DEUDA EXTERNA. Macri le deja a pagar a Alberto Fernández en sus cuatro años de mandato más de 152 mil millones de dólares

El autor le puso a su nota un título que la emparenta con el recién estrenado  film de Tristan Bauer (con producción de Jorge “El Topo” Devoto y guión de Omar Quiroga y Luis Bruschtein), a su vez inminente ministro de Cultura, llamado a tener amplia difusión y es de esperar que todavía más amplia repercusión en la mente y el corazón de centenares de miles de argentinos. Título que, al decir de Teodoro Boot y tal como queda claro con la lectura de esta nota, se queda corto pues no se trata de que sólo la peste amarilla se retire dejando tras de si tierra arrasada, sino que lo hace dejando un campo minado: cualquier cosa que intente el nuevo gobierno se encontrara con una situación a punto de explotar. Por lo que le será necesaria tanta decisión como un pulso como para ganar un campeonato de palitos chinos. JS

Los cuatro cerrojos que le puso a la Economía

Macri se va dejando tierra arrasada

Se fugó el 90 por ciento de la deuda que contrajo. Descargó deudas por 152.086 millones de dólares sobre el período presidencial de Alberto Fernández.

POR JORGE MANCINELLI

Hace dos semanas iniciábamos nuestra columna dominical (en El Gato Escaldado, por la AM750 de 6 a 9) sosteniendo que Macri le puso cuatro cerrojos a la economía argentina: deuda externa, desarticulación de la industria, vaciamiento de recursos públicos y desfinanciamiento del Estado nacional.
Hablaremos hoy de deuda externa. Las obligaciones en moneda extranjera que Macri le generó a la Argentina hicieron posible la fuga de capitales por montos cercanos a los compromisos que ese personaje descargó sobre más de una generación.
El Centro de Investigación y Formación de la República Argentina, en un estudio reciente informa que entre diciembre de 2015 y septiembre de 2019 el aumento neto de la deuda pública en moneda extranjera fue de 103.808 millones de dólares mientras que la fuga de capitales alcanzó a 93.667 millones de dólares.
Se fugó el 90 por ciento de la deuda que Macri tomó a costa de los argentinos generando un cepo externo que iba a impedir o dificultar la vuelta del Estado que la clase de los Macri llama populista.
A nueve días de la asunción de Alberto Fernández, veamos cómo está instrumentado el cepo externo, con cifras publicadas por la Universidad Nacional de Avellaneda en el último informe sobre Deuda Pública.
El estudio concluye que la proporción de deuda en moneda extranjera es la mayor desde la salida de la crisis 2001/02.
Los vencimientos de la deuda pública en divisas acumulan para el período diciembre 2019 junio 2020, 21.570 millones de dólares con un promedio para seis meses de 2.389 millones mensuales más un pago de 7.234 millón en mayo del año que viene.
El calendario de pagos anuales está compuesto por 30.9176 millones de dólares de vencimientos el año que viene.

31.619 millones en 2021
46.788 millones en 2022
42.742 millones en 2023
37.746 millones en 2024
25.112 millones en 2025

Sobre el período presidencial de Alberto Fernández, fueron descargadas deudas por 152.086 millones de dólares.
Importa y mucho, la legislación que rige la deuda que se tome. El saldo de deuda regido por legislación argentina se mantuvo al 31 de octubre de 2019 en el mismo nivel que el existente al 31 de diciembre de 2015.
¿Qué pasó con la deuda tomada por Macri bajo legislación extranjera?
Ese personaje hizo crecer la deuda bajo legislación extranjera 116% respecto a la existente en diciembre de 2015.
Veamos el stock de deuda pública en moneda argentina. Medido en dólares, cayó 18 % entre diciembre de 2015 y octubre del año corriente mientras que el stock de deuda pública en dólares, en ese mismo período, creció 54%.
La deuda pública en dólares era de 160.300 millones al 31 de diciembre de 2015 y Macri la llevó a 247.200 millones de dólares al 31 de octubre de 2019.
Sabemos que la doctrina neoliberal sostiene que la deuda pública es un sacrilegio. Veamos que hizo Macri al respecto:
La deuda bruta pública en 2015 representó el 52,6 por ciento del producto interno bruto. Macri hizo crecer esa incidencia al 80,7 por ciento en el segundo trimestre de 2019.
Si el stock de la deuda pública en 2015 fue equivalente a dos veces el valor exportado, Macri lo elevó sostenidamente a lo largo de su mandato llegando a ser en el segundo trimestre de 2019 equivalente a tres veces las exportaciones.
Cuando un Estado se endeuda, o es endeudado, comienza a circular una figura que imponen como algo tan natural como el aire.
Se trata del resultado fiscal primario, que es convertido en la prueba de fe para los deudores del negocio financiero. El resultado primario es la diferencia entre los ingresos y gastos corrientes, sin incluir intereses por deuda.
Si el resultado primario es positivo y después del pago de interés se convierte en negativo, no importa, porque precisamente ese saldo positivo es el que tiene que estar destinado a pagar el interés.
Para lograr un superávit primario sin ajuste, se necesitan políticas de desarrollo, que incluyen una política de crecimiento y al incluirla la superan.
Desarrollo es incluir al todo social en el crecimiento económico.
Cuando hay desarrollo el gasto primario es utilizado como una de las fuentes de funcionamiento de la economía. Como impulsor de la demanda.
Cuando un país está sometido al endeudamiento, la consigna que martilla sobre mentes y corazones, es el déficit fiscal medido en el resultado primario, es decir, en el resultado antes del pago de intereses.
¿Qué nos deja el macrismo en sus cuatro años nefastos de tierra arrasada?
Un gasto primario que cayó 30 por ciento y un peso de los intereses sobre ese gasto primario que creció 350 porciento
Si en 2015 los intereses de la deuda representaron 5,5% del total de gasto primario real, en 2019 representan 19,7% llevando la proyección a 2020 al 20,5%, de mantenerse la actual política económica.
Endeudar para fugar. Fugar para vaciar la economía reduciéndola a la explotación de los recursos naturales existentes.
Endeudar para reconvertir una sociedad compleja con tensiones propias de esa complejidad, a una sociedad anómica, carente de metas comunes, reconvertida en mera población que puebla un territorio, el verdadero capital que disputa el poder financiero.
Macri hizo los deberes para quienes lo inventaron. Para cerrar esa jugada nefasta, es necesario impedir que oculte el desastre que hizo. La tierra devastada que deja. Todo el poder mediático de quienes se beneficiaron con el desquicio macrista descargarán sobre Alberto Fernández las causas de los problemas que provocaron.
No será fácil recuperar la tierra arrasada. Pero estamos en el buen camino y quién se hará cargo del Estado en pocos días, cuenta con la necesidad social de no volver a lo que ha sido la época Macri. Una época nefasta.

https://radiocut.fm/audiocut/columna-jorge-mancinelli-9945/

Comentarios (2)

  1. victorzmag

    ¿Otra vez la calesita de los endeudadores y de los “pagadores seriales” (como lo reconoció la propia Cristina)? Y supongamos que se “desendeuden” otra vez (ver https://stripteasedelpoder.com/2019/12/nielsen-el-creador-de-los-buitres-candidato-a-multiples-cargos/#.XeXMyoNKiUk) ¿Quién puede asegurar que dentro de 4, 8 o 12 años no retorne algún otro Macri y vuelta a empezar? Hasta que no se asuma la criminalidad del endeudamiento, nada cambiará.

    Responder
  2. Leo

    El endeudamiento Rodrigazo-Videla-Martinez de Hoz nos condenó a más de 25 (VEINTICINCO) años de decadencia y padecimientos.
    Yo creo que aquí tenemos para mas de 50 ( CINCUENTA ) años de gravosas y penosas reestructuraciones, refinanciaciones y pagos.
    El dueto de criminales Macri-Lagarde merece el paredón de fusilamiento.
    Qué significado tuvo la Orgía de Delaware ?
    Qué festejaron allí ?

    Responder

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: