DOSSIER. El club de los fachos (a Soaje Pinto se le soltó la cadena)

Esta nota de Tomás Eliashev (no confundir con su padre, el renegado Pepe) provocó una airada respuesta del abogado Soaje Pinto, quien me interrogó en muy raras circunstancias allá por los ’80, en representación de Eugenio Méndez, un service del Ejército genocida (se corría la bola de que era sobrino de Bussi) que había publicado el horrible libro “Confesiones de un montonero”, al que una entrevista que le hice al sobreviviente de la ESMA Carlos “Quique” Muñoz (de quien me hice paulatinamente muy amigo) publicada en Ámbito Financiero, destrozó. Fue en abril o mayo de 1985 y curiosamente, el editor de la nota fue Juan Bautista “El Tata” Yofre (entonces jefe de Política del diario) que aceptó con entusiasmo mi propuesta de calificar a Méndez como “El furriel de los servicios”. No me dejaron firmar aquella nota porque estaba en período de prueba. Al cumplir un mes, y contra la opinión de Roberto García y de Yofre, el Pelado Ramos (que seguramente se había enterado de que era de El Porteño y acaso también de que había sido la Utpba la que me había introducido en la redacción, entre otros antecedentes) decidió no contratarme, dejándome nuevamente en la calle. Sin embargo, tiempo después, cuando Méndez y Soaje Pinto tenían contra la pared a los de Ámbito (el Pelado Ramos había publicado en su diario varias “solicitadas” quejándose de que por culpa de las cosas que había escrito un vulgar pasante -yo- lo demandaran a él por casi un millón de dólares) me hice cargo con mucho orgullo de haber hecho aquella entrevista. Curiosamente también, cuando tuve que responder a las preguntas de Soaje Pinto (un facho tan facho que me hacía acordar a “Martínez, el facha”, personaje de la barcelonesa revista El Jueves, a la que me aficioné en el exilio) me asistieron los abogados del diario… que resultaron ser los del estudio Klein & Mairal, es decir, los mismos de Joe Martínez de Hoz.
Creo que fue en 1986 que se normalizó la Utpba con el triunfo de una lista tricolor. Yo estaba en la mesa de colaboradores y Verbitsky era el presidente de la junta electoral. Méndez se presentó a votar y los dos le dijimos que sólo le dejaríamos hacerlo si mostraba su recibo del Batallón 601 o de la Jefatura II del Estado Mayor.
Eran otros tiempos… La vida es muy paradójica. Y parajódica. Al estilo Catch-22.
Bueno, ya no les doy más la lata. Los dejó con la nota de Eliashev el bueno, después van los e-mails que le mandó Soaje Pinto, amenazándolo, y por último el comunicado de repudio de La Gremial de Prensa y la comisión interna de la revista.

Los grupos de extrema derecha que marcharon el 8N y contra el aborto

El club de los fachos

Quiénes son los militares y policías retirados, admiradores de Mohamed Alí Seineldín, que integran una red promotora de la discriminación y defienden a los genocidas presos.

 

 

POR TOMÁS ELIASCHEV / VEINTITRÉS

Los grupos de extrema derecha tuvieron el último 8 de noviembre una oportunidad para mezclarse con la muchedumbre y desplegar sus consignas ultramontanas. Están más enojados que nunca y cada vez más envalentonados: a contramano de la militancia juvenil que apoya los procesos de cambio y que se identifica con la izquierda, otros jóvenes se sumaron al más rancio nacionalismo, el que se escribe con zeta. Militares y policías retirados que son fervientes admiradores del difunto coronel golpista Mohamed Alí Seineldín, junto con viejos referentes nazis, fascistas, falangistas y católicos que reivindican la Santa Inquisición, conforman una red de organizaciones abiertamente discriminatorias que están cada vez más activas. Además de ser promotores entusiastas de los cacerolazos, a los que tratan de darle una direccionalidad destituyente, con la consigna “la cacerola vence urna”, no pueden ocultar sus fobias: odian por igual a comunistas, montoneros, judíos, inmigrantes y gays. Veintitrés presenta en exclusiva un panorama de quiénes son los protagonistas de este movimiento al borde de la ilegalidad que tiene preocupantes conexiones con sectores institucionalmente reconocidos.

No sólo las marchas contra el gobierno nacional son su motivación. En los últimos tiempos, salieron varias veces a las calles. Están alertas para defender a la Iglesia cada vez que una marcha cuestiona los mandatos clericales. Leyendo sus materiales, se puede constatar que cultivan una judeofobia digna de las peores épocas hitlerianas. Reclaman la libertad de los militares criminales de lesa humanidad y homenajean a los “caídos por la subversión apátrida”. Alcanzaron el éxtasis con la reciente protesta de gendarmes y prefectos, a quienes intentaron apuntalar para que fueran más lejos con su reclamo.

En este entramado de organizaciones filonazis se destaca el Congreso Nacional de Suboficiales Retirados (Conasubar). En ocasión del conflicto salarial de prefectos y gendarmes, varios de sus referentes fueron vistos en las escalinatas del Edificio Guardacostas de Prefectura y del Edificio Centinela de Gendarmería. A través del sitio “Bajando Líneas” y del programa de televisión por Internet Ligando Cabos, impulsan su ideario seineldinista. Cuando se refieren a la presidenta Cristina Fernández, la llaman “Kretina Wilhelm”, en referencia a su apellido materno, presumiendo que tiene raíz judía. Suelen hablar de “las yeguas”, para mencionar a la Presidenta y a la ministra de Seguridad Nilda Garré. Fueron ellos quienes lanzaron una de las convocatorias al 8N en donde se señalaban conceptos claramente antidemocráticos. “No olvidar que las Armas de la Nación están con la sociedad que resiste y muchos estarán a nuestro lado ese día, también sus familias. Policía Federal Argentina, Metropolitana y Bonaerense están en la primera línea de la Resistencia Cívica Organizada. Ídem Gendarmería, Prefectura y Servicio Penitenciario Bonaerense”. Y escribieron que “el 8N no es un fin en sí mismo, el 8N comienza la Resistencia Nacional que se traducirá en cientos de Operativos Independencia II en cada ciudad, pueblo o barrio”. De esta manera, reivindican la criminal cacería liderada por el genocida fallecido Antonio Domingo Bussi. Como no podía ser de otra manera, están vinculados a Cecilia Pando, habitual vocera de quienes niegan los horrores cometidos por la dictadura.

El día del cacerolazo en el centro porteño tuvieron su propia convocatoria, en Cerrito y Tucumán.

Están apadrinados por el intendente de Malvinas Argentinas Jesús Cariglino, que el 29 de octubre pasado les prestó el municipio para hacer una reunión. En esa reunión estuvo presente el secretario de Gobierno, Miguel Harari, en representación del intendente. No es el único contacto que tienen con el peronismo disidente: hacen gala de su relación con el dirigente de la UATRE Gerónimo Venegas y con la diputada nacional Graciela Camaño, a la cual idolatran por “abofetear montoneros”. Se refieren a la oportunidad en la que la esposa del gastronómico Luis Barrionuevo le propinó una cachetada al diputado Carlos Kunkel.

Entre los dirigentes del Conasubar se destacan el suboficial principal (R) Roberto Oscar Barbalace, que estuvo en el levantamiento carapintada del ’87: su seudónimo es Roberto Oscar Moreno, con el que hace tareas “periodísticas”. Lo secunda el sargento ayudante (R) Marcelo Mauricio Osores, que fue parte del último levantamiento carapintada. Desde 2011 trabaja en la Policía Urbana de San Miguel. Entró al Ejército en el ’72 y se retiró en el ’94. Trabajó en dos agencias privadas de seguridad: primero, en la Agencia Vassa Servicios SRL y luego en Prevenir y Proteger SRL. Según manifiesta en su perfil de Facebook, una de sus citas favoritas es “Dios y Patria… o Muerte”. Otro integrante es Patricio Roberto Lonses, un propagandista de ultraderecha que también se hace pasar por periodista. Es admirador de Cosme Béccar Varela, fundador de Tradición, Familia y Propiedad.

Al licenciado Juan Manuel Soaje Pinto, otro de los dirigentes de Conasubar, su relación con el líder nazi Alejandro Biondini no le impidió especializarse en Estudios Internacionales, de la Universidad de Pennsylvania, Estados Unidos, y hacer una Maestría en Política Exterior y Economía de la Universidad George Mason, Virginia, EE.UU. Está en el Consejo de Planificación de las 62 Organizaciones Peronistas, que lidera Venegas. Fue dos veces candidato a diputado por el partido de Biondini, Alternativa Social. Su primo, José María, es abogado del Grupo Clarín en la causa por Papel Prensa. Defendió a Facundo Mazzini Uriburu, descendiente del dictador, que insultó a una mujer afrodescendiente en la calle. También defendió al criminal de guerra nazi Walter Kutschmann.

José María Soaje Pinto fue abogado de Biondini y de Seineldín. Él fue quien agredió al secretario de Comercio Interior Guillermo Moreno, en una reunión de directorio de Papel Prensa. “A los montos como vos los vamos a matar a todos y yo ya me cargué varios”, le espetó, para luego arrojarse sobre el funcionario. Su estudio jurídico es uno de los señalados como parte de la estafa contra el Estado nacional protagonizada por la cúpula de Gendarmería y Prefectura y por estudios jurídicos. Además, forma parte del Conasubar el ex policía bonaerense Néstor Albino Cruz, que fue exonerado de esa fuerza. Fue acusado de infiltrarse en reuniones del Frente para la Victoria, la oposición comunal a Cariglino.

De todas las asociaciones de orientación nazifascista, Conasubar es la más peligrosa, por sus vínculos con dirigentes políticos, y también con personal de las fuerzas de seguridad. No fue casual que en octubre pasado el líder de la protesta de los gendarmes, Raúl Mazza, haya estado en el programa Ligando Cabos, que conducen alternativamente Soaje Pinto y Barbalace. A esa emisión televisiva también concurrieron otros personajes que llaman la atención. Uno de ellos el comisario Andrés Janssen, titular de la Jefatura Departamental de La Matanza, cuestionado por las presuntas zonas liberadas que existirían en este populoso partido del conurbano. Hasta Alberto Rodríguez Saá, cuando era candidato presidencial, concurrió a Ligando Cabos.

Conasubar es apenas la punta del iceberg. A la par del partido de Biondini, Alternativa Social, funcionan otras asociaciones ilícitas. La que más se destaca es Vanguardia de la Juventud Nacionalista. Sus “escuadras” hacen actividades de hostigamiento contra los que consideran enemigos. El mismo 8 de noviembre, en Rosario, un explosivo destruyó una placa en homenaje a Rodolfo Walsh. Con aerosoles dañaron el mural en homenaje al periodista y militante. Si bien negaron la autoría del atentado, repartieron un volante, del que se hacen cargo, en el que acusan a Walsh de “asesino”. Fueron quienes agredieron a los periodistas de Duro de Domar durante la marcha del 8N. Y en las últimas semanas, en ciudad de Buenos Aires y algunas localidades del conurbano, atacaron varios locales de La Cámpora, pintando la inscripción “Monto-chorros”. Lo mismo hicieron con un local del las feministas de izquierda Pan y Rosas, en La Plata, donde pintaron “asesinas abortistas”.
No sólo agreden haciendo pintadas y colocando explosivos, sino que ante cada marcha por los derechos de las mujeres y por la diversidad sexual, se convocan a defender la Catedral. No van solos: coinciden junto a otros espacios, como la Acción Nacional Católica, el Movimiento de Jóvenes Argentinos, Ángel Nacionalista, el Movimiento por la Identidad Nacional y Partido Popular de la Reconstrucción, que acaba de lanzar una campaña de afiches contra los inmigrantes ilegales por “narcos y okupas”. Su soporte ideológico es un falangismo que suele ser difundido por espacios como el Diario Pregón, la Legión Católica y el Instituto del Verbo Encarnado, que dirige el padre ultraconservador Carlos Buela. Siguen el camino del obispo francés antisemita Marcel Lefebvre, que se opuso a las reformas del Concilio Vaticano II donde el papa Juan XXIII dejó de lado los aspectos más medievales de la Iglesia Católica. Se constituyeron como guardia pretoriana de la Catedral Metropolitana y agredieron a los golpes a quienes marchaban para reclamar la legalización del aborto. Pese a que sus actividades están prohibidas por la ley antidiscriminatoria, están dispuestos a propagar su odio por todo lo que sea distinto a ellos.

………..
Junto con el rechazo de la dirección de Veintitrés, los dos correos electrónicos enviados por Soaje a Eliaschev se publicaron íntegros en la última edición. “Advertimos, además, que las insinuaciones antisemitas y las referencias a eventuales represalias violentas contra nuestro redactor adquieren especial preocupación al provenir de un abogado que mantuvo lazos con criminales de guerra nazis y asesinos de lesa humanidad”, señaló la revista.

Uno de los correos finaliza: “Vi que hace tiempo te cagaron bien a trompadas y no aprendés. Mirá si por todas estas estupideces que escribís se enojan los del 8N… no vas a poder salir a la calle… Te van a pegar todos: te van a pegar los gendarmes, los prefectos, los policías, los nazis, los fascistas, los falangistas, los católicos, los peronistas, los liberales, la derecha, los izquierdistas, los judíos… y los miles de ‘destituyentes’ que salieron a putear contra el Gobierno… Hasta tu viejo te va a pegar, que ese día estaba en el obelisco… Todos te van a cagar a trompadas y te lo vas a merecer, por estúpido”.

Con términos como “marica”, “me pareces una mierda”, “imbécil”, “tinterillo”, “pendejo” y “me cago en tu puta madre”, entre otros epítetos y amenazas de “venganza” y “escarmiento”, los integrantes de la red denunciada, “apadrinados por el intendente de Malvinas Argentinas Jesús Cariglino” y vinculados fuertemente a referentes del peronismo disidente como “el dirigente de la UATRE Gerónimo Venegas y con la diputada nacional Graciela Camaño”, como se advierte en el artículo de Eliaschev, respondieron al periodista.

A continuación, los emails que le enviaron al periodista:

Nota de Juan Manuel Soaje Pinto:

La Revista 23, publicó recientemente un artículo titulado “El club de los Fachos” donde, un colage de publicaciones viejas y mezcolanza de personalidades pretenden demonizar por considerarnos, sin duda, políticamente incorrectos. Como es costumbre de la zurda, burguesa y cipaya kirchnerista de tergiversar el espíritu que muchos argentinos sentimos por nuestra Patria y nuestra fe en Cristo, transformándonos, bajo su inmunda perspectiva, en los peligrosos del sistema democrático colonial que padecemos.
Soy Argentino hasta el tuétano, soy nacionalista porque amo a mi Patria y la defiendo, soy católico porque es la fe en la que creo y es la misma que fundió la Cruz de Cristo en nuestra tierra e historia y soy del CONASUBAR porque la Patria se construyó con soldados de ley en defensa de nuestra soberanía.
No me hieren ni me amedrentan, no les tengo miedo ni me asustan, todo lo contrario, me enorgullece que me tilden de Patriota y católico militante, ¿cuantos somos los argentinos que estamos al pie del cañón en defensa de la fe y de la Patria??
Por mi parte, los editores y escritores de esas letrinas gráficas, incluyo a Pagina 12, se pueden ir todos a la PMQLP.
A ellos les llegará la hora y, se los aseguro, no nos temblará el pulso.
Viva la Patria y Viva Cristo Rey !!!

Lic. Juan Manuel SOAJE PINTO

Primer mail de José María Soaje Pinto:

Estaba leyendo tu artículo, y…la verdad, me parece una mierda. Mira que soy lector frecuente y además, acepto el derecho de las personas a disentir, pero ese invento que has pergeñado, metiendo en la misma olla la entrada, comida, postre y café…me parece una mierda.
Vos te has ganado mi atención. Hasta hoy, me resultabas indiferente, hoy realmente me pareces una mierda. No tiene nada que ver con el hecho de que seas judío, no. Eso no tiene relación alguna.
Solo un infradotado como vos puede pensar que mi profesión de abogado -con la que pretendo ganarme la vida- sea destinada exclusivamente a defender a la ultraderecha.
Tus argumentos con los que se construye ese verso tienen entre 20 y 25 años. Todos están relacionados con mi profesión de abogado penalista.
Solo un imbecil como vos puede relacionar las personas que por mi profesión me ha tocado defender, con los hechos que ellos han cometido.
Pero esta es mi profesión, la que elegí y la que me gusta, expuesto a la critica de los mediocres como vos.
Me hacés acordar una anécdota que mi padre me contaba de Sarmiento, contestando una crítica de un diario opositor. Le dicta a su secretario privado una frase y califica al oponente de “cagatinta”; el secretario lo corrige “…querra decir tinterillo…”, y Sarmiento le contesta “No, cagatinta…Tinterillo es usted…” Bueno, ni siquiera me pareces un cagatinta, Eliaschev. Eres solo un tinterillo.
Los cagones como vos, que se venden por unas pocas monedas, se llenan la boca de democracia y en el fondo se cagan en la democracia. Son muy guapos e implacables contra los militares del proceso…pero cuarenta años después.
Pendejo…me hubiera gustado verte haciendote el guapo en un reten militar de ruta, como me pasó a mí, y que te lleven para fusilarte. Te hubieras cagado bien en los pantalones, marica.
Te aclaro algunas cosas, Juan Manuel no es mi primo, es mi hermano.
Nosotros, por lo menos los que yo conozco, no le faltamos el respeto a ninguna mujer. Esa costumbre debe ser tuya. No le pegamos a los periodistas, pero entendemos que el título de periodista no te da un <“bill de indemnidad” para que hagas lo que se te de la gana.
Lo que te debería llamar la atención es que a este gobierno que te paga, se le oponen los fachos, nazis y/o extremistas de derecha, pero también los derechistas, los de centro, la izquierda, los judíos, los radicales, los demócratas, Clarín, La Nación; la CGT, el peronismo, los socialistas…en fin…todos.
El que creo que no se opone es Bergoglio, nuestro arzobispo, pero bueno…es Jesuita. El casi te diría…consiente el ataque de los gays y las abortistas a la Catedral y a las distintas Iglesias, donde creo que te prendés vos…entre los maricas…
Pero bueno, yo he sido educado por otros jesuitas más antiguos y guapos. Cuando Bergoblio llegó al Colegio, yo justo me tenía que ir por kilombero.
No creo que me veas parado frente a la Catedral, permitiendo que maricas como vos o como esas asesinas aborteras me escupan e insulten cuando les impida pintarrajear las paredes de la casa de Dios. No, porque no soy un buen católico…te agarraría del cuello y te cagaría a trompadas. Por eso trato de no ir.
En cuanto a lo de Moreno, también te equivocás. Soy guapo, pero tengo 63 años y no soy boludo. No ataco a ocho personas para que me lastimen. Eso es propio de un miserable y cobarde como Moreno y su chupamedia mediocre, Reposo.
Esta bien, lo reconozco, me pegaron entre los tres y me lastimaron con un sillonazo. Digamos que me humillaron porque todos me pegaron a mí, y me agarraron a mí para que no pegara, y finalmente me culparon a mí. Y todos salieron todos a defender a esos dos soretes, hasta Boudou lo hizo…
Pero yo los jorobé, sabés porqué porque se acabó ese mamarracho que estaban gestando en Papel Prensa, y Moreno lo reconoció inmediatamente (“…Uhh, que cagada me mandé…”) Y gané por partida doble, porque Clarín que siempre fue mi crítica más aguda, ahora se tiene que callar la boca. Ya no pueden seguir calificándome como totalitario, fundamentalista o polémico. Porque les salvé el cuello del ataque Kirchnerista.
Ellos ya no van a decir nada, nunca más. Fijate, me han colgado esas expresiones supuestamente pronunciadas en Papel Prensa, pero toda esa reunión fue grabada y filmada. Y Magneto, Clarín y Papel Prensa nada han dicho al respecto. Ahora tengo, gracias a Ustedes, un enemigo menos.
Por eso me pareces una mierda, y me cago en tu puta madre.

José María SOAJE PINTO


Segundo mail de José María Soaje Pinto:


Retomando el diálogo de ayer, quiero disculparme. Mi enojo fue tan grande con las estupideces que pusiste, que para molestarte llegue hasta ofender a tu madre, que no se lo merecía. Me arrepiento ya que la responsabilidad de los padres finaliza cuando el boludo alcanza la mayoría de edad, y aunque seas un bocón, sos bastante grandecito.
Quiero que sepas que me gustó mucho decirte lo que pienso, pero con el transcurso de las horas surgieron interrogantes que quiero que aclares.
Por ejemplo el tipo de nazismo que me atribuís ya que hoy el calificativo constituye una generalidad.
Por ejemplo, sabemos que los nazis que se escaparon de Alemania y se fueron a EEUU son nazis democráticos. Los que fueron a Rusia son nazis comunistas. Los que viajaron a Israel y gobiernan aún, esos son nazis “nazis”, no andan con jodas. Seguramente te referirás a los nazis de la Argentina, que serían los nazis “renazis”, que evolucionaron desde 1945.
Estos nazis criollos ya no van a paso de ganso con sus uniformes y correajes por oscuros y tenebrosos lugares. Ahora se asocian con los Chávez, con los Castro, con los iraníes y eyaculan cuando ven un retrato del Che.
Esos son los tuyos… los Spolsky, los Delía…que cobra 300 lucas por mes o la Bonafini, que se afanó 100 palos verdes de la guita del país. Estos son nazis como Moreno y Reposo, que te atacan por la espalda o son guapos entre varios, te persiguen si pensas distinto. Digamos que se cagan en el disenso.
Por eso quiero la aclaración. Porque estoy confundido.
Notarás que me ha calmado el enojo de ayer, pero no te engañes, sigo pensando que sos una mierda. Mi concepto no ha cambiado.
Voy a superar tus tonterías para ir directo al punto: no somos destituyentes porque no nos interesa destituir -ya deberías haberte dado cuenta-. Ustedes se van a destituir solitos, y nosotros los vamos a estar mirando. Y cuando sea el momento, cuando se quieran rajar con la guita robada porque la cuestión sea inmanejable; cuando se agote la guita del banco central y la paciencia del pueblo; cuando el caos llegue, les vamos a cortar las bolas.
…Antes no.
Esto ya lo vi. Es nuevo para vos, pendejo, que te compraste toda esa forrada del proletariado. Te vas a salvar solo si cruzás la frontera. Sino….cagaste…
Vi que hace tiempo te cagaron bien a trompadas y no aprendes. Mirá si por todas estas estupideces que escribís se enojan los del 8N…no vas a poder salir a la calle…
Te van a pegar todos: te van a pegar los gendarmes, los prefectos, los policías, los nazis, los fascistas, los falangistas, los católicos, los peronistas, los liberales, la derecha, los izquierdistas, los judíos…y los miles de “destituyentes” que salieron a putear contra el gobierno.
…Hasta tu viejo te va a pegar, que ese día estaba en el obelisco…Todos te van a cagar a trompadas y te lo vas a merecer, por estúpido.
Porque eso es la guerra civil a la que nos están conduciendo. Padre contra hijo, hermano contra hermano, amigo contra amigo, aniquilándose.
Finalmente te quiero decir que mi estudio jurídico no está señalado como partícipe de ninguna estafa. Eso es una mentira tuya. Mentiroso, y eso me molesta mucho.
No sos nadie. Como será que tuve la opción de querellarte, y elegí mandarte a la mierda.
Y así me puedo seguir cagando en vos…

José María Soaje Pinto 


“Editorial” de Roberto Barbalace:


Cuando el Cuarto Poder es de Quinta…

El editorial de hoy está personalizado, al margen de mi costumbre y lo que enseñan la historiografía periodística, para responder a un imbecil que incluyó mi persona y este espacio en una injuria expresada en un libelo que no justifica un abuso sobre la libertad de prensa constitucional creyendo que la política circunstancial lo cobija y le da la legalidad a cualquier burdesa que se imprima.

En la edición cibernética del domingo 18 de noviembre de la Revista 23, en un injuriante y burdo escrito, carente totalmente de alguna forma o estilo periodístico, firmado por Tomás Eliaschev y haciendo un cerril revoltijo de falacias, justificaciones, cosas, calificaciones y algunas verdades, bajo el discriminador título de “El club de los fachos”, anunciando a “Los militares y policías retirados, admiradores de Mohamed Alí Seineldín, que integran una red promotora de la discriminación y defienden a los genocidas presos”, utilizando este espacio y haciendo especial reparo del jurídico “derecho a réplica” le digo:

Pibe, sos realmente un imbecil porque pusiste tu firma, creyéndote periodista, a un texto refritado, es decir, no escrito por vos, con lo cual te convirtieron en loro util de los intereses de tres inútiles, incompetentes y cobardes. No voy a tratarte de pelotudo porque, al decir de Fontanarrosa, es otro tipo de nivel al que no llegaste todavía y, aunque no tengo obligación ni necesidad de hacerlo, voy a decirte qué y quién soy:

– SEGUIDOR del pensamiento del ilustrísimo coronel de la Patria y del pueblo MOHAMED ALI SEINELDIN, no admirador de hombres como tal vez seas vos.
– Católico, confeso y practicante, peregrino y amante de la Santísima Virgen María y de su ÚNICO HIJO, nuestro Señor Jesucristo.
– Humilde defensor de MIS CAMARADAS, esencialmente de suboficiales de todas las Fuerzas, injustamente encarcelados por este momento político, que nada tiene que ver con la aplicación de justicia, la que ya llegará.
– Jamás en ninguno de mis programas traté a la actual presidente de los argentinos ni a la ministra de seguridad de yeguas. La temeridad en este concepto es pacible de demanda. A la gorda Garré le digo gorda porque es gorda, como a vos te digo imbecil, porque sos imbecil.
– Periodista por ilustración y por espíritu, además de formador de periodistas, como también soldado por formación y vocación, alcanzando la jerarquía que alcancé defendiendo valores y sustancias nacionales, concepto que están escrito con sangre de coraje, de héroes, de protagonistas a la que me sumo con el alma.
– No tuve ni tengo padrinos que me corrompan con prebendas dadivosas, ni jamas he vendido mi alma firmando una nota que hizo otro por “30 monedas”. Vivo de mi exiguo haber de suboficial principal retirado del Ejército Argentino.
– El 13 de septiembre y el 8 de noviembre estuve JUNTO AL PUEBLO ARGENTINO ganando la calle y reclamando un justo derecho.
– No soy ni de izquierda ni de derecha, no adhiero, como Belgrano, Seineldín y tantos patriotas, a ningún partido político, aunque conozco el dogma del justicialismo.
Imbecil, si ser esto que acepto ser me califica como facho, SI, SOY FACHO y con sumo orgullo y vamos hacer el club como sugeriste para saber que somos mucho más que vos. Nos veremos en la justicia, pero la seria…

La Gremial de Prensa
Informa

La Gremial de Prensa repudia las amenazas contra Tomás Eliaschev por parte del abogado José María Soaje Pintos, su hermano Juan Manuel Soaje Pinto y el suboficial (R) Roberto Oscar Barbalace, los tres mencionados en la nota “El club de los fachos”, publicada en el número 750 de la revista Veintitrés.
Nos ponemos a disposición del compañero Eliaschev en la defensa del libre ejercicio de su labor periodística, que es también la defensa del derecho a la información del pueblo.
Los trabajadores de prensa reclamamos ejercer nuestra labor sin amenazas de ningún tipo, garantía de nuestra integridad fisica y de la mejor calidad de nuestra producción periodística.
Reproducimos el comunicado de la asamblea de trabajadores y la comisión interna de revista Veintitrés.

Desde la Asamblea de Trabajadores y la Comisión Interna de Veintitrés repudiamos enérgicamente las amenazas contra nuestro compañero Tomás Eliaschev por parte de tres de los mencionados en la nota “El Club de Fachos” en el número 750 de la revista, en la que se describe el accionar de grupos nazi-fascistas en la Argentina.

El abogado José María Soaje Pintos envió al autor de la nota dos mails plagados de insultos, frases judeofóbicas, misóginas y homofóbicas, que además fueron divulgados en sitios fascistas. Su hermano Juan Manuel Soaje Pinto también escribió un texto agraviante. Asimismo, el suboficial (R) Roberto Oscar Barbalace hizo sus propias amenazas en su programa televisivo y por Internet.
Estas agresiones pretenden silenciar nuestra labor periodística, atentando contra la libertad de expresión.
No lo permitiremos.
Asamblea de Trabajadores/as de revista Veintitrés – Comisión Interna

 

LA GREMIAL de Prensa

 

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: