PERSECUCIÓN A CRISTINA. El Partido Justicialista debe pronunciarse ya

Hace poco estuve en el acto inagural de una agrupación (P+K, Konfluencia Popular) en un bar temático que queda justo enfrente de la sede central de la agencia Télam, en la calle Bolívar al 500, barrio de Montserrat (en sus bajos, la parte que está siendo lenta pero inexorablemente anexionada por San Telmo). Fue entonces cuando conocí a Abel B. (Fernández) cuyo interesantísimo blog, Pensando en voz alta, leo siempre y que hoy publica este comunicado, precisamente de aquella agrupación, que él integra. Huelga decir que estoy totalmente de acuerdo con su texto. Y también con uno precedente, esta vez del propio Abel, que da una explicación más profunda y detallada de la necesidad de que un PJ que se esta disolviendo en la inopia se pronuncie acerca de la brutal persecución desatada contra Cristina Fernández de Kirchner. Va a continuación. JS


La agrupación Konfluencia Popular (P+K) está distribuyendo el siguiente comunicado. Me parece expresivo de lo que piensan muchos militantes del peronismo:

Comunicado

Frente a los allanamientos en las propiedades de la ex Presidenta Cristina Kirchner, como militantes peronistas creemos que la conducción del Partido Justicialista, de nuestro partido, debe hacer oír su voz en forma clara y sin demoras. Urge hacerlo en momentos en los que recordamos la pérdida de nuestro líder y fundador, perseguido en su tiempo por el odio oligárquico.

El peronismo no debe ni puede aparecer apañando actos de corrupción. Todas las investigaciones deben llevarse adelante. Pero no somos estúpidos ni nos interesa parecerlo. Está claro que hay en marcha una ofensiva mediática judicial -sin que hasta ahora haya sentencias, ni mucho apuro en que las haya- para ensuciar al peronismo, a la política, y, en especial, manchar los logros conseguidos en nuestros gobiernos, democráticamente elegidos y en los que el peronismo participó y respaldó.

Más importante: no se puede permitir que con acusaciones sensacionalistas se trate de tapar el costo que el pueblo está pagando -hoy y ahora- por las medidas económicas que el gobierno de Macri ha tomado. Buscan sumergir a nuestro país en una crisis que justifique el ajuste brutal que pretenden. Para esconder lo que hacen y lo que buscan hacer, agitan el fantasma de la corrupción los mismos que, a lo largo de décadas, hicieron negociados en contra del pueblo. Y los siguen haciendo.

Buenos Aires, 1º de julio de 2016

Konfluencia Popular P+K

…..

Cristina y el resto del peronismo

Este es un tema que he tocado otras veces en el blog, a partir del 10 de diciembre pasado. Entre otras, aquí y aquí. Y seguramente voy a seguir haciéndolo, aunque esté algo cansado. Y aunque no sirva para solucionarles sus problemas a los excluidos y a los nuevos excluidos -los desempleados. Pero la(s) relación(es) del conjunto del peronismo -afirmación, rechazo- con el liderazgo de Cristina Kirchner es un dato fundamental, sin el cual esta fuerza no podrá definir una estrategia. Nada indica que se resolverá pronto.

Tampoco se hará solamente entre peronistas, o en el seno de la coalición que con el nombre de Frente para la Victoria sostuvo a su gobierno. Por supuesto, otros actores, movidos por el odio, la especulación y/o estrategias ya definidas actúan.

Los aparatosos allanamientos a propiedades en Santa Cruz de la familia Kirchner, dispuestos por el juez Bonadío -cuya fundamentación judicial no aparece clara- son un ejemplo, ayer mismo. Como lo es la declaración de Lilita Carrió sobre esos operativos: “Para proteger a De Vido y Aníbal, van por Cristina“.

También es un elemento -negativo, en mi opinión- el silencio de las autoridades del Partido Justicialista. Se trata de una ex Presidente, que gobernó dos mandatos con el apoyo y la participación de ese Partido. Que fue el soporte político más poderoso, por lejos, del FpV. Por supuesto, no puede avalar hechos de corrupción, pero -más allá que no hay ninguna sentencia judicial- sería por lo menos estúpido ignorar que hay una ofensiva direccionada, como lo reconoce con refrescante claridad la diputada Carrió (con experiencia en denuncias como arma política).

Hoy el kirchnerismo, o más precisamente, la anterior Presidente y su círculo inmediato, son el blanco. Pero el peronismo “realmente existente”, los funcionarios, gobernadores e intendentes que acompañaron su gobierno, pueden ser daños colaterales u objetivos en otro momento. (Hablando de daños colaterales, las esquirlas pueden alcanzar a allegados al Presidente Macri. Pero uno puede suponer que serán protegidos, no?).

Todo esto es coyuntura. Debe ser enfrentada, hasta por dignidad, por aquellos que tienen un compromiso político. Pero no resuelve los dilemas del peronismo. Ni los del antiperonismo, a decir verdad. Los escándalos de corrupción pueden tener -a menudo tienen, en todo el mundo- consecuencias políticas espectaculares. Pero efímeras. Después de la mani pulite, en Italia vino Berlusconi. Después de los miles de hechos de corrupción reconocidos del Partido Popular, gana las elecciones en España. Después de Manliba, Morón y Sevel, Macri es elegido Presidente.

Un dato clave de la situación, insisto, es la muy real centralidad política de Cristina Kirchner. Además de la numerosísima militancia y “peronistas domiciliarios” (el término es del comentarista Guido) que mantienen una relación emocional con su liderazgo, está el hecho que ningún político profesional puede ignorar: es la figura política más conocida del país junto a Mauricio Macri -seguidos por Daniel Scioli- y para una parte sustancial de los argentinos está asociada con, como ella misma dijo, con un tiempo en que estaban mejor que ahora.

Por supuesto, es muy visible que para otra “parte sustancial”, CFK representa lo que no quieren de vuelta. Pero esos son los votantes que apoyaron, una parte a Massa, y finalmente todos a Macri. Ese es el público del nuevo oficialismo, al que trata de fidelizar. El peronismo hoy no tiene otro referente nacional para mostrar a la sociedad. Daniel Scioli podría serlo, por su grado de conocimiento entre los votantes, pero no ha mostrado en este tiempo la voluntad ni la persistencia, la garra, necesarias para pelear ese lugar.

Otro dato que no se puede dejar de tomar en cuenta, es que la ex Presidente se ha negado a encabezar o participar en el Partido Justicialista. Es un actitud suya de vieja data, pero en las actuales circunstancias se convierte en una definición política trascendente. Frente a esos allanamientos que mencioné al principio, ayer mismo escribía en su página de Facebook¿Creerán que de esta manera lograrán disciplinar a la dirigencia política, sindical o social opositora? Tal vez podrán con algunos, o tal vez con todos. Conmigo no“.

En estas palabras puede haber, seguramente hay, la amargura de quien se siente defraudada por todos aquellos a los que considera haber beneficiado, de los que esperaba la apoyaran más de lo que demostraron hasta ahora. Pero ella es una mujer que ha peleado en la primera línea de la política argentina desde hace más de 30 años. No es extraña a sus avatares. Reflejan la decisión de diferenciarse del resto de “la dirigencia política, sindical o social opositora”.

En mi opinión -que, aclaro, no es compartida por muchos peronistas, y aún por “kirchneristas emocionales”- es una estrategia política racional en su situación. Pero sobre eso quiero extenderme en otro, próximo, posteo.

Lo que me interesa señalar es que el Consejo Nacional del PJ -el organismo que tiene la responsabilidad formal de la conducción política. Y que en los hechos es el único organismo con que el conjunto del peronismo puede referenciarse hoy- se ha convertido, en los hechos, en el que avala, sobre todo por inacción y silencio, el colaboracionismo con el gobierno de Macri.

No se trata de acompañar los sentimientos de la militancia más ferviente, que aún no puede aceptar la derrota; de los “kirchneristas emocionales”, que rechazan visceralmente al gobierno de Macri, o, más profunda, la desesperación de los que han perdido el empleo. Los dirigentes políticos no llegan a serlo, generalmente, por sentimentales. El punto es que el PJ es, por la decisión que tomaron en la última elección los votantes, el partido más importante de la oposición. O no es nada. Los gobiernos provinciales y las intendencias se revalidan en sus distritos, o no. Pero en el plano nacional, podemos decir que en estos días el PJ ha dado los primeros pasos en el camino a ser nada.

Comentarios (3)

  1. Fernando Bonatto

    Si ,se va a pronunciar defendiendo a la justicia imparcial….
    pssss

    https://poesiayramosgenerales.blogspot.com.ar/2016/06/el-peronismoentre-nestor-o-un-gonzalo.html

    Responder
  2. jorge

    CHE BETO PENSA QUE ANTES HACIAMOS UNA AGRUPACION TIPO UES O JTP EN ATLANTA ETC Y HOY EN UN BAR FRENTE A TU LBBURO ANDA!!!!! DE LOS BOLSONES DE PLATA DE LOPEZ NO DECIS NADA????? ESPERA QUE HABLE EL GORDO LANTA Y MIRA COMO NOS ROMPE EL TUJE, TE CTO QUE HOY SE CUMPLE EL ANIVERSARIO DE LA MUERTE DE PERON Y…NO DECIS NADA!!!!! ANDA BUROCRATA SINDICAL Y BURGUESSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS

    Responder
  3. Joaquín BERTRAN

    LOS KIRCHNER, o sea, el matrimonio nefasto (para el país), nada tienen que ver con el peronismo y el que sostenga lo contrario es un felón. Tampoco representan al peronismo ni el viejo obsecuente cristinista Gioja ni el timorato, maula y sotreta de Scioli..

    Responder

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: