JOVATOS – En 1999 el diario Clarín se indignaba por los 81 años de Fayt

Como señaló el colega Caballero en Tiempo Argentino para regocijo de la Presidenta CFK, la hipocresía de los medios hegemónicos respecto a la situación del juez de la Corte Carlos Fayt se hace evidente echando mano al archivo.

En este caso, Caballero encontró una editorial del diario Clarín del 24 de agosto de 1999 en la que criticaba que Fayt, teniendo 81 años, se viera beneficiado por el fallo de sus pares (recordemos: Nazareno, Moliné-O`Connor y Cía.) que declaraba inconstitucional un artículo de la Constitución. Específicamente, el 99 inciso 4to, que dice que el Presidente tiene entre sus atribuciones nombrar a «los magistrados de la Corte Suprema con acuerdo del Senado por dos tercios de sus miembros presentes, en sesión pública, convocada al efecto». Hasta aquí, todo está presente en nuestras conciencias.

El inciso cuarto sigue diciendo:

«Nombra los demás jueces de los tribunales federales inferiores en base a una propuesta vinculante en terna del Consejo de la Magistratura, con acuerdo del Senado, en sesión pública, en la que se tendrá en cuenta la idoneidad de los candidatos.

Un nuevo nombramiento, precedido de igual acuerdo, será necesario para mantener en el cargo a cualquiera de esos magistrados, una vez que cumplan la edad de setenta y cinco años. Todos los nombramientos de magistrados cuya edad sea la indicada o mayor se harán por cinco años, y podrán ser repetidos indefinidamente, por el mismo trámite.»

O sea que a pedido y por causa de la situación de Fayt, los argentinos perdimos la capacidad de rever la situación de los jueces después de los 75 años.

La capacidad de los magistrados para seguir en su cargo después de los 75 años debería ser discutida en una sociedad que se transforma en plazos cada vez más cortos. Mientras se esperaba un fallo respecto de la Ley de Medios (el rol de Fayt en ese fallo es muy discutible en aspectos técnicos) yo siempre pensaba en Fayt, en que era más viejo que la radio capilla. ¿Cómo va a expedirse sobre una ley que habla de la convergencia, si es más que probable que no tenga elementos para entender la cultura post revolución de las TICs?

No hay nada que hacer. Mucha? gente marchará en defensa de Fayt, aunque realmente estén manifestándose contra la muerte en particular y la decadencia de los tejidos en particular. Mientras espero que se concentren, me vienen muchas ganas de leer Diario de la Guerra del Cerdo en un ebook, mientras fantaseo con llevar a la práctica lo que Bioy tan graciosamente escribió hace casi 50 años.

En caso de que Clarín decida borrar la nota, la capturamos y la copiamos más abajo. 

clarin-com-diario-1999-08-24-i-01201d-htm-1431355315907

 

 

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: