EDUCACIÓN. Generalizado repudio a los dichos clasistas y pro-delación de la ministra Acuña

Los insólitos, resentidos dichos de la fracasada ministra porteña de Educación, Soledad Acuña, a la que ayer hicimos referencia (bajo el título “KRAVETZ: No menos tránsfuga y facha que Patricia Bullrich”) provocaron terremotos. No es para menos, pues Invitó a los padres de los alumnos a denunciar a los docentes si consideran que les “bajan línea” a sus hijos y denigró a los docentes al considerar que se opta por el profesorado a una edad cada vez mayor “como tercera o cuarta opción luego de haber fracasado” en otras opciones, y aquellos menos pudientes tienen “menos herramientas en términos de capital cultural” para ofrecerles a los estudiantes.

Leo Infosiberia (un diario ultrasintético que llega por whatssap altamente recomendable): “La secretaria general de la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE), Ángelica Graciano, criticó a la ministra macrista Soledad Acuñas y sostuvo que sus dichos fueron “un ataque brutal”.

“Es muy grave lo que dice contra las maestras, que quienes estudiamos el magisterio somos grandes y fracasadas porque no elegimos otras carreras”, se indignó Graciano.

Por su parte los organismos de DD.HH- repudiaron las declaraciones de Acula y respaldaron a quienes “salen a luchar con el guardapolvo blanco como bandera y son perseguidos en una gestión de la Ciudad que se ocupó más en reprimirlos que por mejorar su situación”. También repudiaron que Acula instó “a la denuncia como en las peores épocas de nuestra historia” en obvia alusión a la dictadura genocida, y llamó al alcalde Rodríguez Larreta a tomar medidas (esto es, a cesar a la ministra).

En cuanto a Pájaro Rojo, primero le llegó un comunicado de la CTA, luego otro de SADOP y por fin la enfática, sentida  carta de una de una docente, Silvia Araceli. Recomiendo de manera igualmente enfática que la lean.

Pero, antes que todo, les dejo la breve poesía socarrona de Silvia Schujer, intitulada como la célebre composición de Alfredo Zitarrosa, Doña Soledad:

Una doña ñoña / en su nombre acuña / eñe de carroña / de saña y pezuña

porteña de “alcurña” / su “geño” y figura / ahora en las mañas / de la dictadura

señor y señora / tamaña intención / empeña el mañana / de la educación

A cerrar el puño / y afilar la uña / que renuncie ahora / Soledad Acuña

 

 

Repudio a la ministra Acuña

El Sindicato Argentino de Docentes Privados (SADOP) expresa su máximo repudio a las declaraciones de la ministra de Educación de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Soledad Acuña, quien -mostrando una ignorancia supina- dijo que las y los educadores somos “cada vez más grandes de edad” y que además elegimos “la carrera como tercera o cuarta opción luego de haber fracasado en otras carreras”.
Además de estigmatizar y generar una reprochable violencia simbólica hacia un colectivo especialmente empobrecido durante la gestión nacional que su partido llevó adelante entre 2015 y 2019, eliminando la Paritaria Federal Docente, Acuña denunció “adoctrinamiento”, culpando a la participación sindical de las y los docentes por ello.
Ante esto, SADOP denuncia que las palabras de la Ministra discriminan socialmente a quienes realizamos una tarea marginada, especialmente desde su administración, y muchas veces golpeada por los avatares económicos de cada distrito.
Sin la participación sindical, el avasallamiento de los intereses de políticos y empresarios de la educación sería inmanejable. Justamente, esta sindicalización detiene este flagelo, luchando por mejores salarios y condiciones y medio ambiente de trabajo (CyMAT).
Por último, vemos que estos dichos son un acto de provocación a quienes dimos nuestro compromiso en pandemia, brindando la continuidad pedagógica durante todo el 2020. Pusimos nuestras casas, nuestros equipos, nuestro tiempo y hasta expusimos a nuestra familias para que este año nadie pueda decir que no hubieron clases. Las clases existieron, de una manera diferente, claro, pero nunca se frenó el proceso educativo, porque sabemos -y entendemos- que es la única manera de que la Argentina crezca.
Jorge Kalinger
Secretario General
SADOP CDN

Docente “fracasada” le responde a la ministra

Aquí docente fracasada que estudió de grande.
Que dió clases en barrios con calles de barro a los que había que llegar descalzo los días de lluvia.
Que puso plata de su bolsillo para que el mate cocido de lxs pibxs tuviera un poco de azúcar
Que compró mapas, hojas y cuadernos para aquellos que no podían comprar.
Que enjuagó lagrimas, limpió mocos, corrió al baño con toallitas para la piba a la que “le vino”, y cargó boletos en SUBEs ajenas.
Aquí docente fracasada.
Que vió cómo lxs pibxs se iban felices con sus netbooks, sentían con cara de asombro el olor a nuevo de los cientos de miles de libros que colmaron las bibliotecas, o subían a los micros para visitar Tecnópolis.
Docente fracasada que los volvió a ver venir con el taper y la bolsa, “por si quedaba algo” para llevar a casa.
Y que fue a la marcha para pedir estufas y que no se cayeran los techos.
Docente fracasada que a dos días de decretarse la cuarentena tenía armada toda una red de contención atendiendo a cientos de alumnxs, familias, docentes y directivos a través de sus escasos medios.
Y así, a veces con mucho y a veces con nada, mantuvo el vínculo y las clases y la asistencia y el contacto y la continuidad pedagógica y toda una montaña de demases cuestiones que ahora requieren atención no ya en horario escolar, sino todos y cada uno de los días del almanaque y a todas horas del día y la noche.
De fracasos así, le podemos contar millones a la señora ministra.
Porque exitoso, lo que se dice exitoso, es haber hecho volar a dos docentes por el aire durante la gestión que defiende la ministra.
Es haber dejado a cientos de escuelas sin gas.
Haber recortado las viandas.
Haber desmantelado el Conectar igualdad.
Éxitosas son las clases al rayo del sol.
El cierre de escuelas para adultos.
Los sanguchitos con gusanos, las peras verdes y las bananas pasadas.
Casi podríamos decir que su lista de éxitos supera ampliamente nuestra larga lista de fracasos, señora ministra.
Porque es eso, y es así de simple.
Cada vez que unx de nuestrxs pibxs accede a un derecho, ustedes pierden un privilegio.
Cada vez que unx de los nuestrxs accede a un empleo de calidad, ustedes pierden un par de manos de obra baratas.
Cuando generamos conciencia, ustedes pierden votantes comprados con un electrodoméstico.
Fracasados nos llama la ministra.
Y que venimos de las clases bajas.
¡Y que orgullo señora!!!
¡Que orgullo enorme nos provoca que nos ningunée!!!
Que orgullo no tener nada en común con usted, con lo que es y representa.
Favor enorme nos ha hecho su desprecio al situarnos lo más lejos posible de su casta.
Por mi parte, agradecida eternamente,  señora ministra.
Triste será el día en que coincidamos en algo.
Buenas tardes.
Silvia Araceli.
DOCENTE

Comentarios (2)

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: