El periodismo partidario

Via Puede Colaborar, el blog del amigo Yomal. 

Por Hugo Presman


No es criticable hacer periodismo oficialista u opositor, si el que lee, escucha o mira, sabe desde el inicio desde donde se le habla o se escribe. En ningún caso es periodístico mentir u omitir información significativa. El criterio, siempre subjetivo, determinará el lugar que tendrá cada noticia. El periodismo oficialista suele omitir las críticas al gobierno o no da cuenta de situaciones confusas o complicadas. Si el periodismo que coincide con las principales líneas del gobierno cree que hace su tarea considerando que no debe señalar errores porque es hacerle el juego a la oposición, en realidad está dejando a sus seguidores sin su opinión sobre las equivocaciones gubernamentales que sólo quedan enarboladas y consideradas sesgadamente por el periodismo opositor, al tiempo que en lugar de colaborar para superarlos, termina siendo funcional a los aspectos desfavorables de la gestión. 
A mera enunciación de ejemplo, la deplorable política minera, el incremento de la superficie ocupada por el modelo sojero, negocios con peajes altamente probables con Venezuela, que no deben ser pretexto para demoler una fructífera relación política y comercial con ese país como pretende una oposición troglodita, el turbio manejo de los fondos de Santa Cruz, denuncias de enriquecimiento de funcionarios cercanos al riñón del kirchnerismo. Dividido tajantemente el espectro periodístico, el lector, oyente y televidente debe saber, por ejemplo, que salvo en el programa de Víctor Hugo Morales en Radio Continental, no encontrará críticas a los sectores económicos concentrados y mucho menos del sector agropecuario, que investigarán los casos de corrupción imputados al gobierno, pero jamás opinarán sobre el affaire Papel Prensa o los hijos adoptivos de Ernestina Herrera de Noble, los que no figurarán entre las inquietudes de sus periodistas editorialistas o de investigación. Si lee Miradas al Sur o Tiempo Argentino, los casos de corrupción o ineficiencia estarán vinculados al Macrismo, y los hechos delictivos de Papel Prensa ocuparán generosos espacios.
La inexistencia de programas de debate político en la televisión pública es un déficit que a esta altura resulta reprochable. El gobierno ha promovido con algunas de sus medidas fundamentales grandes debates, y paradójicamente no hay en los medios estatales un lugar donde se polemice.
El programa 6-7-8, que ha cumplido y cumple un importante papel en el desmenuzamiento del discurso de los medios hegemónicos, es un espacio que se autotitula de crítica de algunos medios.
El periodismo partidario opositor omite reconocer bajo el antifaz de una falsa independencia, que en la mayoría de los casos, son los voceros del poder económico del que forman parte. Su hipócrita prédica moralista se contrapone con los cadáveres ocultos en sus placares y que la contienda mediática ha dejado al descubierto.
Todo esto sucede en medio de un conflicto que ha dejado al periodismo en la picota. En realidad es un strip- tease, un despojamiento de las ropas y lo que queda es algo más cercano a Quasimodo que a esa bella adolescente que enamoraba a la sociedad de los noventa.
Tan patética es esta revelación, como la actitud de Jorge Lanata, emblema del periodismo de los noventa, que después de pasar por el teatro de revistas, de plagiarse hasta el hartazgo a sí mismo, almuerza a solas con Mirtha Legrand, quedando a su derecha y dedicándole un libro de su autoría con un texto genuflexo: ” A la chiqui que es una grande”.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: