CENSURA sobre una nota que indaga sobre los lazos que unen al trolleaje mileista y a streamers K

Compartí

Esta nota fue publicada hoy por el portal DataClave. La estaba leyendo y comentando en un grupo de guatsap cuando me enteré que la habían bajado. Creyendo que había sido su director, Mauro Federico, me comuniqué con él que me dijo que estaba enfermo y ajeno al episodio. Entiendo que el trabajo de Ivy Cángaro haya provocado sarpullidos, pues en los portales aludidos trabajan buenos periodistas y verdaderos artistas, pero no puedo naturalizar actos de censura. Tampoco pudo naturalizarlo Artemio López, que re-publico primero la nota censurada en su portal Ramble Tamble (yo también lo hago en lugar de redireccionarlos hacia allí porque incluyo como yapa las 15 ilustraciones de la nota original). No solo no tengo nada contra quienes trabajan en los portales aludidos sino que disfruto de lo que hacen varios de ellos (hace una hora la estuve pasando muy bien viendo/escuchando a Andy Chango, Marcos Aramburu y una jovencita muy simpática hablando de consumos mas recreativos que problemáticos en el sitio Blender, y lo mismo me pasa con lo que hace Guille Aquino) pero si en este país hubiera un mínimo de justicia, Parisini, el infame «Gordo Dan», debería estar preso por incitar más que a la violencia, directamente al asesinato.

Miren si no este post suyo en tuiter (X) que habría posteado durante la represión en el Congreso y aledaños:

A diferencia de algunos muchachos modernos no puedo digerir que un supuesto militante peronista confraternice con un partidario de la dictadura genocida. Recuerdo con horror aquella vez que Mariano Grondona puso en su programa «Hora clave» frente a frente y a traición al profesor socialista Alfredo Bravo y a su torturador, el ex comisario general Miguel Etchecolatz, quien hasta se pavoneó que le habría arreglado el pie plano a palazos en la planta de los pies. No acepto que, más allá del humor de Peter Capusotto, se naturalicen las excusas de los Micky Vainilla que dicen que solo hacen lo que hacen –promover la violencia– para divertirse.

Dicho esto, aquí no se practica la censura pero tampoco se mastica vidrio, así que serán publicados todos los comentarios, por críticos que sean, que no contengan insultos ni provengan de la fábrica de trolls que funciona dentro de la Casa Rosada. Y para demostrar este buen talante, publico al final lo que me escribió un amigo varias décadas más joven que me considera un viejo vinagre mientras yo lo veo bastante neomenemizado.

 

Batalla cultural

Progremileismo: el troll libertario que maneja la propaganda del Gobierno y es socio de streamers K

A la derecha, primero el Gordo Dan y después Rebord. ¿Entre bueyes no hay cornadas?

En tiempos de cese de pauta publicitaria, lejos de caerse, algunos medios alternativos crecen. Los responsables de Blender, el canal de streaming que empezó a funcionar hace un año y que en febrero incorporó a Tomas Rebord como una de sus estrellas, crearon una nueva sociedad, esta vez, con Daniel Parisini. «El Gordo Dan», tal como se lo conoce en las redes, es un pediatra reconocido por su militancia mileísta y por ser parte del equipo de propaganda liderado por Fernando Cerimedo y Madero Group. Con Rebord compartieron entrevistas cruzadas, la última fue el 8 de marzo. ¿Progresistas y mileistas son dos caras de una misma moneda?

El 12 de diciembre el vocero Manuel Adorni anunció el cese de la pauta publicitaria del estado a los medios de comunicación.

Antes de Milei, entre 2010 y 2023, la torta publicitaria argentina ya se había desplomado un 67% según datos que investigaron los periodistas Martín Becerra y Guillermo Mastrini para la Revista Anfibia. Cuentan también que en el sector de medios tradicionales el derrumbe de los ingresos publicitarios fue peor y superó el 83%,  que se  sumó a la caída de ventas y suscripciones.

Como alternativas asociadas a la época y la tecnología empezó la proliferación de canales de streaming (Gelatina, Luzu TV, Olga o Blender), que ofrecen una faceta creativa ante una crisis cuya razón estructural es doble: la mutación digital de las comunicaciones y la recesión económica del país.

Con su llegada también se reformuló el modo de financiamiento mediático, que ahora se basa en buena medida a en los vínculos empresariales, políticos y personales y a la «rosca» que cada medio y mediador pueda y quiera hacer. En general el financiamiento es, vale decirlo, por publicidad tradicional; pero hay una fracción que es absolutamente en negro, en una práctica promovida -aunque preexistente- por un gobierno que suele tratar a la mayoría de los periodistas y comunicadores de «ensobrados»; y en otras ocasiones, son simuladas por contratación de servicios de diversos entes, contraprestaciones dudosas como las que quedaron expuestas en febrero en el Municipio de Gral. Pueyrredón y ejercidas por su intendente Guillermo Montenegro, por citar solo un caso.

La investigación que expuso la prensa marplatense y el sitio capitalino Big Bang News muestra que con la resolución 65/2024 el Ente Municipal de Turismo de Mar del Plata destinó una pauta diaria de veinte millones de pesos para distribuir en diversos medios de Capital Federal y del interior del país con el fin de promocionar la ciudad.

Así como cincuenta millones fueron a las arcas de la productora que maneja el nieto de Mirtha Legrand, Nacho Viale, y ochenta a la cuenta de la banda musical «Tan Biónica»; exactamente 7.260.000 pesos fueron para el canal de streaming Blender, medio que cubrió un especial desde el boliche «Mute» en donde, al igual que en el programa de la diva de los almuerzos, participó el intendente Montenegro.

Blender, la nave insignia

El Canal de YouTube de Blender tiene actualmente 313 mil seguidores y una sólida programación diaria en su grilla. Participan de los diversos programas algunos comunicadores y periodistas que vienen de la televisión abierta y por cable, de la radio o de la gráfica, y otros que no tienen antecedentes en medios tradicionales y vienen del universo del marketing, el derecho o la actuación.

Blender surge como empresa registrada en febrero de 2022 por iniciativa de la sociedad conformada por Iván Liska y Diego Abatecola  en la firma «Multist S.A.».  Desde su inicio produjo contenidos para Instagram, Twitter, Tik Tok y un newsletter: en mayo de 2023 salió al aire el canal de YouTube con figuras diversas y destacadas como Guille Aquino, Mauro Szeta, Manu Jove, Marcos Aramburu y Julieta Ortega, entre otras.

 

En diciembre de 2023 anunciaron la incorporación de quien hoy es una de las figuras más representativas del espacio, Tomás Rebord, quien junto a Juan Enrique Ruffo e Iván Schargrodsky hacen «Hay Algo Ahí» todas las noches durante dos horas.

Del Instagram de estoesblender

El viernes 10 de mayo de 2024 en el Boletín Oficial de la República Argentina aparecieron dos registros societarios, uno a continuación del otro. El primero corresponde a «Blender Media S.A«, sociedad integrada por Sebastián Tabakman, Iván Liska y Diego Sebastián Abatecola, estos dos últimos integrantes originales de «Multist S.A» e ideólogos originales del canal. La dirección de la empresa: Ortiz de Ocampo 3302, en las famosas Torres Cavia de la zona de Barrio Parque, y exactamente donde está el estudio de Paolantonio&Legón Abogados, conocidos asesores de Fondos Comunes de Inversión de varios desarrollos inmobiliarios.

 

Las actividades son múltiples, todas relacionadas a los medios audiovisuales y la realización y comercialización por diferentes medios de difusión. La especificación es tan extensa que prácticamente tienen posibilidades de hacer en el país y en el exterior cualquier tipo de actividad publicitaria, mediática y artística.

Renglón siguiente en el mismo Boletín Oficial, ese viernes 10 de mayo de 2024, aparece el registro de «Carajo S.A», sociedad integrada por Sebastián Tabakmman, Diego Sebastián Abatecola (los dos socios en Blender y uno de ellos en Multist) y un nuevo personaje: Daniel Parisini, quien en el registro se declara como «empresario», aunque en la realidad es médico y se ignora qué otras empresas integra que lo llevaron a tener ese mote.

Carajo S.A, la sociedad formada por Tabakman, Abatecola y Parisini, se habría creado específicamente para el lanzamiento de un nuevo medio. Se trataría de un canal de streaming  que tendría entre sus figuras centrales al propio tuitero libertario, entre otros referentes del mundo de las redes sociales afín a Milei. Más allá de la participación societaria de los accionistas compartidos, en Blender aseguran que no hay vínculo alguno entre las dos empresas.

A Ivan Liska hace unos ocho años y cuando él tenía 25 se le adjudicó un romance con Karina Jelinek; por entonces él era un estudiante de periodismo de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora, trabajaba como modelo representado por Fabián Medina Flores y en paralelo, tenía un puesto menor en la Secretaría de Comunicación Pública de la Nación, donde se definían, entre otras cuestiones, el manejo de la pauta publicitaria.

En 2018 fue ascendido y su nombramiento quedó registrado en la Decisión Administrativa 981/2018 con el cargo de Coordinador de Planificación de Medios también en la Dirección Nacional de Publicidad Oficial y la firma de Marcos Peña, a quien para entonces Liska reportaba directamente. En la Jefatura de Gabinete de Ministros y como planificador de medios sobrevivió también durante parte del gobierno de Alberto Fernández.

Se fue de allí en agosto de 2021, para dedicarse de lleno a su canal de Twich primero, y a Blender después. Los vínculos políticos con quienes conocen todos los artilugios del manejo de la pauta, aunque se diga suspendida, los mantiene vigentes: muchos de quienes se desempeñan en ese organismo vienen desde el macrismo y son sus ex compañeros.

Diego Abatecola , conocido como Robbiegol es el único peronista del espacio. Referente del «Justisciolismo» en 2015, boquense fanático, postea severas críticas al mileismo, por caso fustigó la represión durante el tratamiento en el Senado de la Ley Bases. De todas maneras, con su empresa «Dinamarca PR S.R.L» una agencia especializada en contenidos digitales que trabaja con gobiernos, instituciones y empresas según su descripción, trabajó para el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires durante la administración de Horacio Rodríguez Larreta, y brindó servicios de asesoramiento en redes sociales a diversos organismos y dio talleres de «ciberactivismo» para el macrismo. Abandó la empresa en 2022 para abocarse de lleno a Blender.

 

Liska y Abatecola

 

En 2024, como vimos, se asociaron a Sebastián Tabakman para conformar Blender como empresa registrada. Tabakman, como Liska, también tuvo romances furtivos con famosas, en su caso, aparentemente con Nicole Neuman y Jimena Barón.

Tiene 30 años y es periodista. Trabajó en TyC Sports y fue productor de Ari Paluch en el programa «El Exprimidor», en Radio La Red, y redactor en Clarín.

Tabakman

 

En 2015 empezó su militancia en Cambiemos y fue asesor de prensa de Ricardo López Murphy. Con Mauricio Macri presidente, fue vocero del vicejefe de Gabinete de la Nación Gustavo Lopetegui y luego director de Prensa de Nicolás Dujovne en el Ministerio de Economía. Además, colaboraba con Bernardo Saravia Frias, el entonces Procurador del Tesoro Nacional. La militancia dentro de Cambiemos fue entonces full time, tan es así que emprendió además otras actividades redituables en ese contexto político y que le permitieron proyectarse cuando Cambiemos ya no estaba en el poder.

En 2020 creó la Consultora Fixer, dedicada a las encuentras junto a Patricio Lessa Poblete, quien fue vocero de Maria Eugenia Vidal y al final de la gestión de ésta fue nombrado Director Provincial de Comunicación Externa dependiente de la Subsecretaría de Coordinación de Medios de la provincia; y Sebastián Fernández, vocero de Rogelio Frigerio en el Ministerio del Interior de la Nación y de Hernán Lacunza durante su gestión como ministro de Economía de la provincia de Buenos Aires y de la Nación.

Con sus contactos políticos, la consultora trabajó para la oposición del gobierno de Fernández, y sus mediciones fueron promocionadas por periodistas como Carlos Pagni, de «La Nación», quien solía citarlos para demostrar la caída de imagen del oficialismo de entonces. También fue contratada por Horacio Rodríguez Larreta.

En 2018, además, Tabakman fue becado por la Fundación Universitaria Río de la Plata y el Departamento de Estado de los Estados Unidos de Norteamérica para participar durante casi un mes de un ciclo de charlas políticas y estudio en Washington DC, Philadelphia, New York, Austin y Dallas. Quién cumplió el rol de coordinador de ese viaje fue Abbatecola, que ya había participado como becario de la FURP unos pocos años antes.

Todos ellos y con esa impronta, son los responsables de Blender, un canal que da muestras de progresismo político y muy lejos -en apariencia- del macrismo, y sobre todo, del mileismo. Curioso, pues o los socios son conversos influenciados por el único peronista del grupo o vieron rédito en difundir el mensaje de los que se supone son los opositores políticos de la mayoría societaria. Pero hace un mes se sumó alguien más a la dirección de la empresa, y todo parece confundirse.

«El Gordo Dan» y la figura de Blender, Tomás Rebord

El 8 de marzo, día internacional de la mujer, Tomás Rebord no tuvo mejor idea que invitar a Daniel Parisini, conocido en redes como «El Gordo Dan» y un furibundo antifeminista, acusado de doxxeos, amenazas y bravatas no solo contra el universo feminista en general sino sobre mujeres en particular, a debatir acerca de «Dragon Ball Z», animé del que parece son fanáticos.

Lo que parecía una excentricidad de quien pretende ser un comunicador disruptivo, a la vista de la publicación de esta sociedad, toma otro cariz.

Rebord es un personaje particular en si mismo, es abogado y tiene 31 años y tuvo una explosión mediática casi instantánea, desde que apareció en el streaming de «El Destape« con el programa «Caricias Significativas» y dentro de un equipo claramente peronista-kirchnerista. La difusión que generó un ejército de fanáticos fundamentalmente en redes llegó en agosto de 2021 con un emprendimiento propio: «El Método Rebord« en su propio canal y estudio del barrio de Villa Crespo, producido por «Grupo La Criolla S.A», que empezó como una sociedad de cuatro, hasta que en septiembre de 2023 Rebord le compró las partes respectivas de sus socios. El programa más visto fue el que tuvo como invitado al actor cómico Guille Aquino (lo vieron 584.848 personas) y hoy los dos son compañeros en Blender.

 

Tomás es una clara muestra de la movilidad social ascendente: el abogado es hijo de un padre que nació en una casa de paredes de barro y una madre nacida en una villa de emergencia. Es nieto de un abuelo que vivió en la calle hasta que ingresó como maestranza al Correo Argentino durante el primer peronismo, lo que le permitió salir de la calle y hacerse esa casa de paredes de barro donde nació su hijo quien a su vez fue padre del primer universitario de la familia. Tomás, por supuesto, militó en la facultad en sectores ligados al peronismo, y desde entonces tiene conceptos muy claros acerca de la política y la militancia.

En un reportaje, Rebord dijo: «Me parece que militante es aquel que está comprometido con la realidad de su tiempo y que orienta sus esfuerzos a ver determinadas modificaciones, en tanto lo que quiere ver de mundo. Yo en esos términos sigo siendo militante y lo voy a ser siempre porque creo que nunca me voy a poder desentender de lo que pasa y lo que creo que debería pasar». 

Por todo esto sorprende la supuesta ingenuidad de invitar al Gordo Dan, ese día, al flamante programa que hace en Blender, llamado «Hay Algo Ahí», co-conducido con Juan Ruffo y la participación de Iván Schargrodsky  para hablar de algo tan banal como Dragon Ball Z, lo que podría interpretarse, claramente, como una acción política de blanqueo de imagen.

 

 

El otro programa, en donde se explayaba todos los lunes sobre su visión del mundo, era una plataforma que según él buscaba «exportar argentinidad”, MAGA (Nacional Rock FM 93.7). Las siglas son de Make Argentina Great Again, similar al eslogan de Ronald Reagan y Donald Trump (Make America Great Again) y tan vinculado a los mileístas, aunque puede tomarse como un uso irónico. El programa dejó de salir al aire en ese medio publico tras la victoria de Milei.

Rebord, de todos modos, admira el histrionismo de Donald Trump y parece sentirse cómodo en ese estilo, por lo que además de dar charlas con el historiador Felipe Pigna o intelectualizar largas charlas de gran lucimiento personal cuando conversa con invitados a modo de entrevista, también se lo ve en el esplendor de su disfrute cuando baja escaleras al estilo de una vedette, con conchero y plumas incluidos, en el escenario del Gran Rex.

El Gordo Dan en un balcón de la Cámara de Diputados.

 

Cuanto de marketing, cuánto de real postura ante la vida hay en esto, solo él lo sabe. Y está muy bien, es disruptivo y eso le dio rédito económico, mediático y político. Es hoy un nombre que incluso se baraja para una posible candidatura política, apalancada en los miles de seguidores en redes que forman una comunidad de fanáticos llamados «hagoveros», que al ser casi un millar, generan su propio contenido y viralización que redunda en un único beneficiario: Rebord.

El mismo método que usa Milei con sus cuentas de trolls y bots y aunque las del comunicador son reales y gratuitas, el modo es el mismo y el resultado idéntico: defender al ídolo, atacar a todo aquél que lo cuestione, viralizar contenidos. Una peculiar coincidencia, nadie más tiene esos ejércitos tuiteros. ¿Quién maneja el de Milei, entre otros? El Gordo Dan y el equipo de Fernando Cerimedo quien, a su vez, maneja más de treinta medios y mediadores, entre ellos algunos influencers de YouTube.

«Si tuviera 16, sería libertario«, dijo en una entrevista. Pero aún reconociéndose peronista, no todos están convencidos de lo mismo. En marzo de este año el senador de la provincia de Buenos Aires, Emmanuel Santalla, que pertenece a «La Cámpora» hizo una extensa publicación en Instagram en la que sin nombrar a Rebord, hablaba del «peronismo streamer»: «Nunca organizaron ni un cumpleaños, pero tienen la receta para organizar al peronismo. Para el peronismo streamer Primero está la Pauta. Militantes frustrados a los que les pudo más el ego que las ganas de transformar algo, a quienes ser uno más entre miles les pareció bajo rango«. Y siguió: El “peronismo streamer es un culto al individualismo, buscadores de fama que piensan que mejor que hacer es decir, y mejor que realizar es prometer«.

Algunos interpretaron que se refería a Guillermo Moreno, que de un tiempo a esta parte participa de cuanto panel televisivo haya y que también suele participar del programa de Rebord donde su coequiper, Juan Enrique Ruffo, tiene un estrecho lazo con el ex Secretario de Comercio por la amistad que tiene con su padre, el industrial metalúrgico Enrique Ruffo.

Otros, incluso el mismo Rebord, pensaron que se refería a él mismo, sobre todo por las entrevistas que en el plan de «tender puentes«, viene teniendo con referentes libertarios; y le respondió: «Es respetable y está bien, que se venga a discutir y discutimos. Si tu conclusión es que el problema son los streamers… peronistas, encima. Los que más de acuerdo podés llegar a estar… dale! Qué ganas de enojarse. Cómo va a estar mal eso? Estamos todos locos, estoy harto, estoy cansado. Es un lugar de imbecilidad total. Ayudame a ayudarte, loco», concluyó.

El límite entre la parodia y la burla es muy frágil; y a veces puede lograr el efecto contrario del que se pretendió inicialmente. El 24 de mayo, a pocos días de que Parisini se asociara a los dueños de Blender, coincidentemente Rebord parodió a los opositores indignados quejándose del acto que realizó Milei en el Luna Park, y la periodista María O´Donnell publicó en X que esa «diatriba, con insultos al Presidente, es el triunfo del método de la persona que pretende combatir: el grito exaltado, la indignación y la difamación que quiere parodiar no tiene grieta. No se resignifica”. 

Es que realmente, al ver el video que está en YouTube, más bien parece una burla hacia los que se quejan, por ejemplo, de hacer un show así cuando hay inflación acumulada, no se distribuyen alimentos o los jubilados están debajo de la línea de pobreza.

“¿Qué es esto, maricón? Así empezó La Cámpora, cerró entre risas Rebord, sin dejar de gritar, y recibió el aplauso de la tribuna presente en el estudio de su programa. Luego, ya sin parodia, el conductor alertó de que el acto de Milei despertó más simpatías entre peronistas a pesar de no coincidir con las ideas libertarias, que entre los que apoyan o votaron al Gobierno.“Tengo el deber de advertirlos de que la gente que está diciendo esto es gracioso son peronchos cabeza de termo quemados, no servimos para nada», cerró. Curioso.

 

 

Es el mismo tipo de parodia, ironía o burla que ejercita «El Gordo Dan», en su programa de Madero Radio, la emisora del conglomerado Madero Group que dirige Cerimedo, el jefe de propaganda de campaña y gobierno de Milei. En las «Misas», como denominan a esos encuentros radiales, se dan cita todos los influencers de redes y canales y tantos otros militantes mileístas de los que hemos escrito en extenso en Data Clave. Hace exactamente un año, uno de los invitados fue Rebord, que compartió el espacio, además, con Agustín Romo.

 

De Parisini hemos escrito mucho. Contamos en Data Clave que este médico que supo pasar por el Hospital Garraham y hoy se presenta como empresario, no tiene más empresas registradas que la novedosa «Carajo» en sociedad con los directivos de Blender y que como pediatra, tampoco tiene consultorio particular ni nomenclatura en ninguna institución de salud pública y privada, como tampoco en ningún organismo de investigación.

Que saltó a la fama virtual hace ya varios años y junto con Agustín Romo, cuando lideraban una suerte de ejército de haters de redes que se dedicaba a acosar, insultar e incluso a amenazar a personas por su condición sexual, física o política, lo que les valió algún paso por los tribunales.

Desde hace unos años el «Gordo Dan» es uno de los pesos pesado del grupo libertario de influencers que elaboran estrategias de difusión en redes, fake news, consignas, viralización de contenido y campañas, muchas de ellas de modo violento. Suele caminar por los pasillos de Casa Rosada, tiene acceso directo al despacho presidencial y goza de la amistad de Karina Milei.

Fue uno de los aplaudidores y gritones que desde los palcos del Congreso, copó la apertura de sesiones durante el discurso del Presidente. No tiene ningún cargo -al menos formalmente- en el gobierno, aunque varias fuentes sostienen que revistaría en la AFI y dispondría de fondos reservados, algo a todas luces incomprobable. Quien sí logró conchabo en este gobierno y en el estado es su novia, María Belén Casas, que fue nombrada Jefe de Gabinete de la Subsecretaría de Política Universitaria, en tiempos en que estos egresados, en su mayoría, de la Universidad Pública pretenden si no cerrarlas, recortarles el presupuesto al máximo y evitar cualquier tipo de organización política interna.

Ahora, y luego de haber participado durante años en los medios de Madero Group, tiene su propio espacio mediático de la mano de los progresistas socios de Blender, con quienes apostó a «Carajo», la palabra de cierre del grito libertario.

«Sepan ustedes que esta gloriosa revolución se hizo para que, en este bendito país, el hijo del barrendero muera barrendero». Contralmirante Arturo Rial, explicando a sindicalistas el motivo de la Revolución Libertadora que depuso a Juan Perón

Tendrá que ponerse de acuerdo con sus socios acerca del contenido de algunos de sus posteos, por ejemplo aquel que celebra algunas políticas educativas cuando dice: «Falleció el sueño de ser médicos los hijos de los peones. A buscarse otro sueño». A pesar de la pésima redacción de este médico pediatra que no quiere competencia, y que posiblemente sea hijo de la movilidad social ascendente, se entiende perfecto el desprecio burlón – que como Rebord con sus parodias – justificarán diciendo que es «humor».

Del mismo modo, el miércoles publicó, mientras el el Senado se debatía la Ley Bases y en la plaza las fuerzas de seguridad al mando de Patricia Bullrich apaleaban, gaseaban, y metían presos a manifestantes: «Quiero palos, quiero fuego, quiero sangre, quiero venganza, quiero muerte». Un discurso que en Blender buscarán la manera, ahora que es socio y jefe, de revestir de «humor».

……………………………

No la ven: la actual es una sociedad transparente

N.C.

Esto parece un carpetazo de la SIDE. Es ridículo, porque el gobierno no asigna pauta para estos canales, sino que lo hace el algoritmo de Youtube.

No hay anunciantes, no hay tandas publicitarias.

El artículo hace una evaluación moral de los contenidos del programa que a mí justamente mas me gusta, entre otras cosas, porque está libre de esa pelotudez de la corrección política y de ponderar las cosas según una fiscalía moral que queda Dios sabe dónde.

El 8M murió el creador de Dragon Ball, y antes de hacer un programa sobre la marcha feminista – que las feministas hagan su programa, ya no hay un único aire que ocupar – Rebord quiso hablar de Dragon Ball Z.

Y llevó al Gordo Dan, defensor de los malos de la serie, y también llevó a Alejandro Kim, el compañero Kim, que además de peronista y coreano es un gran gran hincha de Gokú.

Queda muy muy muy claro que no la ven, y que si siguen en las modalidades de escrache de los últimos 20 años, no van a verla más.

Me encantaría saber qué otras empresas comparten domicilio con El Destape o con El Cohete a la Luna. Sería muy divertido, si tuviera algo que ver con algo.

No quieren entender que ya no se habla de una serie de temas en orden lineal. Se habla de todo, todo el tiempo y al mismo tiempo y esto está bien. La existencia de un otro distinto a las nuevas generaciones no les resulta terrorífico, son sociedades transparentes.

Los jóvenes actuales tienen otra cabeza, otras pulsiones, son otra cosa. Lean a Han.

Y yendo a los contenidos de Blender: se la pasan hablando a favor del peronismo y aún más en contra de Milei y todo lo que Milei implica. ¿En serio alguien podría creer que su «política editorial» (algo que ya no existe en estos medios, porque ya no se tiene en cuenta) está digitada por el gordo Dan?

Es una tontería, son los progres pataleando. Que vayan a llorar a Futurock.


Compartí

Publicaciones Similares

6 comentarios

  1. Justamente ayer le decía a un amigo algo que puede aplicarse al tuyo, que firma NC. Abro comillas:

    «Son ese tipo de personas recientemente incorporadas a la política, un fenómeno que aun no existía antes del 2001 y que, como consecuencia de la enorme apertura de la época kirchnerista —y de 20 años transcurridos de democracia ininterrumpida— de pronto se ponen a hablar de cualquier cosa —bienvenido sea— pero sin entender casi nada de nada. De pronto, ese tipo de personas se transformó en “anarquista”, tiene todo para cuestionar, cuando nunca —y mucho menos cuando las papas quemaban— se metió en política. Ese fenómeno es el antecedente del mileismo.

    Se les paran los pelos ante un detalle de un gobierno populista, pero jamás mencionan las repulsivas publicidades de BBVA —para los argentinos de bien— ni cuestionaron nunca la historiografía oficial ni mucho menos la Conquista del desierto ni lo de Civilización y Barbarie. Y un larguísimo etcétera. Son hipercolonizados que se pretenden “independientes”.

    (Abro un paréntesis: ¿Sabías que desde hace décadas sería posible evitar las publicidades de la TV? Con solo incorporar una señal —hoy digital, antes analógica— en la transmisión antes y después del comienzo de la tanda, uno podría configurar el televisor para que u oscurezca la pantalla y anule el volumen o para cualquiera de las dos opciones exclusivamente. También podrías segmentar y ver solo, por ejemplo, publicidades de deporte o electrodomésticos. La comunicación es un servicio público. ¿Por qué estamos obligados a ver publicidades? ¿Puede ser, la televisión privada, independiente? Pero ninguno de estos chicos que menciono habla jamás de eso.)»

    Cierro comillas y agrego:

    Hay que considerar, no obstante, el atenuante de que están desahuciados. Han llegado a un mundo que está por colapsar sin, al menos, el recurso de un pasado político. Y perciben que ya no saben cómo —ni tienen tiempo de— adquirirlo. Fingen entonces demencia, cuando dicen: “No quieren entender que ya no se habla de una serie de temas en orden lineal.”

    La época sombría ya los cubre y no tienen ninguna vela que encender.

  2. No entiendo tu necesidad de bajarle el precio a Evita Luna que no podes nombrarla junto a Andy y Marcos, al ser mujer tenes que sacarle el nombre e infantilizarla como «jovencita muy simpática»?

    En cuanto a la nota original, el mayor sarpullido que puede generar es a cualquier editor a la hora de leer tantos errores de redacción y errores de contenido. Ni hablar que justo tuvo algunos errores de tipeo que cambian el significado de lo que dice, qué llamativo. O quizás no tanto y es más de lo mismo: paladines de la moral desde sus pedestales imaginarios.

    1. Sebastián, lo que decís es una tontería, fue ayer cuando vi y escuche por primera vez a esa deliciosa muchacha y no retuve su nombre porque era la primera vez que la veía y escuchaba. En cuanto a los errores –de redaccion y de contenido– si los señalares probablemente la autora y yo como editor querríamos corregirlos. Pero como no los señalas, sospecho que te hablas encima.

  3. A ver, me parece que en el fondo lo que se le critica a estos chicos es su coreacentrismo, que consideren hablar con un opositor político. Que es lo que se hace todos los días en el Congreso de la Nación, por ejemplo. Es democracia. Entonces cuando estos pibes se plantean por qué no pueden debatir con un libertario y van a la radio del libertario (como hizo Rebord y prometió hacer Pepe Rosemblat, no sé si llegó a ir), son mirados con sospecha porque al ir estarían legitimándolos como interlocutores. Bueno, primero que nada son un partido político y segundo, están gobernando. No se puede hacer como si no existieran o fueran marginales. Y a diferencia de los chetos moguis macristas que no pueden ir a ningún canal donde alguien haga una pregunta fuera de programa, los libertarios sí quieren debatir y creen tener argumentos. Bueno, hay que ir y dar la pelea compañero! No alcanza con quedarse gritando «facho» detrás de una pantalla. Hay que ganar discusiones para que no sigan sumando gente, no alcanza con denunciar sus tropelías: a un pibe de 18-20 años, que los viejos «progres» le prohíban ser libertario sólo hará que le resulte más atractivo serlo. Ya vimos cómo crecieron en pandemia y cómo Milei aprovechó la represión hormonal que les generaba la cuarentena.
    En cuanto a la propiedad de los medios, es algo más antiguo que el hambre: ¿de quiénes son C5N, Página/12, las radios progres? Intereses hay siempre y vista gorda también, de los dueños de los medios y de quienes trabajan en ellos. Creo que era Bayer el que contaba que había trabajado en Clarín y que el viejo Noble le dijo una vez que a él le convenía tenerlo en la redacción, aunque no estuvieran de acuerdo en nada, porque su presencia le daba una pátina de pluralidad al diario.
    El Gordo Dan y sus secuaces hicieron un negocio (Blender) para bancar un emprendimiento ideológico (su anunciado canal libertario) o bien para aprender los códigos del streaming con los que saben, o simplemente para su beneficio personal. En cualquier caso, no están cometiendo delitos por eso, a lo sumo serán los Larry Flint de la libertad de expresión en nuestro país, fabricando contenidos de mierda amparados en un derecho constitucional. En los 90 queríamos censurar a Biondini y hoy por las cosas que dice casi podría militar en Unión por la Patria.
    En suma, rechazar el espacio que se nos ofrece -cuando durante el macrismo no se ofrecía ninguno- sería dejarles el campo libre, retirarnos como Urquiza de Pavón, y convertirnos en el próximo FIT o similar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *