Se cayó la careta: La oposición siria pide la intervención extranjera

Compartí

El oficialismo sigue los pasos fijados por la Constitución que se aprobó en febrero. Los opositores habían rechazado el plan de la ONU

DPA / Tiempo Argentino

El gobierno del presidente sirio, Bashar al Assad, anunció ayer elecciones parlamentarias para el próximo 7 de mayo, mientras que la oposición exigió una intervención militar extranjera, en una nueva jornada de extrema violencia. Por otra parte, una organización humanitaria denunció que Damasco colocó minas terrestres en las fronteras para evitar la huida de los sirios.

En febrero, se realizó un referéndum sobre la nueva Constitución y Al Assad prometió convocar a comicios parlamentarios dentro de los 90 días. La oposición rechazó la consulta popular calificándola de «farsa sin sentido».

La nueva Constitución permite poner fin al monopolio del partido Baas, en el poder desde hace cinco décadas. El nuevo estatuto también establece que el presidente puede ocupar el cargo en dos términos de siete años y que la Corte Suprema Constitucional supervisará las elecciones libres y justas.

Los analistas no creen sin embargo posible que se celebren elecciones limpias y justas, debido a los combates en amplias partes del país y al clima de miedo que impera en la región.

«Exigimos una intervención militar de los estados árabes y de la comunidad internacional», señaló en una declaración el opositor Consejo Nacional Sirio (CNS), que denunció que al menos 45 personas murieron ayer en Siria, incluyendo 22 miembros de las fuerzas de seguridad.

EL CNS apeló nuevamente a la Liga Árabe y a Occidente a imponer una zona de exclusión aérea sobre Siria y erigir zonas de protección para los civiles. «Debe ponerse fin a esta maquinaria de masacre y destrucción», señaló, al tiempo que pidió armas para los desertores del Ejército Libre de Siria. «No tenemos otra opción que defendernos a través de las armas», dijo Bassam Ishak, un miembro del CNS a la emisora árabe Al Arabiya.

En tanto, Human Right Watch manifestó que las fuerzas sirias habían sembrado minas terrestres cerca de las fronteras con Líbano y Turquía para evitar la huida de los civiles. La violencia y las noticias sobre las masacres en Idlib y Homs motivan a numerosos refugiados sirios a huir hacia esos dos países vecinos.

En Ginebra, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Panos Moumtzis, aseguró que unos 30 mil sirios huyeron a países vecinos desde que los disturbios iniciaron hace un año. Casi 23 mil fueron llevados a campos de refugiados de Turquía, pero 10 mil retornaron a Siria, mencionó Moumtzis, y agregó que más de 12 mil sirios escaparon hacia Líbano y otros 7000 hacia Jordania.


Compartí

Deja un comentario