¿Quién llevó a Valeria Lynch a cantar el himno a Tucumán?


Lynch canta como el ojete y su look es terrible, ciento por ciento menemista. En lugar de hacer cantar el himno por un buen o buena cantante tucumana, llevaron a ese adefesio de voz de pito como embajadora del gobierno nacional. Me desperté de la siesta con sus gritos rompevidrios y temí que se le piantaran los balones, pues estaba con escote, no como en la foto. Una pesadilla. Es como haber llevado a Cacho Castaña a un congreso feminista. Un claro ejemplo de una política comunicacional que hace agua.
Mientras polemizan quienes dicen que cobró 200 mil pesos y quienes dicen que no puede  ser, que más bien debe haber pagado, me consuelo pensado en que acaso haya sido un pedido de los Alperovich, que son más ordinarios que chancho con dientes de oro, pero igual quedamos en falsa escuadra. Para el sopapo. Cualquiera se puede hacer  un pic nic con nosotros. La cheta Magdalena y Pity Alvarez. Cualquiera.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: