INSANÍA HOMICIDA. Un hijo del dictador Videla fue torturado en La Perla

No quería dejar de destacar la buena cobertura de Página 12 de los tramos finales del juicio del centro clandestino de detención de La Perla (y, también, de la Ribera), por parte de Marta Platía -de la que no tengo el gusto-, con el muy impactante título de “Los hijos de los militares en manos de los represores”. Me impresionó mucho, y eso que es un tema que vengo siguiendo desde que en 1980 conocí el conmovedor testimonio de la sobreviviente Graciela Geuna, y escribí a partir de él un dossier o cuadernillo central para el mensuario El Viejo Topo, es decir, que ha signado la mayor parte de mi vida. Entonces lloré a mares, pero en 36 años supongo que estot bastante curtido. Igual, no quería dejarv de compartir el recuadro de aquella nota, en la que el protagonista fue el entonces bisoño subteniente Rafael Patricio Videla, hijo del dictador, quien fue dado de baja con el grado de coronel tras romper filas durante una alocución del presidente Kirchner.

El hijo de Videla en La Perla

Como una rata de laboratorio. Así fue tratado el hijo conscripto de Jorge Rafael Videla en el campo de concentración La Perla. Así lo relató en su testimonio de mayo de 2013 la sobreviviente Cecilia Suzzara, quien fue obligada a actuar un papel de “interrogadora” dentro de un supuesto “campo de concentración comunista” que se montó en los predios de La Perla para “entrenar y endurecer” a los soldados argentinos en formación.

“Ellos querían que los soldados creyeran que estaban en un campo de prisioneros que dominaban los comunistas. Que habían caído en manos enemigas”, detalló Cecilia Suzzara. Los represores “cavaron trincheras, pusieron luces y altoparlantes como en las películas, y hasta plantaron carpas. En una de esas carpas a mí me obligaron a hablar con un soldado. El muchacho estaba destruido. Tenía su uniforme de fajina, los labios sangrantes… Él realmente creía que estaba en un campo enemigo. De comunistas. Me acuerdo que rogaba por un vaso con agua. Estaba desesperado de sed. Yo tenía que obtener la mayor cantidad de datos: a qué compañía pertenecía, cuántos hombres tenía… Recuerdo que le pregunté si tenía familia. Me dijo que sí, que tenía esposa e hijos. Siguió pidiéndome agua. Se la di. Entonces terminó contestándome todo lo que le pregunté. Tiempo después me enteré, por los mismos represores, de que se trataba nada menos que del hijo del general (Jorge Rafael) Videla”. El campo fraguado fue otra vuelta de tuerca de la tortura infligida por el terrorismo de Estado: por un lado, obligaban a las víctimas cautivas y sometidas por los tormentos a “interrogar” a los soldados en formación; y por el otro, humillaban y mantenían en condiciones infrahumanas a sus propios jóvenes en instrucción. En esa perversa, enloquecedora construcción cayó hasta el propio hijo del dictador.

Comentarios (4)

  1. Lagar

    La foto en Facebook es demasiado pornográfica, innecesaria.

    Responder
    1. Juan José Salinas (Publicaciones Autor)

      De ninguna manera. Es una simulación de torturas hecha por el Ejército Argentino.

      Responder
      1. nuriasilva81

        No deja de ser una foto innecesaria que no aporta en lo más mínimo a lo que cuenta el artículo. Si quieren usarla, deberían publicarla en el mismo artículo, y no como foto de portada en la nota que se difunde por FB al que cualquiera, incluso el que no quiera, se ve obligado a ver.

        Responder
  2. Pablo Grigera

    Con todo respeto JJ salinas, totalmente de acuerdo con la critica a la foto. Una del hijo de Videla hubiera sido lo logico. O nada.. Excelente su blog, de todas maneras.

    Responder

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: