DUKA y una verdad irrefutable: “Si no hay millones en las calles que lo impidan, la patria desaparecerá”

Compartí

El intento de asesinato de Cristina marcó  un antes y después, y la poca reacción y nula investigación, pavimentó el camino de Milei, sostiene.

Como muchos, hasta hace muy poco no tenía la menor idea de la existencia de Duka (como no supimos de la existencia de Lenny Bruce hasta que Dustin Hoffman lo encarnó).  Su aparición en Duro de domar (c5N ) constituyó un fenómeno impactante. El ex presidente del Club Atlético Independiente piensa bien y no tiene filtro, y como se dice que solo los niños y los locos suelen decir verdades sin circunloquios, está cantado que quienes son objeto de sus acusaciones e invectivas procuran y procurarán etiquetarlo como loco y evitar por todos los medios que se tomen en serio sus dichos, serísimos a más no poder.

En esta entrevista con les muchaches de Gelatina encabezados por Pedro Rosemblat, Duka hace catarsis y  pinta la encrucijada en la que nos hallamos –nosotros y todo el pueblo argentino– con incomparable elocuencia, por lo que se trata de una audición inmejorable si se quiere entender dónde estamos parados, y como la patria está en vías de desaparecer, loteada y entregados todos sus recursos naturales a la voracidad del gran capital transnacional. Recomendación ésta, la de escucharlo, hecha sólo para valientes que no quieren hacer lo del avestruz y tener muy –dolorosamente– presente que el Decretazo, de estabilizarse, arrojará a más del 70% de la población a la pobreza;  a gran parte de los que ya eran pobres a la indigencia, y a los indigentes a morirse literalmente de hambre… a menos que haya millones en las calles cuya presencia lo impida.

Las buenas personas que, como Duka, no tienen miedo de su inconsciente, son como los profetas. A mi entender, su lectura de lo que significó el intento de asesinato de Cristina es impecable. Cristina no paraba de crecer, y tras el gatilleo todo se frenó porque el peronismo no estuvo a la altura, y ella se bajó. Y hoy están en el poder, impunes, quienes financiaron e impulsaron su muerte. Y muchos, demasiados, fingen como si no estuviera claro quienes fueron los instigadores.

Puede que haya a quienes le parezca que el de Duka es un discurso un poco larguero, quienes no coincidimos en haber perdido toda esperanza en figuras como Pablo Moyano y Gabriel Katopodis, no tenga fe en la certeza de los pronósticos de Guillermo Moreno (aunque si, deseos de que acierte) pero acuerdo visceralmente con un 95% de lo que expresa. Y  no creo que pudiera ser más elocuente que él, ni llegar tan bien al corazón de nuestros hermanos y compatriotas.

 


Compartí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *