IMPUESTOS. Macri perjudicó a las provincias con una inequitativa distribución de los recursos tributarios

Los ingresos reales de las provincias originados en el Estado nacional subieron por sobre la inflación entre 2012 y 2015 y cayeron debajo de la inflación entre 2015 y 2018, excepto, en este último período, en los dos distritos gobernados por el macrismo: provincia de Buenos Aires y ciudad de Buenos Aires

 

POR JORGE MANCINELLI

La imposición de contribuciones es una facultad asignada al Congreso por la Constitución nacional.

El inciso 2 del artículo 75 del texto constitucional  de 1994 establece que una ley convenio, sobre la base de acuerdos entre la nación y las provincias, instituirá regímenes de coparticipación de estas contribuciones, garantizando la automaticidad en la remisión de los fondos.

La reforma de la Constitución de 1994 da rango constitucional y obliga a la sanción de una ley de coparticipación antes del fin del año 1995.

Esa norma debe ser una ley  convenio que tendrá como cámara de origen el senado y deberá ser sancionada con la mayoría absoluta de la totalidad de los miembros de cada cámara, no podrá ser modificada unilateralmente, ni reglamentada y será aprobada por las provincias.

La obligación constitucional nunca fue cumplida siendo reemplazada por un esquema de distribución que se  focalizó en la debilidad relativa generando distorsiones referidas a la coparticipación de nuevos impuestos, a los fondos especiales y a aportes del tesoro nacional entre otras contribuciones.

El entramado fiscal existente no impidió, al menos hasta el presente, decisiones como la que tomó Mauricio Macri  a principios de 2016 cuando  aumentó del 1,4 por ciento al 3,75%   de los fondos que la nación debe transferir a la ciudad.

Al haber establecido una mayoría absoluta de la totalidad de los miembros de cada cámara legislativa para establecer una ley convenio de coparticipación de impuestos, sigue abierto el debate entre las provincias entre sí y entre las provincias y el estado nacional sobre la distribución de los ingresos fiscales .

Esa dificultad no ha impedido que el  estado nacional siga siendo la fuente principal de los recursos fiscales cuyo volumen y distribución resultan de los objetivos y manejo de quienes se encuentren al frente de la administración pública.loa

Así lo demuestra el repaso de los datos sobre los recursos de origen nacional que reciben las provincias y los recursos tributarios que ellas generan.

El volumen y la distribución de ambos recursos fiscales están condicionados por la economía y la política de quienes conduzcan el estado nacional

Para comprobar ese comportamiento observamos la evolución entre  recursos de origen nacional y de origen provincial en dos períodos 2012- 2015 y 2015-2018, período  este último en el que se registran recursos nacionales recibidos por las provincias que estuvieron por debajo de la inflación.

Entre los años 2015 y 2018, sólo dos jurisdicciones recibieron recursos del estado nacional en volúmenes superiores al crecimiento de la inflación medida por el índice de precios mayoristas, esas dos jurisdicciones fueron la provincia de buenos aires y la ciudad de buenos aires.

Los  recursos de origen nacional destinados a la provincia de buenos aires crecieron 2% en 2018 respecto de 2015 mientras que la ciudad de buenos aires recibió recursos nacionales incrementados en 262% entre 2015 y 2018 por sobre la inflación mayorista.

Todas las demás jurisdicciones, entre 2015 y 2018,  perdieron recursos por la inflación acorde con  la política de asistencia a las provincias del gobierno de Macri ajustada a la política económica de  desindustrialización, destrucción de empleos, timba financiera y endeudamiento.

Veamos que ocurrió entre 2012 y 2015: todas las jurisdicciones provinciales, incluyendo a la ciudad de Buenos Aires, recibieron recursos nacionales que fueron entre el 44 y el 48 por ciento superiores a la inflación medida por el índice de precios mayoristas.

En tres años, recibieron más recursos  en términos de capacidad de compra y de inversión.

Los ingresos reales de las provincias originados en el Estado nacional subieron por sobre la inflación  entre 2012 y 2015 y cayeron debajo de la inflación entre 2015 y 2018, excepto, en este último período, los dos distritos gobernados por el macrismo: provincia de Buenos Aires y ciudad de Buenos Aires.

Los ingresos reales originados en las jurisdicciones provinciales crecieron por debajo de la inflación entre 2015 y 2018 , a excepción de La Pampa, Neuquén y Salta que crecieron entre uno y 12 por ciento por sobre la inflación  mayorista.

Entre los años 2012 y 2015, todas las jurisdicciones provinciales registraron aumentos reales en los recursos tributarios originados en los territorios de cada provincia.

La estabilización del sistema de origen y distribución de los recursos tributarios sigue siendo una materia pendiente en la gestión del Estado.

La base de ese sistema  es la política económica.

La orientación de esa política es la que define quién y cómo se distribuyen los recursos tributarios.

Lo muestra claramente la comparación entre los dos períodos que observamos: 2012 a 2015 y 2015 a 2018.

La moraleja es que la decisión política hace la ley y que si esa decisión  es promover el desarrollo y la justicia social, es decir la democracia del “come, educa y cura”, el resultado es el opuesto a lo que hemos vividos estos últimos y nefastos cuatro años.

https://radiocut.fm/audiocut/columna-jorge-mancinelli-9917/

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: