“PERIODISMO DE GUERRA”. La FATPREN repudia el uso de “informaciones manipuladas”

Condena la obtención de material por medios ilegales

 

COMUNA

La utilización por algunos medios de comunicación de “informaciones manipuladas y generadas ilegalmente por servicios de inteligencia del Estado con fines de extorsión y de persecución a opositores avergüenza al periodismo y constituye una práctica que condenamos”, dice una declaración de la Federación Argentina de Trabajadores de Prensa.

Carla Gaudensi, secretaria general de FATPREN.

La institución, que agrupa a 37 sindicatos de prensa de todo el territorio nacional, difundió un comunicado en el que rechaza “las afirmaciones de sectores vinculados con el gobierno anterior respecto a que en el país exista en la actualidad un ‘enrarecimiento de la libertad de expresión’”.

Se refiere así a empresas del sector y a algunos de sus empleados que, ante el avance de indagaciones judiciales por la denuncia de acciones delictivas cometidas entre periodistas y agentes de inteligencia, reaccionaron alegando “ataque a la libertad de expresión”. Este mismo relato desarrollaron cámaras empresarias y otras entidades manejadas por los mismos sectores, ya que algunos de los acusados detentan posiciones relevantes en ellas.

Desgraciadamente no son los únicos que agravian nuestro oficio.

La declaración de FATPREN expresa que “resulta cuanto menos llamativo que estos sectores, que guardaron un estruendoso y sostenido silencio cuando se cometían serios atropellos al trabajo periodístico, despedían más de 4.500 trabajadores en el sector, acallaban voces, intentaban desguazar los medios públicos y aprovechaban esas operaciones mediáticas para desinformar a la sociedad en uno de los tiempos más oscuros para la prensa en la Argentina, sostengan ahora que existe un ‘enrarecimiento’ de la libertad de expresión. Justamente en momentos en que se está descubriendo y desactivando un entramado ilegal de espionaje masivo contra centenares de periodistas y dirigentes sociales que, según todo indica, había sido diseñado y controlado desde las más altas esferas del Estado”.

Al contrario de lo que afirman esas organizaciones vinculadas y subsidiadas por las empresas, prosigue, “la desactivación de esta red que estaba destinada a condicionar y limitar la labor informativa de lxs trabajadorxs de prensa argentinos resulta un gran avance para garantizar una mayor libertad de expresión. Por ese motivo saludamos y respaldamos este avance, en el que se deben respetar además todas las garantías del debido proceso”.

Asimismo, la Federación explica que “los trabajadores y trabajadoras de prensa no tenemos nada que ver con ese tipo de operaciones alimentadas en su momento por un sector político, al contrario, somos quienes día a día le ponemos el cuerpo a la pandemia e intentamos ejercer en nuestros lugares de trabajo un periodismo decente y coherente, al servicio de nuestro pueblo”.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: