DOSSIER NISMAN: Milei exhumó por enésima vez la pútrida ficción de su asesinato, que su ministro de Justicia desechó tajantemente

Compartí

Con la misma irresponsabilidad con que habló de que el gobierno de Fernández y Massa le habían dejado un “rezago” de 15.000 % de  inflación anual y en Davos sermoneó que el único dios verdadero es el mercado, y quienes creen que tiene fallas, están completamente equivocados, el presidente Milei, aquejado de incontinencia táctil a la hora de tuitear en la red X de su numen Elon Musk, recordó el noveno aniversario del “homicidio” del hipercorrupto fiscal Natalio Alberto Nisman. El hecho fue glosado y comentado por una crónica publicada por Perfil que transcribo, que deja claro que aunque la ministra Bullshit ordenó y consiguió que la Gendarmería (reconstruyendo el baño donde el fiscal apareció muerto en la planta baja del edificio Centinela) hiciera a la distancia una pericia ostensiblemente trucha para sostener contra viento y marea que a Nisman lo habían asesinado, el actual ministro de Justicia, Mariano Cúneo Libarona se burlaba de esa hipótesis, considerando que como había concluido el cuerpo de forenses de la Corte Suprema y la fiscal Viviana Fein, no había dudas respecto a que Nisman se había suicidado.

La recurrente “resurrección” de Nisman para que el Grupo Clarín, La Nación y sus medios satélites lo re-asesinen en alianza con el macrismo, es un fenómeno digno de estudiio luego de que mi libro, Caso Nisman: Secretos inconfesables y luego de manera lapidaria, el de Pablo Duggan, ¿Quién mató a Nisman? , demostraran que se había suicidado. Solo en este punto, le hago una crítica a la crónica de Perfil, que pone en el mismo plano como si fueras hipótesis comparables, la certeza del suicidio con la añagaza del supuesto asesinato.

Después llegamos al plato fuerte, que es la respuesta de Ari Lijalad al embuste de Milei, del que no quiero adelantar nada, ya que merece mucho la pena de ser escuchada, excepto quizá, que no haga mención a los ingentes esfuerzos de los fascistas de Israel por desviar las investigaciones, y que también sus servicios de inteligencia, como la CIA estadounidense, fueron, a través de interpósitas personas, quienes le pagaron a Nisman para que no avanzara un centímetro en el esclarecimiento del caso.

Como yapa, ofrezco luego dos videos. El primero, de hace ya casi 19 años, del programa conducido entonces por Daniel Schnitman, en el que participó Nisman, junto a otros invitados como su adjunto, el también fiscal Marcelo Martínez Burgos (que pronto se daría cuenta de que no había la menor prueba de la participación de iraníes en el derrumbe de la AMIA, lo que precipitaría su salida de la UFI-AMIA), el periodista y abogado Horacio Lutzky y el muy recordado Carlos De Nápoli, quien me apioló de la existencia de al menos dos camionetas Trafics pero, también, de que ninguna había servido como vehículo-bomba, y gracias a quien escribí con su auxilio Ultramar Sur, la última operación secreta del Tercer Reich.

En sus intervenciones, Nisman ratificó que contaba con todo el personal y los medios económicos para investigar, que le habían sido proporcionados por orden del presidente Néstor Kirchner, y en coincidencia con lo expresado ahora por Lijalad, que era necesario investigar la llamada “pista siria” (es decir, la eventual participación del traficante Monzer al Kassar y de sus valedores en Buenos Aires, como el médico presidencial Alejandro Tfeli y el mismísimo cuñado presidencial, Emir Yoma) lo que nunca se haría.

La fiscal Fein bate la posta

El segundo video, que va al final,  me ha sido presentado por José Petrosino,un excéntrico lujanero que ha seguido obsesivamente las (des) investigaciones de los atentados a la Embajada de Israel y a la DAIA-AMIA y hecho muchas observaciones pertinentes. Recomienda Petrosino prestarle atención a la entrevista que antes de jubilarse la fiscal Viviana Fein le concedió a un Luis Novaresio decidididamente anti K, en la que, adelanta, “demuele con el expediente en la mano una por una todas las mentiras difundidas para instalar un inexistente asesinato, y específicamente las echadas a rodar por su ex, la jueza federal Sandra Arroyo Salgado, quien instaló instantáneamente la mentira del ‘magnicidio’ a pesar de los informes de los peritos policiales y forenses que indicaban que no había más persona que Nisman dentro del cuarto de baño al producirse el disparo”.

Dice Petrosino que esos informes deberían haber sido concluyentes para cualquier juez federal, pero que en lugar de comunicarse con aquellos peritos para aclarar dudas, Arroyo Salgado contrató a otros peritos que le hicieron un informe a medida para apuntalar la hipótesis traída de los pelos de “un asesinato disfrazado de suicidio”, lo que motivó que en marzo de 2015 la fiscal Fein convocara ” juntas médica y criminalística (20 peritos oficiales y los más prestigiosos e idóneos del país, más 2 de parte de Lagomarsino)” ante lo cual los peritos contratados por Arroyo Salgado “se borraron” en un intento inútil de evitar que sus colegas –que debatieron por semanas el caso en junio de 2015, probando el suicidio– los ridiculizasen.

Luego, continúa Petrosino, Arroyo Salgado “con chicanas dilatorias logró que no hicieran oficial (esa conclusión) y cuando los PRO llegaron al gobierno en enero de 2016 sacaron la causa de su fuero natural y se la dieron, forum shopping mediante, a sus chirolitas (Julián) Ercolini y (Eduardo) Taiano, que dando por cierto a libro cerrado la pericia ostensiblemente trucha de los gendarmes de la Bullrich procesaron contra-natura a (diego) Lagomarsino y algunos custodios (de Nisman de la Policía Federal) y congelaron su (des)investigación para patear para adelante el juicio oral a éstos… que no ha avanzado un ápice en más de ¡6 años!, porque ambos saben perfectamente que cuando el juicio se haga, la pésimamente fabricada hipótesis del asesinato se va a caer como un piano”.

Recuerda Petrosino que “logrado el ilegal paso del caso al fuero federal, el más corrupto y permeable” a las presiones del gobierno de Macri, Arroyo Salgado “se borró como querellante, porque siéndolo debería haber impulsado la causa y bregar porque el juicio oral a los procesados contra-natura se hiciera” , con el resultado ya adelantado.

Destaca que al final de la entrevista, la fiscal Fein ser refiere a la “pericia trucha” y dice que no se explica como existiendo otras pericias que la contradicen totalmente, sus colegas no hayan intentado una compatibilización de todas. Concluye Petrosino que Ercolini y Taiano no lo han hecho “porque cualquier mínima revisión de la ‘pericia’ de los gendarmes haría que su truchez quedara expuesta”.

Milei dijo que Nisman fue asesinado y lo recordó como “un defensor incansable de la Justicia”

El presidente homenajeó al fiscal fallecido y tomó distancia de la teoría que respaldaron los gobiernos de Cristina Kirchner y Alberto Fernández. Sin embargo, el ministro de Justicia, Cúneo Libarona, cree que fue un suicidio.

Alberto Nisman
Alberto Nisman | CEDOC

El presidente Javier Milei homenajeó al fiscal fallecido Alberto Nisman, quien hace ya nueve años fue encontrado con un disparo en su cabeza en su departamento, y sobre quien pesa una grieta entre los que defienden la teoría de que fue asesinado y los que aseguran que fue un suicidio. Si bien Milei aseguró que fue asesinado, su ministro de Justicia, Mariano Cúneo Libarona, considera que fue un suicidio. A pesar de estas diferencias, desde el gobierno tomaron distancia en la manera de homenajearlo respecto del kirchnerismo -que también apoya la teoría de que no fue asesinado- al recordar al funcionario judicial encargado de investigar el Atentado a la AMIA como un “incansable defensor de la justicia”.

“A nueve años de su homicidio, la Oficina del Presidente conmemora el legado del fiscal Alberto Nisman, un incansable defensor de la justicia cuyo compromiso por esclarecer la causa AMIA e impartir justicia para las víctimas y familiares del atentado continúan siendo hoy un ejemplo para todos los argentinos”, señaló Milei en un comunicado difundido por la cuenta oficial de la Casa Rosada.

De esta manera, Milei se diferenció del gobierno de Cristina Kirchner y Alberto Fernández, quienes defendieron la teoría de que el fiscal se suicidó. Parte de la gran polémica de este caso radica en que días antes de su muerte, Nisman, encargado de la UFI AMIA, creada especialmente para investigar el atentado a la sede de la Asociación Mutual Israelí Argentina que dejó 85 muertos y 300 heridos, había denunciado a la entonces presidenta por encubrir a iraníes acusados de ser los autores del ataque.

Precisamente en febrero próximo se definirán los jueces que integrarán el tribunal oral que juzgará a Fernández de Kirchner por la causa abierta por la denuncia de Nisman.

El giro de Alberto Fernández y la postura del ministro de Justicia de Milei

Uno de los que llamativamente cambió de parecer fue el expresidente Alberto Fernández, quien en 2013, cuando estaba peleado con Cristina Kirchner, la acusaba de encubrir por el Memorándum de Entendimiento con Irán. “Cristina sabe que ha mentido y que el memorando firmado con Irán solo buscó encubrir a los acusados”, decía.

Sin embargo, cuando formó una alianza electoral en 2019 en el Frente de Todos, cambió radicalmente su postura y se inclinó por la postura de que fue un suicidio, la misma que defendieron los forenses de la Corte Suprema de Justicia y la fiscal Fein, pero distinta a la conclusión de la Gendarmería de Patricia Bullrich y el juez Julián Ercolini más adelante.

A pesar de esto, el ministro de Justicia de Milei no piensa como él respecto de que fue un asesinato. Mariano Cúneo Libarona ha dicho taxativamente que el fiscal se suicidó. “Nisman no aguantó lo que estaba viviendo. No sé si alguien lo llevó a no aguantar esa situación. Hay datos que indican que no entró alguien volando por una ventana o que hubo un comando iraní, kirchnerista o de no sé quién que lo mató. No aguantó la situación. Mucho pesar personal, mucho dolor, propio de todo suicidio y él tomó esta determinación. Y hay dos elementos objetivos que nadie puede controvertir. Uno, que él mismo pidió el revolver. Y no se lo pidió a una sola persona, sino a tres. Y el segundo elemento es físico. El cuerpo aparece en un baño, con la cabeza, pobrecito, contra la puerta. Cuando llegaron, tuvieron que empujar la puerta. Si alguien le disparó, ¿cómo hizo ese alguien para salir de ese ámbito dejando la puerta bloqueada por la cabeza?. Los servicios de inteligencia mundiales no pueden alterar las leyes de la física”, argumentó. JD / CP

 


Compartí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *