|

VACUNATORIOS VIP: Un invisibilizado sistema de castas que hemos naturalizado

Compartí

Coincido con Mayra Arena: Agrego un comentario luego de su breve, certera nota.

Una cuestión de castas

El  pase VIP a cualquier tipo de trámite por contactos es algo naturalizado desde hace muchísimo tiempo. En gran parte de la dirigencia existe la nefasta costumbre de resolver prioritariamente los problemas de sus conocidos, de compañeros o de quienes ellos consideren según criterio propio. Desde un trámite menor a resoluciones complejas, y el acceso a una vacuna que escasea mundialmente debe ser la gota que rebalse el vaso.
Va más allá de la grieta, es casi una cuestión de castas. Aranda es el vice de Clarín y en ese target tener contactos políticos que resuelven todo con un simple llamado telefónico es moneda corriente. Verbitsky manda al tacho a un ministro alegando un amiguismo estúpido que deschava algo que buena parte de la dirigencia argentina practica hace tiempo y no podemos seguir ignorando. Las familias, contactos y entornos de quienes trabajan en puestos jerárquicos del estado, tienen acceso preferencial en la resolución de casi todos los problemas burocráticos.
El acceso a los botes del Titanic era por orden de clase, y estamos acostumbrados a que en la vida cotidiana sea muy parecido. El gobierno no puede seguir ignorando que en Argentina pasa todo el tiempo, y que el hartazgo del Pueblo se vuelve bronca cuando ve que el gobierno que votó con esperanza lo trata como ciudadanos de segunda. (Primero están los “conocidos de”, nosotros hagamos fila y «venite temprano porque si no no entrás»).
Es urgente que el gobierno empiece a mostrarse inflexible con este tipo de conductas. El pedido de renuncia de Ginés González García debería ser una advertencia para todos aquellos que no tienen en claro que son iguales ante la ley que los laburantes de a pie. No debería haber coronitas en un gobierno democrático, y mucho menos en uno popular. Quienes militamos por este gobierno sentimos mucha bronca ante ésta y cada una de las primereadas que ejercen los compañeros que apoyando el culo en la banca dejan de ver injustas las injusticias, simplemente porque cambiaron el lugar desde donde las miran.
………………
N. del E: Una de cal y una de arena: a) Experimenté una enorme sorpresa al asistir a actos oficiales del gobierno de CFK (por ejemplo, el de la proclamación de la Ley de Medios en el Teatro Argentino de La Plata) y encontrarme con que los asistentes eran clasificados… ¡con seis colores diferentes! Es decir, divididos en mas «castas» que las existentes en la India. Los organizadores arguyeron que era por razones de seguridad; que habían copiado el sistema usual en los Estados Unidos, lo que no me convenció en absoluto, ya que por esas razones solo podía habilitarse un pase VIP, y en ese caso había invitados «parias»; b) El gobierno de CFK hizo en otros aspectos una enorme labor democratizadora. Cuando la Policía Federal expedía las hoy inexistentes cédulas de identidad y los pasaportes, estos trámites, sobre todo el de los pasaportes, tardaban una eternidad… excepto que se tuvieran una «palanca»; todos los medios de prensa lo tenían, y terminada la dictadura, también los partidos políticos parlamentarios, los politicos y los clubes de fútbol, entre otros, lo tenían. Era así que si un periodista tenía que viajar de urgencia para cubrir una nota en el exterior, luego de un llamado de teléfono de la dirección del medio o agencia, en lugar de ir como la plebe al Departamento Central de Policía, iba a otra oficina, otro circuito, en la calle Azopardo, donde San Telmo se convierte en Puerto Madero. Una vez que me tocó hacer ese trámite, presencié escenas surrealistas. Recuerdo el llanto desconsolado de una madre cuya hija adolescente, minusválida y en silla de ruedas, había ganado una plaza para participar en unos juegos paralímpicos a celebrarse en Cuba, y aunque ya tenía el pasaje, un torvo comisario le decía que no había manera de expedirle el pasaje en menos de varias semanas. Y también a un grupo de bailarinas (de la clase que mi madre hubiera calificado como «ligeras de cascos») que resolvieron el mismo inconveniente pasando de a uno al fondo de las oficinas, ante las sonrisas socarronas de los agentes que seguían atendiendo al selecto, enchufado público.
Años después, gracias a CFK y a su eficiente pero engreído ministro Randazzo, el trámite se simplificó, abarató y democratizó, y las urgencias se resolvieron de manera pública, onerosa y para todes por igual.

Compartí

Publicaciones Similares

Un comentario

  1. No, Mayra Arena está equivocada: no es «desde hace muchísimo tiempo», es desde siempre. Absolutamente siempre fue así, averigüen algo de historia colonial, la organización social de los incas, la época de la papeleta de conchabo y la «clase decente» de la época de Rosas y Rivadavia, el «no ahorre sangre de gauchos» y las levas. Nunca fue distinto, nunca fue mejor que ahora. El peronismo ha mejorado un poco -y sólo un poco- esa situación, y los que siempre se han beneficiado con esa división en castas ahora se rasgan las vestiduras.

    Ya está, ya saltó el problema, ya se resolvió lo más rápido que se pudo, ahora hay que contraatacar, demostrar que ellos siempre lo hicieron peor, que hoy mismo lo están haciendo peor: hacer notar que los alumnos de las escuelas técnicas de la CABA todavía no se terminaron de inscribir, una semana después de comenzadas las clases, por ejemplo. O decirle a todo el mundo que en provincia ya hay centenares de miles de vacunados, mientras que en CABA, donde las clases ya empezaron, el sistema para anotarse colapsó. De acuerdo, hagámonos cargo, pero no dejemos que nos marquen la agenda porque estamos cagados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *