La Cancillería aún no definió a los representantes que ocuparán las sedes diplomáticas en España, Italia, Uruguay, Rusia, Colombia, México y El Vaticano, socios históricos de la Argentina y protagonistas clave en el escenario internacional.

Se barajan algunos nombres para cada sede, que se suman a los ya confirmados para algunos destinos que esperan su tratamiento en el Congreso. El Vaticano es una delegación especialmente sensible, no solo porque es un Estado diferente por su concepción religiosa, sino por quien lo conduce.

El Papa, además de tener un rol religioso y político de peso en el mundo, es un argentino con una postura concreta en la política local, aún cuando no se expide públicamente como partidario. El vínculo personal que tiene con diferentes actores de la política y la sociedad deberíanser tomados en consideración por la nueva canciller, que parece ignorarlos, sobre todo porque existe la posibilidad de que Jorge Bergoglio regrese a la Argentina por primera vez luego de haber cumplido toda una década como Papa.

 

Buena sintonía. El Papa recibe al Secretario de Cultos peronista, Guillermo Olivieri.

 

A ello se le suma a la ausencia de un embajador que medie entre un Estado y otro, y que el gobierno aún no designo a nadie al frente de la Secretaría de Culto dependiente de Cancillería. Con la partida de Guillermo Olivieri, que estaba al frente de la secretaría local, y de María Fernanda Silva, amiga personal de Bergoglio que era embajadora en Vaticano, la fluidez del diálogo quedó interrumpida y ahora se limita a una serie de voluntarios que carecen de representatividad alguna.

La canciller Diana Mondino tiene un favorito para ocupar la sede argentina en el Vaticano. Se trata de Jorge O´Reilly Lanusse, un empresario que desde hace años tiene vínculos directos con el poder de turno, tanto del gobierno, como de la Iglesia.

 

Tras la gaffe de juntarse con el representante de Taiwán, y luego de las amenazas de China de no comprar mas soja y carne y de pedir la devolución del swap, la cancillera debió recibir al embajador chino y pedirle disculpas.

 

O’Reilly nació en la exclusiva zona de La Horqueta, San Isidro, el 16 de febrero de 1969. Durante su juventud jugó al rugby en la primera del CASI, cursó sus estudios en el Colegio Cardenal Newman y se recibió de abogado en la Universidad Católica. Proviene de una familia patricia argentina cuyo representante más destacado es su tío abuelo materno, el ex presidente de facto Alejandro Agustín Lanusse a quien vio traspasar el mando a Héctor Cámpora de la mano de su madre cuando tenía 4 años. Desde entonces y por pura familiaridad con el poder transita los pasillos de la Casa de Gobierno. Está casado con Marcela Beccar Varela Reynal O’Connor –partícipe de un árbol genealógico donde abundan personajes representativos del conservadurismo y la derecha– con la que tiene seis hijos.

 

El candidato de los enemigos del Papa todavía joven.

Irregularidades a granel

Socio de Lo Jack y de Nieves de Chapelco, la firma que explota el centro homónimo de esquíen  Neuquén, en 1994 O’Reilly y su tío Patricio Lanusse fundaron Emprendimiento Inmobiliario de Interés Común (Eidico) empresa con la que construyó uno de los primeros barrios privados en el Delta: “Santa María de Tigre”. Siguió con “Altamira” en la misma zona; “Santa Bárbara” y “Barbarita” en Los Troncos de Talar. En veinte años la firma tuvo un crecimiento exponencial y además de varios barrios de la zona norte del conurbano bonaerense, se expandió a once provincias del país donde construyó 34 mil viviendas, y a Uruguay, Costa Rica y USA. En su página web la empresa se presenta como desarrolladores “de una manera cooperativa negocios inmobiliarios” que “hacen posible tu sueño de la casa propia”.

Se enfrenta desde entonces con algunos cuestionamientos y denuncias por alterar la ecología donde asentó sus construcciones. El barrio privado “El Encuentro”, por caso, está sobre los humedales de Benavidez. Se construyó en 2003 y un paredón lo separa del populoso barrio “Las Tunas”. Cuando la lluvia es copiosa, el paredón hace de dique, el agua no tiene por donde salir y anega las humildes casas allende el country.

“Santa Bárbara” se construyó em parte sobre una porción de tierras fiscales de General Pacheco usufructuadas por Radio Nacional y que la ex Entel transfirió en forma irregular a Telecom, Telefónica y Startel en 1990, cuando se privatizó la empresa estatal. Desde entonces el Ministerio de Economía está en juicio para recuperar esos terrenos, hoy habitados. En la causa penal que lleva adelante el Tribunal Oral Federal 6, en 2014 el juez absolvió a María Julia Alsogaray aún cuando reconoció la ilegalidad de la operación y condenó al ex gerente de ENTel, Ricardo Fox, a tres años de prisión en suspenso por “peculado”.

Otro contratiempo del desarrollista inmobiliario lo tuvo en Garín, donde edificó el country “Santa Catalina”, uno de los once del complejo “Villa Nueva”. Según el “Movimiento en Defensa de la Pacha” y avalado por diversos referentes políticos y sociales de la zona, debajo de ese country hay un cementerio ancestral, un sitio arqueológico de unos 30 mil años de antigüedad, de necesaria preservación como patrimonio histórico.

 

Los propietarios residentes en los barrios más antiguos empezaron a notar, en la liquidación de expensas, ítems no especificados y recurrentes. En asamblea, los consorcistas decidieron, a consecuencia de estas irregularidades, correr del medio a la empresa constructora de la administración barrial, con el consecuente descrédito para Eidico.

En febrero de 2015, Chubut sufrió el incendio que arrasó 34 mil hectáreas. Se dijo entonces que el fuego había sido iniciado por un rayo, pero la investigación logro determinar que el incendio había sido intencional. El entonces gobernador de Chubut, Martín Buzzi, haciéndose cargo, denunció la existencia de groseras anomalías en la entrega de esos terrenos con bosques nativos a los privados, en lo que calificó de “curro verde”. O´Reill fue uno de los beneficiaros de dichas maniobras y del incendio de esas tierras, hoy en gran parte urbanizadas.

Algo parecido sucedió en Neuquén, en donde Eidico fue denunciada por pretender construir violando la Ley de Bosques que protege los alrededores de Villa La Angostura.

Con todo, el caso que más difusión tuvo fue el del barrio cerrado Buenos Aires Village , en el municipo bonaerense de San Miguel, a raíz del escándalo y las denuncias que involucraron al propietario de las tierras: Mauricio Macri.

Según relató Horacio Verbisky en El Cohete a la Luna “la primera información la ofreció el portal Perfil.com.ar en 2012. Sostuvo que para construir ese barrio, Macrì y su familia debieron conseguir una excepción a la ordenanza que sólo permitía levantar planta baja y un piso. (…) Pero Macrì negó haber tramitado la excepción en San Miguel porque, dijo que ‘los terrenos los vendió hace años a la empresa Emdico, que fue la que se encargó de la comercialización del mencionado barrio’ en tanto voceros del municipio transmitieron que “la ordenanza que aprobó la urbanización se firmó una vez que Jorge O’Reilly le compró a Macrì ese terreno que había pertenecido a la madre”.

Hermano Gianfranco

Sin embargo, el 13 de julio de 2017 el ex presidente y su hermano Gianfranco inscribieron un trámite de subdivisión de condominio ante el Registro de la Propiedad de la provincia de Buenos Aires, cuando a pesar de su valuación multimillonaria, el predio no aparecía en sus declaraciones juradas. Siguió diciendo Verbisky: “El apoderado de Macrì, Mateo María Salinas, fue el primer empleado de Eidico y llegó a ser la mano derecha de O’Reilly. También es yerno del fundador, Patricio Lanusse, tío a su vez de O’Reilly. La pregunta tendía a esclarecer cómo era posible que un mismo predio perteneciera a Macrì y al mismo tiempo fuera ocupado por las viviendas de Buenos Aires Village. La respuesta de O’Reilly aclara que los ocupantes de las casas tienen cada uno su título de propiedad. Es claro que de acuerdo con el Código Civil el mismo terreno no puede tener dos propietarios distintos en forma simultánea. De modo que Macrì tiene la posesión del lote, como indican el registro de la propiedad y la agencia de recaudación bonaerense, o el dinero que percibió por su venta. En cualquier caso, debería haberlo declarado entre sus bienes y no lo hizo”.

Vínculos políticos

Como vimos, una confusa relación de negocios vincula a O’Reilly con los Macri, a quienes conoce por ser todos son parte de la “familia del Cardenal Newman”.

Amigo personal de Horacio Rodríguez Larreta, fue quien le presentó a Sergio Massa en el 2000, cuando el tigrense era diputado provincial y en Tigre se desarrollaba un festival folclórico al que O´Reilly había ido a tocar con su grupo telúrico “Los Isleños”. Recién volvieron a verse en 2003, cuando Massa estaba al frente de Anses y propuso, sin éxito, que O´Reilly fuera candidato a intendente de Tigre.

Cuando en 2008 llegó a la Casa Rosada como Jefe de Gabinete, Massa volvió a ser vinculado con O´Reilly, ocasión en que dijo a la prensa “Me parece bien que las personas que tienen éxito en el sector privado se involucren en lo público”. Massa dijo entonces que 0’Reilly solo lo asesoraba en algunos asuntos s puntuales y que nunca había propuesto su nombre para Embajador en el Vaticano, tal como se decía. O´Reilly se limitó a decir que aunque no fuese kirchnerista, le había ofrecido a Massa colaborar en lo que fuere.

Autodefinido como “un queso para la política”, O´Reilly parece ser un raro queso hiperkinético. El vínculo con Massa terminó de quebrarse luego de que el  empresario, siempre interesado en la relación entre el Estado y la Iglesia, y posiblemente soñando con la embajada hasta entonces negada, propuso en una reunión reservada en la sede de la Nunciatura Apostólica desplazar a Jorge Bergoglio, por entonces presidente de la Conferencia Episcopal de la relación entre el Gobierno y el Vaticano. Fuentes del Episcopado dijeron que se había tratado de laa “autopostulación” de un “personaje de segunda”, alentada por “un sector conservador” de la Iglesia.

 

El Papa recibe a Aguer, su enemigo, quien pretende abrazarlo. Ah, modales untuosos del clero.

 

Pero O’Reilly no había estado solo al intentar la maniobra. Lo habían secundado, en el Vaticano, el cardenal Ángelo Sodano y desde La Plata el arzobispo ultraconservador Héctor Aguer, quien pretendía reemplazar a Bergoglio como cardenal primado y arzobispo de Buenos Aires. Enterado de esta situación, Bergoglio, que tenía canales directos con Benedicto XVI, frenó la operación y además se encargó de que O’Reilly no llegara a la embajada del Vaticano, que fue cubierta por Juan Pablo Cafiero. Ya como Papa Francisco, Bergoglio se encargó de jubilar a Aguer ni bien llegó a los 75 años. (N. del E.: de este episodio también surgió una notoria animadversión de Bergoglio hacia Massa, luego de que pudo confirmar que ambos se habían confabulado en una reunión celebrada en la Casa Rosada durante 2008, aversión que sólo se atemperó luego de que Massa fuera ungido candidato a la Presidencia por Cristina Fernández de Kirchner).

O´Reilly es un fervoroso defensor de las misas en latín preconciliares, tiene amigos entre los seguidores de Lefrebvre como la vicepresidenta Victoria Villarruel y por ende, un legendario encono con la Compañía de Jesús, a la que pertenece el Papa. El diario La Nación daba cuenta de ese escandaloso pedido: “Un funcionario y un párroco que conocen en detalle la interna de la Iglesia confirmaron a La Nación el embate de O´Reilly contra Bergoglio. ‘Sólo sugerí que la relación entre el Vaticano y el Estado argentino se canalizara por medio de la Nunciatura y no del Episcopado’, dice él. ‘Respeto a Bergoglio, a quien considero un hombre inteligente y preparado'”.

 

Hipocresía. O’Reilly besa la mano del Papa.

 

O´Reilly tiene buena relación con muchos miembros de la Iglesia, entre ellos, el ex obispo castrense Antonio Baseotto, que en febrero de 2005 sugirió “tirar al mar atado a una piedra” al entonces ministro de Salud, Ginés González García, porque éste se había manifestado a favor de la despenalización del aborto. Por entonces, quien había salido en airada defensa de Baseotto y por ello se hizo conocida es Cecilia Pando, quien en estos días hizo pública la exigencia a la vicepresidenta Villarruel de que cumpla con una supuesta promesa de liberar a los genocidas presos por delitos de lesa humanidad.

En uno de los barrios privados de Ingeniero Maschwitz lleva el nombre de “San Benito” –-santo de que son devotas allegadas Javier Milei c omo su hermana Karina, la ministra Sandra Pettovello y su novia Fátima Flórez— viven varias familias pertenecientes a “La Orden”, como llaman al Opus Dei, y también de la Orden de San Elías, el grupo de extrema derecha católica preconciliar fundado por el joven sacerdote Javier Olivera Ravasi, hijo del Mayor del Ejército Jorge Antonio Olivera (a) “El Carnicero”, condenado a perpetua por delitos de lesa humanidad, y de Marta Ravasi, una de las mujeres militantes por la libertad de los genocidas. Ravasi,  junto a Pando, firmó una carta reclamando a la vicepresidenta que cumpla con su promesa de indultarlos.

El padre Olivera Ravasi tiene un vinculo directo con Villarruel y su propio canal de Youtube donde comparte debates y clases magistrales con varios de los influencers y difusores de la extrema derecha amparada por el gobierno mileista, como Agustín Laje, Nicolás Márquez o la misma vicepresidenta.

Lejos de las polémicas y rezando por ese nombramiento ansiado desde hace más de quince años, O´Really descansa en su casa del barrio Miralejos, en San Martín de los Andes, donde suelen pasar temporadas monjas y curas, a los que invita a dar misa en el oratorio que construyó allí. Este verano hay ahí un grupo de amigos y amigas de sus hijas mayores, para los que organiza fogones y cabalgatas. “Hay que mostrarles a los chicos que hay cosas mejores que estar de boliche en boliche”, explicó.