OPINIÓN. La reacción de los soberbios, por Héctor Amichetti

El Gringo Amichetti es secretario general de la Federación Gráfica Bonaerense. Después de su “¡Vamos Silvina, coraje!”, al final, un comentario de Carlos del Campo.

La reacción de los soberbios

Aceptemos que para la oligarquía financiera es poco tolerable que la hija de un trabajador petrolero, bien peronista ella, maneje el Ministerio de Economía de un país al que ellos han arrinconado en una gran crisis manipulando a los sucesivos cipayos entreguistas y endeudadores.

Investigan sus publicaciones en redes y se encuentran que hace tres años “La Griega” expresó nada más  y nada menos que su enorme respeto y admiración por Evita con estas palabras:

“Ella nos mostró que los pobres también podíamos soñar, ella hizo que muchos de esos sueños sean efectivos, el peronismo es soñar y concretar sueños (…)  Mi sueño fue ir a la universidad. Para muchos no se puede pasar de una casa de adobe a profesional. Para el peronismo sí”.

Como reacción, un afamado estudio de “sabios” economistas neoliberales afirma preocupado que “el rumbo económico que se estaría validando desde la política no resultaría del todo amigable”.

Y así es, si las medidas económicas son amigables con el pueblo no lo serán con los especuladores financieros.

El JP Morgan enciende las alarmas presagiando un serio “riesgo de hiperinflación”.

Los bonistas buitres siguen revisando en las redes…

¡Oh, sorpresa!, entre las antiguas publicaciones de la flamante ministra encuentran que hacia fines de 2016 publicó una foto del Comandante Fidel Castro y una de sus frases: “Quien no es capaz de luchar por otros, no será nunca suficientemente capaz de luchar por sí mismo”.

¡Insoportable!

La nueva ministra es una maldita revolucionaria dispuesta a luchar por los otros, además de peronista ¿es medio socialista?.

El grupo de duros “inversores” que integran Argentina Exchange Bondholders, veteranos en echar leña al fuego en las naciones acosadas por las doctrina del shock, expresan preocupación porque en lugar de llamar a los bomberos para sofocar el incendio en nuestra casa, ponemos a una “piromaníaca” al frente del Ministerio de Economía.

Si de fuego hablamos, dijo alguna vez Evita:

“Me tienen sin cuidado los odios y las alabanzas de los hombres que pertenecen a la raza de los explotadores. Quiero rebelar a los pueblos. Quiero incendiarlos con el fuego de mi corazón”.

¡Vamos Silvina Coraje!

El Pueblo Peronista está preparado para dar todas las batallas que sean necesarias hasta recuperar nuestra dignidad como nación libre.

……………………………..
Entiendo y comparto la esperanza con la designación de Silvina, pero creo que le estamos pidiendo demasiado, y no es la “salvación” ni la “redentora”, es una mujer valiente y preparada, pero la responsabilidad de corregir el rumbo es  enteramente de Alberto. Él es el presidente, él tiene la lapicera. Carlos Del Campo.

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: