BIN LADEN. El New York Times descree de la Historia Oficial de su presunta muerte

Se me había pasado esta nota de La Nación de ayer. Estoy tentado de escribir que lo único que sabemos de la presunta muerte del brumoso líder de Al Qaeda es que absolutamente todo lo que nos contaron es falso, pero algunas cosas se repiten, como la caída a tierra de uno de los helicópteros (que según testigos presenciales se incendió, lo que provocó la muerte de todos o parte de sus tripulantes). Bueno es recordar que según habría dicho recientemente Snowden, el príncipe saudí seguiría vivo en una pequeña isla de las Bahamas, y que la CIA le daría cien mil dólares mensuales. JS

Más dudas sobre el relato oficial de la muerte de Ben Laden

The New York Times dio crédito a la teoría que desmiente la versión del gobierno

SILVIA PISANI / LA NACIÓN

La Casa Blanca difundió esta imagen el 1 de mayo de 2011, cuando Barack Obama y Hillary Clinton recibían la confirmación de que Ben Laden había sido abatido durante un operativo de sus fuerzas especiales los Navy Seal.Foto:Archivo

7401481

WASHINGTON.- Pocos hechos tuvieron tanto impacto en la política norteamericana de estos días como la muerte de Osama ben Laden, ocurrida en mayo de 2011 en Paquistán, donde el ex líder terrorista y cerebro del peor ataque terrorista contra el país permanecía recluido.

Pero la noticia es que, sin llegar a dudar, el influyente The New York Times se sumó a los medios que dan aire a la teoría según la cual “hay algo oscuro” en el relato oficial de la Casa Blanca.

De ese modo, da aire a una conspiración que nació poco después de que el terrorista fue asesinado y que hizo eclosión meses atrás, cuando el reconocido periodista Seymour Hersh publicó un largo ensayo en el que daba por tierra con el relato oficial.

Osama Ben Laden

Por entonces, muchos lo tildaron de poco menos que loco y de oportunista. Sin llegar tan lejos, la Casa Blanca afirmó que lo de Hersh era una “falsedad enorme”. Ahora, sin embargo, The New York Times se hace eco de otros dos periodistas que suman a la corriente que pone en duda la versión oficial.

Hasta ahora, el relato del gobierno demócrata afirma que Ben Laden fue capturado y abatido durante un operativo de sus fuerzas especiales los Navy Seal que, en secreto y sin consultar con el gobierno de Paquistán, entraron en territorio de ese país para dar con el líder de Al-Qaeda, recluido en una casa en la ciudad de Abbottabad.

La versión de Hersh dice otra cosa. Señala que la inteligencia paquistaní (ISI, por sus siglas en inglés) había capturado a Ben Laden y lo escondía en ese lugar para entregarlo cuando la situación fuera la “más conveniente” para Islamabad.

Según su relato, la Casa Blanca supo de la presencia de Ben Laden por la revelación de un miembro de ISI, que obtuvo 25 millones de dólares de recompensa. Afirma que todo estaba pactado entre sectores de ambos gobiernos, pero que las cosas se descarrilaron cuando uno de los helicópteros norteamericanos cayó a tierra y obligó a blanquear el operativo antes de tiempo y como se pudo.

“Toda la historia de los Navy Seal actuando en secreto y de los tiroteos en el campamento es poco menos que un cuento como Alicia en el país de las maravillas“, dijo. La Casa Blanca lo descalificó así, como también muchos de sus colegas periodistas.

Hasta que, ahora, The New York Times también admite la duda. “¿Qué sabemos realmente?” sobre la muerte de Ben Laden, pregunta la nota de tapa de su revista semanal. Como ilustración de fondo eligió una imagen borrosa del rostro de quien planificó los ataques a las Torres Gemelas de Nueva York y causó la muerte de casi 3000 personas en cuestión de horas.

Sin llegar a tomar partido, el diario neoyorquino avanza en la pregunta y suma el testimonio de otros dos periodistas en aval de la tesis que desacredita el relato oficial.

Uno de ellos es Steve Coll, ex directivo de The Washington Post y actual vicedecano de la Facultad de Periodismo de la Universidad de Columbia.

Coll es de la idea de que la captura de Ben Laden se debió a un “soplo” de la inteligencia paquistaní y no de ex militantes de Al-Qaeda sometidos a tortura.

En el mismo sentido, Carlotta Gall, ex corresponsal de The New York Times en Afganistán y Paquistán, se muestra convencida de que el gobierno de Islamabad tenía localizado al terrorista, por lo menos, desde 2006.

Con eso, la sombra sobre uno de los principales logros de la gestión del presidente Barack Obama vuelve a instalarse.

A %d blogueros les gusta esto: