HORACIO VERBITSKY. “Big Brother” Levinas exhumó viejas acusaciones de Galimberti, il condottiero de la CIA

En los años ’80 Verbitsky fue acusado por Rodolfo Galimberti (que después admitiría, ingresó a comienzos de esa década en la CIA) de lo mismo que lo acusa ahora Gabriel Levinas (haber trabajado para la Fuerza Aérea de la dictadura) más alguna otra cosa, por ejemplo haber participado en la colocación de una bomba en la entrada del Edificio Libertador con el objetivo de matar al general Videla muy poco antes del 24 de marzo de 1976, cuando Videla fue entronizado para dirigir, real o formalmente, el exterminio. Ya entonces defendí a Verbitsky de aquellas acusaciones en El Porteño, diciendo lo que él no podía decir: que en cualquier caso, haber querido matar al tirano en ciernes no sería en absoluto un demérito sino todo lo contrario.

​Esas acusaciones fueron luego retomadas por un montón de tipos vinculados a los servicios de inteligencia de la dictadura.

A principios de los ’90 HV me hizo mucho daño y nos distanciamos. La paradoja es que yo lo critiqué ácidamente varias veces, incluso aquí, en el Pájaro Rojo, a causa de sus innegables buenas relaciones con Clarín, que ahora lo persigue.

Otra paradoja es que, en el ínterin, y a pesar de estar enemistados, a pedido de su abogado, Carlos Prim, declaré a favor de HV en un juicio en el que un allegado a la Policía Federal quería sacarle dinero… ¡en base a lo que había dicho Levinas! a quien había entrevistado a propósito de la inexistencia de la supuesta Trafic-bomba y la negada existencia del volquete relleno.

Curiosamente, mientras Verbitsky comienza a hablar de estos temas, Levinas guarda silencio.

Verbitsky es, con todos sus defectos y las injusticias que a veces comete, el mejor periodista de este país, y bien puede defenderse solo, pero tampoco está mal poner las cosas en su sitio.

​Lo que no puedo dejar de expresar es mi profundo desagrado por la actitud de Levinas, fundador de la revista “El Porteño” (mi último amor pasional en materia de medios) que parece dispuesto a hacer lo que sea con tal de estar en el candelero y disfrutar de algunas de las prerrogativas de las que goza Jorge Lanata, el mascarón de proa del Grupo​.

PS: Levinas me llamó por teléfono hace un par de meses. Quería que yo cargara las tintas sobre mis afrentas y resentimientos con HV, basados en cosas que HV  le dijo a sus allegados hace un cuarto de siglo, cosas que transcendieron y me dejaron servido en bandeja para la maledicencia de los mismos que hoy, si pudieran, lo despedazarían a él. Me negué a hacerlo. Mis cuitas están en el libro de López Echagüe, en el que HV, con tanta cintura como Nicolino Locche, se defendió diciendo que él no me había impedido entrar en Página/12, algo de lo que yo nunca lo acusé ya que estuvo clarísimo desde un principio que Lanata nunca me iba a llevar consigo pues nos habíamos enfrentado reiteradamente en El Porteño.

PS2: Notas como la última de Verbistky, en la que desenmascaró el doblez esencial del Dr. Moisés Pérez, alías Fayt, se me hace, provocan tsunamis de envidia.

 

La acusación de Levinas: http://www.clarin.com/politica/Acusan-Horacio-Verbitsky-trabajado-dictadura_0_1359464269.html

​​​La defensa de Verbitsky: ​http://www.diarioregistrado.com/politica/119657-verbitsky-le-respondio-a-levinas-y-a-lanata–es-un-montaje-de-pies-a-cabeza.html

Comentarios (3)

  1. Ignacio Montes De Oca

    No entendí lo de Moisés Pérez

  2. Pingback: Nuevo libro de Raúl Zaffaroni. El Derecho como instrumento de lucha contra el neocolonialismo | Espectadores

Comentarios cerrados

A %d blogueros les gusta esto: