PERIODISMO. Como era harto previsible, el “Corcho” Scoccimarro se pasó al gorilaje con armas y bagajes*

El Corcho junto a la Triple A de los micrófonos, dicen que en un amable pase de la emisora no casualmente amarilla. Puede ser un  montaje.

 

Uno de los principales misterios del kirchnerismo fue siempre la permancia de Alfredo Scoccimarro (no en vano apodado “El Corcho”) en los gobiernos de Néstor y Cristina, a despecho de su pésima fama en el gremio periodístico. Tuvo que renunciar a su trabajo en la agencia Reuters cuando trascendió que cobraba por publicar notas, es decir, por chivero. Después pasó a la desaparecida agencia DyN (cuyos dueños principales eran Clarín y La Nación) donde llego a ser jefe de noticias económicas y continuó con aquellas prácticas (“tarifar el servicio” definió uno de sus antiguos compañeros) hasta el punto de ufanarse de ser un “periodista de negocios”.

Rememora la fuente: “Una vez se filtró un audio en el que se reportaba ante (el entonces ministro de Economia, Domingo) Cavallo, para escrachar a (su tocayo) Yabrán, diciéndole que ya había arreglado la nota con el entonces director periodístico de la agencia, Edgardo Alfano, lo que fue denunciado por el abogado de Yabrán, Wenceslao Bunge, en el programa (Hora Clave) de (Mariano) Grondona”, continuó recordando la fuente. “Otra se emitió un despacho de la agencia en el que se había olvidado de quitar el borrador, que apareció debajo, lo que dejó claro que había negociado la nota con el entonces presidente del Banco de la Ciudad, así los abonados pudieron enterarse que Scoccimarro le decia que ese era el despacho que iba a salir, que ya lo había negociado con quien era entonces el director de la agencia. Cuando hubo un conflicto con la patronal y los demás jefes de sección se adhirieron al paro, el rompió la unidad carnereándolo. Fue uno de los primeros periodistas en tener celular –aquellos ladrillos– y se jactaba de que se lo había regalado el entonces jefe de asesores de Cavallo, Guillermo Mondino. Finalmente cometio el error de chantajear a (Omar) Fassi Lavalle (ex secretario de Turismo de Carlos Menem) cuando habia tenido un conflicto con su restaurante de la Costanera. Como trascendió, le pidieron que renunciara sin escándalos.

Amores que salen del placard: Fachín Feimann y Corcho: A partir un piñón.

“Después los radicales lo nombraron en el Ministerio de Obras Públicas donde se camuflo hasta que llego Julio De Vido que lo hizo su vocero. De ahí paso a ser Subsecretario de Medios con Kirchner y secretario de Comunicación Pública con Cristina. Manejaba la pauta y nunca Clarín y La Nación lo criticaron, ni siquiera en 2008, cuando la crisis de la 125”, siguió diciendo.

Comenta ese viejo compañero de la redacción de DyN: “El Corcho jamás fue peronista y nunca pudimos entender como Cristina lo sostuvo. Al parecer tuvo mucho que ver con la enorme cantidad de dinero en pauta publicitaria que recibieron los medios de Sergio Szpolsky (que recordemos, era socio de “Jaime” Stiuso, he aqui otro misterio aùn de mayor envergadura). Ah, me olvidaba que cuando lo de las AFJP, Scoccimarro trabajó abiertamente como lobbysta de Máxima (del banco narcolavador HSBC, recomendado por Cavallo) y que llevo a trabajar consigo a la Secretaría de Comunicación Pública a una periodista de DyN y gorila recalcitrante, Carmen Coiro. la misma que, tan pronto asumió el gobierno Macri se puso a su servicio denunciando a los miembros de la secretaría que consideraba kirchneristas”.

Por la plata baila el mono

Que El Corcho era corrupto era vox populi entre los periodistas, por lo que se hace difícil casi imposible creer que quienes lo sostuvieron lo ignoraran.

Durante el macrismo, el Corcho increíblemente se sumergió y jamás asomó el hocico para defender a Cristina.Emergió en 2019 cuando se supo que había sido nombrado gerente periodístico del Grupo Alpha Media, cuya cara visible es Marcelo Figoli, propietario, entre otros medios, de la ultramacrista Radio Rivadavia.

MEDIOS: radio Rivadavia convertida en el nuevo zoo amarillo; peleas de gorilas

Que Scoccimaro había quemado las naves quedó patente hasta para los más distraídos cuando recientemente, ya reconvertido en un feroz crítico del gobierno de Alberto Fernández, sustituyó en la radio al enano fascista por antonomasia, Eduardo Feimann, cuando este contrajo el Covid 19. La audiencia pudo comprobar que se trataban tan amablemente como si hubieran dormido juntos y hubieran encontrado así la esquiva felicidad.

Como dicen los españoles “a partir un piñón”.**

El Corcho volvió a ser noticia cuando hace unos días Radio Rivadavia dio a conocer su programación para este año. Urgente24, el sitio del malévolo Edgard Mainhard tituló ajustadamente “Radio Rivadavia y LN+ parecen un multimedios” basándose en que la primera había incorporado a Luis “Pirincho” Majul y Jonatan “Lechoso” Viale, que también están en el canal de cable de la antaño “tribuna de doctrina” mitrista, hoy bajo el control del ágrafo Mauricio Macri y su monje negro, Marcos Peña.

Viale y Majul se suman a un seleccionado en el que descuellan el ya mencionado Feimann, Malababa Etchecopar, Nelson “Hubris” Castro, Oscar Gonzalez Oro, Fernando Carnota y Jorge Pizarro, entre otros simios insignes frente a los cuiales ¡Que Samid me perdone! el padre del Lechoso parece peronista.

Ahí quedó claro que Scoccimaro había ascendido hasta ser el nº 2 de la radio.

Miren lo mucho que he escrito eludiendo hasta ahora eludiendo decir la palabra fatídica, “traidor”. Y es que llegados a este punto, también cabe aplicar otro viejo refrán “La culpa no es (solo de) el chancho, sino de quien le da de comer”.

Y es que si hay algo que estuvo siempre claro es que el Corcho era y es un mercenario.

Notas:

  Ver https://forum.wordreference.com/threads/con-armas-y-bagajes.2736611/

**  Que te llevás tan bien con alguien que si solo tuvieras un minúsculo piñón para comer, lo compartirías con esa persona. En España, en fiestas de bodas, el consorte se pone un piñón entre los labios e invita a su prenda a partirlo por el medio, esto es, con ese pretexto, a unir sus labios en un beso.

Comentarios (2)

  1. Mónica Alicia Colunga

    Sorprendente

    Responder
  2. jorge

    todos los excrementos deben terminar en el inodoro…el que lo tiene.Sin embargo algunos siguen siendo hermosos soretes anfibios,gracias a ciertos desaciertos de inconfundible marca dialoguista.Yo quiero tener un millon de amigos termina en todo lo contrario.Alea jacta est

    Responder

Responder a jorge Cancelar respuesta

A %d blogueros les gusta esto: