PANDEMIAS: CAMBIAR O PERECER, un asunto de vida o muerte, explica el insigne epidemiólogo Jaime Breilh

Quien quiera oír que oiga: No hay normalidad a la que volver. Inútil es hacernos los distraídos: O avanzamos hacia un sistema que respete la naturaleza, a una sociedad que reavive principios éticos que reafirmen la prioridad de la vida de todos por sobre la economía, o pronto estaremos fritos. O al horno, como prefieran.

Las acusaciones lanzadas contra China como presunta fabricante del coronavirus mutante conocido como Covid-19 carecen de bases científicas y/o documentadas. Hace dos semanas por poco se lincha a Tomás Méndez por mentarlas junto a la presunta responsablidad de Bill Gates, pero muchos que entonces se anotaron para lapidarlo se anotan ahora para sumarse a la campaña antichina en la que descuella Donald Trump y van detrás de él los todos los defensores del capitalismo en su actual fase ultradepredadora y autofagocitante. Trump tiene motivos personales y directos para tratar de desviar la atención de sus acuciantes problemas, ya que en gran medida por su culpa Estados Unidos tiene mas de 47 mil fallecidos y las vacilaciones y contramarchas a la hora de afrontar la pandemia le pueden costar perder las elecciones en noviembre. Trump ha decidido dejar de aportar dinero a la Organización Mundial de la Salud luego de ésta ratificara que el Covid 19 tiene origen animal e informara que China lleva la delantera en la carrera por encontrar una vacuna. Hay muchos otros defensores de “volver a la normalidad” que pretenden preservar la actual, vertiginosa aspiradora de dinero que fluye hacia los dueños de casi todas las cosas y que la crisis (que está vez, si no se cambian drásticamente las tornas supondrá una miseria tal que millones perecerán de hambre, es decir, se generalizará la situación que sufre Yemen bajo la agresión saudí, y varios países, sobre todo en el cuerno de África, Congo y adyacencias, por multimillonarias mangas de langostas que arrasan con todo vegetal con la consiguiente muerte por inanición del ganado) sigan pagándola los que siempre las han pagado, tal como sucedió con el crack del 2008.

Pero resulta que ese objetivo es imposible. Insostenible. La restauración del modelo que ha fenecido exigiría una violencia extrema contra las mayorías famélicas y aun siendo ésta exitosa, con centenares de miles de muertos, no podría garantizar su continuidad pues ha sido él  –su extractivismo a ultranza, la deforestación y los cultivos masivos con uso intensivo de agrotóxicos, la manera en que se “fabrican” en serie animales para el consumo humano, la aceleración del cambio climático– el que precisamente ha creado las condiciones que han vuelto tan peligrosas los coronavirus, que nos preexisten en muchos millones de años y con los cuales convivíamos sin mayores problemas hasta comienzos de este siglo.

Habrá otra pandemias, incluso posiblemente una oleada más letal del Covid 19, tal como pasó en 1918 y 1919 con la llamada “gripe española”… que, en realidad, se originó en los Estados Unidos, en Kansas para ser precisos, sin que nadie demandara judicialmente ni a ese estado ni a Washington.

Conclusión. O inventamos o perecemos. Argentina tiene una memoria histórica. Más allá de si el gobierno obtiene un balón de oxígeno de sus acreedores (pronto lo sabremos) y con más razón si esta fundamentada iniciativa fracasa y Argentina queda formalmente en default y fuera de los mercados internacionales de crédito, deberemos depender mayormente de nosotros mismos, del mercado interno, de vivir con lo nuestro. Rescatar creativamente las mejores iniciativas el peronismo, profundizar radicalmente (y no es una broma, en ambos sentidos de la palabra pues necesitamos la adhesión de los alfonsinistas sinceros) muchas cosas que se esbozaron pero no se realizaron durante los gobiernos kirchneristas (comenzando por reemplazar la Ley de Entidades Financieras de la dictadura) será la´única manera de preservar la independencia nacional y la cohesión social.

A continuación, desde Moscú, la siempre solvente Inna Afigenova “bate la posta” (diciendo con claridad qué es lo que se sabe hasta ahora) respecto al origen del virus que nos tiene en vilo. Luego, el plato principal, que servimos por la generosidad de los colegas de La Vaca que editan la revista Mu. Se trata de una excepcional entrevista al insigne epidemiólogo Jaime Breilh (foto) que ratifica lo que el Pájaro Rojo viene sosteniendo desde un principio: que muchos líderes políticos (como Barack Obama, ya en 2014) y los expertos sabían que una pandemia era evidente y es más, que a ésta le seguirán otras, a un ritmo cada vez más frenético, si es que las condiciones de producción de bienes y alimentos no cambian de un modo copernicano.

Breilh nos habla de “bombas atómicas” que pueden estallar en comunidades campesinas latinoamericanas, y es obvio que en las grandes ciudades de la región esa bomba se encuentra en las villas miseria, favelas, cantegriles, chabolas y poblaciones callampa, además, claro, y en primer lugar, en las cárceles, donde no son pocos los que quieren que se produzca un genocidio. También advierte que habrá pandemias peores y que en el medio y durante ella habrá “asesinos ocultos”, enfermedades que sin ser advertidos como pandemia, matarán a mucha gente… y yo no puedo sino pensar en los siempre postergados chagásicos, en la explosión del dengue (más de 3.500 afectados en la que se supone opulenta Capital Federal) y en la posibilidad cierta de que explote la fiebre amarilla… y en la incapacidad del gobierno porteño de fiscalizar los geriátricos, aun los más caros, mirando para otro lado aun cuando es evidente que muchos no son más que tanatorios.

“Mucha gente pide o quiere volver a la normalidad. Espero que no volvamos a esa normalidad porque es patógena, epidemiológicamente peligrosa e injusta”, señala Breihl.

Ojalá encarne en los lectores.

Esta es uno de los textos de la última edición de MU. Lo compartimos para que la cuarentena no signifique encerrar las ideas y para que  puedan circular  historias, experiencias y sueños. Lo podemos hacer gracias a lxs lectorxs y suscriptorxs, el gran secreto y la gran alianza para que la comunicación sea posible y que los virus no impidan que respiremos juntos. La suscripcion a MU puede hacerse aquí.

No a la normalidad: Coronavirus y salud

Entrevista a Jaime Breilh (foto). Médico ecuatoriano, es uno de los fundadores de la epidemiología latinoamericana. Cuestiona cómo los Estados adoptaron medidas de aislamiento, sin participación ciudadana. Las cuatro causas que previeron la pandemia, y cómo evitar repetir la historia.

Fue presidente de la Academia Ecuatoriana de Medicina (2014-2016) y es referente y uno de los fundadores del Movimiento Latinoamericano de Medicina Social/Salud Colectiva. Ex rector de la Universidad Andina Simón Bolívar, el ecuatoriano Jaime Breilh es reconocido internacionalmente por sus investigaciones sobre las consecuencias de los agronegocios y el extractivismo en la salud y ha inspirado a miles de médicos en el mundo, entre ellos a los creadores de los campamentos sanitarios en los pueblos fumigados de Argentina de la Universidad Nacional de Rosario.

Breilh habló con MU en plena pandemia de coronavirus para ayudarnos a reflexionar sobre la situación de emergencia, y sobre todo para imaginar una salida colectiva a este escenario de una crisis que parece hacer tambalear el mundo conocido.

¿Es posible hablar de qué es la salud en plena pandemia mortal? 

La salud es un proceso dialéctico que existe siempre, una lucha entre la vida y la muerte, entre el estado saludable y las condiciones que lo amenazan. La epidemiología crítica tiene que ser también dialéctica. La salud no es para nosotros un fenómeno exclusivamente individual, biológico, sino que es un proceso complejo social y, como tal, jamás deja de existir. La visión que se tiene de la salud como ausencia de enfermedad viene de un modelo biomédico convencional, de un modelo obsoleto que primero la reduce a un tema individual de personas que se enferman y, segundo, a un tema biológico.

En ese sentido, ¿cómo se puede pensar una pandemia?

Una pandemia es una amenaza muy grande y produce una marca muy fuerte en la condición de salud. La salud es una lucha permanente entre lo que nos destruye y lo que nos mantiene saludables. Y eso es algo permanente en la sociedad. Lo que sucede es que la pandemia genera una ruptura enorme, un impacto colosal sobre las condiciones de salubridad de toda la población.

¿Qué cosas desnuda este patógeno que no estábamos viendo? 

No es estrictamente una sorpresa este virus. Era esperado. Ya lo veníamos señalando desde las primeras presencias de coronavirus, a comienzo del siglo. Sabíamos que venía algo cada vez peor. Creo que esta pandemia actual es el inicio de otras variaciones de este tipo de virus y otros ciclos pandémicos.

¿Qué puntos esenciales adelantaban el escenario actual?

El primero: las pandemias del siglo XXI con formas virales de recombinación genética como esta son generadas por las condiciones estructurales y económicas de las llamadas enfermedades emergentes. Es un conjunto de eclosiones de virus. Estas condiciones surgen en el momento en que el capitalismo adquiere una nueva característica en su constitución: el capitalismo de la cuarta revolución industrial. Caracterizado por la acumulación de capital actual, la aceleración de la concentración de riqueza del sistema hegemónico se da a partir de unas condiciones productivas en el campo de la cría de animales y de la agricultura, entre otras, con formas que tienen consecuencias sobre la naturaleza, los ecosistemas, y también con formas de vivir: de construcción de las ciudades y los espacios urbanos.

Segundo. El virus mutante COV-2 tiene formas de transmisión, de virulencia y además está enlazado a formas de vulnerabilidad social humana que son condicionadas socialmente y que se expresan biológicamente. La expresión viral y la consecuencia patogénica en los humanos del virus son encarnaciones que son producto de este encuentro entre un espacio biológico viral que trata de buscar alternativas de reproducción y que encuentra espacios favorables porque hay una masa genómica, genética que crea las condiciones para que el virus penetre en esos huéspedes animales en primer momento, y luego en humanos; y luego para que haya una expansión más allá de esa localidad para que esta tenga una diseminación global.

Tercero. La incompetencia y la debilidad de los aparatos públicos no es tampoco una sorpresa. Porque estos están construidos desde una lógica asistencial curativa y están hegemonizados, tanto a nivel curativo como a nivel de lo que llamaríamos la salud pública que también está muy ligada a esa visión hegemónica, por una enfermología lucrativa. Un enfoque en la enfermedad de individuos. Y una epidemia es una enfermedad de muchos individuos. Entonces se tiene una visión de los servicios de salud tanto privados como públicos que está ligada a la visión comercial, lucrativa, de la industria médica. No es raro entonces la respuesta tardía, incompleta, la ausencia de recursos idóneos para poder enfrentar la pandemia y además la ausencia total de una ligazón con las organizaciones sociales. Una pandemia que tiene origen social no puede resolverse solo desde la institucionalidad. Tiene que resolverse desde un vínculo estratégico entre las instituciones que hacen salud y las organizaciones sociales que son las que tienen el dominio sobre la movilización popular. Y no puede hacerse con un sentido clásico, vertical. Con un sentido de divorcio y de decirles a las colectividades lo que tienen que hacer y nada más. Tendría que haber estado diseñado un sistema de salud que tenga un monitoreo permanente de carácter participativo y que esté ensamblado a respuestas colectivas eficientes. La respuesta eficiente que se ha dado en algunos países, como la China, más es fruto de una disciplina impuesta por el Estado. Pero esta disciplina en nuestros contextos, dentro de una perspectiva democrática de la disciplina social, tendría que ser construida con las organizaciones sociales para que por su propia participación y voluntad estén enlazadas a la estrategia global de los comités de enfrentamiento de la pandemia.

Cuarto. La ausencia de políticas consistentes de una estructura equitativa participativa y la ausencia de un fondo público de respaldo en esta emergencia son las que rubrican esta incapacidad de reaccionar en tiempos adecuados y de sostener esta situación en lo colectivo.

Teniendo en cuenta esta descripción, contar solamente con los mejores hospitales e insumos no parece que brinde la respuesta que necesitamos…

Exactamente. Y por varios motivos. Porque no tenemos conocimiento suficiente del virus: no existe vacuna, y tampoco medicamentos. Las combinaciones farmacológicas que se están ofreciendo no son la respuesta y, además, pueden generar otros problemas de salud pública. El problema persistente que tenemos es la creencia existente dentro de los aparatos públicos y gubernamentales en una visión biomédica, que busca fortalecer hospitales, encontrar medicamentos o vacunas; pero estamos hablando de medidas que se toman cuando ya hay muertes. Y, claro, además es una oportunidad para algunos negocios que se montan alrededor de una catástrofe que, una vez más, le dan la razón a Naomi Klein cuando señala el aprovechamiento lucrativo de algunos sectores.

El plan Solidarity de la OMS también sugiere soluciones en medidas terapéuticas, bastante alejadas de lo que usted señala como salida comunitaria para enfrentar la pandemia. ¿Es posible en este escenario señalar alguna corrección en lo que se está diseñando básicamente soportado en dos pilares: la terapéutica y el disciplinamiento para aislar cuerpos?

Surge primero la urgencia en dar respuesta a la emergencia actual. Y también la necesidad de otra respuesta estratégica para los próximos años. Tenemos que cambiar el paradigma de la salud y de la epidemiología. No podemos trabajar con la teoría del pico del iceberg. La salud está siendo vista y está siendo operada mirando lo que ya eclosiona, las consecuencias que ya están y sin mirar las relaciones que las genera. Surge la necesidad de hacer una recapacitación de los epidemiólogos, de los profesionales de la salud, y del modelo de salud para entender que hay una relación, y que en el caso de las pandemias es absolutamente clara, entre lo que serían las condiciones del metabolismo que genera la sociedad sobre la naturaleza, y todos estos impactos que la sociedad produce: un extractivismo masivo, generalizado, irrespetando la naturaleza.

Usted habla de participación y lazos sociales pero surgen respuestas como el aislamiento o el disciplinamiento…

La transmisión es tan rápida que nos encuentra desarmados y, además, incapaces de contener al virus. El aislamiento no ha sido suficiente. Y esto es porque esa medida, la distancia social es más fácil de lograr en las clases medias urbanas, pero no es aplicable en toda la sociedad. En estas sociedades clasistas, si no entendemos la composición social será imposible abordar esta pandemia correctamente. Si yo le pido a los miles y miles de personas que salen a la calle a diario a conseguir su sustento que se queden en sus casas, probablemente hacinados, les estoy diciendo que no se pueden enfermar de coronavirus pero sí morir de hambre.  No es suficiente con tener un conocimiento profundo del virus y contar con laboratorios listos para generar ensayos, vacunas, antivirales, etc., sino que tenemos que entender que este virus está profundamente ligado a lo social. En este momento, por ejemplo, veo que hay una bomba atómica que está en las comunidades campesinas donde no ha entrado el aparato oficial a actuar por el hecho de que no tienen presencia del virus todavía. La poca información que llega a esas comunidades es un mensaje limitado y sin transmisión intercultural. Por lo tanto las comunidades campesinas están desarmadas ante la siguiente oleada y etapa del virus.

Todas estas situaciones nos han llevado a un estado de excepción porque fracasaron las medidas de contención o eran ausentes esos lazos comunitarios. Un estado de excepción es parar la maquinaria. El costo social a futuro de esta medida es enorme y el peso no debe ponerse sobre los hombros de los pobres. No pueden pagar los platos rotos los de siempre. Hay que hacer un cambio radical. En un sistema planificado esto debería haber estado pensado, con fondos públicos especiales para asumir estos costos. Otro mito que ha caído es que los servicios privados son la respuesta. Hasta en los países más liberales están reconociendo que sin un sistema público de salud es imposible enfrentar esta pandemia.

¿Cómo construimos ese nuevo paradigma de salud?

Lo más grave, cuando se aplane la curva, cuando pase la pandemia, sería que volvamos a la normalidad. No podemos volver a la desigualdad social, de profundas contradicciones, de zonas de miseria comparadas con zonas de riqueza, algo que no solo pasa en Latinoamérica sino en el mundo. Tenemos que ir a un futuro donde no siga creciendo exponencialmente  la concentración del capital en unos pocos, en un 5% de la población,  mientras se excluye y se crean condiciones paupérrimas para la gran mayoría. Tenemos que cambiar el sistema social que se ha acostumbrado a acelerar sus ganancias utilizando modos de emplear, de tratar a la naturaleza, como lo hace el extractivismo por ejemplo, destruyendo los ecosistemas y generando los problemas como son el cambio climático y estas pandemias, nada más como ejemplos. Tenemos que ir a un sistema social que respete la naturaleza a una sociedad que reavive principios éticos y constitucionales que establecen la prioridad de la vida sobre la economía. Y a un sistema de salud basado en un profundo rediseño participativo y con un nuevo paradigma. El actual posee condiciones limitantes por una lógica privatizadora que ha disminuido las condiciones de equipamiento  y salariales para el personal de salud. Nos llenamos la boca diciendo ahí están los héroes que han salvado vidas, pues esos héroes mundiales trabajan muchas veces sin los implementos necesarios de protección, con algoritmos atrasados con protocolos hospitalocéntricos.

Tenemos que establecer sistemas de protección universales. No puede depender ni la seguridad, el tratamiento, el derecho a la salud no puede depender del bolsillo. Tenemos que ir a  un sistema de equidad público.  Una profunda lección que debe dejarnos esta situación es que no podemos seguir con un rezago de información que se conforme con datos de salud de un mes antes o un año antes. No es posible que no contemos con información que permita hacer una evaluación en tiempo real. Toda la casuística hospitalaria, tanto pública como privada, no tiene variables cardinales de geoposicionamiento social para entender de dónde viene y en que circunstancia social se producen las patologías que se registran. Hay que cambiar la obsoleta vigilancia epidemiológica que es una vigilancia vertical, de una inteligencia estatal vertical, de arriba hacia la comunidad, no participativa por un monitoreo crítico, participativo, en donde haya un acuerdo, una organicidad en la relación de las comunidades, sectores de la inteligencia comunitaria de salud articulándose a sectores técnicos de los sistemas públicos, de la academia, para poder planificar no solo las acciones curativas sino las acciones preventivas de largo plazo.

¿Se pueden prever así nuevas pandemias?

Las pandemias del futuro serán peores. Si no cambiamos esta sociedad, los modos de vivir, esta determinación social patogénica de la agricultura, de la minería, del extractivismo, incluido el cibernético, vamos a tener un empeoramiento de los problemas. Unas veces escandalosamente visibles, generadores de pánico; otras veces, asesinos ocultos, monstruos epidemiológicos que van matando sin que la gente se escandalice pero que van matando en tasas y volúmenes mayores a los que ahora vemos con esta pandemia. El haber llegado al punto en el que el estado de excepción, el Estado de sitio, el toque de queda, es la única manera de parar este engranaje destructivo es una derrota de la sociedad y de los sistemas de protección social.

¿Qué otras consecuencias en salud tiene ese tipo de explotación?

Una escalofriante es la propia pandemia. Otra aún más peligrosa es el cambio climático. Pero son consecuencias, hijas, del mismo problema. El problema de haber organizado  una producción sedienta de lucro en gran escala con el uso peligroso de tecnologías que las tornan sumamente destructivas. Sea en la agricultura, en la minería, etcétera. Para empezar a entender al virus tenemos que empezar entendiendo los territorios ecosistémicos y sociales donde el virus mutó, donde se generó, donde surgió la nueva forma de coronavirus, que mañana será otro. 

Lo segundo es que ese extractivismo que ha generado una escalofriante concentración de la riqueza está generando respuestas sociales desesperadas como la concentración humana, las migraciones o la generación de patrones de vida, de modos de vivir que nos hacen propensos a tener una transmisión alta. O sea, por un lado hay que hablar de los territorios donde se “cocinó” primeramente el virus, y de los territorios que tienen modos de trabajar y vivir con patrones clasistas que nos hacen propensos a la transmisibilidad y nos hacen vulnerables, generando condiciones de contacto social muy difíciles de controlar. La migración en el caso del coranavirus se produce de manera aérea. 

Finalmente tenemos las vulnerabilidades corporales. Nuestras poblaciones con malnutrición, con una insuficiencia crónica del sistema inmune, con debilidades de sus soportes biológicos de defensas también en lo individual vienen a cerrar el círculo. Este paradigma tiene que ayudarnos a diseñar el monitoreo permanente basado en las comunidades, que enlace la técnica de las instituciones, de la academia, de las universidades,  con las colectividades y que eso genere un sistema de salud participativo donde ya no se haga vigilancia epidemiológica tradicional sino un monitoreo real con participación de las comunidades. 

Mucha gente pide o quiere volver a la normalidad. Espero que no volvamos a esa normalidad porque es patógena, epidemiológicamente peligrosa e injusta. Tomemos esta crisis como una oportunidad para ir hacia un nuevo modelo de la salud, una nueva visión de la economía  y a una nueva visión de la protección de la vida de nuestras sociedades.

Comentarios (5)

  1. Hector Spinelli

    El mundo esta asi por la tremenda concentracion de dinero a costa de que millones se mueren de hambre. La inviabilidad economica ha necesitado de una escusa para ocultar este hecho. Se creo el COVID19 con este objetivo.

    Responder
    1. Harto de los simios humanos

      Los virus son la entidad biológica más abundante de la TIerra, podria haber millones de tipos diferentes y conocemos sólo unos pocos. Están en el planeta desde que aparecieron las primeras moléculas de vida. Millones de años,muchos, por lo menos 700. Los simios humanos, hace sólo 50.000 añitos que existen como especie. Hasta 1899 los simios humanos no intuyeron que existian los virus. Hasta 1931, los simios humanos no pudieron ver virus porque no tenían microscopios lo suficientemente potentes. Sólo a partir de 1950 los simios humanos pudieron identificar algunos virus. Los retrovirus, que son los que tienen ARN como el coronavirus, se descubrieron en 1965 y hasta 1970, los simios humanos no se dieron cuenta de qué era eso del ARN.

      Ahora los simios humanos no pueden con su orgullo: un ente microscópico como el covid-19 se está riendo
      de esta especie de monos armados y peligrosos, …ah, entonces, esa cosa tan poderosa la debe haber hecho alguno de nuestra especie, razonan los simios humanos…la naturaleza no puede crear algo así…

      En fin, piensen antes de escribir cualquier cosa.

      Responder
      1. Lia

        Para cuidar, proteger y luchar por ti, por tu familia, por la raza humana, tiene que haber amor, y para amar hay que comprender.
        No creas en el relato de los traidores, cobardes y miserables. La misantropía es parte de la programación mental que propagan los elegidos de Dios.

        mira:

        Rey
        clase noble alta
        clase noble media
        clase noble baja
        clase alta servil
        clase media servil
        clase baja servil

        Si te crees un outsider estás en la nada misma.
        Preparate para luchar.

        Responder
        1. Desconcertado

          ¿De qué estás hablando? ¿Leés las notas que comentás? ¿Entendés vos misma lo que estás diciendo?

          Responder
  2. Lia

    El plan era que ganara Macri para este evento y pudimos cambiar el destino por los pelos. Así que como siempre la sangre tira más que la razón.
    La solución viene desde el Sur como el nuevo Norte y es Argentina, y nada de los dictámenes del nuevo totalitarismo globalista.
    Recordemos que los dueños de la tierra son una infima minoría, y para desmantelar los hacinamientos que facilitan los exterminios con la acidificación del ambiente, vamos a tener que crear nuevas ciudades bajo una concepción totalmente diferente a la configuración capitalista del amor al cemento como referencia para amar a la naturaleza que debemos cuidar, cuidándonos.

    Todo es mentira, nunca existió sobrepoblación. Solo existe un 99% de medios de comunicación amparados en la libertad de mentir y engañar e hipnotizar con la lógica a los que no sabemos, para en sumisión acostumbrarnos a vivir como la mierda como una normalidad, ante la ficción de la escases de los dueños de la tierra y de los recursos.

    Esconder una y otra vez el factor real de estas contradicciones con la vida misma es una locura, los reyes deben ser expuestos de una vez por todas.

    Responder

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: