PAPA JUAN PABLO I. Habría sido asesinado personalmente por el cardenal Paul Marcinkus, de la Logia P-2 (con video)

En septiembre de 1978, Juan Pablo I murió a escasos 33 días de haber sido elegido, supuestamente de un infarto. El afamado periodista británico de investigación David Yallop se puso a investigar el tema en 1981 a pedido de habitantes del Vaticano que descreían de la Historia Oficial. Yallop publicó en 1984 (y reeditó con nuevas revelaciones en 2007) el libro En el nombre de Dios (que en Argentina se publico como ¿Por voluntad de Dios?) en el que sostuvo que el efímero pontìfice había sido envenenado por orden de la logia P-2 porque se disponía a purgar del Vaticano a toda una serie de prelados comprometidos en escándalos financieros. Las afirmaciones de un antiguo mafioso, Anthony S. Luciano Raimondi deben tomarse con pinzas. Sin embargo, la lógica más elemental indica que el cardenal Marcinkus era uno de los principales perjudicados, sino el principal, de cualquier investigación que se hiciera sobre ls finanzas vaticanas. Alto, atlético, Marcinkus fue primero mafioso y luego seminarista y sacerdote especializado en finanzas por “sugerencia” de los capos de la mafia. JS

VATICANO: El Papa Juan Pablo I fue asesinado por Paul Marcinkus, afirma un ex mafioso, primo del “cardenal de la mafia”

En una nota publicada por el New York Post, el pasado 19 de octubre, un ex mafioso, primo del cardenal Paul Marckincus, afirma haber participado en el asesinato del Papa Juan Pablo I en 1978, quien murió en circunstancias nunca aclaradas cuando hacía sólo 33 dias que había comenzado su pontificado. Todos los detalles son revelados en un libro que acaba de salir a la venta.

Mafioso afirma que ayudó a asesinar al papa Juan Pablo I para ocultar un fraude bursátil

Tapa del libro donde el ex mafioso afirma haber ayudado al cardenal Paul Marcinkus a asesinar a Juan Pablo I

 

BRAD HAMILTON / THE NEW YORK POST (Traducción de Montserrat Mestre)

Ayudó a matar al Papa, para que sus amigos prelados pudieran mantenerse fuera de la cárcel. Esa es la impactante afirmación del antiguo gángster de la familia Colombo, Anthony S. Luciano Raimondi, quien dice que en 1978  fue a Italia con el equipo de sicarios que atentó contra Juan Pablo I.  En  su libro,  “When the Bullet Hits the Bone”, que acaba de salir a la venta, afirma  que lo envenenaron con cianuro cuando llevaba sólo 33 días de pontificado.

Raimondi, sobrino del legendario padrino Lucky Luciano, afirma que fue reclutado para este asesinato cuando tenía 28 años,  por su primo cardenal, Paul Marcinkus, quien dirigía el banco del Vaticano. El trabajo de Raimondi consistía en estudiar los hábitos del Papa y estar atento al hecho de que Marcinkus le había dado al Papa una taza de té a la que le había agregado Valium.

“Estaba parado en el pasillo fuera de las dependencias del Papa cuando se le sirvió el té”, escribe, y agrega que la droga le hizo tanto efecto que su víctima no se habría movido “aunque hubiera habido un terremoto”.

Antes y después: Marcinkus con el Papa Paulo VI y luego con el Papa Juan Pablo II.

“Había hecho muchas cosas malas,  pero no quería estar allí en la habitación cuando mataran al Papa.  Sabía que eso me compraría un boleto de ida al infierno ”, escribió Raimondi. Así que se quedó fuera de la habitación mientras su primo preparaba una dosis de cianuro, narró. “Lo midió con un cuentagotas, puso el cuentagotas en la boca del Papa y lo apretó“, continuó. “Cuando terminó, cerró la puerta detrás de él y se alejó”.

Poco después un asistente papal gritó que “el papa se estaba muriendo”, ante lo cual Marcinkus y otros dos cardenales implicados en la trama “se apresuraron a entrar en la habitación como si fuera un gran sorpresa “, escribe Raimondi. Se convocó a un médico del Vaticano, quien dictaminó que Juan Pablo I había sufrido un ataque cardíaco fatal, escribe Raimondi.

Usaron Valium antes de envenenarlo, para matar al Papa sin dolor y para ganarse el favor en el más allá, afirma Raimondi. Para demostrar que Juan Pablo I no sufrió, Marcinkus y sus cómplices Pietro Palazzini y Antonio Ribeiro -también primos del mafioso-  necesitaban que Raimondi testificara en su nombre ante Dios, afirma. “Dijeron que cuando murieran yo sería su testigo”, dijo Raimondi -ahora de 69 años-  a The Post.

El motivo del atentado fue que Juan Pablo I había amenazado con exponer un fraude masivo de acciones, según el libro de Raimondi.

La estafa de unos mil millones de dólares involucró a un experto en falsificación que fingió posesiones de la iglesia en compañías estadounidenses de primer orden como IBM, Sunoco y Coca-Cola. Los mafiosos  vendieron los falsos certificados de acciones a compradores desprevenidos.

Juan Pablo I había prometido expulsar a los perpetradores, que incluían a Marcinkus y aproximadamente a “la mitad de los cardenales y obispos en el Vaticano“, dijo Raimondi al Post. “Hubieran sido expulsados ​​y sujetos a las leyes de Estados Unidos e Italia”, dijo. “Hubieran ido a la cárcel”.

Si Juan Pablo I “hubiera mantenido la boca cerrada – dice Raimondi- podría haber tenido un pontificado bueno y largo”.

Con el cuerpo de Juan Pablo I apenas frío, se concibió un nuevo plan para matar a su sucesor, Juan Pablo II, quien también parecía estar entonces listo para tomar medidas contra los estafadores, escribe Raimondi. Entonces, este hombre de la mafia fue convocado de nuevo al Vaticano y se le dijo que se preparara para un segundo asesinato.

“Este tipo también tiene que irse “,le dijeron. “De ninguna manera”, respondió Raimondi. “¿Qué van a hacer? ¿Seguir matando Papas? “

Finalmente, Juan Pablo II decidió no actuar porque sabía que si lo hacia él también moriría, dijo Raimondi a The Post  y así se convirtió en el segundo pontífice con más años en la historia moderna, hasta su muerte, a los 84, años en 2005. Según Raimondi, su cambio de opinión dio pie a una celebración con alcohol entre cardenales corruptos y mafiosos en la Ciudad del Vaticano, según Raimondi.

“Nos quedamos y festejamos durante una semana con cardenales vestidos de paisano y muchas chicas“, escribe. “Si hubiera tenido que vivir el resto de mi vida en el Vaticano, me hubiera parecido bien.Todos mis primos conducían Cadillacs. Estoy en el negocio equivocado, pensé. Debería haberme convertido en cardenal”.

Emanuele Orlandi, de 15 años, hija de un empleado del Vaticano, desapareció en 1983. Tiempo después un cura exorcizador de la Santa Sede, Gabriele Amorth denunció que había sido asesinada después de haber sido obligada a participar en una orgía.

En respuesta a quienes rechazan sus afirmaciones o señalan el hecho de que su historia se asemeja a la trama de “El padrino III”, se encoge de hombros. “Fue una película terrible. A decir verdad, realmente no la recuerdo. Lo que digo en el libro lo mantendré hasta el día de mi muerte. Si exhuman  el cuerpo de Juan Pablo I y hacen algún tipo de prueba, tiene que haber rastros del veneno”, cree Raimondi.

Otras revelaciones

El libro de Raimondi está cargado de otras revelaciones importantes, incluidos detalles desconocidos sobre el atraco a Lufthansa, uno de los robos más notables en la historia de la mafia.

Pero su opinión difiere de la película “Goodfellas” (de Martin Scorsese, estrenada en Argentina como “Buenos muchachos” y con el libro “Wiseguy” en el que se basó)  porque presentaron a James “Jimmy the Gent” Burke -interpretado por Robert De Niro-  y a Henry Hill -interpreado por Ray Liotta-  como los cerebros detrás del  épico robo.

Raimondi  afirma que la verdadera mente maestra del atraco a  Lufthansa fue el mafioso judío Meyer Lansky, jefe del Kosher Nostra y mentor de Raimondi. “Fue el primero al que expuse el plan durante un viaje a su casa en Miami”, escribe.

Petiso Meyer Lansky. De temer.

Otro de los primos de Raimondi era amigo del gángster Burke, quien supuestamente recibió sobornos por grandes cantidades de dinero que pasaban por el aeropuerto JFK.

Pero cuando la información circuló entre la jerarquía de los Lucchese, la familia “no podía imaginar cómo llegar a un acuerdo”, escribe Raimondi, por lo que convenció a Lansky de venir a Nueva York y orquestar el mayor trabajo.

“Todo estaba muy bien planeado”, escribe. “Meyer había establecido los plazos en que todo debía suceder. Lo tenía planeado para que todos tuvieran un trabajo preciso que hacer “.

Al final, afirma Raimondi, la banda se escapó con mucho más dinero de lo que se creía anteriormente: alrededor de  45 millones de dólares en efectivo y joyas, y  35 millones de dólares en bonos al portador que Lansky creía que habían sido robados antes de ser enviados a Nueva York, según el libro.

Raimondi escondió los bonos en la casa de su padre, después de lo cual Meyer los cambió  a “85 centavos por dólar” -escribe-  y el botín se repartió entre las cinco familias del crimen organizado en un club social en Brooklyn.

“Estuvimos allí durante horas, contando el dinero y dando a todos su parte”, escribe Raimondi. “Los jefes venían de todas las familias personalmente. . . Estaban recibiendo millones “.

Se advirtió a todos que mantuvieran perfiles bajos y no hicieran compras extravagantes. Pero varios no lo hicieron y fueron sistemáticamente eliminados, escribe Raimondi.

Michael Vecchione, ex fiscal superior de la oficina del fiscal de Brooklyn que persiguió a los mafiosos de Colombo y escribió tres libros sobre la lucha contra el crimen, duda de estas afirmaciones. “Recuerdo el nombre de Raimondi, pero nunca escuché nada sobre Meyer Lansky involucrado en el atraco de Lufthansa -dijo- pero no hay forma de verificar lo que dice este tipo”.

En cuanto al autor, afirma que logró evitar el enjuiciamiento durante años, porque él y su banda pagaron millones de dólares de su propio bolsillo  y de sus clubes,  al alcalde Ed Koch, al cual su ayudante, Bess Myerson, le transportaba el dinero.

“Teníamos casinos ilegales y dinero de la usura;  y Koch obtuvo su pedazo de todo y nunca tuvimos un problema con la ley”, escribe.

Alega que esquivó la vida en una prisión federal por un asesinato que cometió cuando era adolescente en Brooklyn después de que el Ejército lo reclutó para convertirse en francotirador durante la Guerra de Vietnam. Raimondi afirma que su trabajo era pasar detrás de las líneas enemigas y asesinar a los combatientes norvietnamitas, lo que dice que hizo sin piedad.

Supuestamente regresó a los Estados Unidos con un historial limpio y se metió en los negocios de la mafia.

Raimondi, quien ahora lucha contra el cáncer y vive en Brooklyn, dijo que decidió dejar esa vida y contar su historia porque “ya no necesito esa vida”. “Todos los viejos fueron a prisión o murieron o fueron a protección de testigos”, dijo a The Post.

“Los nuevos muchachos no hacían las cosas a la antigua usanza. Y me dije,  es hora de irse”.

Comentario (1)

  1. Lia

    El Vaticano es el fino destilado es el fractal de orden y poder que ha gobernado el mundo durante milenios, representa la Victoria de la creencia religiosa sobre el alma humana.
    Dentro de un tablero de guerra todo el conocimiento tangible e intangible, objetivo y subjetivo, termina constituyendo solo un cúmulo de información manipulable para ordenar lo existente bajo un sentido y propósito de dominación, es por eso que el capital verdadero es el conocimiento, que ha dado un salto enorme con la inteligencia artificial, en donde pronto tendremos consciencias tecnológicas particulares convergiendo en solo una simulando un Dios inmanente que nos conoce a todos. Esta espectacular máquina predictiva y directora de voluntades se impondrá en las próximas generaciones. Pax Romana definitiva, al menos en su intención desquiciada.

    La herencia:
    La masa ignorante a la que pertenezco siempre fue una potencial amenaza hacia el orden, y el contrato social de dominación asegura siempre que los objetos de poder sean los que compensen el desequilibrio desde el sentido dominante.
    Lo fabuloso de su sistema de programación mental es la configuración del espíritu crítico como elemento de rectificación automática hacia el fractal como prioridad. El efecto en la posesión del conocimiento pone al poseedor en un pedestal de poder desde donde se programa dirigir constantemente el peso de la responsabilidad en una norma, el pragmatismo como cúspide en donde los efectos ya han sido predefinidos con parámetros descartando los supuestamente insignificantes. Proyección positiva o negativa es lo mismo.

    Referencia:
    El formato mental se concreta en las constituciones nacionales, en donde se verifica lo que se puede y se debe hacer, en donde el nivel de conocimiento y comprensión de las masas actúa desde la interpretación superficial hacia el centro del sentido de la constitución que es la imagen del verdadero sentido de la vida y del derecho natural como principio del orden.

    El director:
    El capitalismo configuró un sentido simplificado y eficaz para cumplir con el impulso de la inteligencia básica de supervivencia en busca de seguridad, que es la que actúa en todos los niveles de consciencia, desde los parámetros de cultura, familia, profesión, bienes materiales e inmateriales.
    La obtención de la premisa capitalista se asocia a la idea del sacrificio, antiguamente de sangre en entrega a los dioses a cambio de buenas cosechas, hoy se realiza mas sutilmente en los delitos de lesa humanidad al Dios mercado en un símbolo monetario unificador y sagrado llamado dolar o bitcoin.
    Así es que existen varias capas de complejidad y seguridad que hay que sortear sin romper la cohesión ya existente para cambiar los sentidos, lo interesante de la fragmentación es que en cada partícula se reproduce el patrón de orden y el conflicto de sentido en dos opuestos ya previstos.
    La resolución del factor opresor(la utopía para ellos) es lo que concretará aquello que hemos denominado civilización, que yo denomino humanidad como concreción de un período evolucionario. Los sufridores tienen que entender que la posibilidad creativa opresora solo tiene su cause correcto en el arte, no en sus cuerpos.

    Responder

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: