ATENTADOS: “Los dos ataques están vinculados al tráfico de drogas y de armas”, dice el director de La Voz Judía

Tal como lo publico la Agencia Paco Urondo (APU):

“La causa de la Embajada de Israel está muerta desde el principio”

 

El periodista Daniel Schnitman investigó desde el principio las bombas en la Embajada y en AMIA. Sus críticas a la reciente resolución de la Corte Suprema de Justicia. “Nunca se quiso investigar nada”, describe.

 

Por Enrique de la Calle

APU: ¿Qué opina sobre el fallo reciente de la Corte Suprema que pidió la captura de dos sospechosos por la bomba en la Embajada de Israel (en 1992)?

Daniel Schnitman: Es una resolución ridícula. Es un zarpazo de ahogado. Es una causa que está muerta desde el principio, porque nunca se quiso investigar nada. Según dice la Corte Suprema, recibió un visto bueno de Israel para establecer la captura de estos dos hombres libaneses (Samuel El Reda y Hussein Ibrahim Suleiman), uno también de nacionalidad colombiana. Son sospechosos de haber traído los explosivos que se usaron. Esto es ridículo: mandás un chico a la ferretería química y puede comprar las cosas para hacer el explosivo. No hay que viajar al Líbano.

APU: ¿Esas dos personas viven?

DS: No lo sé, no lo investigué. No están en Argentina y no sé si están vivos, siquiera. Es ridícula la acusación.

APU: Repasemos la causa, que ya tiene más de 20 años. ¿Cuál es la situación actual?

DS: Te la hago fácil. Pusieron una bomba que está vinculada con temas mafiosos y se decidió echarle la culpa a Irán, que era el malo de la época para Estados Unidos y para Israel. Así se quedaban todos tranquilos en el gobierno de Carlos Menem. Era mejor esa versión que investigar a Monzer Al Kassar, Alfredo Yabrán, entre otros mafiosos.

APU: Escribió en un artículo reciente sobre un director del centro Simón Wishental, Ariel Gustavo Gelblung, que fue parte de una sociedad de hecho con Al Kassar y Yabrán en la Terminal 6 del Puerto Nuevo de Buenos Aires durante los 90. ¿Cómo se relaciona con la bomba en la Embajada?

DS: Siempre lo he dicho: le tengo mucho miedo a estas ONG que operan en todo el mundo, supuestamente ayudando a la humanidad. En relación al Wishental, encontré en internet que el nuevo director en Argentina es Ariel Gelblung, que a su vez fue director de una central portuaria que controlaba la terminal 6 del puerto nuevo de Buenos Aires, en una sociedad de hecho con Al Kassar y Yabrán. Posiblemente en aquel entonces estaban en esa sociedad Carlos Corach y Emir Yoma. Exportaban armas a las repúblicas actuales de Croacia y Bosnia.

APU: ¿Esa relación entre Al Kassar y Yabrán y la venta de armas está comprobada judicialmente?

DS: Surge de una investigación del periodista Juan Salinas (“AMIA: El atentado”). Ahora aparece nuevamente el nombre de Gelblung. El Centro Simón Wishental fue el primero en salir a felicitar a la Corte Suprema por el pedido de captura de estos dos hombres. Toda una gran mentira. El título que puse en la nota es “El judaísmo oficial cada vez más comprometido en un zafio de encubrimiento”.

APU: ¿Cuál es el rol del presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti? Hace un tiempo polemizó con la presidenta de la Nación, CFK, sobre si la causa de la Embajada era “cosa juzgada”. Finalmente, debió reconocer que no lo era. Ahora sale esta resolución.

DS: Es sencillo: una parte muy poderosa de Comodoro Py se olvidó de la Justicia. Ahí solo importan los sobres. Es una corporación nefasta que es el peor mal que tiene la Argentina. Manejan lo que pasa en el país. Hay que ver quién es quién en Comodoro Py. Lorenzetti es un abogado de Rafaela que llegó a la Corte Suprema. En algún sentido hay que empezar todo de cero, de nuevo.

APU: Los cambios en la ex SIDE: ¿Repercuten sobre ese sector de la Justicia?

DS: La salida de Antonio Stiuso, que era un tipo muy poderoso en el país. Cuando Menem le entrega la aduana a Ibrahim al Ibrahim y le entrega el país a Al Kassar en los 90. Eran tipos que venían desde antes. Pero en los 90 se profundiza todo el tema del lavado de dinero vinculado con el narcotráfico y la venta de armas. Y hay que tenerlo en claro: siempre están los bancos atrás. Te doy una primicia: si uno indaga en la quiebra del Banco Mayo, que fue un gran lavador de dinero, puede ver que muchas cuentas de directivos están ahora en el banco HSBC, en el caso que está investigando la AFIP.

APU: ¿Rubén Beraja está entre los que tienen cuenta en el exterior?

DS: Sí, como apoderado. La plata del Banco Mayo está ahí. El banco le daba préstamos a sus directivos que ponían la plata en diferentes bancos. Así se llevaron la plata. Son los directivos que ahora van como barras a aplaudir todo lo que dice Beraja en el juicio por el encubrimiento de AMIA.

APU: ¿Cree que estas cosas pueden ir emergiendo en la causa que investiga el encubrimiento de AMIA?

DS: Todo termina en lo mismo: en un sector muy poderoso de Comodo Py. Me presenté a la Justicia denunciando todo esto que vengo diciendo hace años. La bomba se la pusieron a Beraja por un dinero que no devolvió. Todo tiene que ver con narcotráfico y armas. Nada más. El tema geopolítico no tiene nada que ver.

http://www.agenciapacourondo.com.ar/sociedad/17545-la-causa-de-la-embajada-de-israel-esta-muerta-desde-el-principio.html

A %d blogueros les gusta esto: