MAGNICIDIO. Al cumplirse un año, se conoce la trama del asesinato del general Solemaini

Imagen con que hackers iraníes intervinieron en el sitio del gobierno de Estados Unidos.

La privatización de los ejércitos es un proceso que arrancó con fuerza hace treinta años, aunque mercenarios ha habido desde el comienzo de la historia. Pero ahora se descubre su íntima relación con el asesinato (según las leyes internacionales un crimen de lesa humanidad imprescriptible) del asesinato de Qassem Soleimani y muchos de sus acompañantes, además de sus asistentes, la crema y nata de las milicias gubernamentales de Irak.Es imposible exagerar la importancia de la figura de Solemaini dentro del mundo chiíta. Todavía sorprende la templanza de los gobernantes de Irán, que no cayeron en la trampa de intentar una represalia y encajaron una pérdida tan dificil de subsanar conteniéndose.

Ahora, al cumplirse un año del magnicidio, se ha dado a conocer la trama del crimen.

Bajo la lupa

 

Se cumple un año de la ejecución del general Qassem Soleimani.
Se cumple un año de la ejecución del general Qassem Soleimani. Foto Afp

Es el primer aniversario del asesinato del icónico general iraní Qassem Soleimani –ordenado por Trump, después de haber salido del aeropuerto de Bagdad, a donde viajó con intermediación de Irak para operar una desescalada con Arabia Saudita (https://bit.ly/3bf6DuP)– entró en efervescencia el “Creciente chiíta”: desde Líbano, pasando por Siria e Iraq, hasta Irán (https://bit.ly/2LbZ4Km).

Hace un año NBC, The Times of Israel y Reuters expusieron que el Mossad israelí participó en su asesinato (https://bit.ly/34ZTwcM).

Un año después, Alí Al-Qasi Mehr, fiscal general iraní, acusó que el ejército privado (¡mega-sic!) británico G4S “fue responsable de la seguridad de los vuelos” en el aeropuerto de Bagdad y proveyó la información sobre el arribo del general Soleimani (https://bit.ly/2Mklfyk).

El fiscal persa implicó también a “una base de EEUU en Alemania en el intercambio de información entre los ‘drones’” asesinos.

Un portavoz del ejército privado multinacional británico G4S desmintió su participación en los asesinatos del general Soleimani y del líder Abu-Mahdi al-Muhandis, de la guerrilla chiíta iraquí “Al-Hashad Al-Shabi ( DailyMail, 31/12/20)”.

Esté o no implicado G4S, la acusación del fiscal iraní es altamente explosiva debido a sus “servicios de seguridad en 125 países”, incluido México, además de 40 (sic) embajadas. ¡Uf!

G4S, con sede en Crawley (Sussex/Gran Bretaña; GB) ostenta más de 618 mil empleados (¡mega-sic!) y es el máximo empleador que cotiza en las bolsas de Londres y Copenhague.

En EEUU, G4S es la décima del ranking de las primeras 15 empresas de “guardias de seguridad” y fue comprada en 5 mil 100 millones de dólares en diciembre pasado por la empresa estadounidense Allied Universal, que se encontraba en el segundo lugar.

Ahora, seguramente, la ominosa fusión G4S/Allied Universal habrá desbancado a ADT del primer sitio (https://bit.ly/38RXRA1). Este ranking, específico para EEUU, coloca a G4S en el primer sitio global cuando se mide con el parámetro de sus ingresos.

Ahora la fusión G4S/Allied Universal tendrá más de 750 mil empleados a escala global con ingresos por 18 mil millones de dólares (https://bit.ly/3n8pQQT).

G4S constituye un ejército privado multinacional de guaruras experimentados y su porte de armas depende del país aludido. En el caso de GB, sus guaruras no portan armas, pero todos son expertos en artes marciales del quinto dan, por lo cual, en forma insólita, “sus manos” están registradas como “armas letales”.

Ya hace más de cuatro años había expuesto en Bajo la Lupa que el multiasesino “yihadista estadunidense de Orlando”, Omar Saddiqui Mateen (foto), fue “empleado de la trasnacional paramilitar británica G4S (https://bit.ly/38YMWEw)”.

En ese entonces critiqué “la perniciosa privatización paramilitar de la seguridad pública y su outsourcing, que forma parte intrínseca del neoliberalismo global israelí-anglosajón”, en colusión obscena con las agencias de espionaje FBI/CIA/Mossad.

El director ejecutivo de G4S, el contador anglo-sudafricano Ashley Almanza fue director financiero (sic) en el área de exploración y producción de British Gas (¡supersic!) y luego director financiero de BG Group. Ante lo cual indagué: “¿Qué tienen que ver juntos seguridad de G4S con manejo de activos financieros de Schroders y exploración petrolera de Noble Corporation en las aguas muy profundas de la geopolítica y el outsourcing de la seguridad?” ¡Toda el alma imperial británica se halla inmersa en G4S! Hoy G4S “asiste” a la célebre agencia de espionaje británica al más alto nivel Government Communications Headquarters ( GCHQ)”: responsable de las señales de inteligencia (Sigint), del espionaje y la información asegurada a las fuerzas armadas de GB.

Hace siete años, el anterior contratista de la National Security Agency (NSA, por sus siglas en inglés) de EEUU, Edward Snowden, hoy exiliado en Rusia, reveló que GCHQ recogía todos los datos telefónicos y online en GB mediante el programa Tempora (Sistema Secreto de Computación; https://bit.ly/3pJDWtL).

¿Qué es lo que no hará G4S/Allied Universal en México (https://bit.ly/3n4qC1v)?

Conferencias del autor:https://www.youtube.com/channel/ UClfxfOThZDPL_c0Ld7psDsw?view_as=subscriber

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: