ELECCIONES: Los indeseables colgados de Scioli

​Recibí esto de Oscar Cuervo. Sus aprensiones se suman a las mías porque pareciera que Francisco De Narváez proclamó su apoyo a Scioli luego de que Scioli confirmó que pondrá a Gustavo Ferrari, su mano derecha (que se fue a trabajar para DOS de la mano de su hermano derechista, Pepe Scioli) al frente de la nueva Agencia Federal de Inteligencia (AFI, ex SIDE). Va de suyo que tanto el COCO (Colorado Colombiano) como su lugarteniente han de ser de los que practican el besamanos en La Embajada (tengo curiosidad por ver qué revelan los cables de Wikileaks curados por Santiago O’Donnell), lo que acaso preanuncie arreglos con un Stiuso manifiestamente protegido por la CIA. Tengo, además, otras aprensiones: pienso, por ejemplo, en el run run de que Alejandro Granados será ministro de Defensa y su imagen de pistolero Sam se me mezcla con la de Montoto y el tráfico de armas a Croacia… Ahora, siempre tuve para mi que el nombramiento de Casal como ministro estaba cantado y no entiendo por qué a Oscar, ahora, le ha producido tanto ruido…

Es curioso, yo era de los que preferia sostener la candidatura de Randazzo, lo que me costó agrias discusiones con Oscar. Pero ahora votaré  por DOS, contra quien jamás escribí una línea por parecerme que casi todo en él está a la vista. Y es que también me parece muy importante que gane en primera vuelta. Carezco del narcisismo (o de la autoestima, según se quiera ver) de Oscar. Hace rato he perdido la virginidad de sufragio (¡voté a Menem y a  Carrió!) y tengo la esperanza  de que las conquistas de estos años no puedan ser abrogadas sin provocar poderosos movimientos de resistencia. Eso, con Sciolo. Con Macri ya sabemos. Oscar descuenta que Scioli va a ganar de todas maneras, de la misma manera que descontó que Randazzo perdería. No sé de dónde le viene tanta seguridad después de las cosas que hemos visto. JS

En tallerlaotra.blogspot.com.ar

Miércoles, 21 de octubre de 2015

Yo este domingo a Scioli no lo voto

scioli_casal.jpg

Hace pocos días les escribí a mis amigos, como pensando en voz alta:

“Scioli tiene que ganar ajustado. Porque va a tener que ganarse la legitimidad. Néstor la conquistó desde el primer día. Si Scioli gana por más del 45 %, va a creer que le dimos un cheque en blanco para que haga lo que se le ocurra. Cada vez que da pie a Urtubey, le desconfío un poco más. Que sepa que si sigue la línea Urtubey nos va a tener todo el tiempo midiéndole el aceite. Que no le tema a Cristina ni a la Cámpora. Que Scioli tema a los que vamos a votarlo”.

El sábado pasado me enteré de la posible designación de Ricardo Casal como Ministro de Justicia de la Nación, en el caso de que Scioli llegue a la presidencia. Entonces escribí en mi diario:

“Scioli anticipó que Casal será su ministro de Justicia si llega al gobierno: ojo Dani porque por ahí todavía no te votamos”.

Ricardo Casal ha sido Ministro de Justicia y Seguridad de la provincia de Buenos Aires gobernada por Scioli. Ocupó ese cargo hasta que en septiembre de 2013 el gobernador decidió desdoblar el ministerio creando la cartera de Seguridad y poniendo en ese cargo a Alejandro Granados, a quién ahora se menciona como posible ministro de Defensa de un eventual gobierno de Scioli.

Casal, en su rol de responsable de la seguridad y la justicia bonaerenses, recibió innumerables denuncias por lo que se consideran violaciones sistemáticas a los derechos humanos en las cárceles de la provincia. Su carrera empezó como agente del Servicio Penitenciario en los años de la última dictadura militar. En su gestión como ministro provincial, le dio autonomía al Servicio Penitenciario Bonaerense para que manejara lo que pasa en las cárceles provinciales. En abril de 2012, durante una visita de la Comisión Provincial de la Memoria, el CELS y la Universidad de San Martín al Complejo Penitenciario del Conurbano Norte, se registró este pavoroso estado de cosas:

Los detenidos por delitos comunes padecen hoy la misma desatención que durante la dictadura militar conocieron los presos políticos. Enfermos con HIV-Sida, diabetes, trastornos psiquiátricos y/o neurológicos narraron que no reciben ningún medicamento si no se los alcanzan sus familiares. No hay médicos que recorran los pabellones ni que visiten la denominada sala de internación, donde ni siquiera hay un enfermero. Los alojados allí sólo pueden contar con la ayuda de otros detenidos. Un hombre de más de cincuenta años llevado allí porque una herida de bala se le infectó y le afectó los huesos, yacía en un camastro, con una bota de yeso y una ventana recortada en el lugar de la herida, sin cuidados ni información sobre su caso. En varias instancias de la inspección funcionarios del Servicio se acercaron con la intención de escuchar los diálogos, pero se les pidió que se alejaran para garantizar la confidencialidad. Luego los visitantes se dividieron en grupos de a tres, para escuchar a todos los detenidos en las celdas individuales y los buzones de castigo, de 2×2 metros. Los penitenciarios dijeron que los detenidos estaban en los buzones por propia decisión pero varios lo desmintieron. En esas conversaciones más reservadas muchos entrevistados señalaron la política de rotación constante de un penal a otro que se aplica para quebrar la voluntad de los internos menos resignados, lo cual les impide continuar sus estudios y afecta sus vínculos familiares. Uno dijo que en dos años recorrió veinte unidades distintas. El traslado es también el momento de mayor vulnerabilidad. “Nos tiran un gas irritante a los ojos en cuanto entramos al celular y comienzan a pegarnos”, explicó. Varios mostraron marcas de golpes o heridas punzantes en distintas partes del cuerpo. También dijeron que la peor humillación es la que padecen sus familias al visitarlos, con requisas intrusivas a sus esposas e hijos. Una versión que se repitió en muchos testimonios fue que el Servicio delegó esas requisas en un detenido por violación, lo cual los desespera. Una constante fue la precariedad y el abandono de las instalaciones, pese a que se trata de una de las unidades más nuevas del SPB. Los vidrios de todas las ventanas están rotos, por lo que el invierno es insoportable. Algunas tienen pasable luz natural, pero otras son sombrías como cuevas. Dentro de su calculada política de deshumanización, el Servicio no se preocupa por la iluminación artificial, que queda librada al ingenio de los propios internos. De las paredes por las que caminan cucarachas, cuelgan cables con lámparas desnudas y conexiones caseras, con cables pelados que se conectan en los tomacorrientes a falta de enchufes [completo acá].

Está situación ya era gravísima cuando sucedía en la provincia. Ahora su gravedad escala a límites inadmisibles si Casal pasa a manejar el Ministerio de Justicia de la Nación. Ya no se tratará de bolsones de ilegalidad para-estatal, sino de una probable política de estado.

Además recientemente se atribuyó a Casal la decisión política de abrir las cárceles bonaerenses para que Jorge Lanata hiciera desde allí una operación política contra el entonces precandidato a gobernador Aníbal Fernández (ver acá). Esa siniestra duda nunca se despejó, aunque no logró impedir el triunfo de Aníbal en las PASO.

Scioli anunció la designación de Casal en su posible presidencia. Estos anuncios los hace como recursos de su campaña electoral, para ir adelantando el perfil de su presunto gobierno. Conmigo surgió efecto. Me convenció de que esté domingo no vote la fórmula que integra con Zanini. Lo siento por Zanini. Está vez a Scioli no lo voto. Votaré la lista que presenta el FPV en CABA, encabezada por la candidatura a diputado de Axel Kicillof. Pero corto boleta y para el cargo de presidente voto en blanco. Si gana y en su desempeño desmiente mis sospechas, si estoy en esta decisión equivocado, podrá tener mi futuro apoyo.

11822603_507360886096421_462318268134083993_n.jpg

Voté a Scioli cuando fue candidato a vicepresidente de Néstor en 2003. Y lo volví a votar en las últimas PASO. Pensaba (todavía lo pienso) que es el único candidato del FPV que podría vencer a Macri o Massa. Eso evidentemente señala una debilidad del proyecto político al que adhiero, del que me siento parte. Hace unos meses fui muy crítico del precandidato Florencio Randazzo, por lo que consideré una campaña interna auto-destructiva y no propositiva. No cambié mi opinión sobre Randazzo. Creo que no estuvo a la altura del rol que pudo haber desempeñado. Tengo mis expectativas puestas en el nuevo rol que le va a tocar a Cristina después del 10 de diciembre.

Con respecto a Scioli, tengo las mismas dudas que muchos kirchneristas que lo votarán para ganarle a Macri en primera vuelta. En su excelente columna del domingo en el suplemento Cash de Página 12, Claudio Scaletta explica con claridad la notoria diferencia entre los modelos económicos que proponen Scioli y Macri:

“Mientras llueven los cada vez menos convincentes ríos de tinta, Scioli se presenta en los ágapes empresarios sin ceder a los ya desesperados intentos de imposición de agenda. Más allá de los deslices de algún líbero, el mensaje del candidato no deja lugar para ambigüedades: no habrá megadevaluación, no deben esperarse shocks macroeconómicos, no habrá subordinación al poder financiero y no se cambiarán los alineamientos estratégicos de política internacional de la última década.
“Scioli logró hasta el prodigio de peronizar a un viejo economista de la city como Miguel Bein, quien, en un videorreportaje concedido esta semana al diario La Nación, explicó en detalle cómo los instrumentos tradicionales más sencillos para bajar rápidamente la inflación efectivamente podrían bajarla, pero al costo de una recesión espantosa que dejaría en el subsuelo el ingreso de los trabajadores. Cuando le preguntaron por el principal problema económico de la Argentina, no dudó un segundo. No contestó “la inflación”, “el tipo de cambio”, “el déficit fiscal”, ni ninguna de las zonceras de la ortodoxia, sino que retomando la tradición de los grandes macroeconomistas locales, señalo que el verdadero problema era la restricción externa. No se trata de una cuestión semántica o de matices en el diagnóstico. Si se piensa que los problemas son los que señala la ortodoxia, no hay otra salida que el ajuste. De la restricción externa, en cambio, se sale solamente con desarrollo; con la transformación de la estructura productiva. Las diferencias, entonces, no son de discurso, son de proyecto de país.” [Completo acá]

Entiendo que lo que Scaletta da son buenas razones para votar a Scioli. Uno puede sopesar los motivos a favor y en contra de votarlo. Por un lado Urtubey y por el otro la palabra del propio Scioli asegurando que no va a endeudarse con el FMI. Por un lado la creación del Ministerio de Derechos Humanos y por el otro Casal. Pero en política el exacto término medio no existe, la suma cero tampoco. El anuncio del nombramiento de Casal es una señal dada por Scioli a algún sector, a una semana de las elecciones. Es su decisión. Yo percibo la señal y no lo voto. Es la mía.

Claro que esto a nadie más que a mí puede importarle.

Comentarios (19)

  1. Nando Bonatto

    Lo peor es la designacion de Blejer..sería algo asi como la representacion de los intereses de la Bca Londinenses en Londres,amen de su ligazon orgánica con Israel…un espanto,pero lo voto igual para empezar a putear el lunes

    Responder
  2. maría Alvarez

    No son momentos para purismos tilingos. La cuestión ES Scioli o Macri, quedo claro? Quien no vota a Scioli, “vota” a Macr. Lo disfrace como lo quiera disfrazar esta “votando” a Macri

    Responder
  3. Marcelo

    el voto a Scioli es la única opción para que no gane Macri, es un voto muy estúpido pero no necesitamos que ningún estudioso nos lo explique: sabemos que votamos a un bodoque que representa de lo peor de la política argentina.

