AMIA – ENCUBRIMIENTO / 2. La renuncia de Ezequiel Strajman y la retirada del correveidile del ministro Garavano, Miguel Inchausti, en plena declaración de Claudio Lifschitz…

… hacen que el Estado nacional, ya desenmascarado, abandone hasta las formalidades de su papel de querellante. Y es que Macri, Garavano y demás arreglaron con Stiuso (con la bendición de Israel y Estados Unidos) que no debe haber más condenas que la eventual del ex juez Galeano, y eso sólo porque cerrar una causa de semejante envergadura sin ningún culpable sería un escándalo planetario. de semejante envergadura no puede cerrarse sin algún culpable.

Tal cual prometimos hace unas horas, ofrecemos a continuación el texto completo de la renuncia de Strajman (foto) a su actividad como querellante por parte del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, en la que afirma que  “los cambios que se plantean en cuanto al rol que debe ejercer esta querella no se condicen con mis convicciones respecto a cuál debe ser la forma de trabajar para llegar a la verdad de los hechos investigados”.

Tenemos también una versión de la extensa declaración de Claudio Lifschitz pero nos resultó engorrosa, por lo cual se la remitiremos ahora mismo a él para que la corrija y de su OK.

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: