El abogado Daniel Llermanos, que patrocina a Hugo Moyano, se refirió al caso del arrepentido ex agente de la AFI, Facundo Melo, quien dijo haber sido presionado por los servicios de inteligencia para imputar a su patrocinado. Se trata de una investigación del programa ADN.

Llermanos sostuvo que «con el tema del Lawfare, una de las cuestiones más complejas es detectarlo y la segunda es poder probarlo. El primer paso es la demonización de la persona que va a ser víctima del ataque judicial. Se convence a la sociedad de que el imputado es alguien que merece la cárcel».

«Una vez que se logra ese objetivo, no solamente es víctima esta persona que está siendo acosada sino también el sistema judicial, el magistrado. Porque su trabajo empieza a ser mirado por la sociedad con inquietud, empiezan los periodistas a presionar».

«El magistrado empieza a ser alguien también perseguido por la sociedad. El juez Carzoglio fue una excepción a la regla, que tuvo la valentía de dar nombre y apellido. Pero esto empezó antes en los tribunales de Lomas de Zamora», afirmó el abogado.

«Se detuvieron numerosas personas sin ninguna prueba con el objetivo de que alguno se quebrase y acusara a algún Moyano de algún delito. Porque la frutilla del postre era tener preso a Moyano. Este era el plan. La finalidad era ir encarcelando sindicalistas para flexibilizar la cuestión salarial y ejercer una situación de dominio sobre el sindicalismo para que los obreros quedaran si ninguna capacidad de movilización», concluyó.

LA “JUSTICIA” MACRISTA

Habló el ex AFI que denunció que la agencia y el fiscal armaron pruebas para meter preso a Moyano

 

INFOCIELO

Se trata del abogado de uno de los detenidos en la causa, un barra brava que después –según denunció Melo- fue tentado a que direccionara su declaración contra los Moyano, a cambio de su libertad. Además, Melo involucró a un ex Jefe de Operaciones de la AFI durante la gestión de Macri en la maniobra de persecución contra los Moyano.

El programa ADN Federal que conduce el periodista Tomás Méndez, publicó la declaración de un abogado de los que participaron de la causa contra Pablo y Hugo Moyano, relatando pormenores de la maniobra que, según se denunció en el expediente –y tal como publicó este portal- habría realizado la AFI con un sector de la Justicia para meter preso al líder sindical, durante la gestión de Mauricio Macri.

Se trata de Facundo Melo, un abogado que ingresó a trabajar en la AFI en septiembre de 2016, que ahora denunció públicamente la coacción a la que el fiscal de la causa contra Moyano, Sebastián Scalera, sometió a su defendido para direccionar su declaración contra el camionero, un ardid con el que, se supone, pretendían llevarlo tras las rejas.

Melo, según relató en el video de la entrevista que ahora se hizo público, afirma que por entonces él se desempeñaba como abogado defensor de uno de los imputados-detenidos en la denominada Causa Independiente –el barra brava Lagaronne– y señala a Alan Ruiz, el ex Director de Operaciones Especiales y superior suyo en el organigrama de la agencia de inteligencia, como uno de los responsables de direccionar las pruebas de la causa para involucrar a los Moyano.

En ese sentido, siempre según el relato de Melo, el propio Alan Ruiz llega a ocupar ese lugar después de llevar adelante un operativo que termina con una mujer, de nombre Nancy Pastorino, denunciando haber sido víctima de una extorsión por parte del sindicato de Camioneros.

“Alan Ruiz, que pasa a ser mi superior, ya tenía conocimiento que yo patrocinaba a uno de los detenidos, me pide una opinión y yo le manifesté que la causa estaba flojita. En ese momento me detiene, y me dice que no haga ninguna interpretación, y me dice que a partir de ahí mi función tenía que ser direccionar la declaración de mi cliente contra Pablo y Hugo  Moyano”, aseguró Melo.nte la entrevista, de la que –hasta ahora- se publicó unan edición parcial, Melo denunció que el propio Fiscal Scalera le pidió los borradores de la declaración” a su cliente, “porque él les iba a dar un poquito de forma”, y dio que “ahí yo me aparté porque ya era todo un bochorno la causa”.

Además, aseguró haber hecho una denuncia por la intimidación que sufrió cuando se negó a participar de la presión para direccionar la causa contra Moyano, y acusó al Juez Federal Lijo de haberle negado “no sólo mi petición de ser querellante, sino ni siquiera me llamaron para ratificar la denuncia”.

Siempre según el relato de Melo, su cliente estaba preso sin que tenga “nada que ver” en el supuesto delito que se investigaba, con foco en el apellido Moyano,  cuando recibió la propuesta de parte del fiscal de la causa que le dijo “tenés que hacer tal cosa, y te podemos dar tal beneficio”.

“En ese momento, estaba presente el fiscal Scalera”, aseguró Melo.

Además, relató que como mecanismo de presión, le mostraron grabaciones que supuestamente había logrado la AFI “de conversaciones que yo había tenido en privado con mi cliente, incluso dentro del penal”.

“Habían instalado un sistema de audio precisamente en la sala de abogados, entiendo que también en una celda o un pabellón donde hipotéticamente alojarían a Pablo”, aseguró Melo.

El su aparición pública, el abogado reclamó que un custodia, luego de denunciar la persecución que dice haber recibido después de negarse a colaborar con el armado de la causa, porque –dijo– “está en juego mi vida personal, y la de mi familia”.