|

EEUU – SINCERICIDIO. El vicepresidente Pence se desboca: a confesión de parte, relevo de pruebas

Compartí

«Sí, se trata exactamente de eso», ratificaron los demócratas progresistas que siguen a Bernie Sánders luego de que el vicepresidente Pence advirtiera que los demócratas «harán que los ricos sean más pobres y los pobres más cómodos». Como dice la autora: «Hay que ser muy retorcido para pensar que ‘hacer que los pobres se sientan más cómodos’ es algo malo».  También es cierto que hay que ser muy cándido para pensar que Biden adoptará el programa de Sanders. Pero aun así, a Pájaro Rojo le resultan incomprensibles tanto los argentinos que hincharon e hinchan por Trump contra Biden, como los ingenuos que por considerar que Trump es el demonio (y sin ser venezolanos, iraníes o yemeníes, que tienen sus razones para ello) tienen esperanzas en lo que pueda hacer Biden, al lado de quien Obama era… un progre, dicho sea sin intención de ofender a los antiglobalistas piantavotos que expulsan a los progresistas, empujándolos hacia el neoliberalismo.


POR JULIA CONLEY / NATION OF CHANGE

La organización de base People for Bernie aconsejó el martes al Partido Demócrata que tomara una página de una inhabitual: el vicepresidente Mike Pence, después de que este le dijera a una multitud en Florida que los progresistas y los demócratas “quieren empobrecer a los ricos, y que los pobres se sientan más cómodos «.

«Buen mensaje», tuiteó el grupo, alertando al Comité Nacional Demócrata para que adopte la descripción simple y directa del vicepresidente de cómo el partido puede priorizar a los trabajadores sobre las corporaciones y los ricos.

Al sugerir que un enfoque progresista de la economía dañará al país, a pesar de que otras naciones ricas invierten mucho para hacer que sus ciudadanos de ingresos bajos y medios estén «más cómodos» gravando a las corporaciones y a las personas con ingresos muy altos, Pence promocionó el objetivo de los republicanos de «Recortar impuestos» y «revertir las regulaciones».
Pence no dijo ccómo los recortes de impuestos de 2017 de la administración Trump beneficiaron de manera abrumadora a los hogares ricos y a las corporaciones poderosas, con la tasa de impuestos sobre las ingresos de aquellos reducida del 35% al ​​21%, los ingresos por impuestos corporativos cayendo en picado y un aumento en la recompra de acciones mientras los trabajadores no veían «ningún aumento salarial perceptible ”, según un informe publicado el año pasado por el Instituto de Política Económica y el Centro para la Democracia Popular.
De manera similar, los intentos recientes del Partido Republicano de revertir las regulaciones incluyen medidas que han perjudicado activamente a las familias trabajadoras, incluida la terminación por parte de la administración de las protecciones de horas extras para los trabajadores, lo que resulta en una pérdida de ingresos estimada en $ 1.2 mil millones, y de los requisitos de que los contratistas federales cumplan con los requisitos laborales y salariales.

Normas

Durante la pandemia de coronavirus el Partido Republicano permitió que expiraran los beneficios de desempleo mejorados argumentando preocupación por el déficit federal al mismo tiempo que bloqueó la legislación para ofrecer a los estadounidenses una segunda ronda de cheques de estímulo de 1.200 dólares, a pesar de lo cual el déficit ha crecido en billones de dólares bajo la presidencia de Trump. En cambio, los progresistas, y particularemente el senador Bernie Sanders, siempre han pedido un alivio económico sólido para los trabajadores.
[Junto con el senador Ed Markey (D-Mass) u la vicepresidenta electa Kamala Harris, Sanders presentó una legislación para proporcionar a los estadounidenses pagos mensuales de 2.000 dólares en mayo, argumentando que el pago directo de 1.200 dólares incluido en la Ley CARES en marzo pasado “no era suficiente». En agosto, Sanders presentó un proyecto de ley para gravar las «ganancias de riqueza obscenas» de los multimillonarios estadounidenses durante la pandemia, ley que recaudaría al menos 420.000 millones de dólares, suma que permitiría al popular programa Medicare pagar todos los gastos médicos de todos durante un año. La descripción de Pence de los objetivos progresistas fue «exactamente» correcta, tuiteó el autor y comentarista Anand Giridharadas.
El grupo de defensa del consumidor Public Citizen denunció a Pence por sugerir que el gobierno no debería priorizar el bienestar de los estadounidenses que están luchando financieramente durante una pandemia, incluidas unas 50 millones de personas que se calcula padecerán inseguridad alimentaria en 2021.

 


Compartí

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *