservadora. Pero eso no impide que haga un aporte de sentido común al peligroso panorama creado por la sumisión europea a los deseos de Washington. Esta nota de Die Welt advierte que el ingreso de Ucrania a la OTAN o el suministro de armamento a Kiev es como jugar a los dados con la catástrofe, porque estamos bajo la sombra de las armas nucleares. Recuerda que Ucrania hace 6 años ya intentó ponerse bajo el paraguas de la OTAN y Putin y Medvedev amenazaron con la guerra. Intervino Sarkozy, entonces, vetando la propuesta de EEUU de ofrecer la incorporación a Ucrania y Georgia. MM.
UCRANIA: Su  ingreso en la OTAN puede desencadenar una guerra mundial

 POR MICHAEL STÜRMER

Si la Alianza arma  a Ucrania o la hace miembro de la OTAN, aumenta de manera abrumadora el riesgo de una guerra mayor. Con la sombra de las armas nucleares, es jugar a los dados con el desastre.

  Der Wunsch aus Kiew nach Waffen ist auf den ersten Blick verständlich, ebenso wie das Begehren, Mitglied der Nato zu werden. Beides wäre brandgefährlich

En realidad, el Consejo de la OTAN quería discutir una estrategia para Afganistán en la sede de Bruselas de la Alianza Atlántica. Ahora se enfrenta a un conflicto en el este de Europa  y hasta ahora se había eludido cualquier gestión de conflictos occidentales. 

Las sanciones occidentales han perdido  efecto disuasorio: Putin no piensa en el comercio sino en la geopolítica. Por otra parte, las cosas pueden ir  mucho peor entre Moscú y Kiev. Ucrania no puede ganar militarmente y  Rusia, puede seguir la escalada con declaraciones y  hechos hasta el umbral nuclear. 

La situación  es extremadamente peligrosa. La solicitud de armas por parte de Kiev es  comprensiblea primera vista, así como el deseo de ser  miembro de la OTAN como querían hace 6 años , o al menos que haya  un Plan de Acción para la Adhesióna la OTAN   (MAP)  y  por lo tanto entrar  en el ámbito de aplicación del artículo 5 del Tratado del Atlántico Norte. Pero en aquel momento ya fueron advertidos: Vladimir Putin y Dimitri Medvedev amenazaron con la guerra. Acto seguido, el canciller francés  y el entonces presidente  Nicolás Sarkozy, bloquearon la propuesta deEEUU  de ofrecer  a Ucrania y Georgiaun MAP. 

Peligro de guerra mundial por la incorporación  de Ucrania 

El  secretario general de la OTAN Anders Fogh Rasmussen, conocido por sus  palabras duras  y declaraciones imprudentes, es una bomba de relojería y un  dolor de cabeza para la mayoría de los países de la Alianza.  Debería  recordar al mariscal de campo prusiano Von Moltke, que  una vez advirtió a sus oficiales: “la estrategia dura hasta el primer contacto con el enemigo, después de esto no ayuda mucho”.

El gobierno de Kiev se encuentra en una situación catastrófica tanto  política como militarmente, aunque las tropas ucranianas tienen a los separatistas militarmente derrotados  en el sureste y han frustrado el  juego de Putin.  Pero los políticos de Kiev han perdido el momento de las negociaciones cuando  todavía eran posibles.

Desde entonces, Putin enfrenta  la elección imposible entre la derrota indirecta o avanzar por la vía directa. Eligió, sin dejar de operar desde detrás de la escena,  la escalada. Ahora habla de  “fascistas”  y hace comparaciones con el sitio de Leningrado, disfraza políticamente  el camino de la  negociación y da también señales de advertencia  que Bruselas no debe ignorar, ni tampoco deberían hacerlo Washington ni  Berlín. 

El suministro de armas a Ucrania sería extremadamente peligroso

En esta situación el suministro de armas occidentales a Kiev o incluso poner en juego el  ingreso en la OTAN es añadir más leña al fuego. No sólo porque la habilidad política de  Kiev hasta el momento ha sido muy limitada y es arriesgarse a hacer entrar en  juego a un ilustre  desconocido, sino también porque tal estrategia sería conflictiva para la Alianza  y en realidad la podría romper. Hasta el momento,  los países de la OTAN eran muy reacios a pensar más allá de un patrullaje temporal  y una estancia también temporal de tropas en  Polonia y en los estados bálticos, y en absoluto pensaban actuar.

El artículo 5 del Tratado del Atlántico Norte prevé asistencia en caso de ataque  enemigo a un país miembro, pero no regula la actuación solidaria  en caso de emergencia.

Durante la Guerra Fría la presencia de tropas y familias estadounidenses cerca del telón de acero creaba seguridad. Pero la Alianza tiene limitado -como contrapartida de su expansión hacia el este- el estacionamiento permanente de soldados, las  armas nucleares y las instalaciones militares.

Aquellos que consideran el artículo 5, como garantía de la paz y una solución para todo, deberían recordar cómo el senador estadounidense John McCain resumió la importancia del artículo hace 20 años en la Conferencia de Seguridad de Münich: “Quiere decir cualquier cosa, desde una respuesta nuclear a una tarjeta de condolencia.”


Compartí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *