Lanata, por no saber qué decir de Cristina, se mete con Chávez

Compartí

Lanata se pone tropical.


En lugar de seguir atacando al gobierno argentino, Jorge Lanata, ariete del Grupo Clarín en su agónica lucha contra aquel, eligió dedicarse full time al de Venezuela. Chávez es para la gorilada local un cristinismo recargado, negro, indio, caribeño, esperpéntico. Una verdadera pesadilla. Y más desde que la Fundación de Carter hizo saber que considera a Venezuela uno de los países más democráticos del mundo, sino el que más. Para confirmar todas las aprehensiones de su nuevo público de señoras de visón y perfume francés, Lanata voló raudo a Venezuela y auxiliado por los gorilas caribeños, en menos que canta un gallo hizo un racconto de todas las quejas que emite cada día la oposición escuálida y perdida, incapaz de presentar un candidato mejor que un agente de la CIA que encabezó el intento de asaltar la embajada de Cuba en Caracas, intento que quedó en eso nomás porque el candidato se ensució de miedo al convencerse de que el personal de la legación, en contacto directo con Fidel, le ofrecería resistencia armada.

Al comenzar el programa, Lanata dijo que más adelante en el programa dirían lo que tenían que decir sobre Capriles, pero el programa terminó sin que dijera nada del tipo. Porque es impresentable y no tiene nada pero nada bueno que decir y obviamente no quiere decir nada malo. Qué vivo.
………
Dice de Venezuela que es un «Recuerdo del futuro», lo que recuerda ipso pucho a Miguel «Cogote» Bonasso. El mismo que un acto multitudinario en Caracas ofició alguna vez de telonero del comandante. ¡Y de Fidel! Intuyo que el fichaje de Miguel debe ser el objetivo del Tándem Magnetto-Lanata. O Magnata. Y temo que ya el fichaje se haya consumado de la misma manera que se consumó el de la ex directora del Banco Nacional de Datos Genéticas, la doctora Ana María Di Lonardo. A través de Gabriel Cavallo el ex juez y camarista (Verbitsky debería escribir un libro llamado «La bestia que yo inventé») socio de toda la vida de Pablo Jacoby, el abogado de Lanata.
………
Quiero pensar que no, que a pesar de su faceta ególatra, Cogote ha de haber resistido el embate. Por las dudas: Miguel, no seas pánfilo y amarrate al palo mayor con tal de no ceder al canto de las sirenas. Miralo al zombie Roa. Miralo a Santo Biasatti. De esos abrazos no se vuelve. Es posible que tengas razón y el kirchnerismo tenga muuuuchos defectos, pero eso no justifica nada. Acordate que Jauretche se peleó con Perón y que ni siquiera lo nombra en ssus libros, que Scalabrini se fue a la casa y que el brillante Cooke ni siquiera encontró lugar en las listas de diputados para ser reelecto, y todo porque era crítico. Pero ninguno se pasó al enemigo.
………..
 Lanata se duele de que la posición de Chávez esté fortalecida y sea prácticamente inexpugnable en términos electorales a causa del alto precio del petróleo (que, además, todo indica que se mantendrá indefinidamente a causa de su progresiva escasez) e intenta ridiculizarlo mostrando que en las calles de Venezuela se venden muñecos que lo representan alguno de los cuáles incluso habla. Porque Chávez, dicen habla mucho.
Ahhh, cómo me aburre. Mañana a la noche acaso la siga.


Compartí

Deja un comentario