    respecto a Casal entiendo que su carrera en el SPB comenzó antes de la dictadura, durante esta parece haber permanecido, pero no lo tengo muy claro, parece que de eso nadie habla

    Responder
    1. maría Alvarez

      Bien Marcelo. Por supuesto, sabemos que es un sapo, no necesitamos que “NINGUN BEATRIZ SARLO”, desde el púlpito de los esclarecidos, nos lo explique. Pero no perdamos las esperanzas, tal vez DOS nos de una sorpresa y termine por convertirse en “príncipe” jajaja

      Responder
  4. GrouchoMarx

    La verdad es que terminan cansando estos artículos esclarecedores del súper esclarecido Cuervo.
    El tipo, en general, escribe bien. Suele tener razonamientos lúcidos. Pero hay momentos en que desbarranca fulero. Resulta que los que preferíamos a Randazzo, con todas las reservas del caso, éramos una especie de salames progres que no entendíamos el peronismo, como si el FPV fuera solo el peronismo y no un frente con sectores que vienen de otro lado.
    Después psicopateó a lo bestia a quienes tuvimos la osadía de plantear el voto útil a Lustó para joder a Macri, para, con el resultado puesto, alegrarse de que Larreta tuviera un triunfo casi pírrico. Triunfo que se dio, básicamente, porque casi nadie le pasó ni cinco de bola a su arenga por el voto en blanco.
    Después de haber militado por Scioli, cumplidas las PASO le empezaron a surgir dudas. Dudas sobre la opereta de lanata a Aníbal, el papel de Dominguez/Espinosa, el papel del SPB.
    Y ahora la duda final sobre una designación que no parece muy ajena al estilo Scioli (¿esperaba a Verbitsky o Zaffaroni?). Casal es un colaborador de siglos. ¿No se dio cuenta cuando militaba contra los “progres” randazzistas?
    Se sorprende de todo lo que nos preocupaba a quienes tenemos una visión crítica del motonauta. Sorpresa algo tardía e injustificada en un tipo informado.
    Resulta que, para limitar a Scioli, quiere un triunfo “ajustado”. El peor escenario. Ante un macrismo que está denunciando fraude desde enero, es darle un argumento para que la pudran la noche del domingo. Y así ese triunfo “ajustado” quede firme, vale recordar que Néstor llegó a la presidencia con el 22% de los votos y no lo condicionó.
    Ahora también le miden el aceite a CFK. Si Cristina bendijo a Scioli y lo juntó con Zannini es porque habrá analizado que era la mejor opción para no regalarle a la derecha lo conquistado en 12 años.
    Ah, no. Ahora CFK es una traidora derechista. Porque el manco va a poner a Casal, le damos una mano al ingeniero que piensa poner a un carapintada que apaleaba pobres.
    Yo sigo teniendo mis serias dudas sobre D.O.S. Lo que pasa es que los otros 2 candidados posibles solo me dan certezas. Nefastas certezas.
    Saludos.

    Responder
    1. Juan José Salinas (Publicaciones Autor)

      Totalmente de acuerdo.

      Responder
  5. Nico Gilligan

    “un espanto,pero lo voto igual para empezar a putear el lunes”
    “sabemos que votamos a un bodoque que representa de lo peor de la política argentina”
    “Por supuesto, sabemos que es un sapo”
    “Yo sigo teniendo mis serias dudas sobre D.O.S.”

    Este tipo de votantes (el propio Salinas es uno de ellos) son los que permiten que la mafia y la corrupción sigan, son la misma cultura política que votó a C.S.M. y después a De la Rúa. Totales analfabetos políticos, aprendan a votar, infórmense. Scioli y Macri son lo mismo, liberales, empresarios, y quien los vote, será cómplice.
    La opción real para el progresismo es el FIT, el resto es mafia, corrupción e impunidad.

    Responder
    1. luciia de Montecastro

      Cros. poner en cuestión una crítica de Cuervo al gabinete de Scioli refresca el ambiente. Oxigena de los maniqueísmos y voto util. Viienen tragando sapos desde hace mucho tiempo varios cros. Desde la clínica médica no sé cómo no están indigestados. La política argentina nos inunda siempre con el “mal menor” . ¿esto es hacer política? Vamos, no quiero vaticinar, pero…capaz que nos veremos en las calles dentro de un tiempito. No haré reconvenciones por sus sapos tragados. Siempre juntos.
      Saluti

      Responder
  6. GrochoMarx

    Si Nico Gilligan, tengo mis serias dudas sobre DOS.
    De tus admirados referentes no tengo ninguna duda. Del Caño es un salame que no puede gobernar ni la fotocopiadora de Sociales.
    Y hablar de mafia, teniendo de candidato al Pollo Sobrero, suena exagerado.
    Siga siendo testimonial.

    Responder
    1. Nico Gilligan

      Sigan votando mafiosos y delincuentes.

      Podemos discutir la capacidad de Del Caño todo lo que quieras (tirate algo serio porque ese argumento de la fotocopiadora ya está medio gastado); ahora decime una sola persona en el FIT que tenga una causa penal. Las causas que se le hicieron a Sobrero se demostró que eran falsas y estaban armadas, a diferencia de los sindicalistas truchos como Pignanelli y Caló, y otros que directamente vienen de la represión de los 70 como Martínez, o el asesino Pedraza. Por no hablar de otros procesados del kirchnerismo.

      Del Caño nunca tuvo un puesto ejecutivo, así que estás especulando; en cambio Scioli viene gobernando hace 8 pirulos y se puede hacer un balance.

      Saltás con la “capacidad” para gobernar, porque no querés asumir que vas a votar mafiosos y mentirosos. Ustedes son la derecha, asúmanlo, o vengan a la izquierda que los recibiremos, para discutir lo que sea. Si es que estamos del mismo lado.

      Responder
      1. GrochoMarx

        Seguí con el catecismo trosko. Ya van a cumplir 100 años de la revolución rusa y todavía no tienen un intendente de pueblo. Siguen siendo testimoniales y alcahuetes de la burocracia sindical y la derecha golpista

        Responder
        1. Nico Gilligan

          Uy que argumento tan profundo… Seguí repitiendo sentidos comunes y votando a la derecha, engañate a vos mismo si querés. La realidad es que sos un chanta. Asumís que el candidato es un sapo menemista; el que va a votar a la derecha neoliberal sos vos, el que banca sindicalistas y gobernadores mafiosos es el kirchnerismo, ¡viejo, háganse cargo, hagan una autocrítica! No hay peor ciego que el que no quiere ver. Se siguen tragando el verso del “juego a la derecha”, cuánta hipocresía, ceguera y cinismo

          Responder
          1. GrochoMarx

            Tenés razón. No hay peor ciego que el que no puede oir. Los alcahuetes de Barrionuevo son ustedes.
            Saludos.
            Y suerte en el balotaje.

          2. luciia de Montecastro

            Qué raro que aparezca en este blog una persona como Nico de izquierda radicalizada como dicen. En fin, la muchachada carga contra él. Total para pegar…
            Don Juan Salinas, le dice OK a don Groucho Marx, de esa forma desplaza el criterio de N.Coca.
            Volvamos al asunto: hace 2 o 3 años (no recuerdo bien) pero sí tengo presente que Cristina cuando inauguró las sesiones ordinarias del Congreso, ubicó al ing.M.M. como adversario político. Salinas, y el resto, buscar el discurso de Cristina al respecto. Bueno, poner a ese filofacista como adversario es polarizar mal (salvo el pragmatismo que se carga todo). Hoy para votar el “mal menor” lo tienen a Scioli. Las ecuaciones van cerrando.
            Si nos vemos en las calles dentro de un tiempito, no les convidaré con ricino a la vieja usanza mussoliniana, sí les convidaré con mi petaquita de ron venezolano: Santa Teresa y si consigo,Pampero.
            Don Juan, lo aprecio, el enemigo ud. ya sabe dónde se aloja. Saludos a todos

  7. Nico Gilligan

    Se ve que no hay mucha circulación de ideas de izquierda por este blog. La única persona que me contestó no pasó de chicanas tribuneras de manual a bajo precio.

    Caí acá por la referencia a Cuervo, un tipo polémico con el cual en su momento me identifiqué por lo afilado de sus críticas, con cintura para la discusión política, y con coraje para defender lo que piensa. Claro que no comparto su visión política, pero es inteligente, crítico y discutidor, y por eso lo valoro y lo sigo. Ustedes apenas tira una que no les gusta, ya lo acusan de esclarecido, purista tilingo, beatriz sarlo…

    luciia, debo confesar que no entiendo a que apuntás en tu último comentario, con lo de “nos veremos en las calles” te referís a movilizaciones contra el futuro gobierno?

    Responder
    1. luciia de Montecastro

      Movilizarnos está en ntros.genes. Si nos atacan, bueno…ahí estaremos.

      Responder
  8. tomas gigli

    Ante todo gracias por dejarme expresar : viviendo en La Plata tengo una visión diferente de alguien que por ejemplo vive el la CABA u otro lugar motivos por los cuales la realidad bonaerense se analiza de otra manera . Teniendo a Scioli desde hace 8 años vemos que el tipo implementó algunas politicas de estado y con datos fácticos 100 % ciertos , concretos y comprobables les puedo decir por ejemplo que : 1 ) la Escuela Normal 1 esta en La Plata a 5 cuadras de la Dirección General de Escuelas , este año tuvo muchos días sin clases ya que el edificio posee falencias por electricidad en paredes y hay peligro concreto de desmoronamiento de techos , esa es la importancia que le concede Scioli a la educación pública . 2 ) La Entrada principal y el techo del Ministerio de Salud de calle 51 y 18 hace 2 años se desmoronó , esa cuestión es simbólica del papel que tiene la salud pública para Scioli . 3 ) El papel de Scioli en el conflicto de los trabajadores del Diario Hoy con su empleadores fue lamentable , tomó partido abiertamente por empresarios que tienen a muchos de sus laburantes en negro y a otros simplemente no les pagan , los hacen trabajar sin remuneración , los empleados del diario Hoy le suplicaron a Scioli y Cuartango que los atiendan y se negaron muchas veces a concederles una audiencia . 4 ) El lunes 19 de octubre estuve en el Penal Unidad n 9 ( calle 76 esquina 10 ) para visitar a un compañero preso que esta castigado , el castigo consiste en impedirle estudiar o aprender un oficio . Esa es la plotica carcelaria de Sioli . Soy peronista pero no puedo votar a Sioli UN SALUDO

    Responder
  9. Ernesto

    Para vuestro deleite, en un artículo de apenas el 02.10.15 que fue totalmente ignorado por todos los medios -aunque fue tapa de La Nación-,

    Hugo Alconada Mon puso en claro la estructura moral de Scioli y Casal: la de un capomafia y su abogado.

    http://www.lanacion.com.ar/1833054-la-justicia-bonaerense-sobreseyo-a-scioli-por-su-crecimiento-patrimonial

    Nadie dijo nada de esto, porque tienen miedo al capo-mafia, que asesina.

    Y quienes más hablaron de las ddjj de Scioli -hasta hace apenas unos meses- fueron CFK y Randazzo, que ya se “olvidaron” del tema, porque tampoco hay que meterse con el futuro Presidente.

    Sds.

    Responder
  10. Ana Lía Pujato

    el fit piensa? xq en ese caso existiría…

    a los del no voto a scioli pero tampoco a macri:
    thoreau y la vida en los bosques ya no es más posible… les llegarán las topadoras amarillas.

    entonces, sólo les queda asumirse como pilatos.

    y a quejarse a magoya, después.

    Responder

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: