Policías imputados en el caso del argentino ahorcado en una comisaria de Gerona

Compartí

El Triangle es un medio catalán de izquierda. Me llama la atención el lenguaje hiopercuidadoso (con el poder) con el que aborda el tema. En Argentina, hasta los medios de derecha manifestarían sus vehementes sospechas acerca de que el supuesto suicidio fuera un asesinato. Si escuchan a la madre de Juan Pablo verán que tales sospechas no carecen de asidero. 

Infortunado Juan Pablo Torroija. No solia usar camisas, recuerda su madre.


El Triangle / 14/02/2013 Traducción de Montserrat Mestre

Imputan dos policías locales de Girona que custodiaban un hombre que se colgó en una celda


La Audiencia de Girona ha reabierto el caso porque entiende que tanto el guardia que debía vigilar el detenido como el cabo que estaba de turno la noche del suicidio habrían desatendido “la guardia y custodia” del arrestado y les imputa un delito de
homicidio imprudente
La Audiencia de Girona ha decidido reabrir el caso del hombre argentino de 41 años que el pasado julio se colgó en una celda de un calabozo de la Policía Municipal de Girona y imputar tanto el guardia que debía vigilar el
detenido como el cabo que estaba de turno la noche del suicidio por haber desatendido “la guardia y custodia” del arrestado. La decisión de la Audiencia se produce a raíz del recurso presentado por la acusación particular contra el archivo de la causa por parte de un juzgado de instrucción y les imputa un delito de homicidio imprudente. Ahora, la Audiencia les ha citado a declarar como imputados a los representantes municipales  el próximo mes, tal como quería el abogado de la defensa, Benet Salellas, y una vez tomadas las declaraciones la magistrada decidirá si sigue o no adelante con más diligencias.

Juan Pablo Torroija fue detenido el pasado 11 de julio por la Policía Municipal de Girona, acusado de un delito de robo y se colgó pocas horas después, durante la noche y con su propia camisa, en una celda de los calbozos de la comisaría. La magistrada del juzgado de instrucción tomó declaración como testigos a la forense que hizo la autopsia, los dos agentes que lo detuvieron y que lo tenían bajo su custodia y al cabo que estaba de jefe de turno. La forense explicó que la víctima, que murió al ahorcarse con su camisa en la puerta de la celda, murió por “ahorcamiento incompleto” y que esta situación es reversible si hay una actuación inmediata. Salellas cree que hubo dejadez por parte de los agentes.


Compartí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *