BOUTADES. Acerca de la carta pública rubricada por mas de dos centenares de goriles de fuste:

No hay que dar por el pito más de lo que el pito vale

 

La explicación del por qué esta canción, al final, en la nota 2, antes de la carta de marras.

La publicación de una proclama o carta abierta ¿a quién? titulada pomposamente “La Democracia Está en Peligro” (así con más mayúsculas que son usuales en idioma inglés, lo que delata desde un comienzo su condición hiperbólica) por unos autodenominados “científicos e intelectuales” no debería causar conmoción entre los argentines contentes de serlo; a lo sumo un leve escozor, un súbito rubor, a lo más un sarpullido, producto de lo que solemos llamar “vergüenza ajena”.

Porque hete aquí que estes señorones, encabezades por la boticaria ultramacrista Sandra Pitta (nota 1, foto de presentación) sostienen que “la primera reacción del gobierno argentino fue negar la existencia” de la pandemia de Covid-19, y que tampoco “controló a tiempo las fronteras y decretó una cuarentena en una forma improvisada”, cuando es un hecho evidente que en términos comparativos Argentina reaccionó con mucha mayor presteza que otras muchas naciones, lo que redundó en muchos menos infectados y muertos que en ellas, incluyendo a la metrópoli de referencia de los cipayos, que ha llegado a los cien mil fallecidos y que según los guarismos proyectados por los expertos antes del caos incendiario provocado por el racismo hasta ahora indomable de sus policías, llegará cómodamente al doble.

Pero como era de esperarse, les señorones no hacen la menor referencia estas imprevisiones y tardanzas. Ni, por cierto, a las de ningún otre, incluyendo a China y la OMS, para no quedar pegados con Trump, pues fuera de la Argentina, donde se trata de ir contra les Fernández a cómo de lugar, no sería posible construir un consenso.

No puede soslayar la proclama (¿llamamiento a la “desobediencia civil” como se atrevió a lanzar el que acaso es el firmante menos ignoto, Juan José Sebreli?) que el gobierno pudo exhibir logros en la tarea de cuidar la salud de la población, pero los minimiza no sólo al calificarlos de “parciales” –una verdad de Perogrullo en tanto no exista la vacuna y el virus siga circulando­–  sino también al mascullar que lo hizo tras “compararse erróneamente con (los de) otros países”.

Imbuídos del neolibertarismo de moda gracias al payaso Milei y el calvo Espert (de resucitar, Severino Di Giovanni moriría de un síncope al comprobar que personajes de esa calaña se apropiaron de la palabra “libertario”) y como el presidente Fernández –un contemporizador nato– dijo que ha llegado la hora de los estados nacionales (como Ángela Merkel, Emmanuel Macron, Pedro Sánchez y otros muchos gobernantes), los firmantes se alborotan opinando que ello constituye una amenaza de similar calibre a la pronunciada a fines de 1924 en Ayacucho por el gran poeta entonces filofascista Leopoldo Lugones, que anunció con seis años de anticipación a la deposición manu militari del presidente Yrigoyen, que por fin, vislumbraba que había llegado la tan por él anhelada “hora de la espada”.

Endulzados en la tarea de efectuar estrambóticas comparaciones, los firmantes, entre quienes descuellan aquellos pocos que merecieron el marbete de “PERSONALIDADES E INTELECTUALES” (así, en mayúsculas) como el ya mencionado Sebreli, Santiago Kovadloff,  Luis Brandoni, Daniel Sabsay y Vicente Palermo, afirman que la política de Salud Pública instrumentada por el Gobierno y que tiene por máximos protagonistas a dos insignes sanitaristas, Ginés González García y Daniel Gollán es… “una versión aggiornada de la (doctrina de la) seguridad nacional” que animó a las dos últimas dictaduras militares a destruir todas las conquistas sociales y políticas.

Luego se las ingenian para intentar ligar (?) la pandemia y al gobierno nacional (?) con dos crímenes protagonizados por policías en dos provincias, Tucumán  y San Luis, crímenes ambos –aquí hay que concederles un ápice de aciertos en su tarea de encontrar mugres escondidas bajo la alfombra– los de Luis Espinoza y Magalí Morales, que deben ser resueltos perentoriamente por los gobiernos de dichas provincias. Por muchas razones, entre ellas, a la cola, la de no permitir imputaciones absurdas por parte de quienes se resisten a una imprescindible a reforma judicial.

Al Gobierno nacional solo atinan a enrostrarle que hubo “requisitos casi inalcanzables” para que las Pyme y los monotributistas accedieran a los créditos anunciados, a los que reputan de meras “tácticas publicitarias”.

Desolados por no poder encontrar alguna otra cosa para achacarle al Poder Ejecutivo, en su desesperación, arremeten contra los otros poderes del Estado. Se quejan de que “el equilibrio entre los poderes ha sido desmantelado (porque) el Congreso funciona discontinuado y la Justicia ha decidido una insólita extensión de la feria, autoexcluyéndose de la coyuntura que vive el país”.

Dicho de otro modo, le reprochan a los “supremos” Carlos Rosenkrantz y Ricardo Lorenzetti que debido a sus desavenencias no se ponen de acuerdo en plegarse al bando de los anticuarentena… al que los firmantes tampoco se animan a adscribirse explícitamente.

Por fin, llaman a vigilar… para que el Presidente cumpla la ley, sin mencionar en qué la habría infrigido.

En fin, un grupo de pelucones congregado por una militante ultramacrista ha enhebrado una sarta de fruslerías altisonantes (con la excepción del pedido de justicia para Magalí Morales y Espinoza) en sintonía con quienes se precian de romper la cuarentena al tiempo que reclaman y/o aceptan la asistencia del Estado.

En cuanto a los “colegas” (?) que respaldan el escrito los más famosos son el atrabiliario protofacho Baby Etchecopar, el capanga fopeano Néstor Sclauzero, el hiperservilleta Luis Gasulla y Rodolfo Pousá, alcahuete de la dictadura y dos veces asesino fallido de Télam.

Suficiente.

En fin, que no hay que dar por el pito más que lo que vale (2)… y al llegar hasta aquí yo mismo he incumplido la regla.

Los dejo, pues, con la lectura de un documento que marcará una época: la signada por una oposición que no encuentra cómo responsabilizar al gobierno por la aparición de un coronavirus. Como decía con sorna en cocoliche un nono güífaro en épocas de mi infancia: ¡Piove, governo ladro! (3)

Notas:

1) No es esta la primera carta pública organizada por Pitta. A fines de julio pasado, juntó la mitad de firmas que ahora para respaldar la candidatura presidencial de Mauricio Macri. Entonces estaba tan tremendista como ahora: “Sé que si ganan los Fernández, me van a echar de CONICET. Lo tengo claro. Prefiero irme del país antes que tener miedo. Hay mucho miedo en este país. Demasiado”. Como Alberto le dio garantías y nada de eso sucedió, Pitta se encabritó: “Para asustarme hace falta más (…) No me importa el bullying”.

2) No sorprende la firma de Marcelo Panozzo (del que guardaba un buen recuerdo de cuando ambos estuvimos en la redacción del diario Nuevo Sur) cuya deriva a la sombra de Pablo Avelluto comenzó hace mucho, pero si me sorprendió, lo confieso, seguramente por falta de información, la de María José Demare, la cantante hija del famoso director de cine, a quien conocí en Barcelona en casa de Carlos del Peral, cuando salía con el hijo de éste, Carel. Recuerdo particularmente su belleza y una hermosa versión suya de O Leãozinho, una gema de Caetano Veloso que recomiendo como antídoto para pasar el mal trago.

3) https://it.wikipedia.org/wiki/Piove,_governo_ladro!

……………

La Democracia Está en Peligro

El mundo enfrenta un momento especial a raíz de la pandemia ocasionada por el virus SARS-CoV-2, conocida como COVID 19. Si bien ningún país estaba preparado para esto, la primera reacción del gobierno argentino fue negar la existencia del problema, a pesar de las advertencias desde un sector independiente de la comunidad científica y de la política.

Del mismo modo, se desestimó el planteo de testear, rastrear y aislar casos, no controló a tiempo las fronteras y decretó una cuarentena en forma improvisada, sin presentar ningún plan ni una posible fecha de finalización. Como única explicación se exhibieron logros parciales, al compararse erróneamente con otros países, y mostrando con anticipación supuestos éxitos, cuando debería predominar la cautela y el realismo.

El presidente Fernández anunció que comenzaba “la hora del Estado”, una expresión que recuerda a la famosa frase de Leopoldo Lugones y describe un fenomenal avance en la concentración del poder para eludir cualquier tipo de control institucional.

En nombre de la salud pública, una versión aggiornada de la “seguridad nacional”, el gobierno encontró en la “infectadura” un eficaz relato legitimado en expertos, seguramente acostumbrados a lidiar con escenarios que se asemejan a situaciones de laboratorio y ratones de experimentación, pero ignorantes de las consecuencias sociales de sus decisiones.

En dos meses, hubo un número alarmante de detenidos y sancionados en nombre de su propia salud. La detención, seguida de muerte, de Magalí Morales y Luis Espinoza se convierte en responsabilidad del gobierno nacional, que ha creado las condiciones para que esto suceda. Miles de argentinos quedaron varados en el exterior y en el interior, mientras provincias y ciudades se han cerrado como condados medievales. Clases suspendidas, enfermos que no pueden seguir sus tratamientos, familias separadas, muertos sin funerales y, ahora, la militarización de los barrios populares.

El desdén por el mundo productivo no tiene antecedente y su consecuencia es la pérdida de empleos, el cierre de comercios minoristas, empresas y el aumento de la pobreza. Los créditos para monotributistas y autónomos y la asistencia a las PYME fueron tácticas publicitarias con requisitos casi inalcanzables para la mayoría de los afectados.

La democracia está en peligro. Posiblemente como no lo estuvo desde 1983. El equilibrio entre los poderes ha sido desmantelado. El Congreso funciona discontinuado y la Justicia ha decidido una insólita extensión de la feria, autoexcluyéndose de la coyuntura que vive el país.

Nosotros, ciudadanos que pertenecemos a varias áreas de la ciencia, al mundo académico, profesional y la cultura general, manifestamos nuestra preocupación y llamamos a grupos y organizaciones de la sociedad civil, partidos, sindicatos, formadores de opinión y medios de comunicación independientes a redoblar una actitud crítica y vigilante hacia al poder gubernamental, aumentando la deliberación y la conversación social sobre las consecuencias del aislamiento obligatorio y exigiendo la presentación de un plan de salida para esta situación anormal.

La sociedad argentina ha mostrado ser responsable a la hora de enfrentar la amenaza de la pandemia. Acató las normas, cumplió los consejos sanitarios y se mostró respetuosa de la ley y sus representantes. Es hora que el presidente haga lo mismo.

INVESTIGADORES CONICET Y CIENTÍFICOS EN INSTITUCIONES EXTRANJERAS:

Sandra Pitta (CONICET-UBA)
Ricardo Gil-Hutton (CONICET – UNSJ)
Darío Cabezas (CONICET)
Marcela Cañada-Assandri (CONICET – UNSJ)
Mario Reta (CONICET Facultad de Ciencias Exactas, UNLP)
Carlos Alfredo Scarabino ex Director del CERIDE (Conicet-Santa Fe)
Luis Quesada (CONICET)
Liliana Fernández (CONICET. UNSL)
Eduardo Federico Schaefer (CONICET)
Sebastián Linares Lejarraga (CONICET-Universidad Nacional del Sur)
Julio Montero (CONICET)
Gabriela Barrientos (CONICET)
Vicente Palermo (CONICET)
Darien Prado (CONICET Docente e investigador, IICAR-UNR)
Silvina Regenhardt (CONICET – UNL)
María Victoria Coll (Investigadora CONICET)
María Rosana Ramírez (CONICET)
Verónica Martínez Marignac (CONICET – Biologia)
Nicolás Cordini (CONICET, Instituto Gioja, Facultad de Derecho – Universidad de Buenos Aires)
Jorge Oyhenart (CONICET. Universidad Nacional De La Pampa)
Jorge Martínez (Docente-Investigador CONICET-UNT)
Álvaro Martel (CONICET/UNT)
Gustavo Cointry (Investigador Independiente, CONICET)
Hugo Méndez (CEQUINOR UNLP CONICET)
Mercedes Alemán (CONICET Bióloga. Academia Nacional de Medicina)
Elvira Maria Hebert (CONICET – Investigadora principal-CERELA- Tucumán)
Rosanna N Pioli (IICAR (CONICET). FCA UNR)
Sergio Litewka (Instituto de Bioética – Universidad de Miami)
Viviana Álvarez Schueller (Politóloga, historiadora. Ex Jefa de RRII-CONICET)

PERSONALIDADES E INTELECTUALES:

Juan José Sebreli
Santiago Kovadloff
Luis Brandoni
Daniel Sabsay
Vicente Palermo
Fanny Mandelbaum
María José Demare
Jorge Sigal
Marcelo Mazzarello
Silvina Martínez (Abogada causas contra la corrupción)
Darío Lopérfido
Emilio Perina Konstantinovsky (Periodista y ex Director del Archivo General de la Nación)
Ricardo Laferriere
María Fabiana Tuñez (Ex Secretaria del Consejo Nacional de las Mujeres)
Liliana De Riz
Alejandro E. Fargosi
Federico Andahazi

PROFESORES E INVESTIGADORES DE UNIVERSIDADES:

Aldo Isuani (Universidad de San Andrés)
Luis Tonelli Profesor Titular de Política Argentina. Carrera de Ciencia Política. UBA
Lilia Puig (Profesora Universidad Nacional del Litoral)
Susana Mirande (Ex Vicerrectora de la Universidad de Buenos Aires. Facultad de Ciencias Económicas UBA)
Osvaldo Pérez Sammartino (Profesor de Derecho Constitucional Universidad de Buenos Aires)
Luis Quevedo (EUDEBA UBA)
Susana Feldman (Profesora e Investigadora Departamento de Biología, Universidad Nacional de Rosario)
Daniel Nieto (Profesor Regular Universidad de Buenos Aires. Facultad de Ciencias Económicas)
Maria Liliana Serra (Universidad Nacional del Litoral)
Claudio Iglesias (Universidad de Buenos Aires, Universidad Torcuato Di Tella, Universidad de Belgrano)
Gabriel Palumbo (escritor, crítico de arte, profesor Universidad de Buenos Aires)
Fernando Pedrosa (Facultad de Ciencias Sociales – Universidad de Buenos Aires)
Rubén Noiosi (Docente. Universidad de Buenos Aires)
Claudio Parica (Geólogo, Universidad Nacional San Martín)
Diego A. Valiente (Docente, Universidad Nacional del Litoral)
William B Batista (Profesor Facultad de Agronomía Universidad de Buenos Aires)
María Noel Campagna (Docente Universidad Nacional de Rosario)
Cecilia Noce (Docente e Investigadora Universidad de Buenos Aires)
Ricardo López Góttig (Historiador, docente Universidad de Belgrano)
Diego Bernardini (Profesor Titular de Medicina, Universidad Nacional de Mar del Plata)
Antonio Federico (Docente Universidad de Buenos Aires)
José Antonio Artusi (Profesor, Universidad de Concepción del Uruguay)
Esteban Lo Presti (Editor y profesor Universidad de Buenos Aires)
Luis García Valiña (Docente, Investigador. Universidad de Buenos Aires)
Blas Hoyos (Docente universitario, Universidad Nacional de Formosa)
Juan M.C. Larrosa (Profesor Asociado, Universidad Nacional del Sur)
Maximiliano Carrillo (Ingeniero agrónomo, docente Universidad Abierta Interamericana)
Max Povse (Investigador, Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Buenos)
Marco Gomboso (Docente. Universidad de Buenos Aires)
Damián Gulich (Físico, CIOP y Facultad de Ingeniería, Universidad Nacional de La Plata)
Lucas Luchilo (Profesor universitario, Universidad de Buenos Aires)
Nicolás Simone (Docente. Universidad de Buenos Aires)
Elena Rodríguez Carmelich (Docente. Universidad de Buenos Aires)
Fernando Daniel Folcher Departamento de Filosofía-Universidad Nacional de Mar del Plata
Mercedes Boschi (Facultad de Ciencias Sociales – Universidad de Buenos Aires)
Darío Weitz (Profesor universitario jubilado UTN/Universidad Nacional de Rosario)
Gladis Pinarello (Médica Universidad Barceló)
Adela Cecilia Martinez Cerana (Médica y docente Universidad de Buenos Aires)
María Elena Rodríguez Gutiérrez (Master en Historia U.T.N y Universidad Nacional de Tucumán)
Guillermo Scarabino (Academia Nacional de Bellas Artes)

PERIODISTAS:

Néstor Sclauzero
Baby Etchecopar (Periodista-Radio Rivadavia)
Rosario Agostini (Jujuy)
Eduardo Antin (Quintín)
Marcelo Panozzo (Periodista, editor y gestor cultural)
Javier Navia
Luis Gasulla (Periodista Periodismo y Punto)
Rogelio Alaniz
Sandra de la Fuente (Periodista cultural)
Patricia Sierra (Periodista en Ciencia y Tecnología)
Marcelo Gioffre
Ricardo Raúl Benedetti (Periodista – Radio Rivadavia)
Rodolfo Pousá
Emilio Lafferriere (Director Radio y Televisión Argentina)
Leonardo D’Espósito
José Ignacio Sbrocco (Periodista, San Miguel de Tucumán)
Fernando Dalvit (Periodista/ Bariloche)
Julián Sato
Pablo Ciarliero
Jorge Purciariello (Periodista El Federal Noticias)
German Dittler (Periodista El Federal Noticias)
Orlando Rafael Ramirez (Periodista de El Federal Noticias)
Jose Luis Olave (Periodista de El Federal Noticias)
Diego Mintz
Florencia Pedraza (Medios de comunicación y agro)

PROFESIONALES:

Leandro Querido (Politólogo – UBA)
Franco V Rinaldi (Lic. Ciencia Política UBA)
Mariano Caucino (Experto en Relaciones Internacionales- Ex embajador en Costa Rica e Israel)
Albertina Piterbarg (Experta Electoral, ONU)
Gabriela Saldaña (Arquitecta)
Claudio Bargach (Psicólogo Social)
Vanina Camporeale (Proyectos de cooperación internacional)
Gustavo Segré (Analista internacional)
Vanesa Burman (Biotecnologa)
María Eugenia Vázquez (Médica Infectóloga)
Anibal Guevara (Músico)
Alejandro Bongiovanni (Abogado-Fundación Libertad)
Debora Farberman (Psicóloga en Hospital de Pediatría J P Garrahan)
Silvia Claudia Cook (Médica. Hospital Pirovano)
Paula Álvarez (Hospital Pirovano – Fonoaudiología)
Marina Prati (Editora)
Ivan Ponce (abogado)
Gabriel Fischer (Ingeniero)
Leandro Néstor Otero (Lic. Cs. de la Educación y Prof. enseñanza primaria)
Federico Tassara (Politólogo)
Carmen Parsons (Bioquímica)
Cristian Adrián Fabris (Lic. en Biotecnología)
Irene Berzero (Artista visual y docente)
Noelia Carioli (Investigación de Mercado y Opinión pública)
María Lucila Appiolaza (Psicóloga)
Pablo Racioppi (Audiovisual independiente)
Federico Spinelli (Licenciado en Ciencia Política- UBA)
Claudio Mascheroni (Medico nefrólogo – Santa Fe)
Raquel Boggero (Docente)
María Eugenia Fernández Berro (emprendedora Independiente)
Guillermo Hudson (Director Instituto Superior Esteban Adrogué, Pcia Buenos Aires)
Juan Carlos A. De Nevreze (Contador público independiente)
Gustavo Pablo Magda (Constructor-CABA)
Carmen A. Traverso (Pedagoga)
Julieta Rocha (ingeniero Agrónomo)
Ignacio Adrián Lerer (Abogado CABA)
Leonor Elsa Cisneros (Abogada)
Alejandro Bellera (Abogado)
Alberto Torres (Ingeniero agrónomo)
Mercedes Jacinta Romero (Enfermera)
María Carmen Arias (Abogada)
Valeria Schweitzer Genealogista
Gonzalo Arzac (Profesional de Ciencias Económicas)
Javier Schoenfeld (Ingeniero Electrónico)
Gertrudis Bunge (Empresaria)
María Soledad Marfil (Docente. Escuela Primaria)
Adriana Pietranera (Interprete. Puerto Madryn, Chubut)
Dolores Palmeiro (Fotógrafa)
Jesús Pérez Miranda (Abogado, San Luis)
Hernan Soulages (Programador)
Paula Kelly (Lic. Alimentos)
Juan Manuel González (Abogado)
Eduardo Gerome (Abogado)
Pablo D. Prosperi (Ingeniero)
Juan Manuel González (Abogado)
José Ramón Torterola (Productor Agropecuario)
Carlos Canievsky (Abogado)
Alicia Ogara (Arquitecta)
Marcelo Leonardo García (Abogado)
Ariel Martin Rodríguez (Abogado)
Carlos Trombotto (Docente Santa Fe)
Ana Lía Etchegaray (Economista)
Mariano Eiberman (Programador)
Daniel Boero (Médico Veterinario. Bahía Blanca)
Danilo Maccari (Soporte IT, Bahía Blanca)
Gabriel Motta (Ingeniero)
Isidro Odilon López (Profesional independiente)
Jorge Isern (Médico Casilda)
Carlos Federico Napoli (Ingeniero Industrial)
Jorge Hermida (Abogado)
Gonzalo Vergareche (Capacitador)
Nicolás Ariel Ramos (Ingeniero Industrial – San Luis)
Eduardo Daniel Urinovsky (Contador Público)
María Ángela Aressi (Contadora)
Marta Nercellas (Abogada)
María Emilia Cevasco Ferre (Abogada)
María Florencia Cabrera (Abogada)
Diego Pilotto (Analista de Sistemas, Independiente)
Ricardo Garrido (abogado)
Susana Elsa González (Arquitecta)
Carlos Correa Arias (Abogado)

MÁS CIUDADANOS QUE ADHIEREN A LA CARTA:

Camila Brancowitz
Juan Pablo Bolletta
Alejandro Teran
Jorge Colombo
Horacio Pedro Suppo
Ines Ortiz
Caren Schibelbein
Silvia Tumini
Javier Edgardo Fernández
Daniel Casadei
Mario Capello
Delia Silvia Valdez
Pedro Daniel Sosa
Horacio Ernesto Bonells
Federico Iglesias
Francisca Bunge
Susana Cabral
Maria Mendonca Paz
Carlos Salaberri
Gastón Deganis
Angélica Arias
Teresa Mihanovich
Cecilia Ciardullo
Mariapia Federico
Benjamín Paiuk
Marcela Perazzo
Lucio San Bartolomé
Leonor E Ramírez
Daniel Valero Iglesias
Cristina Franzante
Alicia González
Ariel Cordovero
Inés Grande
Liliana Spohn
Sandra Sandoval
Horacio Barbisan
María Eugenia Cabal
José Luis Parise
Susana Inés Farías
Marisa Vega
Beatriz R. G. Riboldi
Juan José Olazábal
Juan Carlos Mskvar
Antonia María Luz Tomé
Gustavo Daniel Deheza

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: