COVID-19: Agudo contraste de luces y sombras; de una gran noticia a la desidia criminal del macrismo

Hoy por la mañana, apenas me puse frente a la compu, leí esta noticia que me hizo feliz. Curiosamente, reparé luego que es de hace casi dos semanas. No entiendo, no me cabe en la cabeza como no ha sido más difundida. Primero, por el orgullo de que exista en nuestro país la capacidad de hacer estas cosas, y segundo, porque con la perspectiva cierta de que durante el primer trimestre de 2021 tendremos acceso a la vacuna, este artilugio permitirá a muchísimas personas atravesar este valle de lágrimas indemne hasta entonces. Poco después, llegó la otra noticia, demoledora: el hallazgo de cuatro millones de vacunas abandonadas en un frigorífico del barrio de Constitución por la anterior ¿administración? con lo que las vacunas que los macriboys dejaron de distribuir para que llegasen a la población llegan a la friolera de doce millones… que se pagaron a precio de oro.

Si en la Argentina rigiera la Sharia, la ley islámica, a quienes sabotearon y sabotean (¿dónde está la acción en esta rica ciudad de Buenos Aires para erradicar un dengue cuyos casos de infección vienen aumentando dramáticamente?) la salud de la población les correspondería la decapitación. Ni más ni menos.

Lean con atención esta publicación del Conicet  (Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas) de Santa Fe:

Ah, no se me escapa que la publicidad de este invento tiene, también, un propósito comercial, pero no conozco ni al autor de la nota, ni a ninguna de las personas y empresas mencionadas. Y con que la mitad de lo que describe el autor -un prestigioso investigador que difunde los hallazgos de investigadores del Conicet- sea cierto (y conste que no tengo motivos  para dudar de nada de lo que narra) con eso solo, estaría y está más que justificada la difusión.

COVID-19

Desarrollan telas antivirales para barbijos de uso social

Estos nuevos tapabocas permiten inactivar Coronavirus en solo cinco minutos. Investigadoras Superiores del CONICET participaron de la dirección del proyecto.

 

Científicas y científicos del CONICET, la UBA y la UNSAM desarrollaron telas tratadas con activos antivirales, bactericidas y fungicidas, para fabricar barbijos de uso social. Foto: gentileza investigadoras.

 

POR MIGUEL FAIGÓN

Un equipo de investigación integrado por científicas y científicos del CONICET, la Universidad de Buenos Aires (UBA) y la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM), con el apoyo de la PYME textil Kovi S.R.L., desarrolló telas tratadas con activos antivirales, bactericidas y fungicidas para, entre otras cosas, fabricar barbijos de uso social. Sus propiedades antimicrobianas fueron testeadas con éxito por el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) y su acción antiviral por el Instituto de Virología del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA).

“Los estudios realizados en el Instituto de Virología del INTA mostraron que estas telas tienen la capacidad de inhibir Coronavirus similar al SARS-CoV-2- agente patógeno que causa el COVID-19- en menos de cinco minutos”, destaca Silvia Goyanes, investigadora del CONICET en el Instituto de Física de Buenos Aires (IFIBA, CONICET-UBA) y una de las directoras del proyecto. “Una gran ventaja de este desarrollo es que todos los insumos que requiere están disponibles en grandes cantidades en nuestro país y que el proceso industrial utilizado para su manufactura se puede hacer en cualquier fábrica textil, dado que es el mismo que se usa para teñir telas; por lo que es posible producir estos barbijos en las cantidades que se requiera. Este barbijo no es una promesa sino una realidad, cualquier persona que quiera comprarlo, ya puede hacerlo”, agrega y aclara que, de todos modos, son aptos para uso social, pero no para uso médico o profesional.

Silvia Goyanes.

Otra ventaja de este barbijo, que se comercializa bajo el nombre de Atom Protect, en comparación con los tapabocas comunes, es que, al ser autosanitizante, no solo disminuye simultáneamente la probabilidad de infectarse con el patógeno que provoca el COVID-19 -al menos a través de la boca y de la nariz- y la posibilidad de contagiar a otros; sino que también por sus propiedades bactericidas y antihongos es más higiénico y evita que el individuo que lo usa respire sus propios gérmenes; lo que permite que se los pueda usar muchas horas seguidas. Por la misma razón, también se reduce el riesgo de que una persona termine contrayendo una infección por tocarse el barbijo con las manos, aunque hacerlo, de todas maneras, nunca es aconsejable. A esto se suma el hecho de que, al estar fijados mediante materiales poliméricos, los activos antivirales, fungicidas y antibacterianos se mantienen en la tela, inamovibles, tras al menos quince lavados. Por el momento, estos barbijos de uso social pueden adquirirse en la fábrica al por mayor o a través de su tienda en línea.

“La ventaja que tiene este barbijo, con respecto a productos que ejercen acción antiviral a través de campos electrostáticos, es que esta acción antiviral de las telas desarrolladas no tiene fecha de vencimiento”, indica Goyanes, que es también profesora titular del Departamento de Física de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA (FCEN, UBA), donde dirige el Laboratorio de Polímeros y Materiales Compuestos.

“La resistencia de los activos bactericidas, fungicidas y antivirales a ser removidos de la tela tras muchos lavados es también garantía de que la persona que usa este barbijo no va a ‘tragarse’ estas partículas (iones de plata y cobre y otros compuestos antimicrobianos). En este sentido, es necesario señalar que también se realizaron pruebas que mostraron que Atom Protect no es citotóxico; lo que es importante en un producto que está en permanente contacto con la piel”, agrega Ana María Llois, investigadora del CONICET y directora de la Unidad Ejecutora Instituto de Nanociencia y Nanotecnología (UE-INN, CONICET-CNEA) y otra de las personas responsables de la dirección del proyecto.

Ana María Llois

Dos telas, tres capas

Las telas utilizadas para la fabricación de estos barbijos son tejidas de algodón poliéster -como el de las sábanas- que adquieren la propiedad de inactivar virus y matar bacterias y hongos a partir de ser tratadas con diversos productos antivirales y antimicrobianos que desarrolló el equipo de investigación.

La capa de tela interior del barbijo –la que queda junto a la boca y la nariz- incorpora iones de plata y otros compuestos fungicidas y antibacterianos, junto con materiales poliméricos que permiten la retención de estos activos. La capa de tela externa es tratada con un producto que contiene iones de cobre –que son los que le brindan al tapabocas la acción antiviral-, compuestos fungicidas, bactericidas y polímeros.

“Sobre la tela externa se aplica una tercera capa polimérica semipermeable que permite lentificar el proceso de absorción de la microgotas en las que se transportan las partículas virales. Lo que hace esto es otorgarles más tiempo para ejercer su efecto a los iones de cobre y al resto de los componentes antimicrobianos, cuya acción, de todas formas, es muy rápida. Si uno tira una gota de agua sobre esta capa externa, observará que va a demorar mucho tiempo en humedecer la tela”, explica Goyanes.

Acción instantánea

Las investigadoras destacan que la acción antiviral y antibacteriana de los activos con que se trata la tela para fabricar estos barbijos es casi inmediata, una vez que los patógenos entran en contacto ella. Las pruebas realizadas en el INTI -para testear las propiedades bactericidas, que ya habían sido evaluadas en el Instituto de Investigación en Ingeniería Ambiental (IIIA, UNSAM)- mostraron que luego de dos minutos el número de bacterias se reducía tanto que no era posible contarlas. Además, se constataron en el INTI las propiedades fungicidas.

“En el Instituto de Investigación de Virología del INTA se hicieron los testeos de las telas contra varios virus, y se comprobó que en un período de dos horas su acción antiviral era excelente. Pero además se realizó una prueba específica para ver su capacidad para inhibir un Coronavirus similar al SARS-Cov-2 en un intervalo de solo cinco minutos, que es el tiempo mínimo de testeo, y los resultados no pudieron ser mejores. Esto significa que Atom Portect desactiva al virus en incluso menos de cinco minutos”, señala Llois, quien es además investigadora de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) y profesora titular la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA (FCEN, UBA).

Los becarios van a la fábrica

En la dirección del proyecto, junto con Goyanes y Llois, también estuvieron Roberto Candal, investigador principal del CONICET y secretario de investigación del IIIA, y Griselda Polla, directora del Equipo de Vinculación y Transferencia del IIIA. Además participaron, por parte del CONICET, la investigadora independiente Lucía Famá (IFIBA) y los investigadores asistentes Lucas Guz y Patricio Carnelli (ambos de IIIA). Pero de acuerdo con las investigadoras, uno de los motores más importantes que tuvo este desarrollo fue el trabajo que realizaron becarios y becarias durante la primera etapa de la cuarentena.

Las condiciones impuestas por la pandemia y la cuarentena, junto con la particular sinergia que implicaba este proyecto entre el CONICET, universidades nacionales y una empresa textil, llevaron a que becarios doctorales y posdoctorales del CONICET y la Agencia I+D+i, en el IFIBA y el IIIA, acudieran a la fábrica de Kovi S.R.L. en el partido bonaerense de La Matanza, para poder conocer de cerca los equipos y los procesos con los que trabajaban, realizar pruebas a escala industrial y así realizar la transferencia.

“Aunque el producto lo teníamos en mente, era importante para nosotros adecuar el proceso de fabricación a uno que se utilizara de forma usual en la empresa textil. Nosotros nos manteníamos en contacto con los becarios mediante videollamadas y filmaciones que nos enviaban para que pudiéramos observar los equipos que tenía la fábrica y los procesos que utilizaban. Me parece significativo destacar el trabajo de estos jóvenes científicos que muchas veces arrancaban su día laboral a las siete de la mañana para volver a su casa a las doce de la noche”, subraya Goyanes.

Un proyecto tecnológico con una función social

El acuerdo realizado entre el CONICET, la UBA, la UNSAM y Kovi S.R.L., que le otorga a la PYME de La Matanza la licencia exclusiva para fabricar estas telas, establece que durante los primeros seis meses de producción, la empresa va a donar el 10 por ciento de las telas que produzca a pequeños talleres del conurbano bonaerense, que confeccionarán barbijos para otorgar de forma gratuita a personas que no se encuentren en condiciones de comprarlos. “Que son justamente quienes más los necesitan”, señala Goyanes.

De cara al futuro

Tras esta experiencia, el desafío que se plantea ahora el equipo de investigación es diseñar mascarillas para uso médico de alta tecnología. Este nuevo desafío es uno de los proyectos seleccionados y financiados por la Agencia I+D+i en el marco de la convocatoria IP COVID 19, lanzada como parte de las acciones de la Unidad Coronavirus.

“La principal diferencia que tienen las mascarillas médicas respecto de los barbijos de uso social es que tienen que estar hechos con telas no tejidas; por lo tanto, los procesos y los productos son diferentes”, indica Goyanes.

“De todas formas, el ejercicio de desarrollar estos barbijos sociales fue más que útil para el trabajo que viene ahora. Hay que tener en cuenta, además, que las mascarillas son un producto médico de uso constante, y lo seguirán siendo aun cuando no haya pandemia”, agrega Llois.

Encuentran cuatro millones de vacunas vencidas en un frigorífico de la Ciudad

“En el fondo era un Gobierno al que no le importa la gente”, afirmó el ministro de Salud tras el hallazgo de estas “vacunas vencidas que no se habían distribuido a las provincias”, por lo que “nunca estuvieron a disposición de los argentinos”.

El ministro de Salud, Ginés González García, denunció hoy el hallazgo de cuatro millones de dosis de vacunas vencidas en un frigorífico del barrio porteño de Constitución por un costo total de 1.400 millones de pesos, por las cuales se iniciaron “las acciones correspondientes” junto a la Sigen, y que se suman a las más de 12 millones de dosis encontradas en depósitos de la Aduana en el inicio de su gestión.

El Ministro responsabilizó al Gobierno anterior y afirmó que era una administración a la "que no le importa la gente".

Son vacunas vencidas durante el gobierno anterior que no se habían distribuido a las provincias; nunca estuvieron a disposición de los argentinos“, dijo en diálogo con la prensa el titular de la cartera de Salud, que concurrió al frigorífico Oneto y Compañía, en Solís 1958, donde se exhibieron las cajas de las vacunas.

El Ministerio de Salud precisó que se encontraron en ese lugar 4 millones de vacunas, entre las cuales había 600.000 dosis de triple bacteriana y 2,2 millones de antigripales vencidas, entre otras.

“Esto no tiene explicación, es una desaprensión total del Gobierno anterior”, dijo González García, quien se presentó cerca de las 11.30 en el lugar junto a escribanos de Nación.

Asimismo, explicó que se enteraron de la situación por la llegada de una factura de un frigorífico por el estibaje de esas vacunas, algunas de las cuales datan del año 2015.

“Nos llegó la factura por el estibaje de millones de vacunas compradas en 2015 y 2016 y vencidas durante el gobierno anterior”, afirmó al respeto el funcionario, rodeado de unas 20 cajas de diferentes laboratorios cuyas etiquetas indicaban la fecha de compra y vencimientos entre los años 2016 y 2018.

Los paquetes con vacunas vencidas fueron encontradas en el frigorífico Oneto, del barrio de Constitución.

Los paquetes con vacunas vencidas fueron encontradas en el frigorífico Oneto, del barrio de Constitución.

En relación a una posible denuncia judicial, el ministro sostuvo: “Yo no soy un denunciador, testimonio lo que pasa y decidirán los organismo si amerita o no ser judiciable”.

“Hoy es el final de un capítulo y esto no va suceder con nosotros, porque trabajamos para que haya más vacunas”, agregó.

Un comunicado distribuido más tarde por el Ministerio de Salud precisó que ante el hallazgo de las vacunas vencidas “inmediatamentamente se instruyeron las acciones para reactivar la licitación y los trámites necesarios para la destrucción de los insumos vencidos”.

En ese sentido, el texto oficial indicó que la cartera de Salud y la Sindicatura General de la Nación (Sigen) “iniciaron las acciones y sumarios correspondientes” y detalló que “el costo de las dosis se estima en 1.400 millones de pesos mientras que el costo derivado del almacenamiento desde 2015 y la destrucción rondan los 19 millones de pesos”.

En el inicio de su gestión en la cartera de Salud, Gonzalez García “realizó las gestiones pertinentes para eximir de impuestos y liberar de los depósitos de aduana más de 12 millones de dosis de vacunas, algunas de las cuales llevaban más de siete meses en el depósito de frío de la aduana”, agregó el comunicado sobre el operativo realizado meses atrás.

Por su parte, el ministro aseguró que “siempre nos queda un remanente de vacunas” pero dijo que “nunca sucedió tener las vacunas y no distribuirlas“.

“Son muchos millones de pesos o de dólares” perdidos por el vencimiento, destacó el funcionario, a los que se deberán sumar el pago por el tiempo que las dosis estuvieron en el frigorífico y por la destrucción de las mismas, que deberá hacerse en el exterior dado que Argentina no cuenta con la tecnología para ese procedimiento, agregó.

Las vacunas vendidas que se encontraron en el frigorífico Oneto son la Antigripal Adulto, Prevenar 13, Sabin Oral, Antipoliomielítica, Anticólera y DPT-A, entre otras, según detalló la cartera de Salud.

Ginés aseguró que "son muchos millones de pesos o de dólares" perdidos por el vencimiento.

Ginés aseguró que “son muchos millones de pesos o de dólares” perdidos por el vencimiento.

González García recordó que durante 2018 el porcentaje de aplicación de la vacuna triple fue “muy bajo” y advirtió que más adelante se analizarán las consecuencias de los casos que no se vacunaron.

“Recordemos que esa vacuna se le da a las embarazadas y a los niños de 11 años y previene de la tos convulsa, la difteria y tétanos”, aclaró.

Por otro lado, el ministro responsabilizó al Gobierno anterior por las vacunas vencidas encontradas y dijo que eso evidencia que era una administración a la “que no le importa la gente”.

“En el fondo era un gobierno que no le importaba la gente porque esto es plata del Estado”, señaló Ginés y, sin mencionarlo, apuntó contra el exministro de Salud devenido luego en secretario, Adolfo Rubinsntein, quién “está habitualmente en la televisión explicando lo que hay que hacer, dando consejos” sobre el manejo de la pandemia de coronavirus.

El ministro recordó que en diciembre de 2019 se encontró una situación similar en un depósito ubicado en la localidad bonaerense de Ezeiza, por lo que sentenció: “Parece que era un procedimiento”.

 

Comentarios (3)

  1. Eduardo

    Está pasando algo ?

    Rey Emérito : fugado – exiliado.

    Uribeño colombiano : renunciado – prisión domiciliaria.

    Ultra Bannon recargado : clandestino – detenido.

    ( que pase el que sigue … )

    Responder
    1. Juana López

      Está pasando lo de siempre: se sacrifican a algunos personajes del sistema (aunque hayan estado en la cúspide, o mejor dicho si han estado en la cúspide, mejor) para darle oxígeno al sistema, para mantenerlo sin hacer cambios.
      Al ex rey de España se lo sacan de encima para proteger al actual rey (algo que está en el manual de las monarquías desde que existen).
      Que Banon iba a terminar en problemas, estaba claro. Los personajes extremistas (como la ultraderechista clasista racista hispano-argentina Cayetana, que el PP se la acaba de sacar de encima) que incendian la opinión pública, son carne de cañón, cuando han hecho su trabajo se los deja caer. El establishment no es tonto, cuando el sentido común de la gente empieza a asustarse de las barbaridades que dicen y hacen estos personajes, el establishment se deshace de ellos. Así de claro y sencillo.

      Responder
      1. Eduardo

        Probablemente está Ud en lo cierto…
        Vuelve el globalismo de la mano de los demócratas?

        Noviembre…
        Biden – Harris
        Delaware – California

        Offshore State – Silicon Valley ?

        Responder

Responder a Eduardo Cancelar respuesta

A %d blogueros les gusta esto: