PBA – ISRAEL. Sionistas de ultraderecha afianzan su penetración en la Policía Bonaerense

La nota publicada por APU tiene un toque capussotico que, sin embargo, no nos debe mover a risa. ¿Qué pasará si se comprueba que hubo israelíes complicados en las voladuras de la Embajada de Israel y la AMIA? Esta empresa privada dice servirse de retirados primcipalmente del Shin Bet o Sabak, es decir de las fuerzas de seguridad y contrainteligencia que actúan en el territorio israelí y en el ilegalmente ocupado de Palestina (lo que contesta, al menos parcialmente, el título de la nota de APU). Se trata del mismo servicio que está sospechado de haber colaborado en el asesinato de Isaac Rabin e incluso en la voladura de la Embajada de Israel en Buenos Aires. De que estuvieron involucrados policías –y hasta la coronilla– no cabe la menor duda… aunque no fueran “patas negras”. Una cosa es la colaboración de policías de todo el mundo a través de Interpol y otra muy distinta dejarse conducir por agentes extranjeros.

 

¿Cuál es la fuerza de seguridad especial israelí que entrena a la policía de Ritondo?

El ministro Cristian Ritondo encabezó el acto de cierre de un curso en el que israelíes entrenaron a policias bonaerenses y la cartera a su cargo difundió un video publicitándolo.

 

POR PALOMA BALDI / APU

El ministro de seguridad de la Provincia de Buenos Aires, Cristian Ritondo, cerró el “Curso Internacional Argentina-Israel” dictado por FourTroop, un ejército privado compuesto por ex agentes de las fuerzas de seguridad israelíes a los oficiales del Grupo Apoyo Departamental (GAD) de la policía bonaerense.

La instrucción se realizó en la escuela de policía Coronel Julio Dantas. Participaron en el acto el Jefe de la PBA, comisario General Pablo Bressi;  el subjefe, comisario general Fabián Perroni, autoridades ministeriales y policiales, según informó el portal www.online-911.com; donde también fue publicado un video que incluye imágenes del entrenamiento y fragmentos del discurso pronunciado por el ministro:

“Cuando comenzamos esta tarea, hace apenas un poco más de un año, nos fijamos una cantidad de metas. Pero entendíamos que una sustancial era que para tener una buena policía había que tener buenos policías, y para tener buenos policías nosotros debíamos hacer esfuerzos de inversión en equipamiento, en capacitación y en preparación”, afirma en off de Ritondo mientras se suceden imágenes de policías –todos hombres- luciendo trajes camuflados, anteojos negros, camionetas, modernas armas de fuego, auriculares.

El ministro observa sus evoluciones escoltado por los directivos de FourTroop. Los policías descienden de las camionetas, se forman y disparan contra figuras de cartón que simulan ser personas. También se los ve en práctica de combate cuerpo a cuerpo y llegando en moto a un terreno sobre el que construyeron un asentamiento con casillas de chapa. Ahí, ingresan armados hasta los dientes y con las caras tapadas y salen arrastrando a un joven vestido con ropa deportiva. Cuatro motos y 10 oficiales con “equipamiento de elite” para reducir a un joven que finge vivir en una casa de chapa y está desarmado.

Sobre el final del video, el ministro de seguridad afirma que “esto es algo que vino para quedarse”, y explicita su voluntad de “poder colaborar con otras policías y con otra fuerzas” del mundo. Es inevitable la pregunta por ¿Qué es “esto” que vino para quedarse? ¿Bajo qué paradigma de seguridad nuestras fuerzas van a “colaborar” con otras fuerzas? ¿Con qué objetivo?  Con la información que está a la vista, sin embargo, es posible esbozar una respuesta: La inversión en seguridad es entendida únicamente en su acepción mercantil y la formación de los efectivos está en manos de una empresa privada extranjeray, por lo tanto puesta a merced de la defensa de intereses privados y extranjeros. Ya lo dice la página de FourTroop: “Ofrecemos a nuestros clientes el mejor potencial para sus negocios”.

A %d blogueros les gusta esto: