DESAPARECIDO. ¿Alguién vio a Jorge Mario Tulli?

Compartí


Tal como lo recibí de Mirta Clara, que me remitió un correo que recibió de Juan Carlos Guarino, vecino de Puerto Madryn, y me pidió que lo publique. «Pensé en vos porque Jorge Tulli desapareció en la ciudad o en la provincia. Por ahi hay alguien que alquiló, o vio, o se cruzó con él en alguna esquina porteña».

El correo de Guarino dice así:

Querida Mirta:

Me comunico con vos otra vez sabiendo que seguramente alguna pista me vas a poder brindar.  Se trata del hermano de mi consuegro, del cual supe de su condicion de desaparecido no hace mucho. Mi consuegro me dijo que queria saber mas sobre su hermano y su época en Arquitectura de La Plata. Te mando la informacion que pude recopilar: Él estuvo en los actos que se hicieron en Arquitectura y de ahi tiene un video, me contó, que se presento en el acto que se realizo en esa Facu.

Jorge Mario Tulli: Nacido en Punta Alta.  Ingresó en 1972 a la Facultad de Arquitectura y vino desde Punta Alta con el titulo de Maestro Mayor de Obra. Tambien vino con él su novia/compañera Graciela Susana Sebeca.  Ambos militan en FAEP / JUP. A él lo conocian como «El Negro» y su padre era armero de la base  Punta Alta (Puerto Belgrano. N. del PR). Trabajó en el Ministerio de Economia y Hacienda (bonaerense) supongo que  en la epoca de (el gobernador, Oscar) Bidegain.
En marzo de 1976 rompió con Sebeca y se fue a Buenos Aires. Ella fue secuestrada en Usuahia pocos dias despues, antes del 24 e marzo. La trasladaron a Punta Alta dónde le preguntaban por él y otros que habian estado por Punta Alta, entre ellos un Alberto Imaz que vive en Concordia, Entre Ríos ( Ver su testimonio).
El trabajó en Buenos Aires en un estudio de publicidad de  gente conocida de la familia, en Chacarita.
El 12 de diciembre de 1976 a la noche salió de una fiesta familiar en Saenz Peña y al día siguiente no apareció ni por el trabajo ni por la pensión donde vivia. En visperas del 24  de diciembre su padre y su hermano viajaron a Buenos Aires y les dijeron que nadie había ido ni por el trabajo ni por la pensión.


Compartí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *