ESTACIÓN ESPACIAL CHINO-ARGENTINA, no supuesta base militar en Argentina

Compartí

La TV Pública hizo y emitió un buen documental sobre la estación. Pueden leer la nota y verlo después o al revés, como prefieran. En cualquier caso, no parece que sean redundantes.

Disparen contra China

La ofensiva contra un observatorio astronómico y los errores de comunicación

 

Como toda nación soberana, los Estados Unidos de Norteamérica defienden sus intereses. El actual gobierno argentino ha decidido también defender los intereses de los Estados Unidos. Al recibir en Tierra del Fuego a la generala Laura Richardson, jefa del Comando Sur de los militares norteamericanos, el presidente Javier Milei anunció “una nueva doctrina de política exterior para Argentina” y explicó que “definir alianzas estratégicas es un elemento central de una política exterior inteligente. Pero estas alianzas no pueden estar basadas simplemente en intereses económicos, tienen que estar ancladas en una visión común del mundo”.

En las semanas anteriores hubo un peregrinaje de importantes funcionarios de la Casa Blanca, que incluyó las visitas del titular del Departamento de Estado, Anthony Blinken, y del titular de la CIA, William Burns. Por otra parte, la Administración General de Puertos de Argentina firmó un convenio para la participación de ingenieros del ejército estadounidense en tareas de capacitación en la Red Troncal Paraná-Paraguay, mal llamada “Hidrovía”. Además, EE.UU. intercedió en la venta de aviones de combate F16 de Dinamarca, de fabricación norteamericana, para la Fuerza Aérea argentina.

En Tierra del Fuego, el presidente Milei anunció la construcción de una base naval que, según su vocero Manuel Adorni, “convierte a la Argentina y EE.UU. en la puerta de entrada al continente blanco. Esto es parte de nuestra integración al mundo occidental y desarrollado, para afianzar nuestra soberanía ante la invasión de buques extranjeros que durante años tuvieron vía libre para depredar nuestro mar».

Si el alineamiento de Argentina con EE.UU. causa cierto escozor en el sentimiento patriótico argentino, la sensación se inflama en la Patagonia, cuando lo que se defiende son los intereses de la OTAN en el Atlántico Sur. Resulta indigerible, aun para los más entusiastas con el presidente argentino, resignarse a la invasión británica, materializada en su enclave de las Islas Malvinas. Y esa base es de un miembro de la OTAN, organización que Estados Unidos lidera.

El general Martín Balza precisó que el país del Norte le proporcionó a Gran Bretaña “oportuna, amplia, actualizada y eficaz información e inteligencia satelital, que contribuyó a una guerra electrónica que facilitó las operaciones británicas”, le proveyó “misiles Sidewinder (aire-aire) y misiles antirradar Shrike” y le cedió “el uso de la importante base aeronaval de la isla Ascensión, que fue determinante desde el punto de vista logístico y operativo para la flota y la fuerza aérea británicas.”

“Los comunistas no entran ahí”

En defensa de sus intereses soberanos, Estados Unidos quiere a China fuera de América Latina. Ha decidido no cooperar con China en la región. No cooperar, pero tampoco competir. Como en el caso de la tecnología del 5G, pareciera que EE.UU. hubiera perdido su confianza en sí misma para competir con China, y como manotazo de ahogado, solamente busca eliminar a quien considera su rival.

Al alinearse con Washington, el gobierno “libertario” se sube a la cruzada de eliminar a China en la región. “No sólo no voy a hacer negocios con China: no voy a hacer negocios con ningún comunista. Yo soy un defensor de la libertad, de la paz y la democracia. Los comunistas no entran ahí. Los chinos no entran ahí”, dijo Milei al periodista Tucker Carlson.

El plan norteamericano de “China fuera de nuestro patio trasero”, tiene entre sus focos el del observatorio astronómico acordado entre Argentina y China instalado en la provincia de Neuquén.

El observatorio, que tiene el inasible nombre de “Estación de Espacio Profundo CLTC-CONAE-NEUQUÉN”, fue resistida, al igual que toda cooperación entre el gobierno de los Kirchner y China. La relación con el país oriental fue combatida por grandes sectores de la oposición y hasta por una parte conservadora del Partido Justicialista. Por supuesto, a este embate no le faltó promoción en los Estados Unidos. En julio de 2018, el New York Times publicó una nota en la que aseguraba que “desde una estación espacial en Argentina, China expande su presencia en Latinoamérica”. Seis meses después, el senador peronista Miguel Pichetto presentó un proyecto para crear una comisión bicameral para que acudieran funcionarios a brindar informes sobre el observatorio y tuviera “acceso irrestricto a las instalaciones de seguimiento terrestre, comando y adquisición de datos en el territorio de la provincia del Neuquén, y a toda documentación pertinente”.

El relato contra el observatorio astronómico es impecable. Una síntesis sería: “Es una base militar china, que el Partido Comunista utiliza para espiar a los países libres, que el gobierno de los Kirchner permitió instalar a cambio de beneficios personales para sus corruptos funcionarios”.

En un mismo día, Diario Perfil titula “El ‘lado oscuro’ de la base china: qué se sabe de las actividades de la instalación en Neuquén” y La Nación, “ ‘No nos dejaron ni acercarnos’. El enigma de la base china en el desierto neuquino que incomoda a EE.UU.” (atribuyendo la aseveración a “una policía de la comisaría 36° de Bajada del Agrio”).

Se trata de un relato fácil de entender, pregnante y que causa el entusiasmo que genera todo odio al peronismo conducido por Néstor y Cristina Kirchner.

Está adobado con el velo de lo oculto y lo turbio que se le atribuye a China, y la pericia comunicativa con que está diseñado se revela, por ejemplo, en que el observatorio haya pasado de “estación” a “base”. Con la insistencia de que el lugar es manejado por los militares chinos, el término “base” induce automáticamente a la idea de “base militar”.

Asimismo, ante una nueva presencia estos días de la generala Richardson (precedida por una declaración del embajador norteamericano Marc Stanley: “Me sorprende que Argentina permita que las Fuerzas Armadas chinas operen en Neuquén”), el gobierno argentino se apura a prometer que hará una inspección de observatorio.

Siendo que en el observatorio está presente la Comisión Nacional de Asuntos Espaciales (CONAE), que depende del Poder Ejecutivo, debería hablarse de una intervención más que de una inspección.

Una inspección, tal como había pedido Pichetto en 2019, instala la idea de que el observatorio está en una jurisdicción de China de la cual Argentina está afuera, como si fuera un territorio ganado por un país invasor. El relato ignora por completo que el observatorio fue aprobado por el Congreso de la Nación Argentina en 2015 mediante la ley 27.123. Y que Argentina tiene un contrato con la Unión Europea exactamente igual para operar en forma conjunta un observatorio que se ubica en Malargüe, Mendoza, bastante cerca del que está en Neuquén y sobre el cual jamás nadie hizo ninguna crítica.

Un experimento de comunicación

En estos días, la campaña para atornillar en el fondo del sentido común de los argentinos que el observatorio es un aparato dispositivo diabólico de China, es torrencial. La noticia corre como un reguero de pólvora en medios de Argentina, es amplificada en Occidente —France 24— y trasciende a otros países de América Latina —Forbes México, Montevideo Portal. Carlos Ruckauf, ex vicepresidente de la Nación durante la gestión de Carlos Menem y ex gobernador de la provincia de Buenos Aires, le dice a la CNN que “está bueno que Milei haya puesto el ojo en la política exterior, lejos de las dictaduras y cerca de las democracias. Es positivo para el país porque EE.UU. no tiene en la región un aliado mediano como la Argentina”.

El relato sobre el observatorio astronómico de China y Argentina en la provincia de Neuquén está erigiéndose como una estrategia comunicativa emblemática. Es un modelo de una dimensión, una intensidad y una nitidez tales, que no es difícil concebir que pueda ser utilizado para otros proyectos de cooperación entre China y algún país de América Latina.

El ataque se desarrolla, además, en el escenario de la decisión del actual Gobierno argentino de desmantelar la producción científica local. En el observatorio trabajan científicos chinos y científicos argentinos. Lo que se está buscando destruir es un mecanismo de cooperación científica, no sólo con China, sino con la comunidad de astrónomos mundial, que también utiliza el observatorio.

El alineamiento colonial típicamente otorga la producción —de conocimiento, así como la producción industrial— al Imperio y la extracción a la colonia. Esta es la concepción estructural que fundamenta la decisión del actual Gobierno de reducir o desintegrar al CONICET, las universidades, las empresas estatales con áreas de investigación y desarrollo, y toda otra instancia de producción científica.

La campaña contra el observatorio astronómico ha tenido resistencias. Ya en 2016, durante el gobierno de Mauricio Macri, se aprobó un protocolo adicional que establece que el acuerdo entre Argentina y China “se implementará exclusivamente con miras al uso civil en el campo de la ciencia y la tecnología, y la información resultante de ninguna manera podrá ser utilizada con fines militares”.

Estos días, Agustín Rossi, ex ministro de Defensa durante la gestión de Alberto Fernández, afirmó que el observatorio “no es militar, sino experimental” y señaló que en la misma provincia patagónica “hay una base civil del Comando Sur de Estados Unidos”.

Pero como se sabe, en la comunicación masiva el ataque certero aparece en la tapa del diario y se instala como verdad, mientras la desmentida, aun reconocida por el Poder Judicial, aparece tres días después en las páginas interiores, sin fotos, en una gris columna negra neutra, que no produce ningún efecto.

El contrato entre Argentina y China para la construcción y uso del observatorio no fue comunicado desde un principio. Se decidió un vacío de comunicación, que la oposición y EE.UU. están llenando con una orgía de “verdades”.

Ante esta fiesta, poco sirve referir que Pablo Coppari, conductor del ciclo “Sorprendente Argenchina”, de la Televisión Pública, para informar sobre la cooperación entre Argentina y China, entró en el observatorio hace cuatro años y registró en un documental todo lo que había allí dentro. Está en YouTube, libre para quien quiera verlo.

Tampoco sirvieron la publicidad de varias visitas. Por ejemplo, referentes del Gobierno de Neuquén, del Consejo Profesional de Ingeniería de Telecomunicaciones, Electrónica y Computación (COPITEC), del Colegio de Ingenieros de la Provincia del Neuquén, de la Universidad Nacional del Comahue y de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN), Facultad Regional Neuquén, estuvieron en mayo del 2023.

En agosto de 2019 Leandro Groetzner de la CONAE, Wang Jizhou de CLTC y Alejandra Di Crocco del gobierno de la provincia del Neuquén, junto a Mariano Jordan de la Secretaría de Gobierno de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación, Mariano Enrico de la Cancillería Argentina, Rodolfo Lafitte exsecretario de Gestión Pública neuqino, Gustavo Romero director del Instituto Argentino de Radioastronomía (IAR) y funcionarios e investigadores de la CONAE y de CLTC, recibieron a agregados científicos y funcionarios de las embajadas de Alemania, Brasil, China, Italia, el Reino Unido y… Estados Unidos.

La comunicación en el caso de esta batalla ha sido reactiva, es decir, en principio fue pasiva. El Gobierno nacional, el gobierno de Neuquén y China, podrían haber desarrollado una acción de comunicación desde el principio, instalando por ejemplo un centro de interpretación junto al observatorio para que los turistas fueran a visitarlo, y en el que algunos monitores mostraran lo que hacían los científicos en el interior —como hace el documental de Coppari.

Hubieran podido imitar lo que la provincia de San Juan ha hecho con el Complejo Astronómico El Leoncito (CASLEO), que no solamente es comunicado, sino que la difusión es aprovechada como atractivo turístico. Se ha construido un hotel y una plataforma astronómica en la que un astrónomo da una charla de dos horas mientras los visitantes observan por una serie de telescopios el cielo nocturno.

Podría haberse establecido un mínimo mecanismo de comunicación que fuera informando de las actividades que se desarrollaban en el interior del observatorio en clave de divulgación científica. Por ejemplo, el observatorio es utilizado para la exploración que hace China de la Luna y de Marte. El cohete que llevó la sonda china a Marte tenía en su cabeza, pintada, la bandera argentina como logo de la CONAE. Salvo la revista especializada DangDai, ningún medio argentino, ni alineado con Estados Unidos, ni antimperialista, informó que Argentina formó parte del proyecto internacional liderado por China que llegó a Marte. Ningún medio asoció el observatorio a la participación de Argentina para que la humanidad llegara a Marte.

El observatorio podría haber aprovechado la astronomía como una marca de Argentina, la Patagonia o Neuquén, así como se ha hecho con los dinosaurios. En cambio, los gobiernos de Argentina, Neuquén y China, eligieron el silencio. En el caso de China la comunicación pareciera no poder escapar de la trampa de informar al público de otros países con la misma estrategia de comunicación masiva con que el gobierno informa a la sociedad china, esto es, sólo se dice lo que el Estado decide y si no es la palabra del Estado, sólo hay silencio.

Vemos aquí, con el caso de este observatorio, las consecuencias de la decisión de utilizar la no-comunicación de China. Y si el modelo de ataque a China utilizado con el observatorio va a ser replicado, es esperable que Estados Unidos y todos los medios de comunicación latinoamericanos que están cómodos habitando su patio, se hagan una fiesta, como ya sucedió en Argentina con el proyecto agrícola en el Valle Medio del Río Negro o el proyecto de la instalación de granjas porcinas, así como pareciera que empieza a suceder con algunas empresas chinas que se disponen a desarrollar la explotación del litio en el noroeste.

YAPA:

Hace dos años,  el entonces ministro de Ciencia y Tecnología, Daniel Filmus, visitó la estación espacial y de resultas de ello se publicó un buen artículo explicando que hace y para qué sirve. Desgraciadamente tuvo poca difusión, al punto que el buscador de Google lleva directamente a la información dada por el Estado nacional, lo que indica que fue muy poco replicada. Si les interesa, pueden leer el artículo aquí: https://www.argentina.gob.ar/noticias/filmus-visito-la-estacion-de-espacio-profundo-de-la-cltc-conae-neuquen-un-puente-de  


Compartí

Deja un comentario