BREVES. Berni y las drogas / La justicia gringa da pavor

Compartí


Berni no deja de sorprenderme. Gratamente. Hay que tenerlos bien puestos  para decir la verdad en este tema. Aunque sea una verdad de Perogrullo. Y él lo hizo ayer mismo. Y más claramente que Aníbal Fernández, que no se distingue por sus circunloquios , sino por sus inequívocas metáforas. La posición de Pájaro Rojo está en una nota de Teodoro Boot que explicaba lo que ahora dice Berni: que es necesario legalizar toda la cadena del tráfico de drogas, comenzando por su producción (que, además, podría estar supervisada por el Estado) . Nota que ahora, créase o no, no encuentro dentro del blog, aunque si aquí.
Pero, vuelvo al principio, el teniente coronel médico Sergio Berni sorprendió a tirios y troyanos. La vida da sorpresas, sobre todo a tanto esquemático que desconfia sistemáticamente de todos los milicos. Como si San Martín, Bolívar, Perón y Chávez no lo hubieran sido.

Otra cosa: La justicia de Estados Unidos… causa pánico. Está lleno de casos en los que cualquiera puede sospechar que se trata de una máquina de condenar, más allá de si los condenados sean o no culpables. Fíjense si no en éste, publicado por Democracy Now!.

Sospechoso de terrorismo de Nueva York se declara culpable en caso que descartaron organismos federales

Aceptó un acuerdo para declararse culpable y cumplir dieciséis años en prisión un hombre acusado en virtud de la legislación anti terrorismo del estado de Nueva York, en un caso que ha suscitado reclamos por alegarse que se le tendió una trampa. José Pimentel fue arrestado en el año 2011 y acusado de ser un “simpatizante de Al Qaeda” que intentaba fabricar una bomba. Sin embargo, autoridades federales, entre ellas el FBI, se negaron a apoyar el caso y afirmaron que aparentemente Pimentel no tenía predisposición ni sería capaz de llevar a cabo un atentado. Los abogados de la defensa sostienen que le tendieron una trampa informantes que le dieron comida, refugio y marihuana. Se declaró culpable ante las amenazas de que lo condenarían a prisión perpetua.


Compartí

Deja un comentario