DANIEL SCHNITMAN: Convivir con la angustia / Alegría en la lucha

Compartí

Recibi este texto de Daniel Schnitman, de La Voz Judía. No se preocupen, no estoy tan angustiado: encuentro alegría en la lucha. JS

Hace tiempo que convivo con la angustia de Juan Salinas. Desde 1995, cuando comencé a transitar los pasillos de la Mutual judía (AMIA) como representante de la editorial israelí Aurora, vivo entre curioso, enfadado, preocupado y asqueado. Los atentados ya habían sido, los empleados y familiares de las victimas temblaban, los dirigentes, sin embargo activaban sus relaciones, viajaban a cumpleaños en Anillaco, cockteleaban en el Alvear, golfeaban en el Highland Park Country Club, y hasta celebraban la vida en la residencia de Samuel Liberman (VCC) en Punta del Este y en yate con el Tata Yofre, Shimon Peres (foto) con las chicas de Sofovich. Antes, a fines de junio del ’94, veinte días antes de los bombazos, Miguel Angel Toma (SIDE/CIA) conferenciaba en Israel invitado por la Casa Argentina en Jerusalem. Desde Israel, Toma monitoreaba a sus empleados que espiaban como se fabricaba el ataque a Pasteur 633. Ahora monitorea el juicio AMIA II por encubrimiento local desde la silla de Intratables de America TV…
De los bombazos, estaban avisados. La vida sigue… Beraja tomaba café en la mesa de «Yabrud » en la esteña Gorlero, paseaba con Menem y compartía charlas de country con Corach mientra el embajador Avirán, en sociedad con el vicepresidente de AMIA, Osvaldo Schvarzer, hacia pingües negocios con los gobernadores menemistas de todo el país y  la Camara de Comercio Argentino israelí se reunía muchas tardes con Domingo Cavallo, «doctor Honoris Causa» de la Universidad Ben Gurion del Neguev.
Así vivían el duelo por los muertos de la embajada y de la AMIA. Asi que, admirado Juan, vos desde la tribuna y yo desde el vestuario… Que feo cuando tu equipo va a menos.
A mi me querelló (en realidad a todo el staff de LA VOZ y la opinión) la DAIA. Me prohibieron y censuraron el náutico Hacoaj y algunos otros. Ya habían arreglado la continuidad de la farsa AMIA y otros chanchullos menores con escribas parecidos al republicano Daniel Santoro, A los hombres de prensa de valía (Horacio Lutzky, Marcos Donio por ejemplo) se los maltrataba y alejaba. Asi que Juan, las malas noticias respecto a tu libro que me adelantase y ayer publicase en tu blog las comprendo cabalmente y sufro con vos. Pero estás en acción, en la trinchera, y eso es lo que vale. ¡Salud!


Compartí

4 comentarios

  1. Don Juan: En otro texto se dice que Cristina tuvo un error. Vamos Salinas, Cristina no erra. Debe silenciar o pasar por alto parte de la historia de AMIA, ya que tendría que vérselas con la comunidad judia interna y la de N.York. Son las aguas del pragmatismo a toda costa.
    Saludos, Lucía de Montecastro

  2. Daniel: Muy buena tu nota. Si sos judío creyente, se me ocurre que podríamos formar un movimiento (aunque el nombre es medio agrandado) de diálogo interreligioso, pues los que he visto hasta ahora, según entiendo, sus participantes están elegidos a dedo. Es decir, nunca se habría llamado a los distintos miembros de distintas corrientes de opinión religiosa para formarlo. Y sería interesante formar algo, como se dice, democrático. Te dejo la idea. Saludos. Roberto

Deja un comentario