COSTANERA NORTE – PARQUE DE LA MEMORIA. Larreta arrasa con el paisaje porteño: ahora cerró violentamente “Los Platitos”

Tras la interrupción provocada por la resistencia popular al pase a propiedad privada de Punta Carrasco – Costa Salguero, prosigue su plan yendo aguas arriba de la Costanera Norte, junto a  la Ciudad Universitaria.

Detesto los cementerios. Amo el Parque de la Memoria. Creo, como Walsh, que el verdadero cementerio es la memoria. Y el Parque de la Memoria reemplaza las tumbas que no tuvieron muchos desaparecidos. Allí están, todos juntos, mis contemporáneos caídos en las luchas por la liberación. Y en la explanada que da al río y al lugar dónde se yergue sobre las aguas el monumento al pibe Pablo Miguez (ese lugar que suelen visitar presidentes y otros grandes dignatarios extranjeros, lo que lo pone a salvo de garras avariciosas), de 14 años, comenzamos hace ya muchos años sin alborotos ni aspavientos la repetida ceremonia de arrojar a las aguas las cenizas de los seres queridos que nos van dejando. Lo hacemos con el ánimo de que la costumbre perdure entre quienes nos continuen. Es el destino que quiso Luis Alberto Spinetta y allí fueron arrojadas, entre muchas otras, las cenizas de dos de mis tres hermanos, Luis y Pablo, y con medio siglo de atraso, las de John William Cooke.

Esas ceremonias suelen programarse para las 11 de sábados o domingos soleados, extenderse hasta pasado el mediodía y nunca son plúmbeas porque la tristeza suele ser compensada con emotivas semblanzas y canciones que las convierten en una especie de misas –paganas y no tanto– lo que hace que la mayoría de los asistentes nos sintamos atravesados por la luz, y quienes amaban sinceramente al occiso, hermanados por ese sentimiento.

Abajo, un trozo del Parque de la Memoria, calle de por medio, Los Platitos.

Por lo que el colofón natural es que terminen, terminemos cruzando la estrecha avenida que hasta la existencia del parque (espacio que se “le ganó” al rio rellenado, entre otros, con los escombros de la AMIA) era costanera y nos sentemos a comer en las amplias y largas mesas del bonito, amplio restorán de enfrente, llamado Los Platitos cuya existencia data desde que, en los años 60 del siglo pasado se popularizaron los llamados “carritos” de la Costanera, que con el correr de los años siguientes fueron convirtuéndose en grandes restoranes.

No es que fuera barato, pero qué duda cabe, se trataba de ocasiones especiales. Y allí, el vino y una excelente parrilla desataban las leguas y hacía que descendiera como un halo de luz sobre quienes quizá hacía mucho no se veían, tenían mucho para charlar, tantos recuerdos sobre el ser querido y los viejos tiempos.

Sentí varias veces estar muy cerca de una forma de plenitud, de la felicidad posible, recordando las enseñanzas que nos dejó la vida de quien se reintegraba al cosmos cumpliendo al pie de la letra con la ruta que prefiguró el poeta: “nuestras vidas son los ríos que van a dar a la mar…”.

Una felicidad que en mi caso tiene que ver con la satisfacción de no dejar detrás de mi un cuerpo rehén pasible de ser manipulado, vejado o utilizado para extorsionar o sacarle dinero a mi familia. Como dice Woody Allen: Puede que sea un poco paranoico, pero eso no quiere decir que no me persigan.

Porque, frente al horror de las desapariciones forzadas, se alza la satisfacción de las programadas. El camino más corto para reintegrarnos a la naturaleza. Ya se sabe: una de las cosas más difíciles es hacer mutis por el foro.

Con decoro.

Pues bien, el sátrapa que los porteños tenemos como intendente, ha vuelto imposible la continuidad de esta rutina puesto que ha cerrado manu militari y soldando las puertas de Los Platitos, dejando a más de 70 trabajadores –todos en blanco– en la calle.

No le importó que ese fuera también uno de los restoranes preferidos del jefe de la banda (al que ahora se apresta a asesinar simbólicamente o a sometérsele… porque quizá quienes tanto lo espiaron lo tengan agarrado del escroto).

Es vox populi que, enfurecido por no poder apropiarse de Punta Carrasco y Costa Salguero (era la primera parte del plan) para hacer negocios inmobiliarios a causa de la resistencia popular, ha decidido hacer de esa bella zona algo así como una pequeña Las Vegas en sociedad con Daniel Angelici, por lo que los otros pocos viejos “carritos” que siguen funcionando pronto sufrirán la misma suerte.

Los dejo con la excelente crónica que escribió la siempre atenta Graciela Moreno en BAE negocios. Luego, haré otro comentario.

El Gobierno porteño cerró y desalojó Los Platitos, el restaurante favorito de Mauricio Macri

 

Su dueño Antonio Bianco tiene 94 años, abrazado a su hijo Eduardo no puede creer que la Ciudad no le dio la posibilidad de continuar en un restaurante que abrió en 1977 y que daba trabajo a 77 empleados, todos en blanco. Denuncian que el predio fue otorgado casi en silencio a Madero Tango. Sólo en mercadería perdieron ocho millones de pesos.

 

POR GRACIELA MORENO / BAE

Don  Antonio Bianco tiene 94 años, ayer fue uno de los días más tristes de su vida. Arrancó hace más de 60 años con un carrito en la Costanera y se convirtió en uno de los primeros empresarios gastronómico que desembarcó en 1972 con Los Patitos. En 1977 abrió Los Platitos, uno de los restaurantes más famosos de la Costanera. En 2017 se les venció la concesión, intentaron renovarla, pero denuncian que no los dejaron presentar y fue otorgada por al Ciudad a Madero Eventos, que es  parte de Madero Tango. El jueves, la Administración de Bienes del Gobierno de la Ciudad los desalojó con la ayuda de la Policía. Más de 77 trabajadores en blanco quedaron en la calle, don Antonio y su hijo Eduardo, sin consuelo.

Desde hace 44 años que Los Platitos es uno de los restaurantes más reconocidos de la Costanera. Desde hace años, fue el  lugar elegido por Leonardo Favio, Carlos Monzón, Rafaela Carrá, Palito Ortega, entre otros. Y era, además, el restaurante favorito de Mauricio Macri. En el 2017, luego de festejar su triunfo en el bunker de Cambiemos, fue con su mujer Juliana y sus hijas a celebrarlo en la barra donde se pidió un “sándwich de cuadril”, según dicen, casi un emblema nacional. Hasta Miguel Ángel Pichetto organizó una cumbre en el restaurante para celebrar su paso a las huestes macristas.

Muchos conocen a don Antonio como “El Tano”, con un corazón enorme. “Cuando murió su socio en Los Patitos, decidió dejarles el restaurante a los hijos para que pudieran salir adelante sin su padre. Ahí armó Los Platitos”, contó a BAE Negocios, su hijo Eduardo. Desde abril vivieron los peores días de su vida.

Desde el estudio del doctor José Vera informaron a BAE Negocios: “Bianco está hace 44 años y quería seguir, renovar. El Gobierno de la Ciudad durante la pandemia hizo una licitación por el espacio de Costanera donde no estaba incluido en ningún momento el predio de Los Platitos en la convocatoria; ni por nombre, dirección o nomenclatura. Pero después se lo asignaron a la única empresa que se presentó Madero Eventos, casualmente afín al Gobierno y con socios ligados al PRO y a Boca Juniors”.

Nada que ver con la pandemia

Según los abogados y propietarios de Los Platitos, las maniobras comenzaron hace bastante: “Primero hicieron una clausura del lugar invocando que faltaba un plano de evacuación, cuando estaba desde 2007 y no hubo cambios en el local. Después recibieron una denuncia por ruidos molestos y una inspectora les habría dicho que abran el local igual. Todo fue una pantalla para el desalojo, presentamos nulidades para todos estos actos en tiempo real. Ayer aparecieron con policía y los desalojaron. Fue un acto de injusticia y arbitrariedad total y manifiesta”.

Este cierre de Los Platitos nada tiene que ver con la pandemia ni con la crisis gastronómica, fue una decisión de la Ciudad. “La familia Bianco y todos sus trabajadores, un total de 77 y todos en blanco no se merecían este maltrato. Llegaron con Policía e Infantería y hubo un enfrentamiento con los trabajadores que querían defender sus puestos. Les sacaron las cosas a la calle, les cortaron la luz y soldaron las puertas. La clausura fue una excusa para desalojar el lugar”, señaló uno de los responsables del estudio Vera.

En estado de shock

Los empleados y los dueños siguen en estado de shock, a eso se suma la pérdida de mercadería porque con el corte de luz perdieron todo, un total de 8 millones de pesos. El perjuicio es aún mayor porque Los Platitos tenían contratos firmados con proveedores por los próximos seis meses para la entrega de carne, insumos y bebidas.

Don Antonio y su hijo Eduardo miran desolados lo poco que queda en Los Platitos y no pueden evitar derramar lagrimas. “Se nos va toda una vida, mi papá está muy triste, sobrellevándolo como puede. Sin palabras. No podemos creer por qué tanto maltrato. Por qué no nos dejaron presentar para renovar la concesión, nuestros abogados iban todo el tiempo a preguntar cuándo era la licitación y se hizo a espaldas nuestras. Nos ganaron los poderosos”, dijo Eduardo.

Antonio y su hijo Eduardo Bianco fueron echados de su restaurante

La despedida de Los Platitos

En su Facebook se despidieron: “Atencion!!! Hoy 20/05 hemos culminado con una etapa que duro mas de 40 años, se paso de la clausura a un cierre definitivo, los intereses politicos se impusieron por delante de 77 familias, gran parte de irregularidades fue el costo y el resultado de lo que hoy estamos viviendo, atras van a quedar esos recuerdos rutinarios que vivían día a día, finde a finde, es una tristeza muy grande porque para mucha gente este restaurante es parte de sus vidas, es parte de su crecimiento, se hace muy difícil explicar esto porque la verdad es que no tenemos palabras, agradecimiento a eterno a los que se preocuparon, mucho en estos días no se pudo decir porque los poderosos nos biclicetearon en cada decisión que fueron cambiando permanentemente, desde ya hoy tenemos que decir, que nuevamente gano el poderoso y perdieron 77 familias”.

Los Bianco prometen no darse por vencidos. Seguirán intentando a través de la Justicia, aunque saben que no tienen muchas chances. “Esta vez el Estado es juez y parte, ya que decide la Justicia de la Ciudad, señalaron desde el estudio Vera. Bae Negocios contactó al Gobierno de la Ciudad pero no obuvo respuesta.

“Vamos a tratar de ver su podemos conseguir ir a otro lugar, necesitamos ayuda a nuestros empleados, son 77 trabajadores. Somos una familia y no los queremos dejar solos”, dice Eduardo a BAE Negocios.

No son los únicos empresarios gastronómicos que intentaron en vano renovar la concesión y el Gobierno de la Ciudad no les dio lugar.

………….

COMENTARIO

Ante todo, si quieren más información sobre el tema, no duden en meterse aquí.

La incesante destrucción del paisaje urbano por parte de las administraciones amarillas (y con mayor eficacia aún por las de HRL) en aras siempre de hacer pingües negocios para amigos, socios y testaferros pone de relieve la imbecilidad de quienes apoyan una devastación que se produce en paralelo a la de la salud y la educación públicas en aras de la privatización de todo lo que sea rentable… aunque no deje más que una moneda al erario público de los porteños, como sucede clamorasamente con las guas piratas que arrean automoviles en lugares habilitados solo porque sus dueños se han quedado sin fichas ni monedas.

Porque hay que decirlo claro, a mi juicio ha quedado claro que HRL es un criminal, y una parte considerable de sus votantes -que parecen haber delegado la facultad de pensar en los medios hegemónicos- son cómplices de sus tropelías, tal como puede verificarse con el apoyo a una presencialidad escolar asesina, a la vez que se sabotea la educación virtual y la salud de los docentes de todas las maneras posible. Como si a un niño le hiciera mas daño no ir físicamente a la escuela que contagiar a sus padres y quedar huérfano de uno, del otro o de ambos.

Pero no me he puesto a escribir aqui para darles  una monserga o sermón dominical, sino para compartir algunas cosas que me parecen claras en el tema que nos ocupa: por lo que pude averiguar, Larreta jugó muy sucio. La concesión venció en 2017, los Bianco a través de sus abogados preguntaron incesantemente cuando se hacia la próxima licitación y no les decían. Hasta que licitaron el lugar como quien dice entre gallos y medianoche en un pliego en el que no pusieron el nombre del restorán, ni la dirección, ni de la avenida ni la dirección catastral ni una clara identificación geográfica. Con el previsible resultado de que se presentó un solo oferente, el dueño de Madero Tango, vinculado con Daniel Angelici, el DT de la mesa judicial macrista.

Golpes bajos

No se trata solo de que al Gobierno de la Ciudad no se le cae una moneda a la hora de auxiliar a comerciantes que han sido muy perjuidicados por la pandemia, sino que a algunos exitosos, como en este caso, los hunde de un disparo inmisericorde por debajo de la línea de flotación.

Porque lLa guerra que le hizo a Los Platitos es de manual. Hace unos meses lo causuraron por ¡ruidos molestos!: es increíble el único ruido molesto que hay ahí, junto al rio, en un lugar sumamente abierto donde nunca hay aglomeraciones de gente, son los producidos por los aviones que aterrizan y decolan en el Aeroparque). Después los clausuraron por una supuesta infracción en el plan de evacuación hecho en 2007, del que exigía una actualización aunque no hubiera habido cambios en la construcción. La inspectora que llevó adelante la clausura le dijo que le pobía la faja en un costado, para que pudieran abrir la puerta principal. Así los hicieron caer, al otro día cayó la justicia porteña con la policía lo que redundó en una causa penal. Y le cortaron la luz. Y le soldaron las puertas. Y el jueves cayó la policía y la Gendarmería y lo obligaron a vaciar el local so amenzaza de decomisar lo que encontraran. No es mejor que lo que hace el ejército israelí con los palestinos a los que desaloja en la parte oriental de Jerusalén.

No conozco a los Bianco. No tengo idea de cual es su ideología, jamás hablé con ellos. Pero si los quieren contactar no tienen mas que pedirme el teléfono de Eduardo, que les puede dar detalles del allanamiento y sus circunstancias.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: