SERVICIOS DE INTELIGENCIA – SOBORNOS. El jefe de la AFI, Gustavo Arribas, habria cobrado una coima de más de medio millón de dólares por el soterramiento del Sarmiento

Hasta en el Brasil del golpista Temer está claro que las empresas cáscara o offshore son fachadas para posibilitar la evasión fiscal, el pago de coimas y otros delitos que de ninguna manera pueden ampararse en la privacidad. El señor 05, teórico jefe de los inexistentes espías locales (los que hay son, casi sin excepción, más que súbditos mandaderos de Israel y Estados Unidos) es un empresario corrupto al servicio de otro empresario corrupto. La relación entre Macri y Arribas es tan estrecha que Macrí, antes de mudarse a Olivos, le alquiló su mansión de Barrio Parque (“Palermo Chico” para los foráneos) a Arribas.

Al parecer Odebrecht pagaba coimas a diestra y siniestra, por lo que no sería de extrañar que, además de pagarle a Arribas (todo indica que por el soterramiento del Ferrocarril Sarmiento, obra presupuestada en 47.000 millones de pesos) aparezcan pringados funcionarios del gobierno anterior. Se trata como pidió Cristina que se investiguen a fondo todas las contrataciones de obras públicas.

La investigación firmada por Hugo Alconada Mon es irrefutable. Insólitamente, el mamarracho de ministro de Justicia que Mauricio no legó dijo que se trata de “un cúmulo de insinuaciones”.

Vale la pena recordar que los periodistas que buscaban off shore de Néstor y Cristina y pruebas del pago de coimas de funcionarios del gobierno anterior, las han encontrado y sobradamente de funcionarios del actual gobierno, que gerencia la ciudad de Buenos Aires desde hace nueve años.

En cuanto a Arribas, nadie que haya leído el perfil que hizo de él Gustavo Veiga cuando fue nombrado al frente de la AFI puede hacerse ahora el sorprendido. Todo indica que su enorme fortuna proviene en importante medida de su asociación a través de interpósitas (particularmente a través de la empresa HAZ, por Hidalgo, Arribas y Zahavi, el socio israelí) con personas con el oligarca ruso Román Abramovich. Según el ex dirigente de los tabacaleros, ex diputado nacional y opositor a Macri y a su delfín Angelicien Boja Juniors, tanto Hidalgo como Arribas son testaferros de Macri.

Aunque los medios se refieren abundantemente a la presentación de Elisa Carrió ante el juez federal Rodolfo Canicoba Corral, no lo hacen tanto con la que hizo el bloque de de diputados del Frente para la Victoria con la firma de su titular, Héctor Recalde, ante Sebastian Casanello, en el que directamente acusa a Arribas de “cohecho”.

El escándalo no deja de crecer. Ahora se sabe que la UFI sabía de los giros de Meirelles a Arribas desde junio pasado y no hizo nada.

Un operador de Odebrecht le giró US$ 600.000 al jefe de inteligencia argentino

El cambista Leonardo Meirelles, condenado por la justicia brasileña en el Lava Jato, hizo en 2013 cinco transferencias a Gustavo Arribas desde una cuenta controlada por una “empresa de fachada”

Comision de acuerdos del Senado. analizaron los pliegos de los directores de la AFI. Gustavo Arribas y Sailvia Majdalani Foto: Soledad Aznarez 3_8_16

HUGO ALCONADA MON / LA NACIÓN

El titular de la Agencia Federal de Inteligencia, Gustavo Arribas. Foto: Archivo

Un operador financiero y cambiario brasileño condenado por la justicia de su país por su rol en la investigación Lava Jato transfirió más de medio millón de dólares a una cuenta del actual titular de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Gustavo Arribas, en cinco pagos que comenzaron un día después de que, en septiembre de 2013, se reactivara el contrato para el soterramiento del tren Sarmiento para el gigante brasileño Odebrecht.

Ese operador y cambista paulista llamado Leonardo Meirelles se acogió luego al régimen de la “delación premiada”, y aportó documentación sobre miles de transferencias que hizo para Odebrecht y otras empresas brasileñas, según surge de los registros de transferencias bancarias que integran la investigación sobre Lava Jato en Brasil. LA NACION obtuvo copias de esa documentación como parte de un proyecto periodístico colaborativo liderado por el equipo peruano IDL Reporteros.

Meirelles transfirió un total de US$ 594.518 mediante cinco giros a una cuenta en Suiza de Arribas entre el 25 y 27 de septiembre de 2013, desde una cuenta bancaria en Hong Kong que el operador brasileño controlaba a través de la empresa RFY Import & Export Limited, que la justicia de su país ya calificó como “empresa de fachada”, destinada al pago de coimas, lavado de activos y evasión.

LA NACION intentó consultar a Arribas, pero se encontraba en Brasil, de vacaciones junto a su familia. Pero a través de tres colaboradores admitió que sólo recibió una transferencia, por US$ 70.495, el 26 de septiembre de 2013, que adjudicó a la venta de un inmueble en San Pablo sobre el que no aportó más datos.

“Propinas”

A través de esos mismos colaboradores -dos de ellos, abogados-, Arribas negó haber recibido las cuatro transferencias restantes, así como fue taxativo al negar cualquier vínculo con el pago y cobro de coimas que comienzan a salir a la luz a partir del Lava Jato, la gran investigación sobre el sistema de corrupción que azota el sistema político y empresarial de Brasil, con ramificaciones en otros 11 países. Entre ellos, la Argentina.

Cuando Meirelles ordenó esas cinco transferencias, Arribas vivía en Brasil, donde se dedicaba a la compraventa de jugadores de fútbol. Para entonces tenía una antigua relación de amistad y confianza con el actual presidente Mauricio Macri, en ese momento jefe de Gobierno porteño.

En los registros a los que accedió LA NACION, en tanto, no aparecen los motivos de esos pagos. Sólo figura que se transfirieron a la cuenta en la sucursal Zurich del Credit Suisse que el actual jefe de los espías informó en la declaración jurada que presentó ante la Oficina Anticorrupción (OA).

Conocido como “doleiro” -es decir, operador en el mercado ilegal de cambios brasileño, el equivalente al “cuevero” de la city porteña-, el propio Meirelles confirmó que pagó “propinas” en la Argentina.

Meirelles así lo admitió durante la entrevista que concedió a IDL Reporteros, en el aeropuerto de San Pablo, el 11 de julio de 2015. Detalló que participó en “un total de 3000 o 3500 operaciones [pagos] en cuatro años, que se hicieron entre 2009 y 2014. Estamos hablando de 240 millones de dólares, que yo pagué en mis empresas en Hong Kong, tanto depósitos como pagos, en Panamá, la Argentina y así”.

Desde Curitiba, en tanto, el abogado de Meirelles, Haroldo César Nater, respondió a LA NACION que su cliente “no puede proporcionar ninguna información a la prensa nacional o internacional debido al acuerdo de colaboración premiada que suscribió con el Ministerio Público Federal”. Y a continuación añadió que “por desgracia, Meirelles no puede ayudarle”.

“Irregulares”

Desde el entorno del “doleiro”, sin embargo, indicaron a LA NACION que “esas transferencias en efecto se realizaron y probablemente fueron irregulares”, y deslizaron que, más que Meirelles, “el que tiene la información más precisa es Youssef”, en alusión a Alberto Youssef, su socio y jefe, que también fue condenado a prisión por el juez del Lava Jato, Sergio Moro, y que también se acogió a la “delación premiada”.

El momento en que Meirelles concretó esas transferencias es singular. ¿Por qué? Porque en coincidencia con el depósito de los casi US$ 600.000 por parte de Meirelles a la cuenta de Arribas, cobraba un nuevo -y en apariencia- definitivo impulso el proyecto para el soterramiento del tren Sarmiento (a cargo del consorcio de empresas integrado por Odebrecht, la argentina Iecsa -de Ángelo Calcaterra, primo de Mauricio Macri-, la española Comsa y la italiana Ghella).

Anunciado repetidas veces, el soterramiento registró marchas y contramarchas. En enero de 2008, la entonces presidenta Cristina Kirchner había encabezado el acto de adjudicación de las obras. Pero recién en diciembre de ese año firmó el contrato de ejecución.

Reactivación en 2013

El entonces secretario de Transporte Ricardo Jaime comenzó entonces a cobrar la coima que había acordado con Odebrecht, según consta en unos correos electrónicos que su testaferro, Manuel Vázquez, cruzó con los operadores de la constructora brasileña, y que los investigadores del Lava Jato lograron recuperar.

Sin embargo, a medida que el proyecto entró otra vez en un letargo, se suspendió el flujo de dinero negro. Hasta que en febrero de 2010, Vázquez llegó a enviarle un e-mail a un representante de Odebrecht en Buenos Aires, Mauricio Couri Ribeiro, para reclamarle US$ 80.000 que le adeudaban desde hacía un año, según la documentación recabada por los investigadores del Lava Jato.

Aun así, el proyecto continuó en suspenso. Hasta que el 30 de agosto de 2013, el kirchnerismo publicó el decreto 1244 con el que creó la unidad ejecutora para esa obra, financiada con $ 700 millones del Estado nacional y un crédito otorgado por el Banco de Desarrollo (BNDS) brasileño por otros US$ 1500 millones.

Veinticinco días después de la publicación de ese decreto, la constructora brasileña anunciaba su beneplácito en su página oficial de Internet: Odebrecht Infraestrutura conquista novo contrato na Argentina, y aportaba a continuación algunos detalles de la obra de infraestructura.

Un día después, el miércoles 25 de septiembre de 2013, Meirelles dispuso la primera transferencia a la cuenta de Arribas por US$ 154.666 en su cuenta 373645-5, en la sucursal Zurich del Credit Suisse. Al día siguiente, jueves 26, otros US$ 70.500 -la que sí admitió el entorno del actual jefe de la AFI-. Y el viernes 27, tres transferencias más por 120.352, 90.000 y 159.000 dólares. Total: 594.518 dólares.

Todas esas transferencias registraron el mismo origen: la cuenta bancaria 313-0-025652-9 en el Standard Chartered Bank Hong Kong de una sociedad controlada por Meirelles RFY Import & Export Limited.

“Empresas de fachada”

Tanto la firma offshore como Meirelles se encontraban bajo la mira de los policías, fiscales y el juez que impulsan el Lava Jato. Así, en una requisitoria del Ministerio Público de abril de 2014 -es decir, siete meses después de esas transferencias a Arribas-, cuatro fiscales brasileños detallaron que Meirelles y su hermano Leandro integraban una “organización criminal” que entre 2012 y marzo de 2014 realizó “operaciones ilegales en el mercado paralelo de cambio; principalmente para promover la evasión de divisas”.

Los fiscales detallaron que RFY Import & Export Ltd y otras compañías offshore de los Meirelles no eran más que “empresas de fachada”. ¿Para qué? “Usando una apariencia de legalidad, los denunciados simularon contratos entre empresas brasileñas y extranjeras, buscando justificar, sobre todo ante instituciones financieras extranjeras, la realización de transferencias internacionales”, bajo el mando de Youssef, quien actuaba bajo órdenes de Odebrecht y otras grandes empresas brasileñas.

Youssef confiesa

El propio Youssef reconoció ante la justicia de su país que utilizó esa cuenta de RFY Import & Export Ltd para pagar US$ 4,2 millones “que Odebrecht se comprometió a depositar en el exterior” entre septiembre de 2001 y mayo de 2012. Es decir, un año y medio antes de los giros que desde esa misma cuenta se enviaron a la cuenta en Suiza al actual jefe de la AFI.

Ya en abril de 2015, en tanto, el juez Moro consideró probados los roles de Youssef y los Meirelles en la operatoria ilegal. También concluyó que usaron a RFY Import & Export y a otras compañías offshore para “transferencias internacionales mediante contratos cambiarios [basados en] importaciones ficticias”.

Con esas evidencias, Moro condenó a los tres. A Leonardo Meirelles, a 5 años de reclusión; a su hermano Leandro, a 4 años de reclusión, y a Youssef se lo redujo a 3 años y medio de reclusión porque, aunque su rol fue mayor, se sumó a la “delación premiada”, admitió su rol en las coimas de Odebrecht y aportó evidencias, lo mismo que haría luego Leonardo Meirelles.

Tras el quiebre de su ex CEO, Marcelo Odebrecht, y otros 77 ejecutivos, incluso la multinacional brasileña también comenzó a colaborar. Así selló un acuerdo con el Departamento de Justicia de Estados Unidos que se difundió a fines de diciembre pasado. Uno de los datos que aportó la constructora fue que en 2008 se comprometió a pagar sobornos para ganar un proyecto y que, por ese motivo, entre 2011 y 2014 pagó US$ 2,9 millones en coimas a funcionarios argentinos a través de un intermediario. ¿Podría ser Vázquez?

La empresa Odebrecht también admitió que entre 2011 y 2014 pagó coimas “adicionales” por “aproximadamente” US$ 500.000 a cuentas privadas “de un intermediario bajo el entendimiento de que los pagos eran para beneficio de funcionarios públicos argentinos”. Esa suma es similar a la transferida a la cuenta de Arribas, pero el Departamento de Justicia no detalló a quién le pagó Odebretch.

Odebrecht: Carrió pidió a la Justicia que investigue el giro por US$ 600.000 que recibió el jefe de la AFI

La líder de la CC presentó un escrito para que se investigue a Gustavo Arribas por la maniobra que reveló LA NACION; Graciela Ocaña reclamó que Macri aparte al funcionario hasta que se aclare su situación

Elisa Carrió pidió hoy a la Justicia que investigue al jefe de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Gustavo Arribas, por las transferencias de más de medio millón de dólares que recibió, en septiembre de 2013, por parte de un operador de la firma Odebrecht, quien fue condenado en Brasil por el caso Lava Jato. La maniobra, que pone bajo sospecha a Arribas, fue revelada por LA NACION en su edición de hoy.

Según pudo saber este medio, la referente de Cambiemos elaboró esta mañana junto con su abogado el escrito que entregó en los tribunales de Comodoro Py. La legisladora solicitó que se investiguen los supuestos vínculos del jefe de inteligencia designado por Mauricio Macri con el Lava Jato y adjuntó los datos que contiene la investigación periodística de Hugo Alconada Mon. “Es necesario que sea aclarado en ese ámbito”, aseguró Carrió. La legisladora porteña Graciela Ocaña (Confianza Pública) también hará hoy una presentación en los tribunales federales para pedir que se indague a Arribas por el dinero que giró el operador financiero Leonardo Meirelles a su cuenta en Suiza. Ocaña ampliará la denuncia que hizo el año pasado luego de que saliera a luz el mail en el que Manuel Vázquez, ex asesor de Ricardo Jaime , reclamaba que le debían 80 mil dólares de una supuesta coima. Esa causa está en manos del juez Marcelo Martínez Di Giorgi.

“La información de la nota es reveladora de otras transferencias que son parte de los 35 millones de dólares que Odebrecht pagó en sobornos en la Argentina. Queremos que se investigue más allá del color político de los funcionarios”, afirmó la legisladora en diálogo con LA NACION.

“Como en el caso de las transferencias que se realizaron a Vázquez y que dieron origen a mi denuncia, creemos que esto tiene que ver con la obra del soterramiento del tren Sarmiento. Siempre los pagos se realizan después de que se produce algún movimiento en cuanto a la adjudicación, el otorgamiento o preadjudicación de la obra. Esto es muy llamativo”, apuntó.

La legisladora, además, solicitó que el Presidente aparte al funcionario de su cargo, como lo hizo con el titular de la Aduana, Juan José Centurión , hasta que se aclare su situación y presente “toda la documentación” ante la Justicia. “Los que votamos a Cambiemos queremos un cambio y una explicación”, resaltó.

Desde el entorno de Arribas negaron la presunta vinculación con el Lava Jato y con el pago de coimas del caso Odebrecht. Admitieron uno solo de los cinco giros de dinero -por 70 mil dólares- y lo adjudicaron a la venta de un inmueble en Brasil, donde el jefe de la AFI vivió durante casi diez años.

“Tiene que dejar sus vacaciones [en Brasil] y venir a dar explicaciones”, advirtió Ocaña.

La denuncia recayó en el juzgado federal N°6, a cargo de Rodolfo Canicoba Corral.

Arribas sólo admite una transferencia y la adjudica a la venta de un inmueble en Brasil

Colaboradores del jefe de la AFI niegan vínculos con el Lava Jato y con el pago de coimas de Odebrecht

Gustavo Arribas se encuentra en Brasil. Vivió allí durante casi una década y volvió a la Argentina para asumir al frente de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), pero retornó al país vecino para pasar sus vacaciones junto a su familia, hasta el 23 de este mes.

Consultado por LA NACION, su entorno transmitió que Arribas negaba “rotundamente tener algún tipo de participación en el caso denominado Lava Jato”, mientras que sus colaboradores aportaron varias explicaciones sobre los documentos que muestran que habría recibido casi US$ 600.000, en septiembre de 2013, desde una cuenta en Hong Kong del cambista -o doleiro- Leonardo Meirelles, condenado por su rol en el Lava Jato, aunque luego se acogió al régimen de la “delación premiada”.

La primera respuesta fue que Arribas no conocía ni había mantenido ninguna relación comercial con Meirelles ni con su socio y jefe, Alberto Youssef, quien también fue condenado a prisión como parte del Lava Jato y se convirtió en un “delator premiado”. Indicaron que “ambos eran doleiros, así que quizá le hayan hecho esas transferencias por encargo de terceros”.

Los colaboradores de Arribas afirmaron, además, que el actual jefe de los espías “no recuerda” haber mantenido algún tipo de relación con RFY Import & Export Ltd, la sociedad offshore que le transfirió los casi US$ 600.000 a su cuenta en la sucursal Zurich del Credit Suisse.

“Venta de un inmueble”

Pese a esas primeras negativas, los colaboradores de Arribas indicaron a LA NACION que buscarían en los archivos y registros para “verificar” la información, y acordaron volver a contactarse. Así, luego indicaron que en realidad “esas transferencias se deben a la venta de un inmueble en la ciudad de San Pablo”, operación sobre la que dijeron que Arribas podría aportar toda la “documentación respaldatoria” al retornar de Brasil.

Tras lamentar que la publicación podría levantar una “sospecha de un origen espurio de las transferencias vinculándolas al Lava Jato“, junto a Arribas remarcaron que cuando ocurrieron esas transferencias, él no era funcionario público ni residente fiscal argentino. “Jamás tuvo ninguna vinculación comercial o prestó servicios para ningún ente público en la Argentina o Brasil durante su actividad empresarial privada, y todas sus cuentas en el país y en el exterior están debidamente declaradas.”

Escribano de profesión, Arribas se radicó durante una década en Brasil, donde se dedicó a la compraventa de jugadores de fútbol, tras aprender los primeros pasos de ese negocio durante su experiencia en Boca Juniors, adonde llegó junto al entonces presidente del club Mauricio Macri.

Al retornar a la Argentina y asumir al frente de la AFI, Arribas se convirtió en uno de los funcionarios más ricos del gabinete nacional. Declaró $ 46 millones de patrimonio, con bienes y activos en la Argentina y participaciones en empresas, plazos fijos, dinero en efectivo y tres oficinas en el país vecino.

Tras esas primeras dos respuestas, sin embargo, llegó la tercera. Junto a Arribas indicaron que en realidad sólo una de las cinco supuestas transferencias se acreditó en su cuenta bancaria del Credit Suisse, sucursal Zurich, de lo que podía aportar una confirmación oficial del banco, pero que por lo tanto negaba cualquier vínculo con los cuatro giros restantes.

Así, desde el entorno del jefe de la ex SIDE terminaron por admitir la existencia de una transferencia por US$ 70.000, que se concretó el 26 de septiembre de 2013, de la cuenta de RFY Import & Export Limited, en Hong Kong, a la cuenta de Arribas en Suiza.

Cómo se desarrolló la investigación

Liderado por el equipo periodístico peruano de IDL Reporteros, un grupo de periodistas de América latina comenzó a investigar hace más de un año y medio las ramificaciones del Lava Jato por los países de la región.

Esa investigación incluyó reuniones con investigadores en Brasil y otros países, y el cruce de datos entre los periodistas, así como la paulatina publicación de los primeros hallazgos.

Por ejemplo, el diario La Prensa, de Panamá, reveló que un arrepentido que trabajaba para Odebrecht aportó datos sobre las coimas que se pagaron a un hijo del ex presidente panameño Ricardo Martinelli.

En Perú, en tanto, IDL Reporteros reveló la ruta offshore por la cual Odebrecht canalizó sobornos para funcionarios de ese país. Ahora, LA NACIÓN publica su primer texto de la investigación.

A %d blogueros les gusta esto: