TELLELDÍN: «No hubo ningún coche bomba»

A continuación, la entrevista que la periodista y documentalista francesa María Poumier le hizo recientemente por teléfono desde París a Carlos Alberto Telleldín, a quien el gobierno de Macri y su «justicia» adicta se obcecan en considerar protagonista de la voladura de la AMIA (los destacados en rojo son míos). Que yo sepa, es la primera vez que Telleldín dice públicamente que la tan trajinada Trafic-bomba nunca existió. No estoy de acuerdo con los términos laudatorios de Poumier, ni con la suposición de Telleldín de que el fiscal Nisman fue asesinado. Está clarísimo, de manera incontrovertible luego de la publicación del libro de Pablo Duggan (lo estaba desde antes para la gente de buena fe, tal como explicité y expliqué en mi libro Caso Nisman: Secretos inconfesables, publicado por Punto de Encuentro) que Nisman se suicidó. Aun así, me parece claro que Telleldín está siendo juzgado nuevamente a fin de lanzar una nueva cortina de humo sobre los atentados (a la embajada de Israel y la AMIA) que le costaron la vida a 107 personas, de las que solo 4 fueron de nacionalidad israelí, ataques en los que no hay una sola prueba de que hayan intervenido Hezbolá ni Irán y donde parece claro (sobre todo, y con mucha claridad, en el primero) que intervinieron agentes de inteligencia de Israel que así sabotearon los planes del primer ministro Isaac Rabin de devolverle la meseta del Golán a Siria a cambio de un acuerdo de paz suscripto con la garantía del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

El hecho de que Telledín sea inocente respecto a la voladura de la AMIA no lo convierte en un ángel ni en un héroe, y en esto discrepo con María Poumier. Háganse ustedes su propio juicio:

– Usted cumplió 11 años de prisión antes de ser reconocido inocente, en el marco de la causa AMIA . Y ahora resulta que lo vuelven a procesar, por delitos ya juzgados. Usted es el único que fue nuevamente acusado, de los que se vieron involucrados en el caso, los que todos, sin excepción, resultaron inocentes. ¿Cómo se explica esta extraña situación?

  • Te recuerdo brevemente los hechos: a mí se me acusó de haberle vendido al diplomático iraní Mohsen Rabbani una Trafic Renault que después supuestamente se usó para volar el edificio de la AMIA, sede de la asociación mutualista israelí argentina, el 18 de julio de 1994. Al cabo de tantos años de investigación sin que apareciera ningún culpable, como sigo denunciando las mentiras oficiales, yo soy la aceituna en el postre… En 2004, ya había seis fallos que me absolvían, y mi inocencia la confirmó la Corte de casación.

– Vaya, ¡parece mentira! En mi documental AMIA REPETITA, muy visto en youtube, varios entrevistados explican que la explosión se produjo adentro del edificio (en realidad hubo dos, N. del E,). ¿Faltan pruebas por aparecer todavía? Dice la fiscalía que han aparecido documentos nuevos que justifican que a Ud lo sigan persiguiendo.

– Desde el principio vengo aportando pruebas de que no hubo ningún coche bomba. O sea, como abogado (pues me gradué de abogado en la cárcel) puedo aportar testimonios, en defensa de muchas personas acusadas falsamente, por ejemplo: a una señora que andaba por la calle con su hijo la explosión le mató al nene. Ella afirma que nunca hubo ningún coche bomba, porque en tal caso, la hubiera aplastado a ella, según la geografía del lugar. El señor Rabbani, con el cual jamás me he cruzado, siempre negó haberse encontrado conmigo antes del atentado, ni tampoco compró ninguna Traffic, lo que repitió ante la cámara en su documental AMIA REPETITA. Recientemente, se conocieron los resultados de la investigación sobre el ADN del Sr (Hussein) Berro, ciudadano libanés cuyos supuestos restos aparecieron entre los destrozos de la explosión, y que habría sido el supuesto conductor del supuesto coche bomba: la CIA ya declaró oficialmente que el ADN era de otra persona.

– Pero Ud sí se dedicaba a vender autos…

  • Exacto, y aparecieron huellas de amonal, el supuesto explosivo, en el volquete que estaba cerca de la entrada del edificio. Seguramente en el mismo volquete alguien echó el motor del cual apareció milagrosamente un solo pedazo de algunos centímetros con una matrícula. Pero no era el motor de un auto que jamás haya pasado por mi taller, ni le vendí amonal a nadie.

Como jamás hubo una Trafic en la AMIA, como ninguno de cien testigos la vio ni quedaron restos apreciables de la misma, el sionismo directamente la inventó e hizo una muestra con el invento.

 

– Se ha demostrado que antes ya del atentado, estaba armada la trágica farsa en que usted hizo de chivo expiatorio. ¿Por qué lo eligieron a Ud para ese papel?

  • Cuando mi mujer me avisó por teléfono de que me andaba buscando la SIDE (el Servicio de Inteligencia argentino), me presenté espontáneamente, el 27 de julio de 1994, no tenía por qué ocultar nada de mis actividades. Se ha hablado de maquinación por una «mente diabólica». Pero la explicación es bastante sencilla. Mi padre era comisario general en Córdoba, trabajaba en los servicios de inteligencia argentinos, y se le reprocharon asesinatos en la represión contra los montoneros [entre los cuales hubo muchos estudiantes de familia judía, alzados contra el gobierno militar imperante]. Y la idea de Israel era acusar a ciertos policías y militares argentinos de haber fraguado el atentado contra la AMIA. Yo nunca quise trabajar en lo mismo que mi padre, sólo me dedicaba a la venta de autos de segunda mano. Esto no quita que mi abuelo era sirio, y musulmán, y además chiita, como son el pueblo y el gobierno de la República Islámica de Irán. Entonces por los tres costados, yo encajaba con el personaje que ellos necesitaban, para el tablero de títeres que quisieron armar.

– ¿Quiénes armaron el plan, en su opinión?

El MOSSAD, obviamente, con sus agentes locales, de nacionalidad argentina. Estando yo preso, en la oficina misma del juez Galeano, me visitó un israelí (un fiscal trucho) llamado Eldad Gafner. Me ofreció la liberación inmediata si yo aceptaba trabajar para el MOSSAD. Pero me negué.

– Usted demostró valentía y entereza en un momento decisivo, sin duda; y entiendo que hoy en día, Ud es un combatiente, no se limita a defender su honor personal y sus derechos, sino que no ha dejado de luchar por la causa de la verdad y la justicia para muchos. Me imagino que no le es fácil mantener su posición social, ahora, como abogado, deben tenerlo como un apestado, ya que oficialmente se sigue repitiendo que son los iraníes quienes volaron la AMIA…

Pues no, fijate, tengo un amplio respaldo popular y profesional. En Argentina todos saben que el gobierno obedece a dos amos unidos: Israel y EEUU. Pero los agentes sionistas no consiguen armar las campañas de difamación que arman en Europa para desprestigiar a quién les dé la gana. El pueblo no es estúpido, tengo la opinión pública a mi favor, las empresas me contratan con gusto.

– Entonces ¿qué buscan o piensan conseguir, con el nuevo juicio entablado contra Ud?

  • Es cosa de ficción, completamente. Además de seis fallos a favor mío, hay un decreto del gobierno anterior dictaminando que todas las condenas en torno a la voladura de la AMIA fueron ilegales. Lo que quieren es condenarme a libro cerrado. Violaron y siguen violando todas la leyes vigentes en Argentina.

Patéticos. Lanata y Levinas Impugnaban la existencia de la Trafic. Hoy Lanata calla y Levinas dice que no se sabe nada.

– Pero la Corte de casación no va a ratificar semejante encarnizamiento…

  • En la Corte de casación hay jueces que no son corruptos, mientras que en los estratos inferiores, es muy fácil chantajear a los jueces, porque se dejaron corromper, no pueden rendir cuentas sobre sus propiedades lujosas, esas cosas. Así es cómo los jueces casi siempre condenan, cumpliendo con órdenes desde el poder ejecutivo. Lo que quieren más que nada es alargar las cosas, mantener la causa viva, para poder seguir culpando a Irán. Por cierto, al juez Galeano, el principal en querer obligarme a mentir y acusar a otros argentinos de la policía bonaerense falsamente, lo condenaron a seis años de cárcel, ya en firme, definitivamente, aunque todavía no ha cumplido ni uno, anda suelto como si nada.

– Supongo que usted, tendrá mucha esperanza de que Cristina Fernández gane las próximas elecciones, ya que fue ella la que había firmado el Memorandum de entendimiento con Irán, que podía llevar a descubrir los verdaderos autores del atentado, lo cual habría llevado al gobierno israelí ante los tribunales argentinos, iraníes e internacionales.

  • Es cierto, el actual presidente Macri es tan dócil ante sus amos como lo fue Menem. Posiblemente no se pueda mantener en el poder luego de las próximas elecciones, en octubre, porque ni siquiera sabe lo que el pueblo está pasando, que es hambre y empobrecimiento agudo.

– ¿Se dedica Ud a algún combate político en estos momentos?

  • Hay un tema que conozco bien, y es el del maltrato a los presos. En este país, se mantiene presos a muchísimos inocentes, calculo que a un tercio de los internados. Estoy creando una ONG para defender a los detenidos pobres en detención ilegal, en estrecha coordinación con el Vaticano, y la presidenta será la doctora Marcela Boncioni.

– Y ¿qué me puede decir de uno de sus grandes perseguidores, el fiscal Nisman? Tiene alguna opinión sobre su muerte repentina? ¿Homicidio, como lo estableció la justicia argentina, o suicidio inducido?

  • Desde el primer día vengo diciendo que su muerte repentina, el 17 de enero de 2015, fue obra de servicios extranjeros, concretamente de la CIA con el Mossad. ¿Para qué? Pues para perjudicar a Cristina Fernández en las elecciones que se venían, diciendo que ella lo había mandado a matar para que Nisman no aportara pruebas de la supuesta culpabilidad iraní. Pero ya se sabe, y lo sabía Nisman, Irán no tuvo nada que ver con la voladura de la AMIA, y el expediente prometido por Nisman era puro bluff.

– Doctor Telleldín, a Ud la prensa lo llama «el Rey de los sacapresos». Con su caso ejemplar y la envergadura de sus compromisos, sigue demostrando que el Mossad junto con la CIA no lograrán jamás utilizar el atentado contra la AMIA para justificar sus campañas contra Irán. La propaganda no es todopoderosa. Por el contrario, se siguen acumulando pruebas de que fue un atentado de falsa bandera, y el pueblo argentino no se deja someter a los intereses de los asesinos. Gracias por su testimonio imprescindible!

Yapa:

 

El diario «El País» de Madrid hace rato que es un apéndice del imperialismo estadounidense. No obstante, y tal como sucede a veces con el New York Times, a veces mantiene las formas. Esto es lo que publicó el martes 16:

Serán 48 horas vertiginosas en el que el Gobierno volverá a mostrar a la Argentina alineada con la política internacional de los Estados Unidos. El presidente Mauricio Macri ratificó públicamente que va a “declarar a Hezbollah como grupo terrorista” a través de un decreto, en vísperas de cumplirse el 18 de abril 25 años de la voladura de la mutual judía AMIA que provocó 85 muertes y dejó más de 300 heridos. Todo coincidirá con la fugaz visita del secretario de Estado estadounidense, Michael “Mike” Pompeo (anteriormente director de la CIA), que llegará a Buenos Aires un día después, el 19 de julio, para presidir la «Segunda Conferencia Ministerial Hemisférica de Lucha contra el Terrorismo», que se realizará en el Palacio San Martín y de la que participarán cancilleres y “especialistas en contraterrorismo” de América Latina, que respaldarán la propuesta estadounidense e israelí de declarar “terrorista” a Hezbollah. Allí también habrá un encuentro con las actuales autoridades de la AMIA, donde Pompeo será uno de los disertantes junto al canciller argentino Jorge Faurie. En tanto, el secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj, confirmó que el Gobierno avanzará en la creación de un registro de personas y entidades vinculadas al terrorismo y su financiamiento».

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *