NARCOTRÁFICO. Guillermo Moreno señaló como uno de los principales lavadores a Eduardo Elzstain / 1. Un silencio atronador

Compartí

Esta nota ha sido publicada hace más de una semana y para colmo estaba viendo el programa de TV aludido, pero se ve que como esa es la hora de la cena y probablemente estuviera cocinando, no le presté la debida atención. Las de Guillermo Moreno son declaraciones fuertísimas.  No fue El Tucumano el único medio en referirse a ellas. El diario La Capital de Rosario también lo hizo, pero solo encontré una tibia desmentida en Urgente 24, el servicial portal de Edgard Mainhard. Las “torres blancas” de Rosario cuya construcción Moreno atribuyó a Elsztayn, dijo IRSA, la nave insignia de sus empresas, fueron construidas por desarrolladora  española con cuya propiedad nada tendría que ver el magnate que integra la secta jasídica Jabad Lubavitch.

ARGENTINA DE REMATE

Sindican al líder sionista Eduardo Elzstain como uno de los tres capos del narcotráfico en Argentina

 

Foto: Juan Mabromata (AFP)

 

Guillermo Moreno, ex Secretario de Comercio de la Nación, acusó a Elzstain, mecenas político del presidente Javier Milei y miembro del Congreso Judío Mundial, de ser uno de los popes del narcotráfico en el país. El empresario fabrica en Israel misiles para la “defensa” Británica de Malvinas.

El economista y dirigente peronista Guillermo Moreno vinculó al empresario Eduardo Elzstain con el narcotráfico. Elzstain es presidente de IRSA (Inversiones y Representaciones Sociedad Anónima) y del Banco Hipotecario y Google lo define como “dueño de Argentina”. Elsztayn es propietario -entre otras muchas cosas- del hotel Libertador, donde hasta hace días vivía de su dádiva el hoy presidente Javier Milei, ejecutor de un ajuste sin precedentes sobre los salarios argentinos.

“¿Cuántos narcos importantes puede haber en la Argentina, si lácteas tenemos dos? ¿Cuántos de esos narcos importantes están en Nordelta? No están en todos lados: los que están en todos lados son los almacenes ¿Cuántos narcos importantes hay en la Argentina? No hay más de tres, vinculados“,dijo Guillermo Moreno en Duro de Domar el miércoles (10) por la noche al debatir  sobre el narcotráfico.

La ministra Patricia Bullrich –esposa del presidente del Museo del Holocausto*, miembros destacado de la Cámara de Comercio Argentino-Israelí y traficante de armas Guillermo Yanco*-– suele asignarse nombres chistosos a supuestos operativos antinarco como Estafando Rusia, Karaokes Koreanos, Operativo Ruta 420, Paquetes Duros, Rulo Verde, Alfombra Mágica, Frutos Prohibidos, La Familia de Pocha, Bear Market, La Combi Completa, Cachetes Desinflados, Buscando a Nemo, Pistolas Desnudas, entre otros.

Moreno dijo lo que dijo ante un Pablo Duggan muy nervioso: Dónde viven (los narcos) es importante porque es donde tenés que empezar a resolver. ¿Vos te pensás que es casualidad que los de Nordelta tengan museos? Vamos che. Lo digo hace dos años y nunca viste nadie diciendo ‘¿qué está diciendo Moreno?, bramó el ex Secretario de Comercio de Néstor Kirchner, en lo que en las redes sociales se interpretó como una alusión al empresario Eduardo Francisco Costantini, fundador y presidente del Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (MALBA).

Acto seguido, Moreno disparó contra Elsztain: “Vos vas a Rosario y todas las torres paralelas al río las hizo Elsztain, ¿estamos de acuerdo? Y están desocupadas. Cuando vos hablás con los muchachos te dicen ‘es toda plata brava’. Les dicen ‘las torres blancas’. Le estamos hablando al pueblo que nos escucha en todo el país dando respuestas, con nombre y apellido, para que no hablemos anónimos y no encontremos la solución”. Y añadió que “éste es un tema del Presidente”, y que “en vez de preocuparnos” tanto por “los muchachos peruanos de la (villa) 1-11-14), tendríamos que tener en claro que “el problema son los tres jefes”.

“Si el Presidente agarra personalmente el tema y se hace cargo de terminar con el narco (debe encargarse de) la conversación con la Corte Suprema, Federal y Provincial; con las policías, bajo la orden del Presidente con este tema; y si él decide trazar la raya, se terminó de la misma manera que cuando tenías problemas de leche te sentabas con Mastellone y se terminaba. No es tan difícil, es una decisión del Presidente, poniendo el cuerpo“, remató.

Nota

*Paradojas. Presenté Ultramar Sur, la última operación del Tercer Reich, el libro que escribí junto a Carlos De Nápoli y del cual estoy orgulloso, en el Museo del Holocausto, antes de que Yanco y su pandilla se hicieran con su control. Cuando Macri fue presidente, nombró a Yanco Secretario de Derechos Humanos, y una de sus primeras mediadas fue echarme de sus equipo de investigaciones históricas y prensa integraba.


Compartí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *