DEMOLICIÓN. La ofensiva continental del capitalismo globalizado ataca a los líderes populares

Lo que sucede en Brasil es muy parecido a lo que sucede en Argentina pero en términos globales mucho más grave. También allí la derecha se ha lanzado al saqueo y a hipotecer irreversiblemente el futuro del país y del pueblo. Y, para tener éxito, debe demoler los liderazgos populares.

¿Todo es igual, nada es mejor?

 

big_7f3911b43906eb0482c791a8d9598718

 

POR EMIR SADER / PÚBLICO

La nueva estrategia de la derecha latinoamericana tiene por objetivo destruir la reputación de los más grandes líderes populares de nuestros países. Dado que no pueden comparar los gobiernos que éstos pusieron en marcha con los llevados a cabo por los gestores neoliberales de turno —porque pierden en todos los campos—, se dedican a intentar mancillar la labor realizada por unos dirigentes que están detrás de los más grandes avances que nuestros países han conocido.

Así, cuando hablamos de Cristina, Lula o Dilma, no hablamos de que son los presidentes que han rescatado a sus respectivos países de las peores crisis de su historia, o de que han sabido disminuir drasticamente la desigualdad, la miseria y la exclusión de sus sociedades, tampoco nos referimos a ellos como los líderes que han defendido y reivindicado la soberanía de dichos países frente al mundo. Lo mismo pasaría con Evo, Correa o Mujica. Para la derecha y sus portavoces, estamos ante dirigentes corruptos, incapaces de gestionar con eficacia los recursos públicos, que han logrado el apoyo popular sirviéndose de un dinero de origen inconfesable.

Así es como la derecha pretende abrir camino para volver a gobernar sin sustos en nuestros países. Sin tener que soportar a los sindicatos o a los movimientos sociales, sin tener que destinar recursos que garanticen los derechos de todos. Tendrían, de nuevo, el Estado en sus manos para promover y reforzar el interés de las minorías ricas, las mismas que habían dejado de poder manejar el Estados y los gobiernos a su gusto.

Las campañas en contra de Cristina, Dilma y Lula solo son posibles porque la derecha sigue manejando el monopolio de los grandes medios y cuenta, además, con la complicidad de la judicatura, que calla frente a las monstruosidades que los gobiernos de derecha hacen, pero se prestan a perseguir sin ninguna prueba a los dirigentes populares. Unos dirigentes cuyo comportamiento resulta inaceptable para la derecha porque ha demostrado que se puede y se debe gobernar para las grandes mayorías en contra de los medios y los partidos de derecha.

La destrucción de la reputación de los líderes populares por parte de los medios y de la judicatura es un proceso de manipulación de la opinión pública como nunca se había conocido en América Latina. Se trata de acumular sospechas sin pruebas con el fin de provocar mecanismos de rechazo de liderazgos con amplio apoyo popular pero que en las capas medias suscitan fuertes resistencias.

Destruir las imágenes de los liderazgos que más han fortalecido a la democracia en nuestros países porque han sabido incorporar a amplias capas del pueblo, antes siempre excluidas y olvidadas por las elites, es un crimen en contra de la democracia. Un crimen perpetrado por aquellos que quieren dirigir gobiernos antipopulares por sus políticas, pero que para ello necesitan denigrar los liderazgos que han hecho exactamente lo opuesto de lo que ellos hacen.

Liderazgos como los de Cristina, Lula, Dilma, Evo, Rafael Correa y Pepe Mujica, entre otros, son patrimonios de la democracia latinoamericana, ya que pertenecen a nuestra historia como dirigentes que han recuperado el prestigio de la política con gobiernos que reconocen los derechos fundamentales de las grandes mayorías, que han proyectado la imagen de nuestro continente en el mundo con políticas soberanas y de integración regional y con todo el Sur del mundo.

Comentario (1)

  1. eduardolovotti

    como en el futbol los lideres populares en argentina van ha seguir apareciendo, por que en ese sentido somo una cantera,yo no soy de cristina pero la respeto como una gran estadista visionaria del futuro geopolitico para los proximos 20 años.tienen que abrir un poco mas el juego para cooptar a otros sectores nacionales y populares que conpensen el porcentaje que representa el ala derecho de vuestro partido o movimiento,es decir mantener su pureza ideologica y sumar a otra parte del pueblo que puede estar a la vuelta de la esquina.solo haym que tener cuidado que el amigo falluto no quiera producir una replica de la primavera arabe en america latina.hay que unir fuezas homogeneas para el 2017 que perfila la antesala del 2019.a penas vean una union fuerte de sectores varios de la sociedad,los neoliberales se compran toda la produccion de vasinillas que china les puedad proveer.el señor presidente abrela importacion por dni .

    Responder

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: