CASO NISMAN. Cómo asesinar a un suicida. Ercolini sintetiza los embustes de una caterva de chantas

Impecable descripción de la vacuidad de la vasta conspiración para asesinar a un suicida. Quienes creían imposible pergeñar un escrito judicial tan insustancial como la denuncia de Nisman a Cristina y Timerman están boquiabiertos por este más difícil todavía. Me sorprendería que Daniel Santoro, Hernán Cappiello, Van der Kooy y la caterva de chantapufis que dicen (porque el aire es gratis, porque por la plata baila el mono) que a Nisman lo asesinaron, liderada ahora por el juez Julián Ercolini, tratara de rebatir los sólidos argumentos expuestos por Kollmann. Descuento que ninguno de ellos lo hará porque hace mucho que han perdido la vergüenza y porque no tienen con qué. En cambio todavía espero que Kollmann se redima y deje de sostener la temblequeante hipótesis de la Trafic bomba pilotada por un kamikaze libanés teledirigido por protervos ayatolás iraníes que es la piedra basal del desvío de la investigación a una vía muerta a fin de consagrar la impunidad de los asesinos. Que son, precisamente, quienes la pusieron en circulación. (Al respecto, en una reciente entrevista cuyo audio hemos reproducido aquí, Carlos Telleldín narró una anécdota deliciosa que nos había pasado desapercibida: que en el juicio por el atentado a la AMIA que terminó hace más de una década la única persona que dijo haber visto una Trafic (aunque beige y no blanca, con el volante a la derecha, como si fuera una van british) cerca de la AMIA segundos antes de la explosión (en rigor, explosiones), la enfermera María Nicolasa Romero, fue invitada a ir hasta el lugar donde se encontraba una maqueta de la AMIA y los edificios vecinos, con réplicas en miniatura de todos los vehículos que se encontraban (o había quienes decían que se encontraban en el lugar) y cuando se le pidió que identificara a la Trafic… no supo identificarla y señaló a una Ford F-100 (el vehículo que, mienten, habría sido utilizado para volar la Embajada de Israel). María Niolasa Romero se encontraba en la esquina de Pasteur y Tucumán con una hermana, que negó que hubiera estado a punto de ser atropelladas por la fantasmagórica Trafic como había afirmado ella. Que admitió que se había presentado a contar lo de la supuesta Trafic que habría doblado por Pasteur conducida por un muchacho cuya cara le pasó muy cerca aleccionada por una enfermera del Hospital Churruca (donde a veces hacía changas), esposa de un comisario del cuerpo de Bomberos de la Policía Federal. Too much, como dice Cris. Demassié pa’l body, dicen gitanos y quinquis españoles.
Kollmann ¡rescatate!
Mientras esperamos este módico milagro, los dejo con su excelente nota:

El enorme fallo sobre el caso Nisman como pieza de ficción política

Los cuentos de su señoría

El informático Lagomarsino quedó acusado de ser parte de una conspiración internacional no identificada, junto a asesinos no identificados, que entraron mágicamente al departamento del fiscal y lo golpearon sin dejar el menor rastro. La evidente intención de culpar al “populismo” y, si se puede, a Venezuela.

 

PO RAÚL KOLLMANN 7 PÁGINA 12

¿Quienes fueron los autores del supuesto homicidio de Alberto Nisman, uno que habría disparado y otro que lo acompañaba? Desconocidos, no se los pudo identificar. ¿La forma en la que entraron al edificio Le Parc? Desconocida. ¿El método con el que entraron al departamento del fiscal? No se sabe. ¿La forma en la que salieron del baño, sin dejar ni una pisada, sin que hubiera una mancha de sangre? Se ignora. ¿El método con el que salieron del departamento dejando trabas del lado de adentro en la puerta principal y en la de servicio? Tampoco se sabe. ¿La forma en la que salieron del edificio sin cruzarse con nadie, sin que nadie los viera, sin que los capte ninguna de las cien cámaras que sí funcionaban? No hay ni siquiera una hipótesis.

Las 656 páginas del juez federal Julián Ercolini sobre la muerte de Alberto Nisman no aportan ni una prueba ni una evidencia de lo que ocurrió. Lo único que queda en pie son interrogantes y preguntas para las que ni el magistrado ni el fiscal Eduardo Taiano tiene respuesta alguna.

1 Diego Lagomarsino fue procesado como cómplice del supuesto homicidio.¿Cómplice de quién? No se sabe. El juez dice que el informático fue parte de un plan criminal, que integró una especie de organización con los supuestos homicidas “que no han podido ser identificados”. En el texto del juez no hay ni siquiera una teoría sobre los asesinos. Y lo más llamativo es que no menciona contactos de Lagomarsino, ni llamadas ni whatsapp con los que podrían ser sus colegas de banda. No hay un testigo que mencione que lo vio en una reunión rara, sospechosa. ¿Lagomarsino era parte de un servicio de inteligencia? El juez no lo afirma para nada. No encuentra ni un vínculo.

2 ¿Cuál fue el móvil del supuesto crimen? Según dicen los teóricos, si un homicidio se produce delante de diez testigos o si hay una filmación, el móvil no tiene la menor importancia: está claro quién fue. Pero si un homicidio tiene un autor dudoso o desconocido, el móvil pasa a tener mucha importancia. Hay que determinar la relación entre el homicida y la víctima. El móvil llena los huecos de una descripción incompleta, afirma la teoría. En las 656 páginas de Ercolini no hay móvil alguno. ¿Por qué Lagomarsino habría de participar del asesinato de Nisman? ¿Porque Nisman denunció a Cristina por el Memorándum? Está claro que no era kirchnerista. Basta mirar sus posteos anti-K en Facebook muchísimo antes de la muerte del fiscal y muchísimo antes de que Nisman pegara la voltereta de estar muy cerca del gobierno de Néstor y Cristina para pasar a  denunciar al mismo gobierno que antes elogiaba. ¿Participó del crimen porque era parte de una organización o servicio de inteligencia? No hay una sola prueba del juez en ese sentido. Ni en ningún sentido. Y eso que la investigación está en la justicia federal desde hace 15 meses y, si se suma toda la pesquisa anterior, ya pasaron casi tres años sin que apareciera evidencia alguna de un móvil. De esos tres años, dos fueron bajo administración macrista que se desespera por encontrar alguna prueba que involucre al gobierno anterior.

3 ¿Por qué Lagomarsino aportó su arma? La participación que el magistrado le imputa al informático es haber aportado la pistola, sabiendo que se iba a usar para matar a Nisman. Pero el dato relevante es que se trata de una Bersa que estaba inscripta en el Registro a nombre de Lagomarsino. O sea que entregó el arma inmolándose. En minutos se sabría que estaba a nombre suyo. No tiene el menor sentido ni explicación. Ercolini dice que se necesitaba un arma “amiga” para simular un suicidio, pero si la pistola hubiera sido de origen desconocido, nada cambiaba la situación: se diría que tal vez Nisman compró el arma muchos años antes. Basta mirar la Bersa para ver que se trata de una pistola viejísima. En cualquier caso, nuevamente el juez hace especulaciones y no explica por qué Lagomarsino habría puesto el cuerpo, inmolándose, en el supuesto plan criminal. No hay otro ejemplo igual en el mundo de alguien que deja una pistola a su nombre en un homicidio de repercusión nacional e internacional.

4 ¿Nisman no pidió el arma? El fiscal y el juez sostienen que es inverosímil que Nisman le haya pedido el arma a Lagomarsino. En primer lugar, desconocen un hecho probado: las llamadas, ese sábado, fueron siempre de Nisman a Lagomarsino. Fueron varias llamadas, reiteradas, porque en dos oportunidades el informático no atendió. Exhiben insistencia de Nisman, no voluntad de contacto de Lagomarsino. Pero, además, el custodio Rubén Benítez contó que también a él Nisman le pidió un arma, exactamente con el mismo argumento: que era para defender a sus hijas, que la custodia podía ser interceptada. El magistrado dictamina que no le cree a Benítez, que se contradice en sus versiones y sugiere que él y Lagomarsino fueron parte de un mismo plan. Sin embargo, no hay una sola llamada entre ellos, no hay testigos ni siquiera de un encuentro entre custodio e informático. Ercolini supone que fueron cómplices, no presenta una sola prueba.

5 Simular un suicidio. Ese es el centro de las 656 páginas del fallo de Ercolini. Según él, los homicidas, hicieron todo para armar la escena de un suicidio. Sin embargo, no explica lo más elemental ¿por qué el arma aparece en el hombro de Nisman? ¿por qué no se lo pusieron en la mano o cerca de la mano? No hay mejor indicio de un suicidio que el arma en la mano o al lado.

6 La mecánica. La Gendarmería, fuerza que depende del gobierno de Mauricio Macri y específicamente de Patricia Bullrich, dictaminó que a Nisman le dieron una tremenda paliza, le fracturaron la nariz, casi le partieron el labio, le pegaron en el hígado y en una pierna. Recién después le dieron ketamina, no se sabe cuánto ni cómo, porque no tiene rastros de ninguna inyección. Frente a este diagnóstico disparatado de una fuerza que no tiene la menor experiencia en autopsias, el Cuerpo Médico Forense, que no dependía de Cristina sino de la Corte Suprema, dijo que Nisman no tenía golpes y sólo registraba pequeñas cantidades de clonazepan. Los forenses, con miles de autopsias a sus espaldas, dijeron además de que no hay evidencia científica de accionar homicida ¿Cuál hubiera sido la lógica? Que el juez convocara a todos los profesionales de uno y otro lado, para que abrieran un debate delante de él. Ercolini esquivó esa alternativa. Como la coalición política-mediática-judicial quería apuntar, sí o sí, contra el gobierno anterior, se imponía dictaminar homicidio. Y eso se hizo, en contra de la ciencia.

7 La escena, parte II. Nisman murió de un único disparo en la sien (el lugar habitual de los suicidas), con el arma apoyada. En todo el departamento no hay rastros de pelea, pese a que para el juez y la Gendarmería recibió una tremenda paliza: no se rompió nada, el departamento estaba igual que el día anterior, según testimonió la madre del fiscal. Nisman terminó con la cabeza contra la puerta del baño, lo que impedía abrirla. Nada explica el magistrado sobre cómo se armó esa escena, cómo hicieron los dos supuestos homicidas para pegarle el tiro y salir dejando la cabeza apoyada contra la puerta y sin que hubiera ni una pisada ni se manchara la alfombra del pasillo. Nuevamente, los peritos de la Policía Federal dictaminaron que no había ninguna persona dentro del baño en el momento del disparo, mientras que la Gendarmería sostuvo que hubo dos personas, una sosteniendo a Nisman y la otra disparándole. En lugar de reunir a todos y obligar a un debate, Ercolini simplemente tomó la versión hecha a medida del comité de Cambiemos con sede en Comodoro Py.

8 El complot más grande del mundo. ¿Qué es lo que demuestra que a Nisman lo mataron? Que hubo un complot que se concretó en la desprotección del fiscal. Por ejemplo, la seguridad privada del edificio Le Parc tenía enormes baches: ni se anotaban como correspondía las entradas y salidas ni funcionaban todas las cámaras. Ese estado de cosas no fue producto de la dejadez, de la mala administración o incluso de la voluntad de algunos de los que viven en las torres para que no queden registradas las visitas, tal vez, de amores clandestinos. No, esa situación fue parte del complot. Otra parte del plan fue la presencia de un prefecto, afuera de Le Parc, vigilando. Y también de agentes de inteligencia de la Prefectura, a los que les dicen pasteros, que realizaban rondas. Otra parte del plan fue la ineficiencia de la custodia de la Federal que, como está probado, dirigía el propio Nisman de manera despótica: los usaba de cadetes para que le vayan a comprar comida o a entregar sobres. Más allá de eso, en ninguna parte se aporta una prueba de la relación real, concreta, de todo eso con la muerte del fiscal. El punto culminante del disparate fue la sugerencia de que un puesto de diarios era parte del operativo de espionaje que rodeó el supuesto homicidio. Ercolini dedicó páginas a señalar que el quiosquero era raro, que no vendía diarios, que cerró poco después, que no tenía permiso. En conclusión, que era un espía. El que arruinó todo fue el propio quiosquero que se presentó a declarar. Alfredo Juan Zabaleta le dijo al fiscal Taiano que puso el puesto en 2009, cinco años antes de que Nisman se mudara a Puerto Madero y seis antes de la denuncia del fiscal por el Memorándum. Eso lo saca de la cancha como servicio de inteligencia destinado al plan de vigilancia de Nisman: es que ninguna agencia de espionaje podía prever que el fiscal se separarÍa de su pareja, la jueza Sandra Arroyo Salgado, con la que convivía en Pilar y que se iría a vivir a Le Parc. Además, en su declaración, Zabaleta dejó entrever que cerró el puesto porque no pagó o se atrasó en el pago a los distribuidores de diarios y le cortaron la provisión. Entonces empezó a pedirle ejemplares a sus colegas, hasta que se fundió. Hoy trabaja en un ministerio, contratado por la administración Macri. La historia del quiosquero-espía exhibe la debilidad de las pruebas que, si se las mira un poco de cerca, no son pruebas.

9 Sin salida. El fallo de Ercolini deja el caso en un callejón sin salida. Es que el juez le hace la venia a los intereses políticos nacionales e internacionales cuyo objetivo es adjudicarle responsabilidad al gobierno “populista” anterior, instalar la idea de una autoría iraní o venezolana o de agentes de inteligencia vinculados al kirchnerismo. Y en ese marco, Lagomarsino es acusado de cómplice de personas que no se pueden encontrar ni identificar. Es que hay un problema: no existen. O por lo menos Ercolini no aporta ni una prueba sobre su existencia.

raulkollmann@hotmail.com

Comentarios (4)

  1. El Gallo

    Se cayó la pericia de la querella …
    Y apareció la de Gendarmería …
    Pero está muy cargada de Efectos Especiales …
    No os preocupéis, ya analizan las llamadas Pocino-Masino-Stiuzo-Mena-Milani y la posibilidad del suicidio inducido ( según Mauro Viale )
    Todavía no analizan las comunicaciones de nuestro héroe nacional con Bullrich-Carrió-Alonso …
    Todo parece acelerarse ( en función del resultado del Juicio Invisible, claro, el del encubrimiento )
    Advierto FISURAS ENTRE los grupos menemistas y los grupos macrisionistas …
    No les parece ?
    El grupo mediático América siempre muy activo en la generación de operetas. SERÁ POR MANZANO ?. Alguna vez lo citaron para que cuente lo que sabe sobre lo de la Embajada ? Pero que no nos cuente el cuento del cráter de la calle Arroyo otra vez !
    Otros que deberían ser auscultados: Ruckauf, Corach … Al Kazar, Amira, Ibrahim, etcs.

    Responder
  2. MINGO

    Habia leído la nota del submario ARA San Juan, no digo que sea verdad o mentira, solo la deje en un cajoncito, Pero al leer esta nota de Nisman donde ya con el titulo; “como asesinar a un suicida”!!! Toda la nota se la pasan pidiendo evidencia y tirando por tierra la que no va con su conveniencia. Pues que evidencia cientifica tienen para rotular a Nisman “Suicida”? Me gusta leer noticias feacientes, siempre ando en busca de ellas y al conocerlos, les dí una oportunidad, pero me fallaron. Son tendenciosos, inclinan la balanza, no dejan pensar al lector sino que buscan influir y adoctrinarlo a su manera o conveniencia tal vez económica o no, no sé, ni me importa. Adios, ojalá nunca los hubiera leido, me hicieron perder tiempo.

    Responder
    1. CONMINGO NO

      Y ¿qué tal la parte en la que Nisman le pide el arma al agente? ¿Eso también es “tendencioso”?
      Màs bien parece que no quiere creer en los hechos.

      Responder
  3. Walter C.

    La nota apunta a la pretensión de culpabilizar al populismo anterior. nada dice del tembladeral desconstruccionista que provoca en el ámbito del Estado nacional que es además quien terminaría pagando los costos políticos,(reivindicatorios del muerto) y económicos(en U$A por cierto). Agudiza el tembladeral, acelera y preanuncia el desenlace disolutorio.

    Responder

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: